Declaración de la Coordinadora Nacional de Asamblea de Andalucía ante las próximas elecciones autonómicas

11025627_1541782869422542_2527519058105718189_n

Ante la convocatoria de elecciones anticipadas al Parlamento de Andalucía, la Coordinadora Nacional de Asamblea de Andalucía quiere hacer público lo siguiente:

Constatamos como, una vez más, el PSOE – que es el partido que gobierna Andalucía desde la llamada “Transición política” – realiza la convocatoria de elecciones con el único criterio de beneficiar sus intereses de partido intentando perpetuar el régimen clientelar, corrupto y sometido a los intereses de la gran banca y las grandes corporaciones empresariales que ha venido construyendo a lo largo de casi 4 décadas. Un régimen que es el principal responsable de que, más de 35 años después de constituirse la Junta de Andalucía, este país nuestro continúe en la “Tercera División” de las nacionalidades y regiones del Estado Español y de Europa. La elección, además, del domingo inmediatamente anterior al 4 de Diciembre para la celebración de las elecciones denota la intención de apropiarse de esa fecha simbólica, vaciándola de contenido político y reivindicativo.

El régimen pesoísta intenta perpetuarse y, lamentablemente, tiene muchas posibilidades de lograrlo en las próximas elecciones incluso si no consigue la mayoría absoluta. Hasta ahora, siempre que le ha sido necesario al PSOE han acudido a apoyarlo otros partidos (en distintas épocas: PA, IU y Ciudadanos) que actuaron de muleta y “tontos útiles” más allá de la retórica con que cada uno de ellos intentó ocultar su entreguismo y subalternidad. Nada nos hace pensar que ahora será distinto. La declaración de líderes tanto de Ciudadanos como de Adelante Andalucía (la nueva versión de Unidos Podemos con algunos leves toques de andalucismo), afirmando que en ningún caso gobernarán con el PSOE, no garantiza nada: acuerdos de legislatura o, como más probablemente ocurrirá, de investidura, tendrían un resultado muy similar. Y no hay que olvidar que los acuerdos en Andalucía serán muy posiblemente moneda de cambio en las estrategias de todos los partidos estatales de cara a las próximas elecciones generales, municipales y de las comunidades autónomas de segundo nivel.

Por lo que, muy probablemente, volveremos a sufrir varios meses de paralización de la administración andaluza en espera de lo que interese a los partidos a nivel estatal en los ámbitos territoriales no andaluces según sean los resultados en las correspondientes elecciones. A este respecto, volverá a visibilizarse con claridad la subordinación política de Andalucía.

Ante estas elecciones, Asamblea de Andalucía no apoyará y tampoco se involucrará en ninguna opción electoral porque las existentes o no consideran a Andalucía como sujeto político nacional, con derecho a decidir soberanamente sobre sus problemas, o carecen de la solidez y el trabajo previo necesario para constituir un referente capaz de ilusionar a los sectores más conscientes y luchadores de nuestro pueblo. En lo que respecta a Adelante Andalucía, cuya formación fue saludada con esperanza por determinados grupos y personas andalucistas, algunos de los cuales se han incorporado a la coalición aunque en posición claramente subalterna, creemos que no se diferencia en gran cosa de la “Convocatoria por Andalucía” que hace años impulsó IU (en realidad, el PCE). No dudamos que existan en Adelante Andalucía individualidades y grupos de base que aspiren a mejorar las condiciones de vida de los andaluces y sean refractarios a alianzas con el PSOE de Susana Díaz, pero nada nos hace pensar que tengan suficiente fuerza como para quebrar las estrategias estatales de Podemos y de IU; estrategias que pasan por alianzas con el PSOE al que han legitimado no considerándolo ya parte de la “casta” política sino como partido de izquierda (¡!). Evidentemente, esta estrategia no es compatible, más allá de la retórica mitinera, con la definición como objetivo principal en Andalucía de la eliminación del régimen pesoísta, que es el principal responsable de que continuemos en la dependencia económica, la subordinación política y la alienación cultural. Si Ciudadanos no acepta renovar su pacto con Susana Díaz después de las elecciones y, en cambio, pudieran formar una mayoría parlamentaria junto al PP, no dudamos que Adelante Andalucía facilitaría un nuevo gobierno en solitario del PSOE a través de un acuerdo de legislatura o, más probablemente, de investidura, que tratarían de “vender” como el medio de que “no gobierne la derecha”, como si los sucesivos gobiernos pesoístas, y en especial el de Susana Díaz, no practicaran una política de derecha.

Por otra parte, en su manifiesto fundacional es flagrante la ausencia de diagnósticos, definición y ejes programático y conceptos como “nación”, “soberanía política” y otros que consideramos esenciales, lo que se intentó contrapesar con un lenguaje lleno de tópicos y retórica insustancial.

Carencias que tampoco han sido cubiertas por la posterior publicación de un programa de centenares de “medidas concretas” sin apenas conexión entre ellas, la mayoría de las cuales no son otra cosa que expresión de deseos o peticiones al Gobierno de España, ya que en el muy limitado marco de la “autonomía” actual no existen competencias para que pudieran ser acordadas en el Parlamento de Andalucía incluso si existiera la mayoría parlamentaria necesaria, con lo que queda evidente que sin avanzar en la soberanía, sin ampliar el autogobierno andaluz todo lo que fuera necesario, cualquier aspiración a transformar significativamente Andalucía es pura ficción o un engaño (o autoengaño). Y nada, en ninguno de los documentos de Adelante Andalucía se dice explícitamente la necesidad no solo de apear al PSOE de la Junta de Andalucía sino de conquistar los instrumentos jurídico-políticos necesarios para hacer posibles las transformaciones necesarias, es decir, de romper el actual marco de la “autonomía”. Por otra parte, a las elecciones del 2D se presentan, coaligados o en solitario, diversos partidos y organizaciones que se definen como soberanistas (en diversas versiones del soberanismo). Les deseamos suerte, pero creemos que no se dan actualmente las condiciones objetivas ni subjetivas como para que puedan ser consideradas opciones útiles por una parte significativa (o incluso minoritaria) del electorado. En el contexto presente, consideramos que la presentación de estas candidaturas es fruto del voluntarismo o de un análisis no correcto de la situación de nuestro pueblo, por lo que las entendemos como un esfuerzo que puede ser bienintencionado pero que se mostrará estéril, dado, además, los escasos medios para contrarrestar la propaganda de los partidos del sistema, apenas será posible difundir las ideas del soberanismo andaluz más allá de los reducidos círculos ya situados en éste. Por diversas razones no se ha realizado (o no ha sido posible realizar), y en ello asumimos como colectivo nuestra parte de responsabilidad, el suficiente trabajo previo de concienciación, ni las candidaturas que se presentan han sido resultado de asambleas populares en el marco de movilizaciones por parte de movimientos sociales. En estas condiciones, Asamblea de Andalucía decidió no participar en ninguno de estos proyectos, a pesar de las invitaciones que se nos hicieron para ello.

¿Qué proponemos desde Asamblea de Andalucía?

Antes de nada, queremos afirmar que la no participación en proyectos electorales no significa para AdA pasividad ni aplazamiento de tareas hasta que las elecciones tengan lugar. Por el contrario, es nuestra intención intensificar nuestra intervención política y confluir con otros soberanistas – sean o no miembros de organizaciones así definidas – en el seno de movimientos sociales y plataformas sectoriales. Es la confluencia “por abajo” y la influencia real de los soberanistas dentro de los movimientos y organizaciones sociales lo que hará avanzar al soberanismo e incluso, potencialmente, hacer posible contextos en que sea algo más que puramente testimonial el intento de acceder a instituciones políticas mediante comicios electorales. La activación del municipalismo, entendido no solo como lo referido a los ayuntamientos sino a todos los problemas y aspiraciones de ámbito local, es una de nuestras prioridades, así como la de apoyar e involucrarnos en espacios y proyectos, tanto en lo político como en lo económico y cultural, que respondan a una lógica diferente a la del capitalismo y su ideología de la mercantilización globalista. Espacios y proyectos que prefiguren una sociedad andaluza basada en los valores de nuestra cultura y alejada de la que hoy es presentada desde el sistema y el régimen político como la más adecuada e incluso como la única posible. A estas confluencias siempre estará dispuesta Asamblea de Andalucía. Es a esta confluencia a la que invita nuestro colectivo. Y también a estar presente en la organización de movilizaciones soberanistas como las de nuestro Día Nacional de Andalucía (el mismo 4 de Diciembre o en la fecha más adecuada más cercana a éste) y otras que sea conveniente y posible organizar, siempre que tengan como eje la reivindicación de la soberanía y se pueda garantizar en ellas la no manipulación partidista.

Lo hacemos público en Andalucía, a 15 de octubre de 2018

¡Viva Andalucía Libre y Soberana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s