Los ultraderechistas españoles de VOX apoyan una intervención militar en Venezuela

VOX se ha manifestado abiertamente a favor de una intervención militar extranjera en Venezuela y pide al Gobierno español que apoye “medidas extraordinarias, si no hay más remedio”. Fue Iván Espinosa de los Monteros, número 3 de la formación ultraderechista, el encargado de defender la intervención militar en Venezuela el pasado jueves en un acto junto a la oposición venezolana (y la cubana). Lo hizo después de una gira por EEUU en la que recorrió Washington DC, Miami y Nueva York para recaudar fondos y logró reunirse con conservadores y ultraderechistas norteamericanos como Elaine Chao, Secretaria de Transportes, o Betsy DeVos, Secretaria de Educación. Ambas secretarias de la Administración de Donald Trump.

el-dirigente-de-vox-javier-ortega-centro-junto-a-la-bandera-de-venezuela-junto-a-miembros-de-la-aseved-asociacic3b3n-espac3b1ola-venezolana-por-la-democracia.-lasvocesdelpueblo
Javier Ortega Smith, Secretario General de VOX, manifestándose junto a opositores venezolanos en España.

El apoyo de los ultraderechistas españoles de VOX a la intervención militar no solo resulta estrambótico por las piruetas necesarias para que un partido supuestamente nacionalista justifique la intervención en un país soberano (“justificaría una intervención exterior porque se está cometiendo algo muy parecido a crímenes de lesa humanidad”, por lo que “no sería una intromisión en la soberanía ajena y pasa a ser un acto de apoyo a la soberanía del pueblo venezolano”), sino que además se muestra desde una posición claramente supremacista. Para VOX, lo que la mayoría denominamos América Latina, Latinoamérica o Iberoamérica, realmente es Hispanoamérica. Cuestión que puede parecer menor, casi académica, pero en la que subyace un claro sustrato racial.

VOX se adhiere al discurso de Donald Trump

VOX, además, fue más allá de Venezuela y se adhirió al discurso de Donald Trump y los EEUU al señalar también al resto de integrantes de la “Troika del Mal” (Cuba y Nicaragua). Este novedoso posicionamiento, inédito en España a pesar de la existencia de formaciones políticas como Ciudadanos o el PP, que hasta ahora habían recogido los votos de la extrema derecha y gran parte de sus políticos, sitúa a VOX exactamente en las mismas coordenadas de EEUU y las oposiciones de Venezuela y Cuba.

Coincidencia que tras la mencionada visita de Espinosa de los Monteros no es casualidad, pues los EEUU buscan aliados para una intervención militar en Venezuela y VOX la legitimidad internacional que le permita gobernar en España. El “ok” de VOX a EEUU lo es también en sentido contrario. Por tanto, VOX no solo apoya la intervención militar, sino que con esa posición queda legitimado mundialmente, obteniendo así una credibilidad en suelo español que gran parte de Europa estaba intentando restarle. VOX ya es uno de los amigos del Tío Sam en España, y por tanto, es apto para el sistema.

En el beneplácito a la guerra de VOX también ha podido influir en gran medida la financiación de la formación ultraderechista española. Si ya era conocido que un grupo opositor iraní, la Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán (catalogada como “secta militar” en países como Albania) financió tanto a VOX como a neoconservadores estadounidenses y a destacados políticos occidentales en su afán de ser considerados una alternativa de gobierno viable en Irán, en el viaje realizado por VOX a EEUU también se reunieron con las oposiciones venezolana y cubana. Y nadie puede negar que esas reuniones para obtener financiación no se hayan producido también en España, lugar en el que ambas oposiciones son adineradas e influyentes.

La militarización de VOX

Desde su fundación, VOX ha sido un partido político cuya seña de identidad ha gravitado en su “militarización”, pues no hay otro partido político español que cuente con una cantidad tan significativa de ex-militares en puestos tan destacados: desde Ortega Smith, el número 2, o el Almirante José María Treviño, que estuvo en sus comienzos, hasta los 3 ex-militares que consiguieron un escaño en el Parlamento de Andalucía tras las elecciones de 2018 o los 3 generales fichados recientemente (Coll, Asarta y Mestre). Y es que tanto VOX como el Partido Social Liberal (PSL) de Bolsonaro son formaciones político-militares de extrema derecha.

La “militarización” de VOX no debe ser considerada aleatoria en los planteamientos bélicos de la formación ultraderechista en Venezuela, pues no olvidemos que el ideólogo de la formación, Rafael Bardají (declarado sionista), llegó a afirmar que “el Estado Islámico no era un simple grupo terrorista, como nos gusta decir por aquí; era un aparato generador de seguridad y orden”. Que un partido político califique al Estado Islámico como “generador de seguridad y orden” ofrece una idea precisa sobre su posicionamiento en la partida geopolítica militar. Están a favor de la guerra, pero sobre todo, están a favor de la venta de armas.

No parece que resulte muy positivo que un partido político se nutra de militares extremistas, sobre todo porque éstos serán muy favorables a posicionamientos bélicos extremos y a sostenerlos en el tiempo.

Tanto la financiación como la posición de VOX respecto a la intervención militar en Venezuela, así como sus descabellados posicionamientos geopolíticos, no deben considerarse en ningún caso insignificantes, pues VOX puede ser indispensable para un gobierno de la derecha española. Pero es que además, ni el PP ni Ciudadanos parecen en ningún caso alejarse de las tesis de VOX ni del apoyo a EEUU, grupos sionistas o las oposiciones iraní, cubana y venezolana. Por tanto, sería muy complejo pensar que alguno de estos partidos no ofreciera su apoyo a una intervención militar en Venezuela.

Lo único que diferencia a VOX de sus posibles socios políticos, el PP y Ciudadanos, es la cautela y la moderación en sus afirmaciones, pero si hay un gobierno derechista en España, se apoyará la intervención militar en Venezuela. Aunque la misma derive en una guerra o en un conflicto de larga duración.

¿Intervención militar en Venezuela?

Debe Venezuela, y debe el mundo, preocuparse por los tambores de guerra que suenan en VOX, como en casi todo el planeta. Que una formación ultraderechista y ultranacionalista se manifieste tan abiertamente a favor de una intervención militar tras una reunión para captación de fondos en EEUU, incluyendo a cargos gubernamentales, solo puede tener una conclusión: tanto EEUU como las oposiciones de Venezuela y Cuba desean la guerra.

Por Luis Gonzalo Segura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s