El extremismo en Xinjiang financiado por Occidente (parte 1)

Tras la primera y segunda parte acercándonos a la Historia y situación del pueblo uigur de esta serie informativa sobre Xinjiang, territorio complicado por sus condiciones históricas y étnicas, así como geopolíticas, vamos con otro asunto de más actualidad. En esta ocasión, tras el repaso histórico, hablaremos de cómo Occidente se ha intentado infiltrar en este territorio como mejor sabe hacer: financiando grupos terroristas y fundamentalistas islámicos para crear el caos y desestabilizar a la República Popular China.

A finales de febrero de 2012, en vísperas de la apertura de la Asamblea Nacional Popular de China (el parlamento), unos enfrentamientos en la región de Xinjiang causaron 12 muertos. Según Xinhua, la agencia de información estatal china, grupos armados de uigures habían asesinado a 10 personas y la Policía abatió a dos de los atacantes. La versión de la prensa occidental fue tajante y sumaria, siguiendo el mismo patrón que utiliza en las noticias sobre el Tíbet: así, los uigures, población autóctona de Xinjiang, habrían protagonizado una nueva revuelta a consecuencia de la represión del Gobierno chino y en respuesta a la “colonización” del territorio por parte de ciudadanos chinos, en un análisis tan peculiar que, si lo extrapolásemos, llevaría también a considerar “colonos”, por ejemplo, a los andaluces que viven en Madrid o Barcelona. El movimiento islamista uigur, que persigue la independencia del territorio bajo el ya mencionado nombre de “Turkestán Oriental”, hizo pública desde Munich (el Consejo Mundial Uigur tiene su sede en esta ciudad alemana) su versión de los hechos, achacando las muertes a “enfrentamientos con las fuerzas del orden” que habían causado la muerte a 7 agentes y a otros 3 civiles.

Rebiya Kadeer, líder de los separatistas uigures, con George W. Bush

No eran los primeros disturbios, ni mucho menos. El 7 de marzo de 2008 la Policía china frustró el intento de secuestro de un avión de Southern China Airlines que volaba de Urumqi a Beijing. En una calculada acción, dos terroristas atacaron con un camión de explosivos a un grupo de guardias fronterizos en Kashgar que estaban haciendo gimnasia: el resultaron fueron 16 guardias asesinados y otros 16 heridos. El 9 de agosto del mismo otro comando terrorista lanzó ataques con bombas en Kuqa, cerca de la frontera con Kirguistán, contra hoteles, comercios y edificios oficiales, con el resultado de dos muertes. Como si de una coincidencia se tratase, el entonces presidente de EEUU George W. Bush recibió en la Casa Blanca a Rebiya Kadeer, la principal dirigente del movimiento separatista uigur, en los días previos a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Incidentes similares tuvieron lugar durante el verano de 2009, cuando los enfrentamientos en Urumqi causaron 197 muertos y más de 800 heridos. Fueron los más graves desde la instauración de la República Popular China en 1949 y guardaban sorprendentes semejanzas a los disturbios de Lhasa, en el Tíbet, del año anterior, con verdaderas cacerías y pogromos racistas contra la etnia Han (la mayoritaria en China pero minoritaria en ciertos territorios), en una explosión de fanatismo que estremeció a la sociedad china. El pretexto utilizado por los islamistas fueron los rumores sobre supuestas persecuciones a uigures en la ciudad de Shaoguan, en la provincia de Guangdong (al sureste de China), a consecuencia de una pelea entre grupos de trabajadores por una agresión sexual, que se saldó con dos muertos. Los activistas uigures y el CMU propagaron por Internet que la muerte de los dos trabajadores era “una deliberada limpieza étnica contra los uigures dirigida por el Partido Comunista de China”.

En un clima de exaltación de revancha, los disturbios se iniciaron en Urumqi el domingo 5 de julio, cuando nutridos grupos de islamistas uigures empezaron a atacar a chinos Han, a incendiar edificios públicos y a destruir instalaciones ciudadanas. El estallido de violencia fue espectacular: fueron incendiados 190 autobuses, varios coches de Policía y más de 200 comercios, así como 14 edificios, entre ellos varias comisarías y un hotel. A consecuencia de los disturbios, la Policía detuvo a más de 1.400 uigures. La presidenta del CMU, Rebiya Kadeer, acusó a las autoridades chinas de haber asesinado a más de 400 uigures en Urumqi y a otros 100 en Kashgar. Ni en ese momento ni después presentó prueba alguna que demostrase la veracidad de sus palabras. No obstante, para las autoridades chinas fue evidente, una vez más, que Xinjiang representaba un flanco peligroso, útil para presionar al país y crear problemas políticos en una zona (Asia Central) que ha protagonizado muchos enfrentamientos civiles y que está en la frontera de uno de los puntos más conflictivos del planeta.

De nuevo, en el verano de 2011, 20 personas murieron durante los ataques a comisarías y locales públicos en Kashgar y Hotan, y tuvieron lugar algunos otros incidentes aislados que, sin embargo, no alcanzaron la gravedad de los enfrentamientos de 2009, los más graves de los últimos 20 años, que se desataron en vísperas de las celebraciones del 60º aniversario de la República Popular China. También el CMU negó estar detrás de los organizadores de estas protestas que, para sus portavoces, serían fruto de la “desesperación” y de la “espontaneidad” de la población. La cuestión es muy preocupante para Beijing. Según el Gobierno chino, solamente durante la última década del siglo XX los grupos violentos uigures protagonizaron más de 200 atentados terroristas, que causaron 162 muertos y más de 400 heridos. En el levantamiento de Yining (ciudad fronteriza con Kazajstán), en febrero de 1997, los islamistas uigures causaron decenas de muertos.

FUENTE: Fusilable al Amanecer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s