La receta china para planificar su desarrollo

Por Iramsy Peraza Forte

(Diario Granma)

China no se detiene en la carrera por el desarrollo. Con el deseo de convertirse en una superpotencia que garantice el bienestar popular, casi cada día se toman nuevas medidas económicas, políticas o sociales que dan continuidad al proceso de Reforma y Apertura.

Pero no puede haber espacio para la improvisación cuando está en juego el destino de más de 1.300 millones de habitantes y la estabilidad de la segunda economía global.

En este sentido, desde 1953 el Gobierno y el Partido Comunista de China (PCCh) elaboran planes de desarrollo que les permitan trazar estrategias y mantener un crecimiento anual sostenido.

Más conocidos como planes quinquenales, estos documentos diseñan una serie de políticas que conducen el rumbo del Estado durante cinco años.

Recientemente, el Comité Central del Partido Comunista de China anunció que ya se encuentra en la revisión de propuestas para elaborar un nuevo plan de desarrollo, esta vez concerniente al período 2016-2020.

Si bien este nuevo instrumento debe ser ratificado en marzo de 2016, durante la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular de China, el programa ya suscita curiosidad, tanto de nacionales como extranjeros, que se preguntan sobre la dirección y el ritmo que tomará el gigante asiático en el próximo lustro.

Los detalles de este nuevo proyecto aún no son públicos pero el Gobierno chino adelantó que se mantienen puntos clave como la meta de crecimiento del PIB, que de acuerdo con los cálculos del mercado, hechos por economistas chinos y foráneos, oscila entre el 6’5% y el 7%.

Este XIII Plan Quinquenal, el primero elaborado bajo el mandato del presidente Xi Jinping, es vital para la transformación de la economía. Sus directrices pondrán en práctica nuevas reformas anunciadas por el ejecutivo y que son garantía del progreso emprendido por China.

Según los medios locales, entre las principales reformas se encuentran aumentar los niveles de consumo interno, incentivar la empresa privada, simplificar los trámites administrativos, hacer más eficientes las empresas estatales de urbanización y potenciar el uso de la ciencia y la tecnología, entre otras.

La organización de estas transformaciones y la paulatina apertura económica han sido posibles, en buena medida, gracias a estos planes de desarrollo.

El sólido desempeño económico mostrado por el país en los últimos años es evidencia de ello. A pesar de la difícil situación internacional, el gigante asiático no ha detenido su avance y su tasa de crecimiento sostenido se mantiene alrededor de los 7 puntos porcentuales, este año particularmente ha llegado hasta 7’4.

La planificación de las finanzas por parte del Gobierno ha dado sus frutos. Datos aportados por el Ministerio de Economía de la República Popular China revelan que en la actualidad el mercado chino aporta más de la cuarta parte del crecimiento económico global.

Las transformaciones de las últimas décadas han permitido a esa nación asegurarse primeros lugares en sectores como la producción manufacturera y el comercio, las inversiones y la investigación científica.

La influencia creciente de China en la economía mundial se debe, entre otras cosas, a las inversiones en el exterior, tanto de bienes como de servicios.

La realización de estos planes quinquenales ha hecho más cómodo el cambio de modelo. En la actualidad no buscan crecer de manera veloz, sino de forma más equilibrada y sostenible. Esta “nueva normalidad” implica una transformación de la estructura económica con el objetivo de que aporte mucho más al crecimiento real del país, aseguró el economista Chen Dongqi, vicepresidente de la Academia de Investigación Macroeconómica de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de la RPC.

Para el período que comprende el XIII Plan Quinquenal, el ejecutivo de Xi Jinping ya tiene varias cuestiones adelantadas que le asegurarán una solidez económica. En 2013 se construyó la Zona de Libre Comercio (ZLC) piloto en Shanghai, que según cifras aportadas por el Gobierno chino, ya cuenta con 1.959 empresas extranjeras.

Otras iniciativas destinadas a fortalecer la cooperación financiera y la construcción de infraestructura y que tributarán al auge chino son la Nueva Ruta de la Seda y el Banco Asiático de Inversión e Infraestructuras (BAII). Éstos constituyen mecanismos de acercamiento entre países de Asia, Europa y África que apuestan por el desarrollo multilateral.

Uno de los aspectos más significativos que busca este XIII Plan Quinquenal es el logro de los llamados Objetivos del Centenario, en conmemoración al 100º aniversario de la fundación del Partido Comunista de China en 1921.

Según las previsiones se espera que para 2020 se logre la primera de estas metas: “construir una sociedad moderadamente acomodada en una forma integral”. Para esto es preciso duplicar el PIB y los ingresos de los residentes urbanos y rurales con respecto a 2010.

Otro de los sueños a largo plazo de gobierno y partido en la República Popular China es “la gran revitalización de la nación”. El anhelo es que, para mediados del siglo XXI, específicamente en 2049, se haya podido construir “un país socialista moderno que sea próspero, fuerte, democrático, culturalmente avanzado y armonioso”. Todo eso, aseguran, es imposible sin planificación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s