Eterna sea la amistad entre China y Cuba

Por Li Keqiang

Primer Ministro del Consejo de Estado de la República Popular China

En vísperas de la celebración del 56º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y Cuba, efectuaré una visita a la hermosa Cuba. Será la primera vez que pise tierra cubana y estoy a la expectativa de reunirme con los líderes cubanos en aras de profundizar aún más la cooperación sino-cubana en las diversas áreas e inyectar una nueva dinámica a las relaciones binacionales.

Tierra bendita con una cultura fascinante, Cuba es conocida como la Perla del Caribe, cuyo pueblo es motivo de admiración por su firme e indomable espíritu nacional. Durante más de medio siglo, Cuba ha conquistado éxitos extraordinarios en la construcción y desarrollo nacionales, oponiéndose resueltamente a la injerencia externa y resistiéndose al continuo bloqueo foráneo. Actualmente, la causa cubana presenta una flamanete fisionomía llena de pujanza tanto en el ámbito interno como en el externo. Los chinos solemos decir que los grandes éxitos nacen de las grandes penalidades. Felicitamos sinceramente los logros cubanos y abrigamos plena convicción de sus perspectivas de desarrollo.

el-presidente-de-cuba-rac3bal-castro-d-y-el-primer-ministro-de-china-li-keqiang-i-efe-660x330
Raúl Castro recibe en La Habana a Li Keqiang, primer ministro chino.

A pesar de la gran distancia geográfica entre China y Cuba, nuestra amistad tiene una larga trayectoria en el tiempo. Ya en su gesta por la independencia y la liberación, muchos chino-cubanos se lanzaron a la guerra con toda valentía, historia que quedó grabada en el famoso Monumento a los Chinos de La Habana. Cuba fue el primer país del hemisferio occidental en establecer relaciones diplomáticas con la Nueva China. Hace 56 años, el compañero Fidel declaró en un mitin la disposición cubana de establecer relaciones diplomáticas con la Nueva China, que encontró eco y aclamación del público al unísono. Durante largo tiempo, la amistad sino-cubana ha resistido las pruebas de las vicisitudes de la palestra internacional y las relaciones bilaterales se tornan cada vez más maduras, mostrando una gran vitalidad.

Siendo por igual países socialistas, China y Cuba se hallan ambas en una etapa clave en su desarrollo. Es inevitable encontrarse con algunos desafíos al explorar un camino de desarrollo conforme a nuestras propias realidades, mas ningún obstáculo podrá detener los pasos de ambos pueblos en busca de una vida feliz y hermosa. Estamos dispuestos a trabajar con la parte cubana para fortalecer el intercambio de alto nivel, intensificar la confianza política mutua, seguir prestándonos apoyo en los temas concernientes a nuestros respectivos intereses clave e impulsar tanto el aprendizaje como la ayuda recíproca en la construcción y el desarrollo nacionales, en aras de consolidar aún más la tradicional amistad entre los dos países.

La cooperación económico-comercial constituye la fuerza motriz del desarrollo de los lazos sino-cubano. China es el segundo socio comercial de Cuba, mientras que ésta se posiciona como el primer socio comercial de China en la región caribeña. Los productos “Hecho en China” y “Marca China” han entrado en numerosas familias cubanas, al tiempo que los productos cubanos como el ron y los puros son bien conocidos en China. Dadas las sendas ventajas de China y Cuba en el área económico-comercial, estamos dispuestos a desplegar activamente, junto con la parte cubana, la cooperación en terrenos de biotecnología, energías renovables, informática y comunicaciones, electrodomésticos, maquinaria agrícola e infraestructura, con vistas a forjar de continuo nuevos focos de cooperación económico-comercial.

El intercambio cultural es el lazo que une los sentimientos de ambos pueblos. Durante muchos años, ambas partes han llevado a cabo nutridas y variadas actividades de intercambio cultural, cuyas visitas y representaciones han sido otro objeto de gran acogida por parte de ambos pueblos. Los dos países han formado, el uno para el otro, un buen número de estudiantes. Además, China ha abierto una delegación del Instituto Confucio en la Universidad de La Habana. Estamos dispuestos a reforzar nuestra cooperación con Cuba en materia cultural, educativa y turística para que la amistad sino-cubana se arraigue en el corazón de la gente.

Atribuyendo suma importancia a la posición y el papel de Cuba en la región latinoamericana y caribeña, así como en el escenario internacional, China valora altamente las relevantes contribuciones de Cuba por impulsar la estabilidad regional y el diálogo entre las civilizaciones. Estamos dispuestos a seguir promoviendo, junto con la parte cubana, la equidad y la justicia internacionales, en fomento de la estructuración de un nuevo tipo de relaciones internacionales centrado en la cooperación y el ganar-ganar, en firme defensa de los intereses comunes de las numerosas naciones en vías de desarrollo.

Los amigos cubanos suelen decir que más sólida que una muralla es la amistad, mientras que en China tenemos también un antiguo dicho que reza: “Infinita es la fuerza de los hermanos cuando se unen”. Tenemos la determinación de profundizar incesantemente la amistad tradicional sino-cubana y la constancia de impulsar nuestra cooperación omnidireccional.

Estamos dispuestos a seguir tratándonos con Cuba como íntimos compañeros de total sinceridad, grandes amigos de cooperación duradera y entrañables hermanos de confianza mutua, en pos de un mejor desenvolvimiento de nuestros vínculos y mayores beneficios tangibles para ambos pueblos.

Anuncios

Bratislava: la cumbre de la mezquindad

Por Thierry Meyssan

Los 27 países que aún quieren mantenerse en la Unión Europea acaban de realizar en Bratislava (Eslovaquia) una cumbre sin la participación del Reino Unido. Supuestamente iban a reflexionar juntos sobre su proyecto común, pero se limitaron a retomar las mismas cantinelas que todo el mundo conoce. El mundo está cambiando. El Reino Unido se adapta a ese proceso de cambio. La UE opta por el estancamiento.

Tres meses después de la decisión de los electores británicos de salir de la UE, los jefes de Estado y de gobierno de esa entidad – con excepción de la primera ministra británica – acaban de reunirse en Bratislava con intenciones de dar un nuevo impulso a la Unión Europea.

bratislava
François Hollande (FR) y Angela Merkel (DE) durante la Cumbre de Bratislava

Se esperaba de ellos una reflexión sobre los factores que condujeron al Brexit y sobre lo que habría que hacer con la Unión Europea. Pero no fue eso lo que sucedió en Bratislava. Los 27 países miembros de la UE se limitaron a mencionar lo que pudiera acelerar la disolución de esa entidad regional mientras que se hablaba del terrorismo sin entender que ese peligro es de carácter interno, mientras que Alemania y Francia desenterraban nuevamente el proyecto de creación de un Ejército común, y mientras que Jean-Claude Juncker defendía los intereses de los banqueros de Luxemburgo.

En el momento del Brexit, Buckingham Palace y un sector influyente de la clase dirigente británica deseaban distanciarse de Washington para acercarse a China en el plano económico y a Rusia en el plano militar. Pero Downing Street no ha mostrado ninguna de sus cartas y mantiene en secreto sus intenciones hasta la apertura de las negociaciones con vista a la salida de la Unión Europea.

Sin embargo, Londres ha dado dos pasos importantes en materia de política internacional. Primeramente, la publicación del informe de la comisión Chilcot sobre la Guerra de Irak y del informe de la comisión de la Cámara de los Comunes sobre la Guerra de Libia. El informe Chilcot, redactado entre 2009 y 2010, dormía desde hace años en una gaveta. El informe de la Cámara de los Comunes data de este mismo verano. Ambos informes critican el alineamiento de Downing Street con la política de la Casa Blanca, primeramente bajo el mandato de los laboristas Tony Blair y Gordon Brown y después bajo el mandato del conservador David Cameron. En un estilo netamente británico, los autores de ambos informes ponen de relieve la inutilidad de ambas guerras y resaltan las mentiras que permitieron justificarlas. Pero no dicen ni una palabra sobre los acuerdos secretos entre Londres y Washington, ni sobre el papel del MI6 en la fabricación de esas mentiras. Los secretos deben seguir siendo secretos. En todo caso, esos informes ponen fin a la actual versión de la “relación especial” entre el Reino Unido y EEUU.

No obstante, parece que los jefes de Estado y de gobierno de la UE no han leído esos informes y no se plantearon, por tanto, el interrogante de saber lo que planea Londres. Algunos incluso aseguraron que los británicos acabarán renunciando a salir de la UE si los presionan lo suficiente durante las negociaciones del Brexit.

Todos advirtieron a Angela Merkel contra la organización de una segunda llegada masiva de refugiados y repitieron que están dispuestos a aplicar las medidas ya tomadas para impedirla. Pero nadie preguntó si la primera llegada masiva de refugiados y migrantes bastará para resolver el problema demográfico de Alemania o si Berlín cree que tendrá que organizar un segundo acto, como anteriormente anunciaron.

Lo cierto es que si Berlín reedita la operación de los migrantes, las amenazas de los otros 26 miembros de la Unión Europea contra Alemania no serán más que palabras al viento. El Primer Ministro de Luxemburgo – o sea, el sucesor de Juncker en ese cargo – propuso la exclusión de Hungría, que se niega a aceptar su cuota de refugiados. ¡Curiosa manera de evitar la disolución de la UE!

Los participantes en la Cumbre de Bratislava se plantean 3 proyectos:

Primeramente, en materia de lucha contra el terrorismo, poner cuidado en no permitir que cualquiera entre en Europa. Se trata de una necesidad evidente, pero eso no resolverá el problema dado el hecho de que gran parte de los terroristas son… europeos. La UE sigue sin tener ningún tipo de reflexión sobre el terrorismo de masas que hoy se observa en el “Gran Medio Oriente”, ni sobre las contadas acciones terroristas que le han tocado en su propio territorio. Nadie se ha molestado en leer los libros estratégicos del Emirato Islámico como “Administración de la Barbarie”, ni ha observado por tanto que la manera de actuar contra el terrorismo es precisamente lo que los terroristas quieren que haga la UE.

En segundo lugar, el proyecto de Ejército europeo se discutirá en la cumbre de diciembre. Ese proyecto recuerda al proyecto de la Comunidad Europea de Defensa (CED) de la década de 1950 y que supuestamente unía a Francia, Alemania Occidental y los miembros del Benelux. En aquella época – o sea, en el contexto de la Guerra de Corea – París se oponía al rearme de Alemania Occidental pero era favorable a la integración de un Ejército “alemán occidental” en el seno de un Ejército común. Aquel proyecto nunca llegó a concretarse porque fue rechazado en París por una alianza conformada por gaullistas y comunistas franceses. Hoy existe de nuevo un Ejército alemán que incluso ha desplegado unidades que participan en operaciones de “mantenimiento de la paz” sin que París se oponga. En el contexto actual, caracterizado por las guerras de Siria y del Donbass, la Unión Europea finge creer que existe una amenaza de invasión rusa. Hace un año y medio, la UE se dotó de una East StratCom Task, o sea, un discreto buró de propaganda anti-rusa que “alimenta” a miles de periodistas con sus “informaciones”. Como en 1954, es evidente que ese proyecto responde a los deseos de EEUU de enrolar a los europeos en próximas guerras. Y no sería sorprendente que ahora encuentre la oposición del Reino Unido post-Brexit.

Para terminar, en 2017 se desarrollaría el Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas. Ese fondo se conoce a través del “plan Juncker”. En realidad es un viejo proyecto del Banco Europeo de Inversiones (BEI), institución que también tiene su sede en ese paraíso fiscal que es Luxemburgo. Ese fondo no ha hecho otra cosa que acrecentar los medios de la BEI y su burocracia. En realidad, si ha reactivado las inversiones en Europa ha sido sólo marginalmente y, paradójicamente, ha acentuado los desequilibrios. Por ejemplo, casi no intervino en Grecia, el país que más lo necesitaba, pero eso no es lo que interesa a los banqueros, que sólo ven a Grecia como un deudor.

En definitiva, la Cumbre de Bratislava mostró la voluntad de los 27 miembros de la Unión Europea de no cambiar absolutamente nada. Según ellos, todo puede seguir como antes, con tal de que Alemania no traiga más migrantes. Así que Europa puede continuar su “lucha contra el terrorismo” viéndolo desarrollarse, puede seguir preparándose para seguir dócilmente las órdenes de EEUU en la próxima guerra que Washington decida convocar y dejar que los banqueros decidan sobre nuestras inversiones.

Irak exige la devolución de los territorios ocupados por los kurdos en 2014

arton193222-54f6a
Haider Al-Abadi, primer ministro de Irak desde 2014

El Gobierno iraquí está reclamando la devolución de los territorios ocupados por la administración regional kurda en 2014.

Ese mismo año se inició un intento de partición de Irak coordinado por EEUU, Israel, Jordania y Turquía, en complicidad con Arabia Saudí y Qatar. Según lo previsto en el plan inicial, los yihadistas del Emirato Islámico (DAESH, anteriormente identificado como ISIS) invadieron la región de Al-Anbar y el gobierno regional kurdo de Irak se apoderó de los campos petrolíferos de Kirkuk, pertenecientes al Gobierno de Irak. En aquel momento, las tropas iraquíes se retiraron sin oponer resistencia ni a los yihadistas ni a los kurdos, dejando en manos de esas fuerzas el armamento nuevo que Washington acababa de entregar a Bagdad, lo cual también formaba parte del plan.

Seguidamente, EEUU organizó la destitución del entonces primer ministro iraquí Nuri Al-Maliki, quien se oponía al desmembramiento de su país. Para sacarlo del poder se desató una campaña de prensa internacional en la que se afirmaba que Al-Maliki privilegiaba a los chiíes en relación con los sunníes, cuando en realidad acababa de ser reelecto holgadamente en el cargo de Primer Ministro con el respaldo mayoritario de ambas comunidades.

Sin embargo, debido al lento pero inexorable avance del Ejército sirio al otro lado de la frontera y al acuerdo entre Rusia y EEUU, la idea de crear un Gran Kurdistán que abarcaría territorios pertenecientes a Irak y Siria parece haber sido abandonada – o pospuesta.

Al igual que el norte de Siria, los campos petrolíferos de Kirkuk no son territorios históricamente kurdos. El presupuesto nacional del Estado iraquí prevé la entrada de fondos frescos procedentes de la explotación de los yacimientos de Kirkuk, hoy bajo control del gobierno regional del Kurdistán Iraquí, que está explotando ese petróleo para sí mismo y exportándolo a través de su propio oleoducto, junto con el petróleo robado del Emirato Islámico.

Ante esa situación, totalmente negativa para Bagdad, el nuevo primer ministro Haider Al-Abadi logró deshacerse de algunos de los políticos sobornados por Washington, formó un nuevo gobierno el pasado 15 de agosto y, de hecho, está retomando la política de su predecesor.

En la ciudad de Erbil, sede del gobierno regional kurdo, existe inquietud sobre las posibles consecuencias de un proceso de paz ya que el líder kurdo-iraquí Masud Barzani, cuyo mandato expiró en junio de 2013, aprovechó la confusión creada por la invasión yihadista para posponer “sine die” las elecciones y mantenerse en el poder eliminando a sus adversarios políticos.

La restitución de los territorios conquistados por los kurdos iraquíes aprovechando la invasión yihadista de 2013 reduciría en un 40% la superficie total del territorio actualmente bajo control del clan Barzani. Pero lo más importante es que la pérdida de los campos petrolíferos de Kirkuk provocaría una drástica disminución de sus colosales ganancias actuales, y les impediría proseguir el tráfico de petróleo que hoy mantiene junto al Emirato Islámico y Turquía.

FUENTE: Red Voltaire

Rodrigo Duterte: ¿el nuevo Chávez filipino?

duterte20802620x349El presidente filipino Rodrigo Duterte ha pedido la salida del Ejército de EEUU de la isla de Mindanao porque teme que su presencia vaya a complicar la lucha contra los rebeldes del grupo salafista Abu Sayyaf.

“Estas fuerzas especiales norteamericanas deben marcharse”, dijo Duterte durante una conferencia. “No quiero una querella con EEUU, pero deben hacerlo”.

“Los militantes extremistas de Abu Sayyaf quieren verdaderamente matarlos. Van a tratar de secuestrarlos y obtener rescates”, dijo Duterte en alusión a Abu Sayyaf.

Estados Unidos desplegó sus Fuerzas Especiales en el sur de Filipinas en 2002, pero el programa fue suspendido en 2015. Un contingente continúa desplegado sobre el terreno para “aportar apoyo técnico y logístico al Ejército filipino”, según fuentes norteamericanas.

Por su parte, el Departamento de Estado de EEUU señaló que no había recibido ninguna petición formal de Filipinas para la retirada de sus Fuerzas de Operaciones Especiales de Mindanao y que, de este modo, Washington no retiraría sus tropas de allí.

En realidad, la petición de Duterte ha sido hecha por motivos que van más allá de la seguridad de los militares estadounidenses. Esta petición se produce una semana después del incidente diplomático entre Obama y Duterte, en el que este último llamó “hijo de puta” al presidente estadounidense.

Obama y otros altos cargos de EEUU han expresado repetidamente su “preocupación” por la situación de los derechos humanos en Filipinas en relación a la lucha contra el tráfico de drogas en el país.

Duterte acusa regularmente al Gobierno de EEUU de hipocresía, en especial cuando critica su política referente a la lucha contra el narcotráfico y a los derechos humanos.

Además, Duterte cree que, para Filipinas, la presencia estadounidense constituye una fuente de tensiones con China, lo cual contradice los deseos del presidente filipino de mejorar las relaciones con ese país. En este sentido, Duterte ha señalado que Filipinas llevará a cabo una política independiente “sin la injerencia de ningún país”.

Al día siguiente de su declaración en favor de la salida de las Fuerzas Especiales de EEUU, DUterte dijo que Filipinas ya no participará en las misiones conjuntas con EEUU en el Mar de China Meridional.

Duterte llegó incluso a afirmar que su país querría comprar armas a China y Rusia. También añadió que iba a enviar a su Ministro de Defensa, Delfín Lorenzana, a dichos países para ver “qué tenían que ofrecer”.

Estas declaraciones añadirán más tensiones a las relaciones entre Manila y Washington. Muestran, además, un presunto intento de Duterte de poner fin al estatus cuasi-colonial de Filipinas con respecto a EEUU. Greg Poling, del Centro para los Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington (CSIS), dijo a “The Wall Street Journal”:

“Existen dos corrientes en Washington. Una de ellas piensa que Duterte está dispuesto a empujar la alianza con EEUU hacia el precipicio y no hay nada que los políticos estadounidenses puedan hacer al respecto. La segunda corriente cree que la alianza entre los dos países es demasiado importante para ambos y debe alcanzarse un punto de encuentro. Sin embargo, la última corriente está perdiendo la discusión día tras día mientras Duterte continúa con su retórica anti-estadounidense”.

Esta situación supone un enorme revés para EEUU, en un momento en el que intenta cercar a China con un sistema de alianzas en la región de Asia y el Pacífico, un plan en el que Filipinas desempeña un papel fundamental. Es por eso que algunos creen que Washington podría iniciar pronto operaciones encubiertas para debilitar y/o derribar al presidente Duterte.

FUENTE: Al-Manar en español

Rojava: un mito para encubrir cinco años de agresión imperialista

Por “Movimiento Político de Resistencia”

rojava-poster-low-resRecientemente Kaos en la Red ha traducido y difundido un “Llamamiento a la solidaridad internacional” contra la intervención del Ejército turco en el norte de Siria, que califica de “extranjera” con absoluta corrección gramatical.

No obstante, el “llamamiento” es el típico fraude político que pone de relieve el papanatismo de buena parte de la intelectualidad europea.

Quiere dar la impresión de que en Siria es ahora, después de 5 años de guerra, cuando los “extranjeros” empiezan a hacer su aparición en lo que hasta ahora a algunos les parecía una “guerra civil”, o quizá aún menos: un levantamiento de la población contra el “gobierno opresor” de Bashar Al-Assad.

También quiere aparentar que los turcos son los únicos invasores de Siria, ya que no se pide la salida de los demás ocupantes “extranjeros”. Por ejemplo, podían haber exigido la salida de las tropas británicas estacionadas en el noroeste, pero el “llamamiento” no habla de ello. ¿Significa eso que los soldados británicos molestan menos que los turcos? ¿A quién molestan menos?

Hay muchos “extranjeros” en Siria. Por ejemplo, hay muchos mercenarios procedentes de todas las partes del mundo que lucha en las filas de los yihadistas, pero el “llamamiento” tampoco se refiere a ellos para nada. ¿Por qué? ¿No les molestan a los firmantes? ¿Deben permanecer en Siria?

Hay muchos más “extranjeros” de los que el lector es capaz de imaginar siquiera. Por ejemplo, hay millones de palestinos que han huido de las masacres organizadas por el Estado de Israel y han sido acogidos por el Gobierno de Siria desde hace más de medio siglo.

Hay unos dos millones de iraquíes que se refugiaron en Siria tras la invasión de EEUU a su país en 2003.

Hay más de un millón de kurdos originarios de Turquía acogidos por el Gobierno de Siria cuando huían de la represión en su país. Algunos de ellos se quejan ahora de quien les ha ofrecido su hospitalidad más desinteresada… De bien nacidos es ser agradecidos.

Hay muchos “extranjeros” que no sólo no molestan a los firmantes, sino que su intervención en Siria la deben considerar como saludable, aunque seguimos sin saber para quién. Es el caso de las tropas de EEUU que, junto a las fuerzas kurdas, “han estado despejando el norte de Siria de los soldados de DAESH”.

Seamos claros: los autores del “llamamiento” que publica Kaos en la Red le quieren lavar la cara al imperialismo. Lo que dicen es: mientras EEUU combate al yihadismo, Turquía ha llegado a un acuerdo con ellos para que la ciudad que ocupan, Jarabulus, se convierta en su base de operaciones. Turquía es un enemigo; EEUU no es un enemigo sino todo lo contrario: un aliado.

Nos toman por idiotas. Si no entendemos mal, lo que aseguran es que Jarabulus era una base de operaciones del Califato Islámico y el Ejército turco los ha expulsado para que siga siendo una base de los mismos yihadistas… Absurdo.

Luego viene toda esa demagogia, también muy de moda, sobre la creación en Rojava del “primer ejemplo del corazón democrático en Siria”. Lo que está ocurriendo en Rojava se contrapone frontalmente no sólo con lo que hace el Gobierno turco en su país, sino también con lo que hace el Gobierno sirio.

Lo de Rojava es, pues, un oasis, algo excepcional y modélico en un entorno de extremismo, crímenes y guerra sin cuartel. Algunos libertarios de pacotilla tienen incluso la desfachatez de hablar de “revolución” y, por supuesto, de democracia, autogestión, feminismo, ecologismo… El no va más. Una cortina de humo perfecta para ocultar la esencia de una brutal guerra desatada por el imperialismo.

A nosotros nos llegan informaciones un poco más preocupantes. Por ejemplo, el periódico armenio “Agos” insertó una declaración firmada por 16 organizaciones asirias y armenias en la que afirman que en los territorios bajo control kurdo, las YPG reclutan tropas a la fuerza en Siria, extorsionan a civiles, intervienen en los programas de las escuelas religiosas y, a fin de cuentas, violan los derechos humanos.

Más recientemente, Amnistía Internacional ha calificado la destrucción de poblaciones en Rojava y el norte de Siria por parte de las YPG como “crímenes de guerra”.

Reporteros Sin Fronteras también ha criticado la censura impuesta a la prensa por el PYD en las zonas de Siria bajo su control militar a través de una especie de Ministerio de la Información, así como las detenciones de periodistas críticos.

Esa es la otra cara de la “revolución” en Rojava que, por cierto, tiene una relación directa con el aspecto que hemos comentado antes: la presencia de tropas “extranjeras”, como las de EEUU, cuya presencia se explica precisamente para defender que dicha “revolución” alcance todos sus objetivos.

Los imperialistas siempre se han caracterizado por su apoyo a las revoluciones, a la democracia, a la libertad, a los derechos humanos…

¿Puede el cese de hostilidades tener éxito en Siria?

Por Yusuf Fernández

En primer lugar y aparentemente, la noticia de una tregua en Siria parece una buena noticia. Existe, sin embargo, desde el punto de vista puramente militar, un serio interrogante: ¿quién respetará la tregua en el lado de los grupos armados que luchan contra el Gobierno sirio? No sólo el EI y el Frente al Nusra – dos grupos ya excluidos de la tregua – han manifestado su rechazo a la misma, sino que un grupo como Ahrar al Sham, cuya clasificación como terrorista rechazó EEUU hace pocas fechas en la ONU, también ha manifestado su oposición a la tregua.

lavrov_kerry_1
John F. Kerry y Sergei Lavrov tras la firma del acuerdo de tregua en Siria

Esto dejaría como posibles apoyos a la tregua a algunos pequeños grupos respaldados por EEUU, pero que en su conjunto representan muy poco en el campo de batalla y no son un enemigo real ni para el Ejército sirio ni para las organizaciones más extremistas. Muchos de los miembros de estos grupos han llegado ya a sus propios acuerdos de reconciliación con el Ejército sirio y esto ha permitido la pacificación de casi 600 localidades en todo el país. En todo caso, el acuerdo podrá llevar, en el mejor de los casos, a una reducción de la violencia en Siria, pero no a una disminución de los combates en los principales frentes, como el de Alepo, donde el Ejército sirio se enfrenta a Yaish al Islam, una coalición dirigida por el Frente al Nusra.

Algunos analistas rusos, como Dimitri Kosirev, consideran que la firma del acuerdo sobre la reducción de la violencia supone un reconocimiento por parte de EEUU de la fortaleza del Ejército sirio y de sus avances, ya que Washington nunca planteó tales propuestas cuando creía que los grupos armados opositores podrían lograr un cambio de régimen en Damasco. “Está claro que EEUU nunca habría aceptado este acuerdo si hubiera una oportunidad para una victoria suya, es decir, para un posible cambio de régimen en Siria. Este acuerdo permite a EEUU continuar siendo una potencia influyente en la región”, afirma.

“El acuerdo se dirige en primer lugar a impedir que Siria y sus aliados, incluyendo Rusia, Irán, etc., lancen ataques contra los grupos armados apoyados por EEUU. En teoría, estas milicias deberían ahora dejar de luchar y negociar con Damasco”, dijo Kosirev.

Sin embargo, EEUU continúa hasta la fecha sin separar a los grupos terroristas como el Frente al Nusra, Yund al Aqsa y otros de los llamados “rebeldes moderados”. Esto es, quizás, porque no puede, dado que estos últimos luchan codo a codo al lado de los primeros. En esta ocasión, EEUU parece haber dado un ultimátum a sus rebeldes en el sentido de que si no se separan de Al Nusra, les cortará su apoyo. Habrá que ver si ellos acaban por efectuar tal distanciamiento, y en caso de que no lo hagan, si Washington cumplirá su palabra y pondrá fin a su apoyo a los mismos.

El DAESH, Al Nusra y los grupos que se alineen con ellos continuarán combatiendo y podrían ser objetivo entonces de una operación conjunta que implique a EEUU, Rusia y las autoridades sirias. Pero si los grupos terroristas tratan de fortalecerse, como ocurrió en la anterior tregua de febrero, Siria, Rusia e Irán reaccionarán y el acuerdo de tregua fracasará.

China es hoy el único país del mundo que tiene un proyecto soberano

Por Samir Amin

800px-great_wall_of_china_may_2007Puedo resumir mi punto de vista sobre la situación de la economía moderna de la siguiente manera. Hemos estado inmersos en una crisis sistémica prolongada del capitalismo, que empezó en 1975 con el fin de la convertibilidad del dólar en oro. No se trata solamente de la crisis financiera de 2008. Se trata de una crisis sistémica prolongada del capitalismo monopolista que empezó hace 40 años y que continúa hoy. Los capitalistas reaccionarion ante la crisis con una serie de medidas. La primera fue fortalecer la centralización del control sobre la economía. Una oligarquía está dominando todos los países capitalistas – los EEUU, Alemania, Francia, Reino Unido y también Rusia. La segunda medida era convertir todas las actividades productivas económicas en subcontratas del capital monopolista. Con esto quiero decir que no tiene ni siquiera un ápice de libertad. La competición es sólo retórica, no hay competición realmente. Hay una oligarquía que está controlando todo el sistema económico. Ahora nos estamos enfrentando a un frente unido de las potencias imperialistas, que conforman un imperialismo colectivo de la Tríada.

La Tríada son los EEUU, Europa (occidental y central) y Japón. Este grupo de países se ha convertido en un único poder imperialista, a la cabeza del cual están los EEUU. Esto ha conducido a la profundización de la crisis. Esta crisis tiene forma de “L”. Una crisis normal tiene forma de “U”, la economía crece después de un declive. Pero esta crisis es diferente. No hay forma de salir de ella; la única manera de salir es superar el capitalismo. No hay otra solución posible. El capitalismo debería ser considerado como un sistema moribundo. Para sobrevivir tiene que moverse hacia la destrucción y la guerra.

Tenemos una alternativa, que es el socialismo. Sé que no es muy popular decirlo, pero es la única solución. Es un largo camino que se inicia con la reducción del poder de la oligarquía, el refuerzo del control estatal y el establecimiento de un capitalismo de Estado que debería sustituir al capitalismo privado. Esto no quiere decir que el capitalismo privado no sobrevivirá, pero estará subordinado al control estatal. Éste debería ser utilizado también para sostener una política social progresista. Esto debería garantizar el pleno empleo, los servicios sociales, la educación, el transporte, la infraestructura, la seguridad, etc.

El papel de China es muy grande porque tal vez sea hoy el único país del mundo que tiene un proyecto soberano. Esto significa que está tratando de implementar un modelo con una industria moderna en el que, por supuesto, el capital privado tiene mucho espacio, pero está bajo control estricto del Estado. Simultáneamente, nos ofrece un apercibido del presente a la cultura. El otro modelo de la cultura económica china está basado en los productores familiares. China está caminando sobre dos piernas: sigue la tradición pero también participa en la globalización. Acepta la inversión extranjera, pero mantiene la independencia de su sistema financiero. El sistema bancario chino está bajo control exclusivo del Estado. El yuan es convertible hasta cierta medida, pero está bajo el control del Banco Central de la República Popular China. Este es el mejor modelo que tenemos hoy para hacer frente a los retos del imperialismo globalista.

Puede que Rusia se esté moviendo en esta dirección, pero no tanto como China, porque ha pagado un precio muy alto por la destrucción debida a la terapia de choque de las épocas de Gorbachov y Yeltsin. Estos líderes han llevado a Rusia a una oligarquía privada, estrechamente ligada al capitalismo financiero internacional de EEUU, Alemania y otros países. Esto ha reducido la capacidad rusa de control. Pero ahora Rusia se mueve gradualmente hacia el restablecimiento del control estatal sobre su propia economía.

El mundo está hoy en serio peligro. El imperialismo colectivo de EEUU, Europa Occidental y Japón está dirigido por el liderazgo estadounidense. Para mantener su control exclusivo sobre todo el planeta, no aceptan la independencia de otros países. No respetan la independencia de China y Rusia. Esta es la razón por la cual estamos a punto de enfrentar guerras continuas por todo el mundo. Los islamistas radicales son los aliados del imperialismo, porque son apoyados por EEUU para llevar adelante la desestabilización. Esto es la guerra permanente. Creo que la mejor respuesta a ello es el proyecto euroasiático. Rusia debería unirse a China, los países de Asia Central, Irán y Siria. Esta alianza podría ser también muy atractiva para África y buena parte de América Latina. En este caso, el imperialismo estaría aislado.