Greta Thunberg y el cambio climático

Este parece ser un tema que dio para hablar bastante esta semana. Algunos puntos que he podido sacar en limpio al respecto son:

El fenómeno mediático de Greta Thunberg produjo una polarización de opiniones en redes sociales y en medios de comunicación masivos. No obstante, la diferencia de posturas versaron mayoritariamente respecto a Greta misma y no el tema de fondo que muchos esperaban tocar: el cambio climático.

thunberg
La jovencísima activista sueca Greta Thunberg.

Por un lado, el bando que aprovechó la situación para hacer burlas y “memes” sacando a colación una serie de cosas absurdas que no vienen al caso (la expresión facial de Greta, el tono sentimental de su discurso, el color de piel, etc.). Este bando exhibió una suerte de “complejo de Rambo” exacerbado, tomando la incorrección política casi como un imperativo, esta vez sobrepasando el límite entre aquélla y la imbecilidad – en el sentido de su original etimología latina: “sin bastón, sin soporte, sin nada en qué apoyarse”.

Por otro lado, un bando contrario al anterior, que de forma muy acrítica tomó parte en favor tanto de Greta como de su discurso, exagerando sus virtudes al punto de una suerte de beatificación secular. Este grupo probablemente compuesto, por una parte, de algunas personas de intenciones nobles y altruistas, pero también de diversos fundamentalistas de “izquierda progresista” los cuales, por su característico “sello teatral”, destacaron más que los primeros.

Hubo pocas voces que criticasen aquellos puntos cuestionables del fenómeno mediático de Greta, por los posibles vínculos de aquello con partidos políticos, lobbies y empresas de energía alternativa. O por buscar un compromiso con los estándares ambientales en un plano de igualdad entre países desarrollados, en vías de desarrollo y subdesarrollados sin tomar en cuenta la ventaja de los primeros sobre los otros, y el gravamen para estos últimos en su eventual proceso de avance hacia el desarrollo. Lamentablemente, de los pocos que sí hicieron estas críticas, varios cayeron también en la descalificación personal a Greta, y por lo tanto restándole seriedad al tema, trivializaron los argumentos anteriores, sin importar cuánto peso tuviesen. También es innegable que varios detractores de Greta, vinculados a lobbies pro-libre mercado, también se hayan aprovechado de la situación para desacreditarla en favor de los intereses de varias empresas de la industria del petróleo.

Personalmente, expuse mis reparos en relación al espectáculo mediático, aunque sí distanciándome de los ataques personales, las parodias, los “memes” en contra de Greta como persona. Lo que me valió la crítica de los defensores y partidarios de la joven, quienes lo tomaron como una descalificación a su persona y al mensaje que ella portaba (¡oh, qué inesperado!). Y también me valió uno que otro comentario burlesco por parte de los detractores de Greta, quienes interpretaron mi empatía hacia ella como una concesión con la hoy tan menospreciada “corrección política”.

Respecto al tema del cambio climático, hay algo que sí es cierto y en lo que creo concordar con la muchacha sueca. El capitalismo global está provocando grandes daños al planeta, y si no se busca revertir esto, las cosas pueden empeorar.

El ecologismo, sin un análisis desde el conflicto de clases, sin un cuestionamiento al capitalismo que genera estas externalidades bajo sus actuales formas de producción, y sin la intención de superar dicho modelo por una alternativa mejor, sin todo eso, no es más que un club de jardinería.

A riesgo de sonar individualista o “liberal”, valoro que haya personas que se hagan parte en actividades como reciclar su basura, y busquen “poner su granito de arena” para “salvar el planeta”. Pero también soy consciente de que si no existe una política concreta desde el Estado para el cuidado del medio ambiente – pero que al mismo tiempo no le ponga frenos a una eventual industrialización nacional – todo lo demás son soluciones “homeopáticas”.

La energía nuclear es ideal para enfrentar el cambio climático, porque es la única fuente de energía escalable y libre de carbono que está disponible las 24 horas del día.

Pero hay que tener en cuenta que EEUU pone en su lista negra a cualquier país que logra capacidad de producir energía nuclear o intenta desarrollarla. Por lo que urge la integración entre países latinoamericanos, ya que en solitario hemos sido muy fáciles de pisotear.

Por otro lado, la energía nuclear es percibida como poco deseable por mucha gente por una serie de prejuicios al respecto y la propaganda norteamericana contra el uso de la energía nuclear no es menor – hace poco se estrenó una serie de televisión sobre los trágicos eventos de Chernobyl, el mensaje sutil de esta serie no es el anticomunismo que ya estamos acostumbrados a ver en el cine occidental, sino que lo que entre líneas se vislumbra es una “advertencia” para quienes quieran usar este recurso energético.

La “incorrección política” no es licencia para ser unos chovinistas bestiales. Señores “rambos”, un poco de empatía o mínimo de respeto hacia una niña no me hace un “progre” ni los hará a ustedes “progres”. Por otro lado, a las señoras y señores “progres”, ecologistas, gente de buenas intenciones, simpatizantes de Greta en general, tampoco sean tan susceptibles. Las críticas no siempre son ataques personales de “fachos conspiranoicos”, sino cuestionamientos a quienes, usando determinados temas, plataformas o figuras mediáticas, buscan colar sus agendas no del todo inocuas, a vista y paciencia de todos.

Por Carlos Ignacio Salazar Sandoval

Presidente del Círculo Patriótico de Estudios Chilenos e Indoamericanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s