China ignora la alocada carrera armamentista de Trump

Por Adrián Foncillas

China continúa en la senda del gasto militar razonable a pesar del paisaje hostil y las urgencias de modernización. Pekín ha anunciado este sábado un aumento del presupuesto de Defensa de “alrededor” del 7%. Es el más bajo en 6 años y rebaja el 7’6% del pasado ejercicio. El mensaje llega claro: los tiempos de los crecimientos de dos dígitos han terminado. El aumento se mueve dentro de los márgenes del crecimiento económico, que podría situarse entre el 6’5 y el 7%.

soldados-chinos-marchan-una-parada-militar-plaza-tiananmen-septiembre-del-2015-1488617904553

El anuncio del gasto militar sirve tradicionalmente para inaugurar oficiosamente la Asamblea Nacional Popular (el Parlamento chino) y apuntalar el peligro amarillo. Era costumbre que el portavoz se esforzara en subrayar el compromiso chino con la paz y la naturaleza defensiva de la inversión para rebatir por adelantado las críticas que llegarían de los gobiernos vecinos y EEUU. Es complicado mantener esa liturgia en el contexto actual. El freno chino es una saludable noticia frente a los acelerones generalizados.

No escaseaban razones para lo contrario. A Pekín se le acumulan los conflictos territoriales con media docena de países en el Mar del Sur de China y con Japón por las islas Diaoyu/Senkaku. La región ya gasta más en Defensa que Europa y vive una carrera armamentista sin precedentes. Pero la amenaza más evidente es EEUU. Ya hace años se citó con China en el Pacífico para discutirse la primacía global y su presencia es atosigante. Washington anunció la semana pasada un aumento presupuestario sin precedentes desde el 11-S. Su gasto supera al de la suma de los 7 siguientes países y cuadruplica el chino. El aumento del 10%, con una economía que no alcanzará el 2’4%, causará recortes en el resto de sectores. El objetivo, aclaró Donald Trump, es que “EEUU vuelva a ganar guerras”.

La sombra de Trump

La sombra de Trump y las intervenciones estadounidenses en Irak y Afganistán han sobrevolado la rueda de prensa.

“Miren la pasada década, ha habido en todo el mundo numerosos conflictos, incluso guerras, que han provocado numerosas muertes y destrucción de la propiedad, muchos refugiados y gente sin hogar. ¿Cuál de ellos ha sido causado por China?”, ha inquirido Fu Ying, portavoz de la Asamblea. También ha aludido sutilmente a EEUU cuando ha dicho que China debía “protegerse contra las injerencias en las disputas de los de fuera”.

China dedicará a Defensa el mismo 1’3% de su PIB que el pasado año cuando los miembros de la OTAN han prometido destinar el 2%. “Deberíais preguntarles cuáles son sus intenciones”, ha añadido Fu.

China está obligada a compatibilizar los rigores de una economía que ha dejado atrás sus días de gloria con las acentuadas exigencias de Defensa en el entorno. En la ecuación no figura entre sus desvelos, por ahora, seguir la alocada carrera militar de Trump.

“China cree que se enfrenta a mayores amenazas de seguridad en el Mar del Sur de China, el Estrecho de Taiwán y en el noreste asiático, por ejemplo. El reciente anuncio de Trump aumentará mucho más sus preocupaciones. Creo que su preuspuesto militar seguirá creciendo a un ritmo alto, quizá mayor que el de su economía, pero sin que llegue a alcanzar el doble dígito”, opina Tong Zhao, experto del Centro de Política Global Carnegie-Tsinghua.

Descontento en el sector militar

La cifra anunciada este sábado ha sorprendido a expertos y decepcionado a muchos que aspiraban a seguir la senda estadounidense. “No es suficiente, muchos en el sector militar estarán descontentos”, ha desvelado una fuente anónima con lazos en el sector a Reuters. Algunos militares hablaban esta semana de la necesidad de un 12% mientras el diario ultranacionalista “Global Times” sugería el 10%.

Sus expectativas descansaban también en las urgencias presupuestarias de las ambiciosas reformas de un estamento esclerotizado. El Ejército Popular de Liberación (las fuerzas armadas chinas) apabulla en el aspecto cuantitativo y suspende en el cualitativo. Xi Jinping, presidente chino, lo reducirá en 300.000 soldados hasta dejarlo en 2 millones. Eso implica muchas costosas jubilaciones. También lo agilizará y modernizará para adecuarse a las necesidades bélicas del momento. Está previsto que lime el tradicional protagonismo del Ejército de Tierra en favor del de Aire y la Marina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s