La estrategia del golpe de Estado global

Por Manlio Dinucci

Si bien Estados Unidos ha comenzado a tratar de economizar sus medios militares bajo la presidencia de Barack Obama, no por ello ha cesado de actuar militarmente en todo el mundo. La potencia imperial sigue disponiendo de un amplio sistema, a la vez abierto y secreto, que le permite intervenir casi en cualquier lugar del mundo, sistema que pone en marcha cada vez que se le ofrece la menor ocasión.

abquh2g
En turquesa: países con más de 1.00 tropas estadounidenses en su suelo; en aguamarina: países con más de 100 tropas estadounidenses en su suelo; en morado: países con instalaciones militares de EEUU en su territorio.

¿Qué relación existe entre sociedades geográfica, histórica y culturalmente lejanas, desde Kosovo hasta Libia y Siria, desde Irak hasta Afganistán, desde Ucrania hasta Brasil y Venezuela? Lo único que tienen en común es el hecho de verse arrastradas por la estrategia global de EEUU, ejemplificada en la “geografía” del Pentágono, que divide el mundo en “áreas de responsabilidad”. Cada una de esas áreas está “en manos” de uno de los 6 “mandos combatientes unificados” de EEUU:

  • El Mando Norte (NorthCom) cubre América del Norte.
  • El Mando Sur (SouthCom) cubre América del Sur.
  • El Mando para Europa (EuCom) cubre la región que incluye la UE y Rusia.
  • El Mando para África (AfriCom) cubre el continente africano.
  • El Mando Central (CentCom) cubre Oriente Medio y parte de Asia.
  • El Mando del Pacífico (PaCom) cubre la región Asia/Pacífico.

A los 6 mandos geográficos se agregan otros 3 que operan a escala mundial:

  • El Mando Estratégico (StratCom) a cargo de las fuerzas nucleares.
  • El Mando de Operaciones Especiales (SoCom)
  • El Mando de Transporte (TransCom)

Al frente del Mando para Europa se encuentra un general o un almirante nombrado por el presidente de EEUU. Este alto jefe militar estadounidense asume automáticamente el cargo de Comandante Supremo de las fuerzas de la OTAN en Europa. La OTAN se ve así automáticamente incluida en la cadena de mando del Pentágono, lo cual implica que opera fundamentalmente en función de la estrategia de EEUU. Esa estrategia consiste en la eliminación de todo Estado o movimiento político-social que constituya una amenaza para los intereses políticos, económicos y militares de EEUU, país que, aunque sigue siendo aún la mayor potencia mundial, está perdiendo terreno ante la aparición de nuevos actores estatales y sociales.

Son numerosos los instrumentos de esta estrategia y van desde la guerra abierta – como los ataques de fuerzas aeronavales y terrestres contra Yugoslavia, Afganistán, Irak y Libia – hasta las operaciones secretas realizadas en esos países y en otros, últimamente en Siria y Ucrania. Para la realización de estas operaciones, el Pentágono dispone de las fuerzas especiales, alrededor de 70.000 especialistas que “cada día operan en más de 80 países a escala mundial”. Y también tiene a su disposición un ejército secreto de mercenarios. En Afganistán, según documenta “Foreign Policy”, el número de mercenarios del Pentágono se eleva a 29.000, o lo que es lo mismo, 3 mercenarios por cada soldado estadounidense. En Irak hay unos 8.000, lo que equivale a un “fifty/fifty” de soldados y mercenarios.

A los mercenarios del Pentágono se agregan los de la tentacular comunidad de inteligencia, que incluye, además de la CIA, otras 15 agencias federales. Los mercenarios son doblemente útiles ya que pueden asesinar y torturar sin que tales actos se atribuyan a los EEUU. Y cuando resultan muertos en acción, sus nombre no aparecen en la lista de bajas. Además, el Pentágono y sus servicios secretos disponen de grupos a los que arman y entrenan, como los grupos islamistas utilizados para atacar Libia y Siria desde adentro o los neonazis utilizados en el golpe de Estado de Ucrania.

Otra herramienta de esta misma estrategia son las ONG que, disponiendo de enormes medios, son utilizadas por la CIA y el Departamento de Estado para montar acciones de desestabilización interna en nombre de la “defensa de los derechos ciudadanos”. En ese marco se inscribe también la acción del Grupo Bilderberg – que el magistrado Ferdinando Imposimato denuncia como “uno de los responsables de la estrategia de la tensión y de las masacres” en Italia durante la Guerra Fría – y de la Open Society del “inversionista y filántropo” George Soros, artífice de las llamadas “revoluciones de colores”.

En la mira de la estrategia golpista de Washington están hoy Brasil, para torpedear a los BRICS, y Venezuela, para socabar la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Para desestabilizar Venezuela, indica el SouthCom en un documento recientemente filtrado: “Hay que crear un escenario de tensión que permita combinar acciones callejeras con el empleo dosificado de la violencia armada.”

El imperialismo agasaja a “los kurdos”

Por “Movimiento Político de Resistencia”

Este fin de semana François Hollande recibió, con todo el boato que se merecen los lacayos, a una delegación de kurdos de Irak con honores de jefe de Estado, como si el gobierno de Erbil representara a un Kurdistán independiente.

En el acto oficial ni siquiera faltó un canalla acreditado del imperialismo y el sionismo como Bernard-Henri Lévy, una presencia que avergonzaría a cualquier habitante de Oriente Medio… excepto a los acólitos de Barzani.

François Hollande (en el centro) se reúne con representantes del Kurdistán autónomo iraquí.

Violando elementales normas del Derecho Internacional, Hollande está armando al gobierno autonómico kurdo de Irak y garantizó que iba a continuar haciéndolo. Al día siguiente, el antiguo Ministro de Asuntos Exteriores francés Bernard Kouchner inauguró una representación de “los kurdos” en París, aunque esta vez se trataba de “los kurdos de Siria”.

Cuenta Red Voltaire que quien paga los gastos propios de la representación es Bruno Ledoux, un magnate de la prensa que controla el diario “Libération”, el semanario “L’Express” y el canal de televisión “i24news”, estrechamente vinculado a Israel y al sionismo.

Como corresponde a cualquier potencia imperialista, además de sucia, la política francesa hacia Kurdistán, Irak y Siria es hipócrita. El acto con “los kurdos” iraquíes fue oficial, mientras que con “los kurdos” sirios fue oficioso.

En Irak a Francia no le importa pasar por encima del gobierno central, pero en Siria tiene que defender a la “oposición moderada” que no admite ningún tipo de concesiones a los kurdos sirios. Por enciam de todo, incluso de “los kurdos”, está el derrocamiento de Bashar Al-Assad.

Hasta la fecha en la Guerra Civil Siria sólo ha habido una actitud más sucia que la de EEUU, Turquía y Arabia Saudí: la de Francia, cuyo Ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, llegó a decir que los yihadistas estaban haciendo “un buen trabajo” en Siria.

Kurdistán salió perjudicado por un reparto del mundo entre los imperialistas hace 100 años y quiere triunfar ahora por la misma vía, es decir, no luchando contra el imperialismo sino formando parte de él, de nuevos repartos, de nuevas guerras y nuevos crímenes.

En 2011 Francia y Turquía volvieron a dibujar el mapa de Oriente Medio a su conveniencia. Tras liquidar a la actual República Árabe Siria, sobre sus ruinas crearán el nuevo Estado kurdo, que será repoblado por los kurdos que serán expulsados de Turquía.

Ya metidos en la guerra hasta las cejas, en 2014 Hollande y Erdogan se reunieron en secreto con Saleh Muslim, otro de los representantes de “los kurdos” en Siria, para involucrarle en su plan imperialista.

El año pasado Hollande intentó hacer lo mismo con el PKK, otro representante de “los kurdos”, aunque esta vez se pasó de frenada porque “los kurdos” no eran sirios, sino más bien turcos y eso ya no gustó tanto a Erdogan.

Es posible que, como dice Red Voltaire, la cólera de Turquía no tuviera absolutamente ninguna relación con los atentados de noviembre de 2015 en Francia, atribuidos a DAESH, que tampoco tiene absolutamente nada que ver con el imperialismo, como es de sobra conocido. ¿Seguían haciendo “un buen trabajo” los yihadistas?

África en el “poder blando” de China (primera parte)

Por Julio A. Díaz Vázquez

China, en lo fundamental, desde la segunda mitad de la década de 1990 viene promoviendo, de modo consecuente, en sus vínculos económico-políticos externos el llamado soft power (“poder blando”), noción acuñada por el politólogo estadounidense Joseph Nye en 1990. La definió como la capacidad de obtener en el contexto internacional lo que se quiere por el atractivo que ejerce la cultura. De otro modo, a diferencia del “poder duro” que recurre a fórmulas agresivas, amenazas, bloqueos e incluso la guerra, para obligar a países a someterse a lo que otros pretenden; el “poder blando” consiste en el arte para que otros intenten lo que el interesado persigue sin recurrir a la fuerza.

Sin embargo, el concepto de poder blando ha venido transformándose por los académicos en China y ha adquirido características propias. Entienden el poder blando como todo aquello que está fuera del poder militar y de la esfera de la seguridad. Comprende lo cultural, la diplomacia pública y lo económico. Una vez que el país asumió la globalización de la economía mundial, delineó de forma gradual lo específico en sus relaciones económicas internacionales: ventajas mutuas, ganancias compartidas, desarrollo económico, respeto a la soberanía, acatamiento del derecho internacional, ayudas sin condicionamientos políticos o de otra índole, no juzgar las conductas políticas de los Estados con los cuales se entablan relaciones, en especial cuando se trata de países en desarrollo, etc.

Además, China asimila al poder blando los éxitos de su dinámico auge económico, junto a una densa red integrada por las empresas, instituciones, especialistas de diferentes disciplinas médicas, ingenieros, maestros, constructores, emigrantes y recepción de estudiantes, que eran 1.300.000 en 2009… Ha creado 230 delegaciones del Instituto Confucio en 96 países que enseñan chino mandarín a más de 40 millones de personas en todo el mundo, divulgan la cultura china, etc.; añadiendo el aumento del prestigio de excelencia de algunas de sus universidades. Todo ello unido a una renovada diplomacia facilita el encaje de China en la economía y la política mundial, además de ser un importante agente para anular las maniobar dirigidas a frenar su emergente ascenso.

Margot Feist: la “bruja” que no pidió perdón

Traducción del galego de un artículo de Isca!

margotEl pasado viernes dejó el mundo una mujer olvidada por una izquierda amnésica. Margot Feist murió en Chile, tras 25 años de exilio, a la edad de 89 años. Criada en una familia obrera y con unos padres detenidos en campos de concentración nazis, en su juventud se comprometió con la lucha antifascista y posteriormente en la construcción de la República Democrática Alemana. Con tan solo 22 años Margot llegó a la Cámara Popular (convirtiéndose en la parlamentaria más joven de la RDA); pero fue 14 años después cuando asumió la dirección del Ministerio de Educación Popular, demostrando ser poseedora de una mente brillante y de una magnífica capacidad de gestión.

Heredera de un sistema educativo pobre y desmantelado durante la guerra, llevó a cabo la construcción de la nueva escuela. Esto fue literal en muchos casos, ya que fue necesario desde formar a una nueva generación de docentes comprometidos con el humanismo y la democracia hasta reconstruir los edificios derribados. El resultado final fue una enseñanza unificada y científica, estrechamente relacionada con la vida.

Para eliminar la desigualdad de oportunidades instaurada en el período nacional-socialista, en la que la clase a la que pertenecía la familia determinaba unas opciones de estudio que siempre se dirigían a la población urbana, Margot confía en las escuelas unitarias con gran presencia en el mundo rural. Esto no significó solo una garantía de acceso a la educación, sino que implicó la escolarización obligatoria de 8 años primero, y posteriormente de 10, de todos los niños, haciendo hincapié en las personas discapacitadas físicas o psíquicas, que recibieron una educación adaptada a sus necesidades.

Al final de esta etapa se ofrecía acceso a un sistema de formación profesional multidisciplinar y gratuito, donde en 2 o 3 años se formaba al estudiante en colaboración con empresas o comunas para aprender una profesión de obrero cualificado. Todo estudiante al terminar su formación profesional o universitaria obtenía un puesto de trabajo, pero de querer seguir formándose, podían continuar con el perfeccionamiento en escuelas de especialidades superiores.

La RDA apostó fuerte por la cultura, fomentando siempre los clubes, museos, teatros y conciertos dirigidos al ocio de distintos públicos. Defensora del aborto libre y gratuito (instaurado en 1972 en la RDA), fue también una persona adelantada a su tiempo y comprometida con la lucha de la mujer por la emancipación. Trabajó por facilitar la conciliación laboral-familiar con la apertura de casas cuna y jardines de infancia gratuitos desde los 3 a los 6 años, fomentando siempre los vínculos escuela-hogar. Ofreció también a las mujeres la opción de continuar su formación en escuelas superiores populares y cursos dirigidos especialmente a ellas, con horarios y condiciones cómodas para adaptarlas a su rutina diaria. El objetivo de este ambicioso plan de educación fue potenciar los talentos y aptitudes de cada individuo, fomentando la cooperación en lugar de la competición.

Además de eso, tuvo una gran implicación en la promoción de la política de derechos de la comunidad LGTBI en la RDA, publicando materiales didácticos destinados a promover la tolerancia y la diversidad sexual y logrando en 1968 la despenalización de la homosexualidad.

El éxito logrado es innegable, y en su tiempo fue reconocido con la concesión de la Orden al Mérito por la Patria de Oro y dos Órdenes de Karl Marx, es por eso que sorprende que una de las mujeres más influyentes de su tiempo sea solamente recordada como la mujer de Erich Honecker.

La demonización que sufrió a manos de una izquierda acomplejada tras la caída del bloque socialista fue, si cabe, más cruel que la que sufrió su pareja. Apodada de “bruja morada” o “dama de hierro”, tuvo que exiliarse hasta su muerte por no renegar nunca de las ideas del socialismo y de la experiencia que representó la República Democrática Alemana.

Fue acogida en Chile, país que reconoció y supo agradecer su implicación en el campo internacionalista, en el que trabajó junto al Gobierno de la RDA en la acogida de miles de perseguidos políticos por la salvaje dictadura de Pinochet (1973-1990) el cual contaba con el apoyo del Gobierno de los EEUU o de la misma Margaret Thatcher.

Mujer solidaria durante toda su vida, siguió trabajando en el exilio por la liberación de diversos pueblos de Asia y América Latina. Recibió en 2008 la Orden de la Independencia Cultural “Rubén Darío” por el apoyo a la Cruzada Nacional de Alfabetización en Nicaragua.

Conservó hasta el último momento una mente lúcida, con la que se reafirmaba día tras día en la vigencia de su pensamiento, categorizando recientemente la caída del muro como “el mayor error político de la Historia”.

Lo cierto es que la RDA fue el Estado europeo más avanzado en cuestión de educación y género, y la mujer que apostó por construir el nuevo Estado científico y social murió olvidada, borrada de la Historia, relegada a ser la primera dama, la sombra de su marido.

Desde nuestra perspectiva actual frente a la LOMCE y las dificultades a las que se enfrenta la juventud para incorporarse al mundo laboral, es preciso devolverle a Margot Feist el lugar que merece en la Historia y seguir su ejemplo luchando para forjar un mundo libre y sin explotación.