El PCF y las clases populares de los años 70 (parte 2)

 

logo_du_parti_communiste_franc3a7ais
Antiguo logotipo del Partido Comunista Francés (PCF), adoptado en 1978.

Socialdemocracia, Mitterrand y la crisis del PCF de 1978-1986

La actitud de los dirigentes del PCF frente a la socialdemocracia es muy ambivalente. Cuando Marchais firma el Programa Común en 1972, sabe que es un juego peligroso, pero espera que la fuerza organizativa del PCF, significativamente más potente que la del PS, será una clave suficiente. Pero cuando los líderes se dan cuenta de que el PS les supera en votos en las elecciones de 1976, deciden romper con el Programa Común en 1977, ya que sienten que están perdiendo influencia. Pero esta ruptura no es de principios. El PCF adquiere posiciones asistencialistas sobre los excluidos y la pobreza entre 1977 y 1978, mantiene un discurso anti-intelectual entre 1978 y 1979 (que se enfrenta a quienes se oponen a esta estrategia de ruptura); a lo que se puede añadir un discurso anti-inmigración y un retorno al discuro moralista. Todo ello en una atmósfera asfixiantemente anticomunista. En 1978, una profunda crisis estalla en todo el Partido (no sólo en la dirección o en los círculos intelectuales), a la que siguen otros períodos críticos durante los siguientes 8 años. Porque en última instancia, el PCF, que criticó a Mitterrand, en 1981 decide pasar a gobernar con él… ¡incluso aunque no habían deseado su victoria! Pasa a cogestionar importantes reestructuraciones en la industria del acero y en otros bastiones industriales antes de dejar el gobierno en 1984. Situación que un militante resume con la expresión de “política del limpiaparabrisas”. Este ir y venir sin fin hará un gran daño al PCF, que en 8 años pierde a un tercio de sus militantes.

pcf-elections
Gráfico que refleja la caída progresiva del PCF en los diferentes procesos electorales celebrados en Francia entre 1981 y 2007.

El autor añade a estas crisis repetidas otras tesis a examinar, la falta de democracia y el autoritarismo de la dirección (sin duda reales), la línea prosoviética, pero también actitudes sobre la “izquierda” (la vía revolucionaria, la lucha de clases). Pero a partir del estudio de casos locales, Mischi observa que la controversia no se reproduce de la misma manera según el origen social. Las críticas a la línea de la dirección son expuestas públicamente por los intelectuales, mientras que los trabajadores abandonan el Partido en silencio, debaten en la célula y luego se van.

Deslegitimación subjetiva de las clases populares

Pero el autor también sostiene que la caída en el número de obreros no sólo se debe a una evolución objetiva (pérdida de bastiones, por ejemplo), a una evolución política (hacia la socialdemocracia principalmente), sino también a una línea de deslegitimación de la clase obrera. Según Julian Mischi, el PCF tenía un papel de “portavoz” de la clase obrera. Todas las clases populares podían identificarse con el Partido. El papel del PCF, que pone en primer plano a portavoces obreros, es crucial para la toma de conciencia de la propia clase. Escribe:

“A partir de 1980 y sobre todo a partir de 1990, el PCF aspira a representar no sólo a las clases populares, sino a Francia en su ‘diversidad’. La lectura de la sociedad en tréminos de clase desaparece detrás de temas como la ‘participación ciudadana’ o la recreación de los ‘vínculos sociales’. Los cargos públicos comunistas alaban la ‘democracia local’ destinada a cerrar la brecha entre la clase política y los ‘ciudadanos’. El proyecto inicial del Partido, de inspiración marxista, da paso a una retórica humanista ampliamente compartida en el mundo asociativo y político.”

El PCF abandona gradualmente las referencias a la clase obrera, a los mecanismos de promoción de obreros en el seno del Partido, al esfuerzo de destacar a obreros en los puestos dirigentes y como portavoces públicos.

El Partido se abrirá a las mujeres a partir de los años 70, pero atrayendo a profesoras y personal cualificado, pocas de ellas provenientes de la clase obrera; el otro tema que le atrae, la diversidad (por razones electorales desde finales de los 90), no se elabora sobre una base de clase.

Pero será bajo la dirección de Robert Hue, entre 1994 y 2003, cuando el PCF entre en su fase de liquidación y se convierta en un partido de cargos electos, eliminando las células de empresa, el centralismo democrático… Es lo que el autor denomina como “la mutación”.

Antiguos militantes del PCF que lo habían abandonado en los años 80 y 90 por la derecha vuelven y son tolerados a pesar de sus evidentes diferencias. De ser el Partido más centralizado, “el PCF se vuelve uno de los más descentralizados”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s