China y los medios que nos crean los medios (primera parte)

Por Fernando Castillo Gozalo

Parece increíble, pero la República Popular China es actualmente la primera potencia económica mundial, por delante de EEUU en términos de paridad de poder adquisitivo (PPA), 17.632.014 millones de dólares en 2014. El PIB per capita de China en 1950 era de unos centavos de dólar. A principios del siglo XXI era de 800/1.000 dólares…

0023ae5d6dc00ff0c70d06

China ocupaba en 2014 el puesto 90 en Índice de Desarrollo Humano (IDH), con un índice de 0’738, un alto desarrollo. Su Índice Gini, que mide la desigualdad de distribución de la renta y la riqueza de un país, era de 0’485 en 2005 y de 0’462 en 2011. Este índice va de 0 (máxima igualdad) a 1 (máxima desigualdad).

Y es más increíble aún si repasamos la corta Historia de la RPC desde su nacimiento en 1949, desde un subdesarrollo feudal superlativo, guerras e invasiones coloniales sucesivas desde mediados del siglo XIX, revueltas de los señores de la guerra armados por el imperialismo en el siglo XX, invasión imperial de los japoneses entre 1936 y 1945 (que causó más de 10 millones de muertos), y desde las experiencias revolucionarias hacia el socialismo, con sus luces y sus sombras, incluidos el Gran Salto Adelante (1958-1968) y la Revolución Cultural (1966-1976), que enseñaron a la milenaria China que el camino emprendido con las reformas adoptadas desde 1978 era el adecuado.

En ese corto pero costoso devenir histórico, China sufrió reveses y cometió graves equivocaciones pero, a día de hoy, hay que concluir que objetivamente ha conseguido muchos más logros, como un descenso único y espectacular de la pobreza en el país (230 millones menos entre 1978 y 2004) así como un muy alto nivel de desarrollo en los campos de la salud, la educación y la cultura, la reforma agraria, y exitosos desarrollos en el plano comercial, industrial y tecnológico.

La RPC es uno de los pocos países socialistas que quedan en el mundo. Sí, SOCIALISTA y NO CAPITALISTA, letanía que nos repiten con demasiada insistencia las malas lenguas interesadas. Aplica una forma de gobierno entre comunista y socialista: marxismo-leninismo y economía de mercado de orientación socialista (socialismo con características chinas), adaptados a las circunstancias chinas.

En 1982 sus ciudadanos aprobaron la actual Constitución, que se ha ido mejorando desde entonces en el sentido de consolidar los logros políticos, culturales, económicos y sociales conseguidos.

En 1989 hubo un intento infame, promovido por los sectores más reaccionarios del Partido y de la gran burguesía aliada del gran capital extranjero de volver al capitalismo, imitando los procesos disgregadores que condujeron a la caída de la URSS y del bloque socialista, promovidos por Gorbachov y sus secuaces internos y externos, conocido como los “sucesos de Tiananmen” que, afortunadamente y para bien de la nación, del pueblo chino y del mundo, fracasó.

No existe otro ejemplo en la Historia, si exceptuamos la colosal experiencia soviética derivada del triunfo de la Gran Revolución Socialista de Octubre (en el convulso contexto mundial que estremeció al mundo desde el triunfo revolucionario al final de la Segunda Guerra Mundial), que haya logrado un grado de desarrollo tan elevado y de eliminación de la mayoría de las taras feudales y coloniales de las que partía la gran nación asiática.

Y todos esos logros los ha realizado el Partido Comunista de China (PCCh), que aún, SÍ, AÚN HOY, se sigue rigiendo por los principios del marxismo-leninismo. China se ha liberalizado desde 1978, pero continúa apoyándose en el principio leninista del centralismo democrático, con una Asamblea Nacional Popular (ANP) de 3.000 diputados elegidos por sufragio directo cada 5 años, que ejerce el poder legislativo y es la máxima autoridad del Estado.

En los niveles más altos de los Congresos Regionales y Locales y en la ANP se celebran elecciones indirectas en las que participan los miembros de la ANP de nivel inferior inmediato. El sistema político chino está descentralizado y los líderes provinciales y subprovinciales gozan de un alto grado de autonomía para implementar políticas tendentes a consolidar las altas directrices emanadas de la ANP.

Existen otros partidos políticos distintos del PCCh, conocidos como “partidos democráticos”, que participan en las decisiones adoptadas por la ANP y en la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh).

La política exterior de la República Popular China se fundamenta en los principios de la coexistencia pacífica de Zhou Enlai: no injerencia en los asuntos de otros Estados; no agresión; convivencia pacífica; igualdad y beneficios mutuos.

También se rige por el concepto de armonía sin uniformidad, que anima las relaciones diplomáticas entre las naciones a pesar de las diferencias ideológicas, apoyando a países como Corea del Norte e Irán y a muchos otros países emergentes africanos y latinoamericanos con los que comercia y coopera en condiciones de respeto y equidad.

Los principales problemas actuales del país son la creciente brecha entre ricos y pobres, la corrupción, las relaciones laborales, las lacras sociales y el deterioro ambiental derivados de su acelerado desarrollo de los últimos años, para conseguir la necesaria acumulación primitiva que permita la futura supervivencia soberana de China en el socialismo.

Una serie de encuestas en 2011 indicaron que entre el 80 y el 95% de los ciudadanos chinos están relativamente o muy satisfechos con el gobierno central.

¿Y cómo se ha conseguido todo eso manteniento las perspectivas de China como potencia emergente, soberana, segura y consolidada en el contexto mundial de principios del siglo XXI?

Pues, desde luego, a pesar de las malas lenguas interesadas, NO HA SIDO:

  • Imponiendo en el exterior, próximo ni lejano, fronteras coloniales ridículas y aberrantes;
  • Invadiendo países para saquear sus recursos e impedir su desarrollo y su comercio local e internacional;
  • Promoviendo golpes de Estado en las naciones con las que coopera, comercia y se relaciona, ni nombrando sus gobiernos sumisos;
  • Recurriendo al asesinato de los mejores líderes de esos países cuando se oponen o dificultan los acuerdos comerciales o de seguridad estratégica que les proponen;
  • Cometiendo genocidios sin fin a través de guerras, hambrunas y enfermedades evitables;
  • Arruinando las formas de comercio y desarrollo locales que condenan a esos pueblos a la miseria;
  • Coaccionando a las élites coloniales para que se alineen con los intereses chinos y en contra de sus propios pueblos;
  • Creando terrorismos mercenarios como Al-Qaeda o DAESH, ni financiando el sionismo para que les hagan el sucio papel que Occidente no puede hacer abiertamente para dominar geoestratégicamente el mundo;
  • Militarizando las vías de escape de las poblaciones locales a las que se imponen esos desastres intencionados, ni blindando sus fronteras nacionales para que no le lleguen los refugiados de las barbaries generadas por Occidente y el capitalismo occidental allá donde van a “llevar democracia”.

NO, NO HA SIDO ASÍ como se ha comportado China en ningún lugar del mundo, jamás ha actuado con las malas artes con que lo han hecho las potencias imperiales capitalistas occidentales en mente de todos, esas que tanto hablan de democracia y de respeto por los derechos humanos y el medio ambiente, mientras siguen practicando saqueos y crímenes sin fin, mientras matan de hambre y enfermedades evitables a media Humanidad y atormentan y envenenan a la totalidad.

Véanse los resultados de los últimos de intervenciones “humanitarias” en Yugoslavia, Irak, Afganistán, Libia, Siria, Yemen, Sudán, la República Democrática del Congo… por no detenernos y explicar, aunque sea someramente, la oscura Historia colonial secular de esos filibusteros y desalmados depredadores imperiales en África, Asia, América del Norte (primero exterminaron a sus poblaciones indígenas) y América Latina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s