Hillary Clinton, Claire Underwood y el feminismo neoliberal

Por Xandra Martínez

Primeras damas atractivas, formadas, impecables y educadas en el neoliberalismo que se postulan a la presidencia de EEUU. Es imposible no hacer paralelismos entre Hillary Clinton y Claire Underwood, la protagonista femenina de la exitosa serie “House of Cards”.

Ambas viven aparentemente inmersas en relaciones tradicionales heterosexuales y monógamas, pero en realidad aceptan la infidelidad y mantienen relaciones abiertas que habitualmente no son toleradas por la sociedad a la que ellas representan. Cierto es el hecho de que abandonar este matrimonio supondría la pérdida de un statu quo de poder. Esto evidencia el trasfondo económico de este tipo de relaciones, sobre el cual teorizaba Engels en “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado”.

Todo son similitudes entre estas dos abanderadas del feminismo para las élites. Defensoras del aborto para quien pueda pagarlo, y de romper el techo de cristal para que aquellas que tengan posibilidad de estudiar y capital para invertir, puedan llegar bien alto. Resulta sencillo apuntar algunas desigualdades tan evidentes como la brecha salarial y condenarla, pero mientras sigamos las reglas de juego que marca el FMI, el capitalismo y el patriarcado seguirán cebándose con las mujeres. Ellas, mientras tanto, siguen alimentando el monstruo, aplaudiendo el “pink-washing” y sosteniendo iniciativas, supuestamente para mujeres, en las que la única que gana es la banca.

Implicadas en ONG desde la cumbre del imperialismo más cruel; piel de cordero que esconde mentes despiadadas, capaces de apoyar la Guerra de Irak y la intervención en Libia o Siria. Como Hillary, la “defensora de niños y familias de Arkansas” mientras las bombas caían sobre Kabul, mientras se suministraban armas a DAESH y el Frente Al-Nusra, mientras las refugiadas mueren intentando huir de su barbarie. En definitiva, un simple lavado de cara a la lógica de un sistema que precisa de la guerra para sostener su estructura.

“House of Cards” nos ofrece en Claire Underwood un espejo de Hillary en el que observamos como se desarrolla la vida privada de una mujer en esta situación. Siempre a la sombra de su marido; viviendo cómodamente, pero sin conformarse con ello. Labrándose su propia carrera en la política con tanta o mayor capacidad que él.

Nos presentan a una mujer fría y calculadora, con intereses propios en los que su compañero no representa más de lo que representa una herramienta para alcanzar el éxito. Ella es, en definitiva, el equivalente a Frank Underwood, pero teniendo que enfrentarse a la discriminación de género. Con todo, los guionistas hacen que el espectador medio la perciba como “la mala” de la serie, fomentando la empatía del televidente con su marido desde el principio.

Ambos son igual de cínicos, egoístas y crueles; pero el resultado final de aplicar estas personalidades en los distintos géneros es que representan prototipos enfrentados: él es el triunfador, ella es una trepa sin sentimientos.

Los esfuerzos de Claire Underwood por llegar a la cumbre le dan un punto de vista feminista interesante a la serie. Estos esfuerzos van siempre dirigidos a ella misma y no al género femenino, algo habitual en el feminismo neoliberal. Podemos compartir ciertas batallas con estas mujeres aunque nuestra lucha es otra. Se ve claramente en la serie como Claire desprecia a otras mujeres de menor nivel económico simplemente por su posición social. No las considera como iguales. No comparte barricada con ellas. No obstante, esta relación sí se produce a la inversa, siendo habitual que mujeres de clase media o baja apoyen a aquellas privilegiadas que rompen con la norma y llegan a las cúpulas. Son muchas, por ejemplo, las mujeres de clases populares que han aplaudido últimamente la candidatura de Hillary. Ponen en ella sus esperanzas. Una autodenominada feminista en lo más alto del poder mundial para cambiar las cosas. Error. No vendrá del “establishment” el cambio que necesitamos.

Su feminismo neoliberal es una trampa, no es más que individualismo pintado de morado. Sus figuras destacadas son mujeres privilegiadas, incapaces de sentir o de empatizar con quien, además de la discriminación de género, sufre a menudo otras opresiones por motivo de su raza, cultura o clase.

Este tipo de feminismo es sólo un engaño más para impedir que las alianzas entre mujeres se hagan fuertes, que tomemos conciencia y señalemos al verdadero culpable: el sistema.

Es preciso profundizar en el feminismo y luchar por cuestiones que nos afectan al grueso de las mujeres, independientemente de la raza, la cultura, la posición social, o cualquier otro factor que, a priori, pudiese dividir la lucha. Para alcanzar el fin del patriarcado necesitamos un frente común, y para eso es necesario tener claros los referentes; dejarnos de Hillarys, de Claires, y sus alianzas puntuales, y tejer redes de mujeres desde una óptica de clase.

Poner en valor a las activistas de base de las organizaciones, de los sindicatos, de los movimientos sociales. Mujeres que se enfrentan a lo que éstas y a mucho más. Que desde las calles hasta el parlamento trabajan diariamente por cambiar nuestra situación, la de todas, y no la de unas pocas privilegiadas. Esas que saben que las alianzas puntuales no van a cambiar un sistema que nos cosifica, nos mercantiliza y nos silencia. Sólo mediante la ruptura con el sistema actual, y poniendo rumbo al socialismo, podremos alcanzar la verdadera igualdad. Sólo organizadas conseguiremos salir del capitalismo.

Mientras tanto, si está por llegar la primera presidenta de los EEUU, que sea Claire Underwood. Por lo menos tendremos algunas horas de entretenimiento, y las personas muertas serán sólo de ficción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s