Mensaje de Año Nuevo del Partido Comunista Portugués (PCP)

Por Jerónimo de Sousa

Secretario General del PCP

El año 2017 ya esta ahí y con él deseamos y haremos todo lo posible para que se amplíe y renueve el horizonte de esperanza que la lucha de los trabajadores y de nuestro pueblo ha abierto, y con ella también la actual fase de la vida política nacional. El año que ahora termina ha demostrado que el país no está condenado a tener como única opción el camino del agravamiento de la explotación, la decadencia y el retroceso.

jeronimo
Jerónimo de Sousa, secretario general del PCP, pronunciando el mensaje de Año Nuevo de los comunistas portugueses.

Los resultados son todavía limitados, porque limitadas son todavía las políticas y las opciones de acción gubernamental para dar respuesta a los graves problemas nacionales que años y años de políticas de derecha y de intervención externa han impuesto al país. Nosotros sabemos que es necesario y posible ir más lejos. Pero sabiéndolo, no se pueden subestimar los avances que se han dado en la restauración de salarios y derechos de los trabajadores, en el estímulo a las actividades de micro y pequeños empresarios, en el refuerzo de la garantía de los derechos a la sanidad, a la educación, a la seguridad social, a la cultura, porque en éstas participamos con nuestra iniciativa y propuesta, dando expresión a la lucha de nuestro pueblo.

Pero mientras ponemos en valor los pasos dados, no podemos olvidar los muchos cientos de miles de portugueses golpeados por el desempleo, sujetos a un trabajo precario y sin derechos, los muchos miles de jóvenes que continúan emigrando, los bajos salarios y las reformas insuficientes, las desigualdades sociales y regionales, los muchos miles que aspiran a vivir con dignidad y seguridad. No podemos olvidar que los niveles de crecimiento económico que hemos conocido recientemente no son suficientes para sacar al país del atolladero al que fue conducido. ¡Es necesario un crecimiento continuado, prolongado, sostenible, creador de más riqueza con un reparto más justo de ésta!

Es una ilusión pensar que es posible invertir el rumbo de empobrecimiento del país mientras éste siga sujeto a las políticas, a los criterios, a los objetivos impuestos desde el exterior, principalmente de la Unión Europea, y a los intereses de los grandes grupos económicos y financieros.

Portugal no puede dejar pasar más tiempo aplazando opciones necesarias e indispensables para su desarrollo. Hemos afirmado que las opciones no consisten entre conformarnos con lo que hay o andar hacia atrás. La única opción es encontrar una respuesta duradera para los problemas nacionales. ¡Y eso es posible!

La opción está en enfrentar el problema de la deuda, preparar al país para liberarse de la sumisión al euro, rechazar las imposiciones del Tratado Presupuestario y de otros instrumentos, asegurar el control público sobre la banca y el sector financiero. La opción es romper con las políticas de derecha y adoptar una política patriótica y de izquierda.

Vamos a empezar 2017 convencidos de que es posible dar un salto cualitativo en la lucha por la alternativa. De que es posible hacer de 2017, con la lucha de los trabajadores y del pueblo, no sólo un tiempo de esperanza, sino de nuevos y más decididos avances en la mejora de las condiciones de vida de nuestro pueblo.

Pueden contar con este Partido. ¡Encaramos 2017 con confianza! La confianza de los que saben que es posible un Portugal más justo, más solidario y más desarrollado.

Las lecciones del asesinato del embajador ruso en Turquía

161219-andrei-karlov-jpo-1203p_901d000ed2c474d94bec5f2209ccf36b-nbcnews-fp-360-360
El embajador ruso en Turquía momentos antes de ser asesinado por un terrorista salafista-yihadista.

Si descartamos que el asesinato del embajador ruso en Turquía haya sido una casualidad o la obra de un “lobo solitario” es mucho más fácil entender algo de los graves sucesos que están ocurriendo en el mundo, sobre todo si concluimos calificando al imperialismo de “asesino”, porque debería servir para deslindar bastante bien los campos: donde hay un asesino hay alguien asesinado, y en este caso, el asesinado es un alto diplomático ruso.

Sin embargo, resulta que no es así porque hay quien – de manera sistemática – desempeña el mismo papel que Serrano Súñer en 1941, cuando el III Reich atacó a la URSS, y grita “¡Rusia es culpable!”. Así es como la burguesía explica aquella historia: la URSS no fue agredida y atacada sino que se produjo un “choque” con Alemania. Ponen al mismo nivel a los asesinados con los asesinos. Los asesinados también son unos asesinos, es decir, que tienen – al menos – una parte de la culpa de su propia muerte y, por extensión, de todos los demás crímenes que están ocurriendo.

Este tipo de concepciones son intolerables, cualquiera que sea el crimen al que nos estemos refiriendo. Por ejemplo, podemos hablar de los 6 años de crímenes en Libia, una catástrofe en la que nos gustaría que nos explicaran qué tipo de responsabilidad tiene el manido “bloque imperialista emergente” que – según esa corriente – componen Rusia y China.

El asesinato del embajador Karlov es una metáfora dramática de lo que está ocurriendo. Por nuestra parte estamos tratando de hacer memoria para recordar si ese “bloque imperialista emergente” ha cometido alguna fechoría parecida con el bloque contrario. ¿Ha muerto últimamente algún embajador de EEUU, de Francia o de otra potencia imperialista “clásica”?

Lo mismo que en Libia o en Ucrania, en Siria no se ha producido ningún “choque” entre dos bloques imperialistas rivales, una afirmación que, además de servir para lavarse las manos, es una manera como cualquier otra de enmascarar los graves sucesos que están ocurriendo en el mundo.

El asesinato de Ankara lo ha reivindicado Jaish Al-Fatah, antes conocido como Frente Al-Nusra y antes como Al-Qaeda, un empeño de camuflaje tras el que no hay otro protagonista que el imperialismo estadounidense. Los mismos actores que desatan una guerra de agresión (no un “choque”) contra un país, como Siria, asesinan al embajador de otro país (Rusia) que acude en ayuda de los agredidos.

El momento del crimen tampoco se elige al azar, sino justamente cuando en Moscú tres países (Turquía, Irán y Rusia) que están ayudando a Siria, a los agredidos, tratan de ponerse de acuerdo para lograr la paz, una maniobra evidente para sabotearla y que el crimen no acabe nunca.

Luego a un lado tenemos a los agredidos y los asesinados, y al otro tenemos a los agresores y a los asesinos. No se puede llamar “choque” a un enfrentamiento entre ambas partes. Una de esas partes desata la guerra y quiere que no se acabe nunca. La otra parte se defiende, busca la paz y todos sus esfuerzos son saboteados a cada paso por la anterior parte.

El que te llama asesino justo en el momento en que entierras a la víctima de un asesinato es que no se ha enterado de nada de lo que ha pasado. Debería hacérselo mirar.

FUENTE: “Movimiento Político de Resistencia”

Todos a bordo del mundo post-TTP

Por Pepe Escobar

Un apretón de manos no muy efusivo entre Barack Obama y Vladimir Putin antes y después de que conversaran “durante unos cuatro minutos”, de pie, en el marco de la cumbre de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Lima, la capital de Perú, captó a la perfección el melancólico declive de la era de Obama.

rusia-china

En una breve retrospectiva, la díscola relación entre Obama y las “amenazas existenciales” de Rusia y China lo incluye todo, desde el Maidan en Kiev patrocinado por Washington hasta el “Assad se tiene que ir” en Siria, con una mención especial para la guerra de precios del petróleo, las sanciones económicas, las agresiones contra el rublo, la demonización de Putin y de todo lo que sea ruso, las provocaciones en el Mar de China Meridional – todo eso hasta el floreado final con la muerte del muy alardeado Tratado de Asociación Transpacífico (TPP), lo que fue reconfirmado en la APEC inmediatamente después de la elección de Donald Trump como presidente de EEUU.

Fue casi demasiado doloroso ver a Obama defender su no precisamente espectacular legado en su última conferencia internacional de prensa, irónicamente con el telón de fondo de la costa sudamericana del Pacífico, justo cuando el presidente chino Xi Jinping disfrutaba muy a gusto de su aura geopolítica, algo que ya comparte con Putin. En cuanto a Trump, aunque invisible en Lima, estaba en todas partes.

El entierro ritual en aguas del Pacífico peruano del “brazo mercantil de la OTAN” y del pivote hacia Asia (anunciado por primera vez en el mes de octubre de 2011 por Hillary Clinton) le proporcionó a Xi la plataforma perfecta para agitar los méritos de la Asociación General Económica Regional (AGER) ampliamente apoyada por China.

La AGER es una ambiciosa idea que apunta a convertirse en el más grande acuerdo de libre comercio del mundo: englobando al 46% de la población mundial, con un PIB combinado de 17 billones (con B) de dólares y el 40% del comercio mundial. La AGER incluye a 10 naciones de la ASEAN más China, Japón, Corea del Sur, India, Australia y Nueva Zelanda.

La idea de la AGER nació hace 4 años durante una cumbre de la ASEAN celebrada en Camboya, y ha sostenido hasta el momento 9 rondas de negociaciones. Curiosamente, la idea inicial vino de Japón como un mecanismo para modificar una plétora de acuerdos bilaterales que la ASEAN había logrado con sus socios. Pero ahora China está a la cabeza.

La AGER es también la piedra angular del Área de Libre Comercio de Asia-Pacífico (ALCAP), concepto que fue introducido durante una reunión de la APEC en Beijing, por, quién más, China con el objeto de convencer a países cuyo principal socio comercial es China y alejarlos de la idea del TTP.

La AGER – e incluso el ALCAP – no constituyen un nuevo conjunto de normas comerciales ultraextensivas (fraguadas por corporaciones multinacionales norteamericanas) sino la ampliación de acuerdos existentes entre la ASEAN e importantes naciones del noreste, el sur de Asia y Oceanía.

No son necesarios experimentados meteorólogos para darse cuenta de en qué sentido están soplando los vientos del Pacífico. Perú y Chile ya están a bordo para unirse a la AGER. Y Japón, que estuvo negociando el TTP hasta el último aliento, ahora se dirige también a la AGER.

El Sultán entra en acción

Mientras tanto, Putin y Xi Jinping se reunieron una vez más y el mandatario ruso reveló que visitará China la próxima primavera para profundizar la participación de Rusia en la Nueva Ruta de la Seda, también conocida como “Una Faja, Una Ruta” (UFUR). El objetivo final será la fusión de la UFUR encabezada por China con el desarrollo de la Unión Económica Euroasiática (UEE) encabezada por Rusia.

Ese es el espíritu de los 25 acuerdos intergubernamentales sobre inversiones económicas y en la industria nuclear firmados por el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, y el primer ministro chino, Li Keqiang, a comienzos de noviembre en la ciudad de San Petersburgo, así como también la organización conjunta de un Fondo de Inversiones Rusia-China.

En paralelo, casi caído del cielo y de un solo plumazo, el presidente turco Tayyip Erdogan, de regreso de su visita a Pakistán y Uzbekistán, confirmó lo que ya era evidente durante los últimos meses. “¿Por qué Turquía no debería estar entre los Cinco de Shanghai? Se lo comenté al señor Putin, a Nazarbayev – presidente de Kazajstán – y a aquellos que conforman actualmente los Cinco de Shanghai. Yo creo que si Turquía ingresa a los Cinco de Shanghai los capacitaría para actuar con mucha mayor facilidad”.

Esta bomba, por supuesto, se refiere a la Organización para la Cooperación de Shanghai (OCS), que se formó en 2001 como los Cinco de Shanghai – China, Rusia y 3 países de Asia Central: Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán, ingresando posteriormente Uzbekistán – como un bloque de seguridad contra los salafistas-yihadistas y contra el narcotráfico proveniente de Afganistán.

Con los años, la OCS ha evolucionado aún más, convirtiéndose en un mecanismo de cooperación e integración de Asia. India, Pakistán, Irán, Afganistán y Mongiolia son miembros observadores. India y Pakistán podría decirse que serán aceptados como miembros de pleno derecho durante el próximo año 2017, seguidos también por Irán. Desde 2013 Turquía y Bielorrusia son “países interlocutores”.

blankmap-world-v2
En azul, países miembros de la OCS. En celeste, países observadores. En turquesa, socios de diálogo. Y en azul oscuro, los considerados “otros países interesados” que probablemente ingresen pronto como miembros observadores.

El astuto Erdogan hizo su apertura hacia la OCS haciendo hincapié en que Turquía no necesitaba ingresar a la Unión Europea “a toda costa”. Este aspecto ha sido más que evidente desde que Erdogan sobrevivió al golpe de Estado del pasado mes de julio y ha desatado una durísima represión, que ha horrorizado a Bruselas (donde las negociaciones sobre el ingreso de Turquía a la UE ya llevan 11 años y ahora se encuentran totalmente paralizadas). Francia, la potencia número 2 de la UE después de Alemania, inevitablemente les va a seguir bloqueando con independencia de quien alcance la presidencia el próximo año.

Si Turquía ingresase en la OCS, a largo plazo, junto con Irán, India y Pakistán, representaría un nuevo e importante enclave para la integración euroasiática, en tanto la OCS se está vinculando progresivamente tanto con la UFUR, la UEE, el Fondo de Inversiones de la Ruta de la Seda de China, el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII) e incluso con el nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, el cual comenzará financiando proyectos de los miembros para luego expandirse hacia otras naciones del Hemisferio Sur. Moscú y Beijing recibirían a Ankara con los brazos abiertos.

Cualesquiera que sean los contornos de la política exterior de Trump hacia China y Asia en general, la integración euroasiática continuará inalterable. China está desarrollando su propio pivote tanto interno como externo, lo cual implica la modificación de sus políticas financieras, fiscales e impositivas para promover el consumo en el comercio minorista, la sanidad, los deportes y los viajes, en paralelo con el impulso de la UFUR a través de toda Eurasia, en todas sus formas, con el objeto de solidificarse como superpotencia económica.

El TTP – o brazo comercial de la OTAN en su versión asiática – es solo un rasguño en una larga y serpenteante ruta. El diálogo sobre el Mar de China Meridional avanza lentamente evitando la confrontación que ha sido fomentada durante todo el mandato de Obama.

Durante la APEC, Xi Jinping también se reunió con el presidente filipino Rodrigo Duterte, e hizo un llamado para que China y Filipinas desarrollen la cooperación marítima. Un resultado práctico de esto es que los pescadores filipinos continuarán teniendo acceso al Scarborough Shoal, un espacio de abundante pesca dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Filipinas y que ha estado bajo control chino desde 2012. Beijing también se comprometió a ayudar a los pescadores filipinos en industrias alternativas como la acuacultura.

Lo llaman Asociación Transmarítima de China Meridional.

Liberación de Alepo

Por Carlos Marques

lenin-la-revolucion-triunfaraAlepo fue liberada por la acción combinada del Ejército Árabe Sirio, de la aviación rusa, de Hezbollah y de las restantes fuerzas aliadas. Alepo Oriental era la última zona urbana con un mínimo de dimensión a partir de la cual se podía continuar la guerra.

No obstante, se trataba de una simple batalla más en Siria en una guerra de escala regional. En guerra están dos bloques: el sirio-iraní con el apoyo de Rusia y los países de la cooperación del Golfo con el apoyo de la OTAN. Y pese a que las fuerzas que representan al primer bloque han ganado en Siria, como aparentemente ya ganaron en Líbano, todavía faltan por disputarse Irak y Yemen.

Preguntarán: ¿en qué interesa a los comunistas la guerra entre estos dos bloques?

La derrota de la OTAN y la victoria del eje sirio-iraní va de la mano de nuestros intereses estratégicos, porque la OTAN es el pilar de la actual pirámide imperialista. Una victoria de la OTAN es la consolidación de la actual estructura, así como la plataforma para el avance del cerco y contención de nuevas potencias emergentes, posiblemente nuevos bloques imperialistas.

Replicarán: ¿qué interés tiene para los comunistas el surgimiento de nuevos bloques imperialistas?

Para los comunistas que estén interesados en hacer revoluciones (perdón por el pleonasmo) tiene todo el interés. El surgimiento de Irán como potencia regional en Oriente Medio significa la fragmentación de la pirámide imperialista. Irán como potencia regional y con un corredor abierto hasta el Mediterráneo viene a significar una enorme traba al avance del único proyecto imperialista con implantación mundial. Fragmentado, el enemigo es más frágil, y experimenta contradicciones que los revolucionarios pueden explotar.

El imperialismo ya demostró tener una enorme resistencia, no es como una manzana que caerá del árbol cuando esté madura. La revolución ya demostró ser un fenómeno social que germina en situaciones de guerra imperialista. La función de los comunistas no es defender la paz imperialista, sino transformar la guerra imperialista en guerra civil revolucionaria. Sospecho que transformar la paz imperialista en guerra civil revolucionaria será más complicado.

La liberación de Alepo es al mismo tiempo una victoria anti-imperialista y la subida de más de un grado en la escalada de contradicciones. Las condiciones objetivas se están dando, falta por saber si los comunistas están haciendo su trabajo para poder explotar las contradicciones y vencer al enemigo.

Donetsk como las Termópilas modernas

Por Andreas Zafiris

flag_of_the_dpr¿Por qué la Batalla de las Termópilas, que ocurrió hace 2.500 años, sigue siendo conocida por todo el mundo?

Es cierto que fue una batalla épica, pero esa no es ni de lejos la única razón.

La realidad es que la Batalla de las Termópilas cambió la Historia mundial. El Imperio Persa pudo haber invadido Grecia y el resto de Europa.

Sin la Batalla de las Termópilas no hubiese existido la democracia ateniense, su ciencia, filosofía, teatro, Alejandro Magno, el Imperio Romano. La Europa que hoy conocemos no habría existido.

¿Sabían los 300 soldados de Esparta la importancia que aquella batalla tendría cuando tomaron las armas para defender un pequeño trozo de tierra? ¡Por supuesto que no!

Ese es el tema – los héroes nunca saben que son héroes. Aquellos que son reconocidos como figuras de importancia en el pasado, las más de las veces, no son conscientes de su misión en la Historia.

Durante mi vista a la República Popular de Donetsk vi a mucha gente que, como yo creo, merecen el título de “héroes”. Soldados del Batallón Sparta, estudiantes que continúan su formación académica en edficios en ruinas, mujeres cultivando flores en el jardín de sus hogares destruidos.

Tienen un deber. El deber de defender su tierra de los bárbaros modernos, el deber de proteger el Donbass – las modernas Termópilas, de los invasores extranjeros.

Porque si esos bárbaros sobrepasan la tierra del Donbass, significará el fin de la democracia, los derechos humanos y la libertad.

El fascismo volverá a ascender, pero no pasarán.

Cientos de espartanos modernos, aquí en el Donbass, están listos en sus puestos.