África en revisión: perspectivas anti-imperialistas esenciales para comprender el camino a seguir

Uno de los ataques más graves al legado anticolonial y de liberación nacional en África fueron los intentos de EEUU y el Reino de Marruecos de liquidar el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui en la región noroeste del continente.

Estas maniobras de Washington tomaron la forma de tergiversación geográfica que sugiere que el Sáhara Occidental, colonizado formalmente por España, era parte integral de Marruecos.

Los esfuerzos por distorsionar la historia real de la lucha por la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) estaban vinculados a la supuesta “normalización” de las relaciones con el Estado de Israel por parte de Marruecos. El reconocimiento diplomático de Tel Aviv ha sido un tema constante perseguido por el Departamento de Estado de EEUU en toda África. Millones de palestinos, al igual que sus homólogos del Sáhara Occidental, buscan renunciar al dominio que les impone el imperialismo. Una tregua declarada hace casi tres décadas en lugar de las elecciones supervisadas internacionalmente por las Naciones Unidas en el territorio ha sido rechazada recientemente por la RASD y sus fuerzas armadas, comandadas por el Frente Polisario.

La RASD ha sido reconocida por la ONU y la Unión Africana como representante legítima del pueblo del Sáhara Occidental. No obstante, la administración saliente del presidente Donald J. Trump ha tratado de obstaculizar los esfuerzos anticoloniales y anti-imperialistas en el continente y, de hecho, en todo el mundo. La administración entrante del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris hereda una orientación de política exterior bien establecida que trasciende tanto al Partido Demócrata como al Partido Republicano a lo largo de las sucesivas administraciones.

Además de EEUU, la RASD ha condenado a Francia por su apoyo constante a Marruecos en lo que se refiere a la cuestión nacional del Sáhara Occidental. Además, el gobierno provisional ha prometido mantener su desaprobación de la tregua de 1991, que podría amenazar la estabilidad en el Magreb, el Sahel y África Occidental en su conjunto.

El camino de la lucha armada revolucionaria ha sido un enfoque táctico y estratégico dentro de la historia de la Revolución Africana desde la era de la esclavitud y el colonialismo. Tales decisiones de resistir con armas por parte de genuinos movimiento de liberación anti-imperialistas y gobiernos provisionales nunca se toman a la ligera. El propósito del acercamiento violento al Estado opresor y al sistema social son, en esencia, acciones de autodefensa, donde el objetivo está claramente dirigido a eliminar el mecanismo de explotación y represión política. La Comunidad de Desarrollo de África Meridional (CDAM) ha sido la fuente del apoyo más firme para la RASD como defensora del derecho a la independencia del Sáhara Occidental. Zimbabwe, país que ha sido objeto de sanciones económicas impulsadas por los imperialistas durante más de dos décadas, comprende claramente la importancia de la cuestión del Sáhara Occidental.

El Reino Unido y EEUU han liderado las sanciones y los esfuerzos de desestabilización contra Zimbabwe en respuesta al programa radical de redistribución de tierras lanzado en el año 2000. Desde la expropiación de los intereses comerciales agrícolas coloniales de colonos europeos en Zimbabwe, el país ha sido blanco de un cambio de régimen. Sin embargo, Zimbabwe, con la ayuda de los Estados africanos vecinos y la República Popular China, ha podido mantener su independencia política. Por tanto, Zimbabwe y la CDAM pueden adoptar posiciones que coincidan con las aspiraciones de las fuerzas anti-imperialistas a nivel internacional.

Etiopía, República Democrática del Congo y Costa de Marfil: puntos focales de la intriga imperialista

En la República Democrática Federal de Etiopía, en el Cuerno de África, ha habido un conflicto interno derivado de la necesidad de tomar el control de la Región de Tigray, en el norte, donde el antiguo partido gobernante desafió al Gobierno Federal encabezado por el primer ministro Abiy Ahmed Ali. Bajo el Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT), que era el partido dominante dentro del Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (FDRPE), la organización armada llegó al poder después de ser designada en mayo de 1991 por EEUU como representante oficial del pueblo. El régimen FPLT-FDRPE jugó un papel importante en facilitar la política exterior de Washington en África Oriental. Etiopía entró en Somalia en diciembre de 2006 bajo la égida del Pentágono. La situación en Somalia sigue siendo precaria, aunque miles de tropas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), junto con el Comando de África de EEUU (AFRICOM) ocupan la nación rica en petróleo. Desde 1992 las administraciones de los presidentes George W. H. Bush y Bill Clinton desplegaron miles de marines en Somalia. Los soldados estadounidenses han muerto en Somalia incluso durante 2020.

Dado que los factores motivadores detrás de la intervención imperialista siguen siendo los intereses minerales y energéticos estratégicos, así como la competencia con China, la República Democrática del Congo (RDC) es un excelente ejemplo de hasta qué punto los Estados occidentales irán a extraer riqueza y mantener el control político indirecto. El primer ministro que logró la independencia, Patrice Lumumba, buscó – después de asumir el cargo en junio de 1960 – formar alianzas panafricanas con otros gobiernos como Ghana. Bélgica y EEUU gastaron considerables recursos militares y de inteligencia para socavar la Revolución Congoleña.

Hoy, el actual presidente Félix Tshisekedi se ha visto envuelto en una disputa con el ex-presidente Joseph Kabila, quien gobernó la RDC entre 2001 y 2018. Parece que una administración de coalición se está rompiendo sobre qué partido controlará el aparato del gobierno.

El desacuerdo entre Tshisekedi y Kabila ha involucrado recientemente a la figura cultural panafricana Tshala Muana, un firme partidario de Kabila. Muana fue detenido en noviembre aparentemente por lanzar una canción popular que criticaba la postura política de Tshisekedi. Costa de Marfil, el mayor productor de cacao a nivel internacional y un país emergente como exportador de petróleo, fue el centro de una disputa electoral entre 2010 y 2011 que resultó en la intervención militar de Francia diseñada para derrocar a la administración del Frente Popular (FPI) del presidente Laurent Gbagbo. El presidente y su esposa, Simone Gbagbo, segunda vicepresidenta del FPI y líder política por derecho propio, fueron encarcelados por intereses respaldados por el imperialismo. EEUU, bajo el ex-presidente Barack Obama, coincidió con los franceses en derrocar a Gbagbo, quien luego fue secuestrado y llevado a los Países Bajos para ser juzgado en un tribunal de la Corte Penal Internacional (CPI) artificial en Costa de Marfil.

Panafricanismo y anti-imperialismo en el siglo XXI

No puede haber una unificación funcional y efectiva de África sin una orientación anti-imperialista en las cuestiones de política interior y exterior. Los ejemplos citados anteriormente reflejan los desafíos que enfrentará el continente en las próximas décadas del presente siglo. La integración económica en su forma más lógica presupone uniformidad ideológica y política. A juzgar por los pronunciamientos de la Unión Africana junto con las organizaciones sindicales, juveniles, de mujeres y de agricultores, las masas africanas anhelan la justicia social y el progreso colectivo.

No obstante, el movimiento anti-imperialista es parte integral de la lucha de clases por la transformación socialista. La solidaridad de los pueblos oprimidos y el proletariado internacional proporciona el potencial para la erradicación de los modos de producción y relaciones sociales de los explotadores capitalistas.

Por Abayomi Azikiwe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s