La cooperación económica entre Rusia y China, la OCS y el cambio climático global

El Foro Económico Oriental del pasado año 2018, celebrado en Vladivostok (Rusia), contó con la habitual cobertura desdeñosa, si es que existió, de los principales medios de comunicación anglosajones. Visto a través de las burbujas especulativas, no reguladas y febriles que han definido lo que pasa en las finanzas globales del siglo XXI tanto en Nueva York como en Londres, el lento pero constante y enorme desplazamiento hacia la consolidación y la cooperación industrial y de recursos entre Beijing y Moscú está ocurriendo a un paso demasiado lento para captar la imaginación occidental que sufre del síndrome de déficit de atención. Este hecho de no comprender la escala de lo que está pasando es como la fábula de Esopo sobre la tortuga y la liebre. Mientras los dirigentes políticos occidentales, estrategas y financieros piensan en los horarios de los programas de noticias, los presidentes Vladimir Putin y Xi Jinping están pensando en términos de décadas y generaciones.

Dirigentes políticos y comentaristas occidentales creen que la cooperación económica entre Rusia y China ya ha fracasado y que nunca podrá tener éxito porque avanza lentamente. No logran entender que se está moviendo de manera consistente y constante en la misma dirección. Lo que rusos y chinos están haciendo es integrar la dimensión de la seguridad estratégica de la altamente exitosa y ahora bien establecida Organización para la Cooperación de Shanghai (OCS) con la dimensión de las inversiones económicas de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, impulsada por la República Popular China.

9dca4d25-rusia-y-china
Vladimir Putin y Xi Jinping, presidentes de Rusia y China, se saludan durante una visita oficial del mandatario ruso al Gigante Asiático.

Esto se podría comparar con el muy promocionado éxito de las iniciativas combinadas del Plan Marshall y la OTAN, creadas por EEUU a finales de la década de 1940 para integrar a toda la Europa Occidental bajo su dirección y control.

Sin embargo, las iniciativas de la OCS y la cooperación económica entre Rusia y China están en una escala mucho mayor y no exigen una estrecha integración de las naciones, con el corazón de Eurasia como en rígida fila india micoradministrada. Esa es la parte más atractiva del esquema. Una de las acciones donde la OCS ha tenido éxito durante los últimos 17 años es haber garantizado la paz y la seguridad para todos sus Estados miembros, que se extienden a través de Eurasia. El contraste con las interminables guerras que EEUU está librando – e incluso provocando – a través de Asia del Sur, Medio Oriente y África del Norte, esto es, la periferia del mundo euroasiático, no puede ser más evidente.

La OCS dio este año otro gigantesco paso hacia el mantenimiento de la paz en Asia cuando India y Pakistán (enemigos aparentemente irreconciliables durante décadas, que incluso se han llegado a amenazar mutuamente con armas nucleares) se convirtieron a la vez en miembros del organismo. Este movimiento va a generar enormes y altamente positivas inversiones, así como ramificaciones económicas junto a la seguridad.

Incluso el cambio climático global está ahora desempeñando un papel de rápido crecimiento e impulsa enormemente las comunicaciones y la consolidación industrial de las principales naciones de Eurasia. El cambio climático está desbloqueando los recursos de Siberia y de la Cuenca del Ártico en formas inconcebibles hace tan solo una década. Moscú y Beijing son, obviamente, los socios indicados para desarrollar las nuevas oportunidades que se ofrecen.

Enfocarse en el desarrollo económico de Asia Central y Kazajistán, tal como lo hacen tantísimos estudios, es pasar por alto el enfoque a largo plazo o el “schwerpunkt” de la cooperación económica entre Rusia y China, que se encuentra más hacia el este y más allá hacia el norte a través de Siberia y el Ártico, y a lo largo de las fronteras comunes más largas del mundo.

China tiene un creciente apetito por el petróleo ruso, que no está sujeto a las fluctuaciones de precios internacionales y, sobre todo, a las interrupciones debido a guerras y desestabilizaciones generadas por las impredecibles políticas de EEUU.

También para Rusia, enfrascarse en acuerdos energéticos ampliados y a largo plazo con China sería un muy bienvenido amortiguador de nuevas y salvajes fluctuaciones en los precios mundiales de la energía, aunque pareciera muy probable que la inestabilidad en los precios globales del petróleo será fomentada por dos naciones que sufrirán desastrosamente a raíz de esto: EEUU y Arabia Saudí.

Las enormes distancias, la falta de infraestructuras y las duras condiciones climáticas en el norte del Lejano Oriente euroasiático durante gran parte del año han sido siempre los principales factores que impidieron el desarrollo económico de Rusia y China. No obstante, el comercio bilateral ha crecido de manera constante y sustancial desde un relativamente modesto nivel de 15.800 millones de dólares en 2003 a unos 95.300 millones en 2014.

En todo caso, esta cifra es bastante menor que los 500.000 millones de dólares al año del volumen comercial total con la Unión Europea durante 2014 – pero se trata de una UE crecientemente inestable – una vez más a consecuencia de las insensatas políticas de EEUU y el Reino Unido, lo que probablemente supondrá una menor cantidad de importaciones por parte de China dentro de unos pocos años.

Por el contrario, Rusia ha aplicado una cautelosa y responsable política fiscal durante lo que va de siglo bajo el mandato del presidente Putin y actualmente está buscando expandir y diversificar su propia manufactura y base industrial. Como resultado, el mercado ruso posiblemente se vea capaz de generar una inesperada y altamente positiva elasticidad en la demanda de empresas e inversiones chinas en la próxima década.

Las economías de Rusia y China son más complementarias de lo que se supone en Occidente. Una mayor cantidad de inversiones en ambos lados se necesitaría para sacar las ventajas apropiadas de ese potencial. Pero los recursos y la voluntad política para aplicarlos, claramente, existen.

El proceso de cambio climático ya está abriendo perspectivas comerciales y de comunicaciones sin precedentes junto a una confiable y segura tarifa a través de la vasta línea costera ártica de Rusia. Los cambios medioambientales están haciendo que el desarrollo de los casi ilimitados recursos de Siberia sean muchísimo más accesibles e inminentes de lo que jamás se hubiera imaginado.

Este es el verdadero “panorama general” tras el lento pero constante esfuerzo por expandir el comercio y las inversiones bilaterales entre Rusia y China. Los legisladores estadounidenses y analistas de Wall Street siguen estando ciegos ante esto. Pero no hay razón para que los demás también lo estén.

Por Martin Sieff

 

Anuncios

Contra VOX viviremos (vivirán) mejor

Está circulando, pidiendo adhesiones, un “Manifiesto” apócrifo (sin firma), cuya autoría se atribuye a “personalidades de la izquierda procedentes del mundo universitario a las que se han sumado otras del sindicalismo y de movimientos sociales” (no se dice, por ahora, quiénes ni qué representan), mostrando su “máxima preocupación porque PSOE-A y Adelante Andalucía sean incapaces de colaborar en el momento histórico más delicado para la democracia en nuestra tierra en los últimos 40 años”. Hacen un llamamiento a PSOE-A y Adelante Andalucía para que “se reconozcan como actores del pueblo progresista andaluz y abran un nuevo e inmediato tiempo de colaboración ante la amenaza de la ultraderecha”.

Es significativo que estas “personalidades” no hayan promovido manifiestos críticos con las políticas neoliberales desarrolladas durante los casi 40 años de régimen pesoísta, sobre todo en los últimos 10 años de fuerte deterioro de los derechos sociales, que son las que han producido la gigantesca abstención que ha permitido el triunfo de lo que llaman “las derechas” en las últimas elecciones, ni inviten a la más mínima autocrítica. Y que pretendan ahora que Podemos Andalucía se suicide colaborando estrechamente a tapar las vergüenzas políticas (incluida la pestilente corrupción) y el derechismo de esas casi cuatro décadas de gobiernos del PSOE. Pretenden utilizar la emergencia en las instituciones de la ultraderecha, que siempre ha existido pero que tiene ahora un partido independiente y provocador, como una gran capa que todo lo tapa. Y muchos picarán, ingenuamente, en el anzuelo.

Lo que se pretende, en realidad, es salvar a doña Susana y, una vez más, a los partidos que ya traicionaron la posibilidad de ruptura con el franquismo. No se puede luchar contra los lodos de ahora (la aparición electoral de la ultraderecha y la mayor derechización de la derecha dura) sin denunciar aquellos polvos (no solo de la Transición sino también de los 40 años siguientes) que produjeron los mal nombrados “grandes partidos de izquierda”. Para construir, o reconstruir, una verdadera izquierda andaluza lo primero sería no alimentar la ficción de que el PSOE actual es un partido de izquierda. No lo es, aunque sí ha sido el pesebre en que se ha alimentado (no solo económicamente) mucha gente y gran parte de las “personalidades” autoproclamadas progresistas. Lo siguiente, no separar luchas sociales por la defensa de derechos con lucha nacional andaluza por el reconocimiento de nuestro derecho colectivo a decidir por nosotros mismos – entre otros objetivos, para que no ocurra (como ahora) que el futuro de nuestras instituciones políticas se negocie y decida en Madrid.

Pienso que se inaugura una época en que proliferarán los Manifiestos encabezados por “personalidades”. Es revelador que apenas los haya habido, al menos promovidos por ellas, mientras ha gobernado Andalucía el PSOE, a pesar de los recortes salvajes, de la corrupción y de la promoción de un capitalismo a la vez favorable a las grandes corporaciones transnacionales, la banca, la industria militar y los grandes lobbies turísticos y a los intereses de los amiguetes (de lo que, por ejemplo, “Canal Sur” es un buen exponente). Los manifiestos reaparecen ahora. Ya dijo Felipe González [N. de la R.: copiando a Deng Xiaoping] que da igual gato blanco o gato negro porque lo importante es que cace ratones. Aplicado a nuestra situación, darían igual las barbaridades y políticas de derecha que se hayan perpetrado, y se sigan defendiendo, porque lo único importante es afirmar que se está contra la ultraderecha (que esas barbaridades han cooperado en reactivar) y declararse antifascista. El poco más de 6% sobre el censo electoral que ha conseguido VOX justificaría, supuestamente, tocar a rebato por lo que llaman “emergencia democrática”. Sin duda, hay que defender los derechos ya conquistados (cosa que muchos no han hecho durante los gobiernos pesoístas) y denunciar la derechización general de partidos e instituciones. Pero sin hacer de esta defensa el único objetivo político ni suspender otras luchas por ampliar esos mismos y otros derechos. No tengo más remedio que recordar aquella frase dirigida a la “gauche divine” (la izquierda de salón) acuñada en la Transición política: “Contra Franco vivíamos mejor”. Ahora habría que reconvertirla en “Contra VOX viviremos (vivirán) mejor”… Porque no pocos se ahorrarán el análisis y, aún más, la autocrítica.

Por Isidoro Moreno

Fracasa un intento de golpe de Estado en Gabón

El Gobierno de Gabón aseguró haber desarticulado un intento de golpe de Estado contra el presidente Ali Bongo perpetrado por un grupo de militares y afirmó que varios de los responsables ya se encuentran arrestados.

La detención de los sublevados fue anunciada por el Ministro de Comunicación de la nación africana, Guy Bertrand Mapangou, al que cita la emisora “Radio France International” (RFI).

Bertrand Mapangou aseguró que la situación en el resto de Gabón se normalizará en los próximos 2 o 3 días.

La toma de la radio estatal se produce pocos días después de la llegada de un grupo de militares estadounidenses a Gabón ante una supuesta crisis en la República Democrática del Congo tras las elecciones del pasado 30 de diciembre de 2018.

DwTNH4QXcAAJlrQ
Momento en el que Kelly Ondo Obiang, líder de los militares sublevados en Gabón, lee el comunicado con sus exigencias en la Radio Televisión Gabonesa.

A tempranas horas de este lunes se informó de que un grupo de militares tomó por asalto la Radio Televisión Gabonesa (RTG). El presunto líder de este grupo, teniente Kelly Ondo Obiang, leyó un mensaje en el que cuestionaba el discurso de Año Nuevo del presidente Ali Bongo calificándolo de “triste espectáculo para mantenerse en el poder”.

Obiang anunció la creación de un Consejo Nacional de Restauración contra el gobierno de Bongo. “No podemos abandonar a la patria”, aseguraba el mensaje de los militares. Asimismo, señalaron a las instituciones del país como “ilegítimas e ilegales”.

Horas más tarde las fuerzas militares leales a Bongo retomaron las instalaciones de RTG y detuvieron a los sublevados.

El presidente Ali Bongo, de 59 años de edad, fue hospitalizado el pasado 24 de octubre en Arabia Saudí por un derrame cerebral.

Desde hace dos meses las autoridades de Gabón solo han dado información parcial sobre la salud del presidente, alimentando con ello todo tipo de rumores.

FUENTE: TeleSUR/Agencias

¿Quién quiere desestabilizar Argelia?

Tras la decisión de Argelia de expulsar a varios extremistas sirios, el experto en seguridad Ahmed Mizab dijo que algunos países árabes y occidentales estaban tratando de crear inestabilidad y caos en Argelia a través de la transferencia de elementos terroristas en forma de solicitantes de asilo.

800px-Commune_de_Bir_Chouhada_D8A8D984D8AFD98AD8A9_D8A8D8A6D8B1_D8A7D984D8B4D987D8AFD8A7D8A1_4
Edificio de viviendas decorado con la bandera argelina en la comuna de Bir Chouhada, provincia de Oum El Bouaghi (Argelia)

Algunos países árabes y occidentales están tratando de enviar elementos de grupos terroristas desde zonas de conflicto hacia Argelia, un país árabe poderoso e independiente en sus políticas, para sembrar el caos y lanzar una segunda ola de la “Primavera Árabe”, según afirma Mizab. “Hace aproximadamente un año, la región fue testigo de la transferencia sistemática de elementos de grupos terroristas para llevar a cabo proyectos ideados por países como EEUU o Francia. Usando este tipo de maquinaciones, estos países quieren evaluar primero la factibilidad de otros proyectos más grandes”.

El experto argelino dijo que los grupos terroristas desplegados en la región habían realizado recientemente actividades sospechosas y estaban tratando de establecer nuevos feudos allí.

“Los sucesos en el sur de Libia y en Mali, así como los intentos de los terroristas de irrumpir en Argelia, confirman el hecho de que ha existido un complot que buscaba socavar la seguridad y la estabilidad del país”, dijo Mizab.

El experto pidió una reacción severa frente a tales acciones. “Están involucrados en muchos delitos; deben ser juzgados y castigados”, dijo, refiriéndose a los terroristas que llegan a Argelia como solicitantes de asilo.

En otra parte de sus comentarios, sin embargo, explicó que esta situación no era del todo nueva en Argelia.

Algunas potencias, incluidos los EEUU, han desplegado grupos terroristas en Níger para marcar el terreno de su infiltración en Argelia, pero el Ejército argelino ha dado una “respuesta relámpago” para frustrar sus planes, según afirma Ahmed Mizab.

En los últimos días, funcionarios argelinos han informado sobre la expulsión de varios terroristas procedentes de Siria. “Estos terroristas llegaron a territorio nacional procedentes desde Alepo, en Siria”, agregaron los funcionarios.

Las autoridades del Ministerio del Interior de Argelia subrayaron que no permitirán que tales elementos pongan en peligro la seguridad y la estabilidad del país.

FUENTE: Press TV/Al-Manar