China es hoy el único país del mundo que tiene un proyecto soberano

Por Samir Amin

800px-great_wall_of_china_may_2007Puedo resumir mi punto de vista sobre la situación de la economía moderna de la siguiente manera. Hemos estado inmersos en una crisis sistémica prolongada del capitalismo, que empezó en 1975 con el fin de la convertibilidad del dólar en oro. No se trata solamente de la crisis financiera de 2008. Se trata de una crisis sistémica prolongada del capitalismo monopolista que empezó hace 40 años y que continúa hoy. Los capitalistas reaccionarion ante la crisis con una serie de medidas. La primera fue fortalecer la centralización del control sobre la economía. Una oligarquía está dominando todos los países capitalistas – los EEUU, Alemania, Francia, Reino Unido y también Rusia. La segunda medida era convertir todas las actividades productivas económicas en subcontratas del capital monopolista. Con esto quiero decir que no tiene ni siquiera un ápice de libertad. La competición es sólo retórica, no hay competición realmente. Hay una oligarquía que está controlando todo el sistema económico. Ahora nos estamos enfrentando a un frente unido de las potencias imperialistas, que conforman un imperialismo colectivo de la Tríada.

La Tríada son los EEUU, Europa (occidental y central) y Japón. Este grupo de países se ha convertido en un único poder imperialista, a la cabeza del cual están los EEUU. Esto ha conducido a la profundización de la crisis. Esta crisis tiene forma de “L”. Una crisis normal tiene forma de “U”, la economía crece después de un declive. Pero esta crisis es diferente. No hay forma de salir de ella; la única manera de salir es superar el capitalismo. No hay otra solución posible. El capitalismo debería ser considerado como un sistema moribundo. Para sobrevivir tiene que moverse hacia la destrucción y la guerra.

Tenemos una alternativa, que es el socialismo. Sé que no es muy popular decirlo, pero es la única solución. Es un largo camino que se inicia con la reducción del poder de la oligarquía, el refuerzo del control estatal y el establecimiento de un capitalismo de Estado que debería sustituir al capitalismo privado. Esto no quiere decir que el capitalismo privado no sobrevivirá, pero estará subordinado al control estatal. Éste debería ser utilizado también para sostener una política social progresista. Esto debería garantizar el pleno empleo, los servicios sociales, la educación, el transporte, la infraestructura, la seguridad, etc.

El papel de China es muy grande porque tal vez sea hoy el único país del mundo que tiene un proyecto soberano. Esto significa que está tratando de implementar un modelo con una industria moderna en el que, por supuesto, el capital privado tiene mucho espacio, pero está bajo control estricto del Estado. Simultáneamente, nos ofrece un apercibido del presente a la cultura. El otro modelo de la cultura económica china está basado en los productores familiares. China está caminando sobre dos piernas: sigue la tradición pero también participa en la globalización. Acepta la inversión extranjera, pero mantiene la independencia de su sistema financiero. El sistema bancario chino está bajo control exclusivo del Estado. El yuan es convertible hasta cierta medida, pero está bajo el control del Banco Central de la República Popular China. Este es el mejor modelo que tenemos hoy para hacer frente a los retos del imperialismo globalista.

Puede que Rusia se esté moviendo en esta dirección, pero no tanto como China, porque ha pagado un precio muy alto por la destrucción debida a la terapia de choque de las épocas de Gorbachov y Yeltsin. Estos líderes han llevado a Rusia a una oligarquía privada, estrechamente ligada al capitalismo financiero internacional de EEUU, Alemania y otros países. Esto ha reducido la capacidad rusa de control. Pero ahora Rusia se mueve gradualmente hacia el restablecimiento del control estatal sobre su propia economía.

El mundo está hoy en serio peligro. El imperialismo colectivo de EEUU, Europa Occidental y Japón está dirigido por el liderazgo estadounidense. Para mantener su control exclusivo sobre todo el planeta, no aceptan la independencia de otros países. No respetan la independencia de China y Rusia. Esta es la razón por la cual estamos a punto de enfrentar guerras continuas por todo el mundo. Los islamistas radicales son los aliados del imperialismo, porque son apoyados por EEUU para llevar adelante la desestabilización. Esto es la guerra permanente. Creo que la mejor respuesta a ello es el proyecto euroasiático. Rusia debería unirse a China, los países de Asia Central, Irán y Siria. Esta alianza podría ser también muy atractiva para África y buena parte de América Latina. En este caso, el imperialismo estaría aislado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s