Los enfermos no son luchadores

Por Raúl Solís

pablo-rc3a1ez-600x360
Pablo Ráez, el joven marbellí que murió recientemente víctima de la leucemia.

Se está poniendo últimamente de moda convertir a los enfermos en gladiadores. En una especie de atletas olímpicos a los cuales se les exige que luchen para curarse. Esta moda, que es ideología neoliberal pura y dura llevada al mundo de la salud, traslada la filosofía de baratillo de Paulo Coelho a la enfermedad. Se ve que el mundo emprendedor ya no da para más con esta filosofía, que se pasa la vida dividiendo a la sociedad entre ganadores y perdedores. Pablo Ráez no era un luchador porque era un paciente, una víctima arbitraria de algo tan injusto como sufrir leucemia.

Convirtiéndolo en un luchador se está depositando en él toda la responsabilidad para curarse, ocultando que para curarse de una enfermedad nada es más influyente que la inversión pública que se haga en investigación médica y en la calidad del sistema público de salud. Si no fuera suficiente la perversión, cuando la persona fallece porque no se ha curado, que en el lenguaje neoliberal es que no ha luchado lo suficiente, el responsable de perder la batalla es el propio enfermo. De una perversidad monstruosa.

Una enfermedad como la leucemia es arbitraria, nadie la ha elegido, es desgraciadamente azarosa. Por tanto, nadie elige tener que luchar contra la leucemia o cualquier otra enfermedad del ramo. Los enfermos son pacientes, víctimas que sufren y el éxito de su curación depende de un diagnóstico a tiempo, de un buen tratamiento, de que se gaste dinero público en investigación y de que sean atendidos por un buen equipo médico.

Igual que este sistema, obsesionado con convertirlo todo en fracasos o éxitos individuales, ha convertido a los emprendedores en una especie de héroes que luchan por salir del paro en soledad sin decir que lo más importante para que un emprendedor tenga éxito es el dinero de partida que le preste su familia para empezar, se lanza ahora a aislar también la enfermedad y a convencernos de que luchar es suficiente para curarse. Da igual que vivas en Senegal que en Suecia, que lo hagas en una chabola o en un chalet de La Moraleja, que tengas acceso a un sistema de salud público y de calidad o que te pidan la tarjeta de crédito al entrar en el hospital.

Nadie sale a flote de ninguna cuestión importante de la vida luchando en soledad ni aplicando un libro de citas célebres de Paulo Coelho. Nadie sale airoso de un cáncer luchando como si fuera un atleta olímpico. Nadie se convierte en un empresario de éxito sólo teniendo una buena idea de negocio. Nadie consigue sus objetivos sólo soñándolos. Nadie abandona la exclusión social sólo riéndole a la vida. Nadie arregla su relación de pareja mirando de otra forma a su pareja. Nada, absolutamente nada, se soluciona con una frase de azucarillo.

Ya está bien de convertir cualquier faceta de nuestra vida en un hecho individual del que sólo dependemos de nosotros mismos. Nadie se hace a sí mismo, que es la frase preferida de la insolidaridad, el individualismo y la falta de empatía. Nos hacemos unos a otros, en la salud y en la enfermedad. En lugar de exigirle a las personas enfermas que luchen, sería más útil que lucháramos nosotros por ellos y por nosotros, por todos, y que, por lo menos, dejáramos de votar opciones políticas que recortan de manera homicida en investigación científica y en el sistema público de salud.

La peligrosa decadencia del Imperio

Por Andrés Piqueras

empire-in-declineA cien años de la Primera Guerra Mundial podemos estar asistiendo al principio del fin de la hegemonía estadounidense. De los dos pilares en los que todavía se sustenta ésta, el dólar (o el mundo financiero en general) y el complejo industrial-militar, el primero está en franco desmoronamiento; lo que previsiblemente minará a su vez el segundo.

La continua creación de dinero sin respaldo (los llamados “dólares chatarra”) por parte de la Reserva Federal de EEUU no es sino una desesperada huida hacia adelante para no reconocer el colapso económico de la hasta ahora principal potencia mundial.

La sustitución del dólar como moneda de referencia internacional, por alguna moneda “materializada”, referida a los recursos energéticos, está cada vez más próxima. Eso quiere decir que los países con reservas energéticas adquirirán un creciente peso si logran preservarlas para sí mismos.

Pero mientras que las potencias geoestratégicas emergentes no buscan provocar abiertamente el derrumbe del dólar, pues lo necesitan al menos mientras no se hayan desacoplado totalmente de él, los EEUU están emprendiendo una ofensiva desesperada para mantener artificialmente el dólar como moneda refugio e intercambio internacional. Uno de sus puntos de anclaje para ello es crear inseguridad en torno a los recursos energéticos, especialmente el petróleo. Esto es así porque al pagarse el petróleo en dólares, si hay una crisis petrolera subirá el precio del “oro negro” y con ello la demanda de dólares, permitiendo la revalorización del papel verde.

El otro punto radica en generar inestabilidad político-militar para hacer ver que sólo la moneda del más fuerte puede tener alguna seguridad. Por último, pero unido a esto, EEUU trata por todos los medios (y digo TODOS) de desbaratar la potencialidad de Eurasia. Eurasia es el “Heartland” (“la Isla del Centro del Mundo” en el vaticinio del primer estratega norteamericano, Mackinder), donde está la gran masa de población, recursos y riqueza del planeta.

Algunos de los elementos geoestratégicos más importantes de la intervención del Imperio en declive son:

En primer lugar, el acoso sistemático a Rusia. No contentos con acabar con la URSS, persiguen ahora desmembrar también Rusia, tratando de reducirla a un tamaño insignificante y sobre todo intentando separarla de sus territorios asiáticos y descolgar de ella a Siberia, donde se alberga la mayor variedad de recursos del planeta. Chechenia, Georgia y algunos otros han venido siendo puntos calientes al respecto. Pero últimamente ha combinado esta política con intervenciones geoestratégicas de mayor calado, golpeando a Rusia a través de: a) la crisis bancaria de Chipre (allí es donde Rusia transformaba las cuentas de su energía en moneda de cambio para las transacciones internacionales); b) la guerra de Siria (cortando la salida de los oleoductos rusos al Mediterráneo e intentando a la vez establecer una cabeza de puente para toda Asia Occidental y Central); c) el golpe de Estado en Ucrania (convierte al que se había pactado como un Estado tapón entre las potencias euroatlánticas y Rusia en un Estado hostil a este último país, en sus propias puertas; al tiempo que intentaba privar a Rusia de la estratégica Crimea).

En segundo lugar, el asedio a China a través de una permanente penetración en Asia Occidental y Asia Central, la implantación de un reguero de bases militares en las antiguas repúblicas soviéticas asiáticas, la desestabilización del flanco más oriental a través de las continuas provocaciones a Corea del Norte, el bloqueo del Mar de Malaca (principal vía de los intercambios chinos) y el intento de desmembración del territorio chino por el lado del Tíbet, son sólo algunos de los eslabones estratégicos de aquel asedio.

En tercer lugar, la lucha sin cuartel en África contra la penetración china en este continente, previo desplazamiento de Francia del mismo, y apropiación de todo lo que es apropiable allí (Libia, Congo, República Centroafricana, Mali y ahora Nigeria son algunos de los puntos calientes en un incendio de guerras provocadas que asolan sin piedad el coninente).

Tanto en Asia como en África las intervenciones imperiales dejan atrás sociedades barbarizadas y en guerra entre sí, regiones enteras en manos de “señores de la guerra”, a menudo con un notorio ascenso de la influencia de Al-Qaeda (que luego justifican nuevas intervenciones militares en una espiral sin fin). También dejan Estados carcelarios como Egipto, Yemen o Irak, que se vienen a sumar en ello a Israel.

En cuarto y último lugar, el contraataque en su “patio trasero” para anegar los procesos tanto progresistas como bolivarianos en América Latina (véase especialmente el presente acoso a Venezuela, donde la superpotencia se juega las posibles mayores reservas petroleras del mundo y un “peligroso” liderazgo contra-hegemónico). Ya han tenido éxito en los golpes de Estado en Honduras y Paraguay.

Mientras tanto, ¿qué le depara a Europa?

Al Viejo Continente le tiene envuelto en otra dinámica belicista de “guerra fría” contra Rusia, precisamente cuando la vinculación a este país sería la única vía de salida futura inteligente para Europa desde un elemental sentido común capitalista (allí está la energía, la defensa nuclear, enormes recursos y mercado potencial que se abre también hacia el resto de Asia, por ejemplo).

Además de otros objetivos ya vistos, a través de la fabricación de la crisis de Ucrania los EEUU logran dar dos pasos a la vez. Uno: meter el miedo a los europeos de un probable corte de suministros energéticos por parte de Moscú, llevándoles a refugiarse en el espejismo energético del “fracking” estadounidense. Y dos: dar cobertura para que su complejo industrial-militar pueda intentar tirar de nuevo de la economía.

Al mismo tiempo la superpotencia norteamericana busca la implantación de un macroacuerdo de “libre comercio” (TTIP) con Europa. Con esto pretende dar una salida a sus productos hacia Europa ante un mercado interno crecientemente insolvente. Para ello necesita que los europeos desbaraten la legislación protectora de sus economías y rebajen o eliminen los controles de calidad de las mercancías y las regulaciones sobre alimentos transgénicos y demás prevenciones respecto de la salud pública. Aún más importante, busca preservar al dólar como moneda de intercambio con Europa y evitar que ésta forme bloque con los BRICS y muy especialmente con Rusia.

Curiosamente, una vez doblegados los principales líderes europeos bajo tremendas presiones (con algún sui generis “golpe de Estado” por medio, como el de Matteo Renzi en Italia), el último reducto de resistencia ante toda esta tropelía que se lleva a cabo, como es habitual con el mayor secretismo, no son las poblaciones europeas, que no saben de la misa la media al respecto; ni siquiera las principales fuerzas sindicales, al parecer ocupadas en no perder legitimidad frente a la Troika. Ese último reducto parece encarnado en la clase capitalista alemana, demasiado consciente de lo que se juega dando la espalda a la parte rica del continente que llamamos Eurasia.

Al margen de los resultados de las recientes elecciones que en gran medida son ajenas a todo ello, es extremadamente urgente para los pueblos europeos reaccionar contra las dinámicas de guerra y el nuevo auge del fascismo que, cien años después, sacuden de nuevo sus tierras.

Andrés Piqueras es profesor de Sociología en la Universidad “Jaume I” de Castellón.

Veinte años después, el legado de Deng Xiaoping edifica a China

foreign201702201455000205499299068

Sichuan, 20/02/2017 (Diario del Pueblo en Línea)El pasado domingo se cumplieron 20 años de la desaparición física del estadista chino Deng Xiaoping. Sin embargo, a pesar de que el inolvidable líder ya no se encuentra entre nosotros, China sigue beneficiándose de su sabiduría y legado político.

Como primera Zona Económica Especial, la ciudad de Shenzhen se ha transformado de un pequeño pueblo pesquero a la gran puerta comercial de entrada a China. Esto ha sido posible gracias al proceso de reforma y apertura que promovió y defendió Deng Xiaoping.

Deng Xiaoping ha sido llamado “el arquitecto de la reforma y apertura de China” por sus minuciosos esfuerzos en liderar la transformación moderna del país, iniciada desde finales de la década de 1970.

Víctor Gao, académico, analista e intérprete que trabajó con Deng Xiaoping, considera que aún sus ideas ejercen una gran influencia en el Gigante Asiático.

“A mi juicio, Deng Xiaoping salvó a China. Desde finales de la década de 1970 trazó el mapa de la reforma y la apertura al mundo exterior que aún hoy sigue vigente y que ha generado beneficios palpables. Sin Deng Xiaoping, China probablemente no habría salido de esa enorme y pesada caja ideológica en la que estaba encerrada con mano de hierro”, afirma Gao

Deng fue reconocido como parte del núcleo de la segunda generación de liderazgo del Partido Comunista de China.

Mientras que desde su despacho instruyó medidas progresistas que le valieron el respeto de sus compatriotas, en la práctica implementó osadas reformas y encontró soluciones únicas e innovadoras para el desarrollo de China.

“Deng tenía una manera muy particular de considerar los desafíos, encontrando soluciones singulares e innovadoras y siempre evitando estancarse en un hecho en particular. Cabe recordar su famosa frase que lo resume todo: lo importante del gato no es que sea negro o blanco, sino que cace ratones”, destaca Gao.

En junio de 1984 Deng Xiaoping formuló el concepto de “un país, dos sistemas”, que más tarde facilitó el arreglo pacífico de la problemática de Hong Kong.

Bajo este concepto, China dejó intacto el modelo económico de Hong Kong después de que retornara al seno de la patria el 1 de julio de 1997.

Incluso hoy, el concepto de “un país, dos sistemas” ha sido muy importante a la hora de abordar las relaciones de China continental con Taiwán.

“A pesar de que hay muchos retos y grandes cambios en la situación política de Hong Kong, considero que la mayoría de los hongkongeses, así como los chinos continentales, siguen reconociendo plenamente la veracidad y la validez del concepto patriótico de ‘un país, dos sistemas’, diseñado para la reunificación de China”, asegura Gao.

La sabiduría política de Deng Xiaoping ha logrado la actual estabilidad y prosperidad de Hong Kong. Por otra parte, sus planes de modernización han convertido a China en la segunda economía del mundo.

El legado de Deng Xiaoping como líder político y estadista se inscribe entre los hitos importantes de la gran nación china y es un ejemplo de sabiduría para el mundo.

Las palomas armadas de Europa

Por Manlio Dinucci

P24031-09a.jpgLos ministros de Defensa de la OTAN reunidos en Bruselas, en el marco del Consejo del Atlántico Norte, decidieron nuevos pasos para el “fortalecimiento de la Alianza”, ante todo en el Frente del Este, con el despliegue de nuevas “fuerzas de disuasión” en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia. Al mismo tiempo, decidieron aumentar la presencia de la OTAN en toda Europa del Este con la realización de ejercicios terrestres y navales. En junio estarán completamente operativos 4 batallones multinacionales que deben desplegarse en la región.

También se acrecentará la presencia naval de la OTAN en el Mar Negro. Se inició además la creación de un mando multinacional de fuerzas especiales, que inicialmente contará con unidades de Bélgica, Dinamarca y los Países Bajos. Finalmente, el Consejo del Atlántico Norte felicita a Georgia por sus progresos en el proceso, que llevará a ese país a convertirse en miembro de pleno derecho de la OTAN, con lo cual se convertiría – junto a Estonia, Letonia y Lituania – en el tercer miembro de la Alianza Atlántica directamente fronterizo con Rusia.

En el Frente del Sur, directamente vinculado con el del Este, sobre todo debido a la confrontación Rusia-OTAN-Siria, el Consejo del Atlántico Norte anuncia una serie de medidas para “contrarrestar las amenazas provenientes de Oriente Medio y del norte de África, así como para proyectar estabilidad más allá de nuestras fronteras”.

En el Mando de la Fuerza Conjunta Aliada en Nápoles se creó el Polo hacia el Sur, cuyo personal se eleva a 100 militares y cuya misión consistirá en “evaluar las amenazas provenientes de la región y enfrentarlas junto a las naciones y organizaciones socias”. Para ello dispondrá de aviones-espía AWACS y de drones que rápidamente entrarán en disposición operativa en la base de Sigonella, situada en Sicilia (Italia).

Para las operaciones militares ya está lista la “Fuerza de Respuesta” de la OTAN, con 40.000 soldados, sobre todo su “Fuerza de Avanzada de Muy Alta Rapidez Operativa”.

El Polo hacia el Sur, según explica Jens Stoltenberg – secretario general de la OTAN – aumentará la capacidad de la Alianza para “prevenir las crisis”. En otras palabras, la OTAN podrá efectuar intervenciones militares “preventivas”. La Alianza Atlántica adopta así, en conjunto, la doctrina del “halcón” Bush hijo sobre la guerra preventiva.

Los primeros en desear un reforzamiento de la OTAN, ante todo con objetivos anti-rusos, son, en este momento, los gobiernos europeos miembros de la Alianza, que generalmente se presentan como “palomas”. Su temor es que la administración de Trump les coja la delantera o acabe marginándolos si decida abrir negociaciones directas con Moscú.

Particularmente activos están los gobiernos de Europa del Este. Polonia, que no se conforma solamente con la III Brigada Blindada de EEUU enviada al país por la administración de Obama, ahora solicita a Washington, por boca del influyente Kaczynski, la protección del “paraguas nuclear” estadounidense, o sea el despliegue en suelo polaco de armas nucleares estadounidenses que apunten hacia Rusia.

Kiev, por su parte, retomó en la región de Donbass la ofensiva contra los rusos de Ucrania recurriendo tanto a intensos bombardeos de artillería como al asesinato sistemático de los líderes de la resistencia mediante atentados tras los cuales también se esconde la participación de los servicios secretos occidentales. Al mismo tiempo, el presidente Poroshenko anunció un referéndum para la incorporación de Ucrania a la OTAN.

¿Y quién corrió a respaldarlo? El primer ministro griego Alexis Tsipras, quien, de visita oficial en Kiev – los pasados 8 y 9 de febrero – expresó a Poroshenko “el firme apoyo de Grecia a la soberanía, la integridad territorial y la independencia de Ucrania” y, por tanto, su no reconocimiento a lo que Kiev llama “anexión ilegal rusa de Crimea”. Según Tsipras, su encuentro con Poroshenko creó las bases para “años de estrecha colaboración entre Grecia y Ucrania” y contribuirá a “alcanzar la paz en la región”.

Pequeña historia de una entrevista de Fidel Castro con Malcolm X

castro-x
Foto de Fidel Castro y Malcolm X durante la entrevista que mantuvieron en Harlem, Nueva York (1960)

En septiembre de 1960, poco después del comienzo de la Revolución Cubana, Fidel Castro viajó a Nueva York para pronunciar un discurso ante la Asamblea General de la ONU.

La noticia de la visita levantó una enorme expectación en los EEUU, especialmente entre el movimiento negro, que organizó un comité de bienvenida al que se apuntó Malcolm X, que en ese momento se encontraba en la Gran Manzana.

Pero ya saben ustedes cómo es el país que presume de ser el adalid de la libertad: el Departamento de Estado había prohibido a los 85 miembros de la delegación cubana salir de la isla de Manhattan.

La delegación de Cuba se alojaba en el Hotel Sheldon de la Avenida Lexington, a la altura de la calle 37, y el hotel les exigió que pagaran la cuenta en efectivo. Entre unos – el Departamento de Estado – y otros – el Hotel Sheldon – la delegación estaba siendo humillada. La tensión fue creciendo progresivamente y el peor fue Fidel Castro, a quien se le ocurrió proponer una pernocta en Central Park.

“Después de todo acabamos de bajar de las montañas”, dijo Fidel. “No hemos perdido la costumbre de dormir a la intemperie”, añadió.

El secretario general de la ONU, Dag Hammarskjöld, no lo podía admitir. Realizó gestiones para que los cubanos se pudieran trasladar al Hotel Commodore, pero ya era tarde. Malcolm X y el comité negro de bienvenida que se había creado en el barrio de Harlem habían invitado a los cubanos a alojarse en el Hotel Teresa, en la Séptima Avenida, a la altura de la calle 25.

Así lo hicieron y frente al hotel se fueron agolpando miles de negros procedentes de Harlem y otros barrios pobres de Nueva York. Tras los negros llegaron los diplomáticos, que querían aprovechar la visita para charlar con los miembros del nuevo Gobierno de Cuba. También aparecieron miembros de la delegación congoleña, que habían conquistado recientemente su independencia de Bélgica. Llevaban un saludo del máximo dirigente revolucionario del Congo, el inolvidable Patricio Lumumba. Incluso Jruschov se enteró del hotel que ocupaba la delegación cubana y se presentó allí, donde pudo saludar por primera vez a Fidel. Las calles adyacentes se llenaron de gentes de todo tipo, que empezaron a llevar pancartas de apoyo a la Revolución Cubana y a los movimientos de liberación del Tercer Mundo.

La verdadera ONU estaba allí, donde se podía charlar y departir distendidamente, aunque la cumbre se produjo durante la entrevista de Malcolm X con Fidel, de la que no se conoce su contenido, sino solamente la foto. Sin embargo, alguno de los camaradas de Malcolm X que estaban presentes en la entrevista contó luego retazos de ésta.

Al parecer Malcolm X pidió a Fidel que se uniera a la Nación del Islam y, a su vez, el dirigente cubano invitó al líder negro a visitar Cuba. Los miembros de Nación del Islam dijeron que Malcolm X quedó impresionado por Fidel, al que consideró desde entonces como “amigo de los musulmanes”.

“Debemos estar alerta las 24 horas al día mientras los cubanos estén en Harlem”, dijo Malcolm X durante un discurso en la mezquita de la Nación del Islam.

En la Nación del Islam había un soplón del FBI que informó a sus superiores de que los negros de Harlem pasaron de boca en boca la consigna de ayudar a Fidel en caso de que se produjeran movilizaciones de los gusanos.

FUENTE: Movimiento Político de Resistencia

Conociendo la República Socialista de Vietnam

vietnamLa República Socialista de Vietnam es un país del Sudeste Asiático con una extensión de 331.700 kilómetros cuadrados y una población de aproximadamente 95 millones de habitantes. La lengua oficial es el vietnamita (aunque existen multitud de lenguas minoritarias) y su capital es la ciudad de Hanoi, con 2.688.000 habitantes. Otras ciudades importantes del país son Ciudad Ho Chi Minh (5.285.454 habitantes); Hue (350.000 habitantes); Da Nang; Hai Phong; Nha Trang o Can Tho. Casi una cuarta parte de los 95.000.000 de vietnamitas practican alguna religión. Las principales religiones son el budismo, el cristianismo, el protestantismo, el caodaísmo, el hoahaoísmo y el Islam.

La Historia ha marcado diferencias entre las regiones del norte y del sur, que en algunas ocasiones se hacen notorias por el carácter de los habitantes y, por supuesto, por el clima y el idioma.

Entablar relaciones con el pueblo vietnamita es una experiencia especial ya que notaremos el afán por que todo salga estupendamente, no en vano los vietnamitas son conocidos por esforzarse para que las cosas luzcan con esplendor, por lo que nunca deberíamos cesar en darles la oportunidad de demostrar su esfuerzo.

El campo ha sido el entorno en el que tradicionalmente se ha desarrollado la vida de las familias, proporcionando trabajo, sustento y comunidad basada en la fe. Hoy en día, tras los cambios que la Historia ha marcado en el territorio, las nuevas generaciones se acomodan en las ciudades y desarrollan ahí nuevas actividades.

La sociedad vietnamita gira entorno al valor de la familia, en el más extenso de los sentidos es una sociedad patriarcal donde los ancianos son respetados y la educación es vital. Reuniones que incluyen a primos, parientes y familiares con frecuencia bajo un mismo techo, donde el concepto de privacidad pasa a un segundo término.

La influencia por cercanía de China se halla en diversos ámbitos, pero la sociedad vietnamita tiene un carácter propio y determinado.

Los incondicionales del feng shui se hallarán como en el paraíso, pues para el pueblo de Vietnam todo debe ir acorde al phong thuy (nombre local para el feng shui). Así pues, la decoración, orientación de las casas, pagodas, tumbas, absolutamente todo está en consonancia con el arte de vivir en perfecto equilibrio y armonía con el medio ambiente.

Religión

buda1
En Vietnam conviven 4 religiones principales: el budismo, el confucianismo, el taoísmo y el cristianismo. Sin embargo, el “Tam Giao” es una fe extendida entre la población, pues es un sincretismo de las tres primeras.

Los cultos y las religiones en Vietnam son muy diversos y constituyen prácticas de carácter popular, tradicional y ritual, estrechamente vinculados con su vida económica y sus actividades culturales y espirituales, aunque hay una parte de la población que no profesa ninguna creencia o religión.

En tiempos antiguos se creía que todo ser y objeto del Universo poseía alma. Por ello, se consideraban y veneraban figuras divinas como el Sol, la Luna, los ríos, los mares, la lluvia, la tierra, el arroz… a los que se rogaban ayuda, protección y ventura. En la actualidad, lo que más se practica en Vietnam es el culto a los ancestros. Cada familia posee un altar o lugar sagrado donde en los días 1 y 15 de cada mes según el calendario lunar, o en ocasión de aniversarios de los difuntos, se ponen flores y diferentes flores y se encienden inciensos para rendir homenaje a los antepasados y a los muertos, así como para rogar protección y suerte.

El confucianismo y el taoísmo, introducidos desde China antes de nuestra era, no llegan a ser una creencia o religión, pero sus ideologías tienen bastante influencia en el pensamiento filosófico de muchos vietnamitas. El budismo, que se introdujo en el tiempo de las dinastías feudales invasoras chinas y se ha desarrollado fuertemente, sigue dos corrientes: la del Pequeño Vehículo (Hinayana – Escuela del Sur), introducida en Vietnam en el siglo II, cuando se difunde mediante el intercambio por vía marítima con Tailandia, Laos y Camboya; y la del Gran Vehículo (Mahayana – Escuela del Norte). El catolicismo fue introducido en Vietnam en el siglo XVI por misioneros europeos.

El protestantismo se introdujo en Vietnam en 1911. Al principio se desarrollaba en las concesiones francesas, mientras que estaba prohibido en otros lugares. Hasta 1920, Francia permitió su propaganda en toda la Indochina bajo su dominio. El Islam, de poco desarrollo, se disemina entre las comunidades de los cham durante los siglos X y XI. Actualmente existen dos corrientes musulmanas en Vietnam: una es ortodoxa y la otra no ortodoxa, denominada “Cham Ba Ni”. El caodaísmo es una religión autóctona, fundada en 1926, y tiene su sede en la provincia de Tay Ninh; mientras que el hoahaoísmo, también una religión autóctona, fue fundada en 1939.

En Vietnam hay plena libertad respecto al profesamiento de una religión. La Constitución de la República Socialista de Vietnam estipula que “todo ciudadano tiene derecho a la libertad de creencia y religión, a profesar o no cualquier religión”.

Las religiones son todas iguales ante la ley y los lugares de culto están protegidos. Nadie puede violar la libertad de creencia y de religión, o aprovecharse de las mismas para contravenir la ley y la política del Estado.

FUENTE: Embajada de la República Socialista de Vietnam en España

Carta abierta a Teresa Rodríguez (parte 3 y última)

Volviendo a China, por citarle unos pocos datos, sepa que es el país del mundo donde más se vota (aunque es cierto que principalmente a nivel municipal o de barrio). Sepa que la reciente aprobación del XIII Plan Quinquenal se ha hecho después de un extensísimo proceso de elaboración en el cual se contó con la participación de expertos, científicos, trabajadores del campo y la ciudad y en el cual se recogieron los comentarios de los ciudadanos chinos a través de Internet. Además, reconociendo las carencias democráticas de China (problema común a todos los países del mundo, entiendo), usted verá pocos gobiernos en el mundo que hagan tantos esfuerzos por estar cerca del pueblo.

CHINA-BEIJING-V-DAY PARADE-REHEARSAL (CN)

Le invito a que viaje a China para que pueda constatar por sí misma que la cuestión del “pluralismo político” no es algo que preocupe a la inmensa mayoría del pueblo multiétnico de China, que sabe cómo existen cauces para resolver sus necesidades materiales, sociales y políticas dentro del socialismo chino. Compruebe usted por sí misma cómo el pueblo chino, que disfruta de enormes logros sociales gracias al socialismo, en absoluto sufre por la ausencia de lo que usted llama “pluralismo político”, a saber, la libertad de poder elegir cada 4/5 años el hacer bascular el país hacia el capitalismo salvaje (vía injerencia y desestabilización de las democracias “neutras” de Occidente).

No le guardo rencor, Teresa, ni siento odio alguno hacia usted. La lucha contra las ideas que usted vomita es el pan de cada día de la militancia comunista. Forma parte de la necesaria lucha ideológica contra el pensamiento burgués dominante, del cual el trotskismo es parte integrante. Usted suelta sus ataques anticomunistas y filo-imperialistas y nosotros le contestamos con deportividad. No hay problema. Lo que ya resulta insoportable es cuando algunos que se dicen “marxistas-leninistas” y se autoproclaman “vanguardia del proletariado” reproducen sus mismas tesis sobre China. Tesis que, creo que ya nadie puede dudarlo – excepto los tontos útiles que aún creen que es subversivo decir que China es “capitalismo neoliberal” o “imperialista” – son acordes con el pensamiento dominante.

Porque es hora de decirlo: socialdemócratas, trotskistas, hoxhistas y “prosoviéticos” (ojo, que las comillas son importantes) no son más que cartas de la misma baraja usada por el capitalismo para desprestigiar, desacreditar y demonizar el socialismo en China (y por lo tanto, el socialismo a secas). Lo que quiero decirle, Teresa, es que algunos de nuestros “marxistas-leninistas” creen desde su secta de amiguetes que elevan la conciencia de la clase obrera, ¡cuando no hacen más que reproducir el pensamiento dominante, ideas compartidas ahora mismo por la gente de a pie sobre la China “capitalista” en lo económico y “dictadura comunista” en lo político! ¿Puede haber algo más patético, Teresa? Usted convendrá conmigo en que esta gente está tan capacitada como usted y su partido para hacer la revolución.

No se podrá vencer de un día para otro la perniciosa influencia sobre las masas trabajadoras de las repugnantes ideas sobre la “pluralidad” y la “democracia” vehiculadas por usted, Teresa. Pero lo que sí pienso ver en esta vida es la bancarrota ideológica total de sus compañeros de viaje “estalinistas” (aunque sería más correcto hablar de “trotsko-estalinistas”). Estos usurpadores del marxismo-leninismo, que negando la experiencia socialista china contribuyen a perpetuar el pensamiento otánico-centrista, acabarán más temprano que tarde en el mismo basurero de la Historia donde han acabado todos los farsantes.

De hecho, ya está ocurriendo.