Rojava: un mito para encubrir cinco años de agresión imperialista

Por “Movimiento Político de Resistencia”

rojava-poster-low-resRecientemente Kaos en la Red ha traducido y difundido un “Llamamiento a la solidaridad internacional” contra la intervención del Ejército turco en el norte de Siria, que califica de “extranjera” con absoluta corrección gramatical.

No obstante, el “llamamiento” es el típico fraude político que pone de relieve el papanatismo de buena parte de la intelectualidad europea.

Quiere dar la impresión de que en Siria es ahora, después de 5 años de guerra, cuando los “extranjeros” empiezan a hacer su aparición en lo que hasta ahora a algunos les parecía una “guerra civil”, o quizá aún menos: un levantamiento de la población contra el “gobierno opresor” de Bashar Al-Assad.

También quiere aparentar que los turcos son los únicos invasores de Siria, ya que no se pide la salida de los demás ocupantes “extranjeros”. Por ejemplo, podían haber exigido la salida de las tropas británicas estacionadas en el noroeste, pero el “llamamiento” no habla de ello. ¿Significa eso que los soldados británicos molestan menos que los turcos? ¿A quién molestan menos?

Hay muchos “extranjeros” en Siria. Por ejemplo, hay muchos mercenarios procedentes de todas las partes del mundo que lucha en las filas de los yihadistas, pero el “llamamiento” tampoco se refiere a ellos para nada. ¿Por qué? ¿No les molestan a los firmantes? ¿Deben permanecer en Siria?

Hay muchos más “extranjeros” de los que el lector es capaz de imaginar siquiera. Por ejemplo, hay millones de palestinos que han huido de las masacres organizadas por el Estado de Israel y han sido acogidos por el Gobierno de Siria desde hace más de medio siglo.

Hay unos dos millones de iraquíes que se refugiaron en Siria tras la invasión de EEUU a su país en 2003.

Hay más de un millón de kurdos originarios de Turquía acogidos por el Gobierno de Siria cuando huían de la represión en su país. Algunos de ellos se quejan ahora de quien les ha ofrecido su hospitalidad más desinteresada… De bien nacidos es ser agradecidos.

Hay muchos “extranjeros” que no sólo no molestan a los firmantes, sino que su intervención en Siria la deben considerar como saludable, aunque seguimos sin saber para quién. Es el caso de las tropas de EEUU que, junto a las fuerzas kurdas, “han estado despejando el norte de Siria de los soldados de DAESH”.

Seamos claros: los autores del “llamamiento” que publica Kaos en la Red le quieren lavar la cara al imperialismo. Lo que dicen es: mientras EEUU combate al yihadismo, Turquía ha llegado a un acuerdo con ellos para que la ciudad que ocupan, Jarabulus, se convierta en su base de operaciones. Turquía es un enemigo; EEUU no es un enemigo sino todo lo contrario: un aliado.

Nos toman por idiotas. Si no entendemos mal, lo que aseguran es que Jarabulus era una base de operaciones del Califato Islámico y el Ejército turco los ha expulsado para que siga siendo una base de los mismos yihadistas… Absurdo.

Luego viene toda esa demagogia, también muy de moda, sobre la creación en Rojava del “primer ejemplo del corazón democrático en Siria”. Lo que está ocurriendo en Rojava se contrapone frontalmente no sólo con lo que hace el Gobierno turco en su país, sino también con lo que hace el Gobierno sirio.

Lo de Rojava es, pues, un oasis, algo excepcional y modélico en un entorno de extremismo, crímenes y guerra sin cuartel. Algunos libertarios de pacotilla tienen incluso la desfachatez de hablar de “revolución” y, por supuesto, de democracia, autogestión, feminismo, ecologismo… El no va más. Una cortina de humo perfecta para ocultar la esencia de una brutal guerra desatada por el imperialismo.

A nosotros nos llegan informaciones un poco más preocupantes. Por ejemplo, el periódico armenio “Agos” insertó una declaración firmada por 16 organizaciones asirias y armenias en la que afirman que en los territorios bajo control kurdo, las YPG reclutan tropas a la fuerza en Siria, extorsionan a civiles, intervienen en los programas de las escuelas religiosas y, a fin de cuentas, violan los derechos humanos.

Más recientemente, Amnistía Internacional ha calificado la destrucción de poblaciones en Rojava y el norte de Siria por parte de las YPG como “crímenes de guerra”.

Reporteros Sin Fronteras también ha criticado la censura impuesta a la prensa por el PYD en las zonas de Siria bajo su control militar a través de una especie de Ministerio de la Información, así como las detenciones de periodistas críticos.

Esa es la otra cara de la “revolución” en Rojava que, por cierto, tiene una relación directa con el aspecto que hemos comentado antes: la presencia de tropas “extranjeras”, como las de EEUU, cuya presencia se explica precisamente para defender que dicha “revolución” alcance todos sus objetivos.

Los imperialistas siempre se han caracterizado por su apoyo a las revoluciones, a la democracia, a la libertad, a los derechos humanos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s