Andalucía ante la segunda transición

Por Antonio Manuel Rodríguez

(Diario de Jerez)

Como escribiera T. S. Eliot en “Los hombres huecos”, parece que en Andalucía “los ojos no están aquí / aquí no hay ojos”. Porque no encontramos otra razón para explicar la ceguera política y social andaluza ante el próximo cambio en el modelo territorial que tendrá lugar tras las elecciones catalanas y generales.

En la primera transición el pueblo andaluz tuvo la capacidad histórica de verse a sí mismo y exigir que todos le miraran. Tan pronto se supo que el País Vasco, Cataluña y Galicia serían reconocidas como nacionalidades históricas, con elecciones propias y estatutos aprobados en referéndum, millones de andaluces se echaron a la calle el 4 de diciembre de 1977 para exigir idéntico trato en la Constitución. Nuestros emigrantes, quizá la consecuencia más doliente de la desigualdad que seguimos padeciendo, expandieron este deseo de justicia social por Cataluña, Madrid o Euskadi, hasta convertir la autonomía andaluza en una cuestión de Estado. Andalucía reivindicaba su “derecho a decidir” por sí misma: quería ser como la que más para alcanzar la igualdad de oportunidades. La movilización sin precedentes forzó la inclusión de una cláusula constitucional, infame en sus exigencias, que sólo Andalucía tuvo la osadía de culminar el 28 de febrero de 1980, convirtiéndose en el único pueblo del Estado Español que ganó la autonomía plena tras pronunciarse legalmente en referéndum.

La segunda transición ya está aquí y necesitamos ojos para verla y ojos que nos miren. A pesar del intento desesperado de los poderes fácticos por salvar el bipartidismo, la correlación de fuerzas políticas será otra y forzará el cambio de las reglas del juego. La primera línea roja será la defensa del constitucionalismo como garantía de los más débiles. En los últimos años, el Gobierno español se ha encargado de disparar con leyes contra nuestros derechos fundamentales hasta degradar la Constitución de 1978 a una mera declaración de intenciones. De ahí que sea indispensable restaurar y dignificar la barricada del constitucionalismo, que representa, como decía Ferrajoli, “el punto más elevado del progreso moral y civil que la humanidad haya logrado traducir en derecho positivo hasta nuestros días”. Y para eso no basta con una simple reforma constitucional que remiende lo viejo con la misma tela y el mismo hilo, sino de un auténtico proceso constituyente capaz de adaptarse a los nuevos tiempos y en el que la Constitución, como explica Zagrebelsky, no sea el puerto de destino sino la pista de despegue. Un mecano jurídico con tres piezas esenciales: soberanía ciudadana, Estado de derecho y federalismo social.

Hablaremos de la última. En España conviven cinco Estados a la vez: el de las diputaciones provinciales; fueros con competencias civiles; diputaciones forales con autonomía fiscal; nacionalidades históricas y resto de autonomías. Una mezcla de privilegios anacrónicos y vestigios del pasado que genera contradicciones como la circunscripción electoral o discriminaciones sociales derivadas de normas civiles como las uniones sentimentales de hecho o la función social de la vivienda. A todos los efectos, creemos que estas combinaciones deben reducirse a las dos de un Estado federal: el Estado central y sus Estados miembros. No hablamos de una reforma constitucional para federalizar las autonomías que ya existen y maquillar el Senado como si mudásemos el vestido a un maniquí. Hablamos de federar el Estado mediante un Pacto Constituyente, con la creación de un único Parlamento federal y un Consejo Federal que sustituya al Senado, más los órganos correspondientes a cada uno de los Estados parte. Federar es a federalizar lo que parir a comprarse un muñeco. Tomando como referente el modelo alemán, la Constitución Federal coexistiría con las cartas magnas de los Estados miembros, dentro de un marco de competencias legislativas diferenciadas pero con el objetivo de garantizar la simetría social entre los territorios. Y es posible que la naturaleza plurinacional del Estado Español permita la convivencia de Estados nominales que carezcan de norma constitucional propia, sólo sometidos a la Constitución federal, con otros que sí la tengan y se encuentren sujetos a las dos. Andalucía, por derecho propio, sería uno de ellos.

Andalucía reúne las tres cualidades de “estatalidad” que cita Jellineck para un modelo federal: pueblo, territorio y poder público. La existencia del pueblo andaluz es democráticamente incuestionable, porque ha sido el único que de manera diferenciada exigió el derecho a decidir y lo ejerció constitucionalmente para adquirir la autonomía plena. Su Estatuto de Autonomía tiene rango constitucional a efectos federales. Y aquel 4-D de nuestros padres es equivalente a nuestro 15-M. Un golpe en la mesa que fue capaz de modificar los cimientos del Estado que pretendían diseñar unos pocos de espaldas a la gente. Nos toca abrir los ojos para defender y actualizar ese legado ciudadano y de esta manera explicar, como decía T. S. Eliot, que “así termine el mundo / no con una explosión sino con un sollozo”.

Anuncios

Irán se enfrenta a decisiones difíciles: o EEUU o Rusia

Por Nikolai Bobkin

El enfrentamiento entre Washington y Teherán se ha prolongado durante 36 años, desde 1979. Ahora han llegado a un acuerdo sobre el programa nuclear. El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado terminar con las sanciones. La Unión Europea está siguiendo este camino.

IRI_Tehran_Azadi_Square_Iranian_Flag_2010

Washington ha pasado muchos años creando un sistema de sanciones contra Irán. Ahora está siendo desmantelado. ¿Quiere decir que Irán está haciendo concesiones y se está alejando de Rusia? ¿Pondrá en juego su independencia, atraído por los beneficios resultantes de la restauración de la cooperación económica con los Estados Unidos y la Unión Europea?

En el mejor de los casos las sanciones podrían ser levantadas 90 días después de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Irán considera que las principales restricciones estarán en vigor hasta el año 2016 y que en un plazo de tres años a partir de entonces, es decir, para el 2019, podrá hacer un presupuesto fiscal sin tener en cuenta el factor de las sanciones.

Irán tendrá acceso inmediato a unos 29.000 millones de los 100.000 millones de dólares que ahora tiene bloqueados. Según el acuerdo entre Irán y el grupo P5+1, las sanciones se levantarán progresivamente en un plazo de 10 años. Así que el optimismo de algunos sobre un acercamiento a Occidente es algo prematuro. Sobre todo porque la parte del león que no se va a desbloquear es la más importante: hay 35.000 millones de dólares colocados en proyectos de petróleo y gas fuera de Irán y otros 22.000 millones colocados como garantía de depósitos en los bancos chinos. Por lo tanto, el grueso del montante financiero que Irán tiene bloqueado iba a ser invertido en el sector del petróleo y del gas, de todo el sector petroquímico y en otros sectores clave de la economía del país. Aunque una parte de lo que ahora se desbloquea vaya para ello, es evidente que Irán necesitará atraer inversiones extranjeras.

En mi opinión, la tarea principal de Irán será encontrar grandes inversores interesados en su economía. La pregunta es: ¿quién, en estas circunstancias, está dispuesto a invertir? Tras el acuerdo alcanzado el 14 de julio de 2015, el equilibrio de fuerzas en Oriente Medio se inclinó a favor de Irán. El acuerdo no cambia mucho el antiamericanismo, que sigue siendo el pilar de la ideología estatal iraní. El máximo líder de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, dijo que el histórico acuerdo nuclear alcanzado con las potencias mundiales no va a cambiar la política de Irán hacia el “arrogante” gobierno de los Estados Unidos. En un discurso televisado el 18 de julio, señalando el final del mes sagrado del Ramadán, Jamenei dijo que la política estadounidense en el Medio Oriente va en contra de la estrategia de Teherán y que Irán seguirá apoyando a sus aliados en la zona, incluyendo el Hezbollah libanés, los grupos de la resistencia palestina y el Gobierno sirio. Jamenei, quien tiene la última palabra en todos los asuntos del Estado, dijo que Irán y los EEUU siguen de forma clara diferentes políticas en el Medio Oriente, por lo que un acuerdo más amplio es improbable. La línea dura de Irán está criticando el acuerdo nuclear entre el país y las potencias mundiales, diciendo que el acuerdo es una ganga para Occidente y un desastre para Irán.

La Casa Blanca entiende que los problemas económicos internos de Irán tendrán prioridad sobre los intereses de los individuos o empresas dispuestas a restaurar los lazos con Occidente. Está claro que Irán no revisará sus objetivos estratégicos a cambio de las inversiones extranjeras. ¿Qué harán los Estados Unidos y Europa ahora? También sus prioridades estratégicas prevalecerán sobre los intereses económicos. Occidente no va a poner fin a su apoyo a los aliados regionales opuestos a Irán. Siempre va a estar del lado de Israel, el país que se opone firmemente al acuerdo. Tel Aviv hará todo lo posible para obstaculizar el progreso económico de Irán. La principal fuerza impulsora detrás de las acciones de Estados Unidos es el deseo de restablecer el control sobre el país, control que perdió después de la caída del régimen del sha. Estados Unidos se esfuerza por mantener su influencia en la región y esta política no está sujeta a cambios, incluso después de que el acuerdo haya sido aceptado. Hay una importante resistencia en el Congreso y el Senado de EEUU a la firma definitiva.

A pesar del acuerdo alcanzado con Irán varios funcionarios estadounidenses, entre ellos el secretario de Defensa Ashton Carter y el secretario de Estado, John Kerry, han señalado que la fuerza militar sigue estando sobre la mesa para evitar que Irán obtenga armas nucleares. En respuesta, el ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, dijo que estas declaraciones de los EEUU deben ser consideradas como del siglo pasado. El intercambio de declaraciones hostiles continúa. Irán ya ha dicho que no va a aceptar ninguna extensión de las restricciones sobre su programa nuclear más allá de los 10 años acordados en el acuerdo.

Enfrente está Rusia. La resolución del Consejo de Seguridad de la ONU respaldando el acuerdo con Irán no aborda la entrega de misiles S-300 a Irán por parte de Rusia. Las sanciones han impedido las importaciones de tecnología de misiles, pero Irán dice que las restricciones impuestas a las importaciones de armas no afectan a los sistemas de defensa aérea como los S-300, a los que Rusia decidió levantar el veto un día después de la firma del acuerdo en Viena. Así que estamos en un interesante debate.

El presidente iraní Hassan Rohani junto a Vladimir Putin, su homólogo ruso.

Rusia ha hecho un movimiento interesante. Hay algunos analistas que están prediciendo que Irán se va a enfrentar a Rusia porque ahora puede poner libremente su petróleo en el mercado. Se dice que eso bajará los precios del petróleo y que, junto a las sanciones contra Rusia, supondrá una mayor reducción de la economía rusa.

Permítanme señalar que incluso antes de la imposición de las sanciones a Irán no había sido un rival de Rusia como exportador de petróleo. Rusia e Irán exportan a diferentes países. Irán producía 4’4 millones de barriles de petróleo por día antes de la introducción de las medidas punitivas en enero de 2012; de ellos, 2’4 millones se destinaron a la exportación. Ahora su producción se estima en 3’4 millones, de los que 1’4 millones son exportados. La producción puede volver a los niveles anteriores en unos pocos meses, pero el aumento de 1 a 2 millones de barriles para la exportación, en mercados donde no operan las empresas rusas, no afectará a los intereses de Rusia. Además, ni Irán ni Rusia están interesados en los precios bajos.

El acuerdo sobre los S-300 va a llevar a Rusia algo más importante que el dinero que pague Irán por ellos. Va a ayudar a las empresas rusas a ganar posiciones de liderazgo en el mercado iraní. De hecho, los dos países ya han firmado convenios en todos los sectores por valor de miles de millones de dólares.

Cartel del MCA a modo de edicto para las primeras elecciones andaluzas (1982)

En la primera sesión del Parlamento andaluz, la mayoría andalucista revolucionaria elegida el 23 de mayo aprueba las siguientes medidas:

  • El pueblo andaluz es libre y soberano. La nación andaluza se constituye en República Popular.
  • Se prohíben el paro, el hambre, el analfabetismo y la emigración forzosa. Los bienes, la riqueza y la cultura andaluza pertenecen al pueblo trabajador y están a su servicio.
  • Quedan expropiadas las tierras de los grandes terratenientes y caciques sin indemnización alguna, quedando a disposición de los jornaleros y campesinos pobres. La reforma agraria que queda aprobada supone también acabar con los intermediarios y controlar las redes de distribución y comercialización, un plan de industrialización del campo y un plan de escuelas y sanitario para todos los pueblos.
  • Se consideran legítimas todo tipo de acciones y medidas encaminadas a lograr y garantizar un puesto de trabajo a todos los trabajadores y trabajadoras. Queda prohibido el despido libre patronal en cualquiera de sus formas: expedientes de crisis, reestructuraciones de plantilla, etc.
  • Queda disuelta la Guardia Civil. Los responsables de los asesinatos de Trebujena y Almería, y todos los que han cometido delitos de sangre contra el pueblo serán sometidos a juicio popular.
  • Serán desmanteladas las bases extranjeras de Rota y Morón. Las tropas yanquis abandonarán nuestro territorio de inmediato. Andalucía no se integra en la OTAN. Gibraltar pertenece a Andalucía. Los ingleses lo abandonarán en el más breve plazo. Queda levantada la verja y se elaborará un Estatuto propio para la población gibraltareña.
  • El aborto es legal y gratuito. Quedan amnistiadas todas las personas del centro “Los Naranjos” de Sevilla y todas las procesadas por aborto.
  • Se garantizan los derechos de la juventud, y en particular el derecho al trabajo. Se favorecerá el desarrollo de actividades y organizaciones juveniles.
  • Se condena a cadena perpetua todos los golpistas, empezando por los del 23-F. Quedan disueltas Fuerza Nueva y todas las organizaciones y bandas fascistas.
  • El pueblo y sus organizaciones tienen plenas libertades de expresión, asociación, manifestación y huelga. Sólo están limitadas para los burgueses, elementos anti-populares y fascistas.
  • Somos internacionalistas. Apoyamos la causa del pueblo vasco y de todos los pueblos del Estado Español. Nos solidarizamos con El Salvador, Nicaragua y todos los pueblos que luchan con las armas por su libertad.

Llamamos al pueblo andaluz a defender estas medidas porque, a pesar de nuestra voluntad, sin su lucha y su movilización, ni hoy ni nunca será posible conquistarlas. Los mejores parlamentarios del mundo no pueden lograr en el Parlamento lo que sólo con la fuerza de nuestro pueblo se puede imponer.

¡¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE Y SOCIALISTA!!

Andalucía, 23 de mayo de 1982

MOVIMIENTO COMUNISTA DE ANDALUCÍA (MCA)

FUENTE: Universo Andalucista

Puerto Rico, una colonia al flagelo de Wall Street

Por Francisco Parra

Puerto Rico vive una profunda crisis económica: en recesión desde 2005, hace algunas semanas entró en default por primera vez en su Historia mientras su gobierno continúa implementando políticas en consonancia con los acreedores de Wall Street: despido masivo de empleados públicos, reforma de pensiones, impuesto de ventas y uso, etc. Nada nuevo: neoliberalismo puro, que demuestra fracasar en donde se aplica, en este caso potenciado por su estatus colonial.

La deuda soberana es una de las formas que tienen los países imperialistas – aliados con el capital internacional – para extraer las riquezas de los países pobres. Grecia no es el único país que hoy está al flagelo de los especuladores. Puerto Rico, esa isla caribeña que es una semicolonia de Estados Unidos (su estatus legal es “Estado Libre Asociado”) tiene una deuda que asciende a los 72.000 millones de dólares. Monto impagable para una nación que se encuentra en recesión desde 2005.

Puerto Rico era una colonia española y después de la guerra de 1898 pasó a la subordinación de EEUU. Actualmente tiene 3.600.000 habitantes, pero debido al desempleo y la recesión de la economía tiene una emigración anual de 50.000 habitantes y cerca de 5.000.000 de puertorriqueños viviendo en EEUU. Se trata de una nación que no tiene real soberanía y que además es excluida de las políticas sociales que reciben los Estados norteamericanos.

Históricamente, las empresas norteamericanas han tenido importantes beneficios fiscales por instalarse en la isla. Por eso son líderes en la producción farmacéutica, por ejemplo. En 1996 hubo una fuga masiva de las corporaciones norteamericanas, pues Bill Clinton eliminó el tax loophole (laguna fiscal) con Puerto Rico, con el objetivo de aumentar el salario mínimo a nivel federal, lo cual provocó el endeudamiento de la isla para pagar esa deuda. Las empresas norteamericanas, al encontrar mano de obra más barata y mejores beneficios tributarios, han emigrado. Desde 2005, Puerto Rico se encuentra en bancarrota y se ha visto obligado a endeudarse.

La actual deuda de 72.000 millones se la reparten los fondos buitre norteamericanos con 22.000 millones, inversores locales con 20.000 millones y el resto repartido en fondos mutuos estadounidenses. Las tarifas cobradas a Puerto Rico llegan a ser un 30% mayores a las de otras ciudades y Estados norteamericanos.

Aquí se demuestra el absurdo del neoliberalismo. Los puertorriqueños deben pagar la deuda contraída por empresas norteamericanas, que se han ido del país. Luego, dicha deuda ha sido comprada por los fondos buitre norteamericanos, entre los que se destaca Paulson & Co., quienes cobran el total de la deuda al ELA de Puerto Rico con tasas de intereses usurarias por dinero que nunca gozó el pueblo boricua.

Debido a su carácter colonial, Puerto Rico no puede suscribir tratados ni acuerdos comerciales con otros países, además de la falta de control en aduanas, espacios aéreos, comunicaciones, etc. Todos son controlados por empresas estadounidenses, impidiendo así una proyección de la industria local. Además, para recuperarse de la recesión, Puerto Rico ha extendido los beneficios tributarios, los cuales principalmente han beneficiado a multimillonarios norteamericanos, siendo imposible para Puerto Rico aumentar su recaudación fiscal.

Recientemente se conoció el “informe Kruger”, elaborado por economistas del FMI, que propone como solución a la deuda la baja del salario mínimo, de 7’50 dólares a la hora, fin a bonos de Navidad y Año Nuevo, reducción de vacaciones de 30 a 15 días, reducción de profesores y cierre de escuelas públicas, recorte de fondos a la Universidad de Puerto Rico, privatización de la energía y otros organismos estatales y “reducir los requisitos onerosos para demostrar causa justificada de despidos”.

Aun cuando los puertorriqueños son ciudadanos norteamericanos, éstos no gozan de los beneficios del resto de la población. El PIB per cápita de Puerto Rico es la mitad del PIB per cápita de Massachussets, el Estado más pobre de EEUU.

Wall Street tiene a Puerto Rico contra la pared. La deuda es impagable y al ser una colonia, no puede declararse en quiebra ni enfrentar la deuda con una política soberana. Esto impide acogerse a los beneficios de las leyes de quiebra – a la que han acudido otros Estados norteamericanos en situación similar – y le exigen pagar cada uno de los dólares que adeudan por la imprudencia y saqueo de las corporaciones norteamericanas.

En septiembre se presentará una propuesta de reestructuración a los acreedores, aunque difícilmente sea una salida distinta a la austeridad. Increíblemente, la Casa Blanca anunció que no hará nada por ayudar a la isla caribeña porque la deuda de Puerto Rico no significa ningún riesgo para Estados Unidos.

La única solución para Puerto Rico sería declarar su independencia y reclamar la soberanía que a su pueblo pertenece.

Anti-imperialismo y mundo multipolar

Por Kim Il Sung

En el escenario internacional se libra hoy una fiera lucha entre las fuerzas de independencia y las dominacionistas, entre las fuerzas revolucionarias y las contrarrevolucionarias.

Atemorizados ante el constante crecimiento de las fuerzas revolucionarias mundiales, los viejos y nuevos dominacionistas se revuelven desesperadamente para mantener su derecho a dominar.

Los imperialistas yankees, manteniendo invariablemente su ambición de conquistar el mundo, engañan a los pueblos bajo el llamativo rótulo de la “paz”, por una parte, y por la otra, aceleran los preparativos de guerra. Tras el telón del “desarme” siguen aumentando los armamentos, tras el telón de la “limitación de armas nucleares” continúan las pruebas nucleares, tras el telón de la “distensión” prosiguen las intervenciones militares. Cuanto más grave se torna su crisis económica y empeora su situación, los imperialistas se aferran tanto más a las maniobras de agresión y de guerra.

Los imperialistas dirigen el filo de su agresión a los países emergentes. Un importante método que emplean para agredir a los países no alineados, a los países tercermundistas, es derrotarlos por separado al dividirlos y enemistarlos, aprovechándose astutamente de los problemas de fronteras, consecuencia de la dominación colonial, y de otros diversos asuntos complicados, tratan de meter cuña, sembrar discordia y provocar disputas y conflictos entre los países no alineados, los países tercermundistas, a fin de hacerlos pelear entre sí y sacar provecho.

Los imperialistas, los dominacionistas, maniobran virulentamente para establecer su control político y económico sobre los países emergentes. Con diversos métodos taimados y perversos, como la amenaza y el chantaje, la conciliación y el engaño, la subversión y el sabotaje, tratan de subyugar políticamente a los nuevos Estados independientes y de tomar en sus manos las arterias económicas de los países en vías de desarrollo a título de la supuesta “ayuda” y “explotación conjunta de los países subdesarrollados”.

Los imperialistas, los dominacionistas, que están enfrascados en la expansión de su esfera de influencia, recrudecen las pugnas para colocar bajo su dominio a países del Tercer Mundo. So pretexto de “apoyo” y “protección” se meten a porfía como en una competencia, y se inmiscuyen abiertamente en las disputas entre países tercermundistas y libran entre sí pugnas de desalojo esforzándose cada cual para mantenerlos bajo su control. Debido a las maniobras de los imperialistas, de los dominadores, hoy la situación internacional está muy tensa y complicada. Por su manipulación y conspiración, cada día ocurren actos de desestabilización, sabotaje y asesinato; surgen problemas de litigios en todas partes del mundo; y hasta se producen casos trágicos tales como que países hermanos peleen disparándose mutuamente. Como consecuencia, se han creado muchas dificultades ante los países tercermundistas y el Movimiento de Países No Alineados (MPNA) pasa por una prueba.

La situación actual exige imperiosamente que los países socialistas y los no alineados, los países tercermundistas, todas las naciones oprimidas del mundo, intensifiquen aún más, unidos compactamente, la lucha contra el imperialismo y otras formas de dominación.

El dominacionismo es la corriente contrarrevolucionaria opuesta a la tendencia contemporánea que aspira al zazusong, y el blanco de la lucha común de los pueblos revolucionarios del mundo. Su esencia consiste en violar el zazusong de otros países, oprimir y controlar a otras naciones y pueblos. Se practica tanto en forma abierta, sin tapujos, para convertir a otros países en sus colonias, oprimirlos y explotarlos, como astutamente para dominar y controlar a otros países colocándoles por diversos métodos el lazo de la dependencia. El dominacionismo se expresa tanto en países grandes como en los relativamente pequeños, tanto en países capitalistas como en otros. En una palabra, todos aquellos que tratan de controlar a otros son, independientemente de su dimensión y régimen social, fuerzas dominacionistas, y el dominar a otros, sea abierta o disimuladamente, es, por igual, práctica de dominación.

Todos los pueblos de países emergentes tienen que concentrar las flechas de ataque contra el imperialismo, contra el dominacionismo. Sólo combatiéndolos con energía podrán consolidar su independencia nacional, alcanzar el desarrollo independiente y construir un mundo nuevo, libre de toda forma de dominación y supeditación.

Para potenciar la lucha contra el imperialismo y otras formas de dominación hay que formar un amplio frente unido de países emergentes. Este frente constituye una garantía decisiva para triunfar en la lucha contra el imperialismo, el dominacionismo. En la actualidad su formación se presenta como un problema de mucha importancia, sobre todo porque los imperialistas y demás dominacionistas recrudecen las maniobras de división, discordia y conquista en contra de los nuevos Estados independientes.

Los países emergentes han de responder con la estrategia de unidad a estas maniobras de los dominacionistas. Los no alineados, los países tercermundistas tienen que integrarse en un amplio frente unido y destruir con acciones al unísono las maquinaciones de división, discordia y conquista de los dominacionistas de toda calaña.

Para hacerle frente al enemigo común, los países emergentes debemos dar prioridad a la unidad, subordinarlo todo a ésta, unirnos firmemente por encima de las diferencias de régimen social, criterio político y creencia religiosa. Estas diferencias no pueden ser de modo alguno obstáculos para la unidad. Tenemos más comunidad que diferencias, y la fuerza que nos cohesiona es mayor que la que trata de separarnos.

Extracto de “Aceleremos la construcción socialista enarbolando la bandera de la Idea Juche” (1978)

El últimatum de la RPDC no es una simple advertencia

Por la KCNA

La actual situación de la Península de Corea está al borde de la guerra.

La terrorífica situación creada en tiempos de paz en la Península por el choque de fuegos, la radiodifusión psicológica y el lanzamiento de volantes que asemejan a vísperas de guerra causa inquietudes en la Península Coreana y el resto de la región del noreste de Asia.

Entonces, ¿cuál es su causa y quién es su promotor?

En la actualidad, el mundo está observando el entrenamiento militar conjunto “Ulji Freedom Guardian”, simulacro de ataque de agresión a la RPDC y la guerra de ensayo nuclear de gran envergadura de EEUU y el sur de Corea.

Debido a este simulacro, el cielo, el territorio y el mar del sur de Corea se han convertido en el campo de ejercicios de guerra de agresión a la RPDC.

Los títeres surcoreanos reiniciaron totalmente la radiodifusión psicológica y el lanzamiento de volantes, movilizando las recalcitrantes entidades reaccionarias y vinculando irrazonablemente a la RPDC con el sospechoso caso de la “explosión de una mina” ocurrida el pasado día 4 de agosto en la Zona Desmilitarizada, en la parte occidental del frente.

Tales actos de los títeres surcoreanos aumentaron considerable en comparación con el período pasado, cuyo tamaño y número de veces han llegado al límite tolerable.

El reinicio de la radiodifusión psicológica en todo el frente deviene el abierto acto destructivo del acuerdo militar Norte-Sur y la grave provocación militar contra la RPDC, que llevan las relaciones intercoreanas a su peor estado.

Lo que no podemos pasar por alto es que los belicistas militares surcoreanos volvieron a perpetrar el día 20 los actos de provocación militar de disparar 36 proyectiles contra los puestos de la Policía civil de la parte norte, presentando un falso pretexto de que en la zona central y occidental del frente el Ejército Popular de Corea (EPC) tiró un proyectil hacia la parte sur.

Frente a la grave situación creada fue convocada una reunión ampliada de emergencia de la Comisión Militar Central del Partido del Trabajo de Corea y emitida la orden del Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea. Esto deviene la medida histórica para destruir de un golpe las perversas maniobras político-militares de las fuerzas enemigas encaminadas a destruir la idea y el régimen de la RPDC, arrebatando así todo su poder y toda la esfera de su vida.

Al recibir la orden del Comandante Supremo del EPC, el Ejército y el pueblo coreano redoblan la voluntad de vengarse de los enemigos.

Los uniformados del Ejército Popular de Corea, indignados por las provocaciones de la capa militar títere surcoreana, están dispuestos a pasar a los inmediatos actos militares para eliminar completamente los medios psicológicos.

Ya pasó el nivel de advertencia el ultimatum del Estado Mayor General del EPC de que pasará a la inmediata y fuerte acción militar si la banda títere surcoreana no interrumpe en 48 horas la radiodifusión psicológica anti-RPDC y no retira totalmente todos los medios de guerra psicológica.

Los títeres surcoreanos deben actuar con prudencia viendo correctamente la voluntad de venganza del EPC.

Los autores del empeoramiento de la situación no evitarán la despiadada venganza.

Vietnam celebra el 70º aniversario de la Revolución de Agosto

Por Radio Habana Cuba

Carteles en Hanoi conmemorando los 80 años del Partido Comunista de Indochina (2010)

Vietnam celebra hoy el 70º aniversario de su Revolución de Agosto, acontecimiento que cambió la Historia del país al conducirlo a su independencia, proclamada el 2 de septiembre de 1945.

Esta conmemoración estuvo precedida de un acto por igual efeméride del Congreso de Representantes del Pueblo, realizado los días 16 y 17 de este mes hace 70 años en la provincia norteña de Tuyen Guang, y presidido por su gran líder Ho Chi Minh.

Fue allí donde se dio la orden de insurrección general que libró a Vietnam del colonialismo francés.

Durante el recuerdo del acontecimiento el pasado domingo, el presidente de la Asamblea Nacional, Nguyen Sinh Hung, dijo que el Congreso reflejó la firme voluntad y espíritu de solidaridad de todo el pueblo vietnamita, así como su determinación de eliminar los regímenes coloniales y feudales.

Las actividades de esta efeméride incluyen el homenaje rendido por las autoridades del país al presidente Ho Chi Minh en su mausoleo, así como a los mártires de la Patria.

También se inauguró la exposición “Setenta años del Gobierno de la República Socialista de Vietnam” en la provincia norteña de Ha Nam, dirigida a educar a las nuevas generaciones en el patriotismo y la tradición revolucionaria.

Este período de festejos por las fechas patrias culminará el 2 de septiembre, con un desfile en Hanoi que contará con la participación de 30.000 personas entre veteranos de guerra, trabajadores, campesinos, empresarios, jóvenes y representantes de las minorías étnicas de Vietnam.