Los saharauis se preparan para la guerra

En un discurso pronunciado durante la inauguración del programa de verano para los jóvenes saharauis en Chahid Alhafed, el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, Brahim Gali, recalcó que “tenemos la obligación de prepararnos para garantizar la protección de nuestro pueblo y la paz perpetua en nuestro territorio”, recoge “El Confidencial Saharaui” del discurso de Gali.

ALGERIA-WSAHARA-SADR
Soldados del Ejército de Liberación del Pueblo Saharaui (ELPS) durante unas maniobras en Chahid Uali, en enero de 2019 (FOTO: Farouk Batiche/AFP)

Como comandante en jefe del Ejército de Liberación del Pueblo Saharaui (ELPS), Gali reiteró que el Ejército saharaui quiere la prosperidad y la independencia para la nación, “pero para materializarlo necesitamos tener listos a nuestros jóvenes (…) para defender cada centímetro del territorio y poder construir nuestro país en nuestro propio territorio”, dijo.

Los señalamientos de Brahim Gali se produjeron 6 días después de que las fuerzas de ocupación marroquíes asesinaran con violencia a una joven saharaui en El Aaiún ocupado durante las manifestaciones que festejaban la victoria de Argelia en la Copa Africana de Naciones el pasado 19 de julio.

Gali afirmó que el Gobierno saharaui no descarta la vuelta a la acción armada. “La solución está en las armas”, asegura el Secretario General del Frente Polisario. El mandatario saharaui aseguró que la guerra llegará tarde o temprano y pide a la juventud prepararse para esta tarea. “La guerra es inevitable, solo falta concertar la hora”, recalca.

En 1976, España abandonó su última colonia – el Sahara Occidental – dejándola en manos del Ejército de Marruecos. Sin embargo, casi 44 años después, el territorio sigue ocupado casi en su totalidad (dos tercios) por el Reino de Marruecos y la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) continúa a la espera de la celebración de un referéndum de autodeterminación.

El presidente saharaui llamó a obtener “resultados concretos” en el contencioso del Sahara Occidental para evitar una guerra que cada vez está más cerca. Gali criticó también a la comunidad internacional, y en especial al Consejo de Seguridad de la ONU y a Francia. “Marruecos nunca cede mientras cuenta con el respaldo incondicional de Francia en el máximo órgano de decisión de la ONU”, afirmó.

Por último, Brahim Gali denuncia el “estado de sitio y represión” que sufren los saharauis que viven bajo la ocupación marroquí, y asegura que “son víctimas de una represión y violencia sistemáticas ante los ojos de la comunidad internacional”.

Por Lehbib Abdelhay/ECS

Anuncios

La tribu

coronel-gadafi-vector-retrato-historieta_91-9042La tribu es una familia que creció debido a la procreación. De ahí que la tribu sea una gran familia, del mismo modo que una nación es una tribu que creció a través de la procreación. La nación es una tribu grande y el mundo es una gran nación – una nación que se ramificó entre múltiples naciones. Los lazos que unen a las familias son los mismos que unen a la tribu, a la nación y al mundo. Con el aumento numérico del grupo esos lazos tienden, sin embargo, a debilitarse. El concepto de hombre es semejante al concepto de nación tal y como el concepto de nación es semejante al de tribu y el de tribu al de familia. Con todo, el grado de afecto concerniente a esas relaciones disminuye a medida que en ellas se pasa del nivel más pequeño al mayor. Se trata de un hecho social solamente negado por aquellos que lo ignoran.

En efecto, los lazos sociales – cohesión, unidad, intimidad y amor – son más fuertes a nivel de familia que a nivel de tribu y son más fuertes a nivel de tribu que a nivel de nación. Del mismo modo, éstos son más fuertes a nivel de nación que a nivel de mundo.

Las ventajas, privilegios, valores e ideales que resultan de esos lazos sociales son mayores en la sociedad donde éstos son naturales y fuertes. De hecho, los lazos sociales son más fuertes entre los miembros de la familia que entre los miembros de la tribu, más fuertes entre los miembros de la tribu que entre los miembros de la nación. Los lazos sociales son más fuertes a nivel nacional que a nivel mundial. Estos lazos sociales y los beneficios que de ellos emanan se pierden cuando la familia, la tribu, la nación o la humanidad desaparecen.

Es, por tanto, muy importante para la sociedad humana mantener la cohesión de la familia, de la tribu, de la nación y del mundo de modo que los individuos, en general, se puedan beneficiar de los valores inculcados a través de la solidaridad, la cohesión, la unidad, la intimidad, el amor de la familia, de la tribu, de la nación y la humanidad.

En términos sociales, la familia es mejor que la tribu, la tribu es mejor que la nación y la nación es mejor que el mundo, si son comparadas afectivamente y en lo tocante a las ventajas, a la solidaridad y a la camaradería que ofrecen a sus miembros.

Por Muammar el-Gadafi

¿Es China imperialista?

arton31393El término “imperialismo” está hoy bastante devaluado y se confunde a menudo con conceptos más antiguos como “expansionismo” o simplemente “Imperio”. Por ejemplo, el Imperio Romano era efectivamente un territorio bajo control político compuesto por regiones avasalladas en el marco del modo de producción esclavista. Igualmente, los imperios feudales como el Sacro Imperio Romano Germánico o el Imperio Otomano oprimieron a los pueblos europeos o africanos durante toda la Edad Media antes de desaparecer ante las embestidas de las fuerzas nacionales contemporáneas que surgieron con el desarrollo de la clase burguesa. Estas formas políticas de dominación pudieron existir en todos los continentes y bajo numerosos modelos de producción distintos.

No obstante, hay una forma del todo específica del desarrollo capitalistas, que para los marxistas-leninistas representa su “fase superior”, y que se llama imperialismo. Éste supone, efectivamente, como las formas precedentes, guerras inter-imperialistas por el reparto de los territorios colonizados o neocolonizados y dependientes, y también representa una fase de desarrollo que históricamente sólo han alcanzado los capitalismos de Europa, América del Norte y Japón, mediante un largo proceso de acumulación del capital nacional, mostrando signos cada vez más agudos de límites de absorción del mercado interior y la necesidad de exportar los capitales fuera de las fronteras en territorios a la vez consumidores y explotables en mano de obra y en recursos.

Existe una definición sencilla del concepto marxista-leninista de imperialismo, resumido por la pluma de Lenin:

“El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en la cual ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido una importancia de primer orden la exportación de capital, ha empezado el reparto del mundo por los cárteles internacionales y ha terminado el reparto de todo el territorio del mismo entre los países capitalistas más importantes.”

V. I. Lenin; El imperialismo, fase superior del capitalismo

sin2bt25c325adtulo
Evolución del salario medio en China (en rojo)

Aquí hay que hacer una primera observación: China, por muy “abierta al desarrollo del capitalismo privado” que sea, sigue poseyendo en su sector estatal los mayores bancos nacionales. El Banco Popular de China sigue siendo el “banco central” del país, controlado directamente por el Estado (contrariamente al Banco Central Europeo, por ejemplo, que es totalmente privado), y los otros 4 grandes bancos, que siguen estando dedicados al financiamiento específico y orientados hacia sectores determinados según lo que marquen los planes gubernamentales, cotizan en bolsa pero siendo siempre controlados por el Estado chino (que posee la mayor parte de las acciones). Por lo tanto, estamos lejos de la hipertrofia vertiginosa del capitalismo financiero salvaje de los EEUU o de la Unión Europea, por ejemplo, en lo que respecta a la fase del desarrollo. Por otra parte, hay que apuntar que en China el propio sector público sigue representando el 25% de la economía nacional – aunque para el FMI sea “deficitaria”, es decir, “costosa”, esta parte pública es financiada voluntariamente por el Estado gracias al desarrollo paralelo del capital privado, muy “rentable”.

Una segunda observación: la cita de Lenin precisa hábilmente que exportar capitales (y por supuesto este es el caso de China en los demás continentes) no “basta” para hacer que un país sea imperialista. Aún hace falta que esta exportación de capitales se convierta en dominante en la economía nacional, y sin embargo aún estamos lejos de las exportaciones gigantescas de capitales que determinan las actuales guerras de rapiña imperialistas en los territorios más jugosos en recursos energéticos, etc. En primer lugar, el mercado interior chino se ha desarrollado tanto – en gran parte por la reabsorción acelerada de la pobreza china – que la producción nacional no alcanza aún en su territorio los límites nacionales que han obligado a los carroñeros de los EEUU y de la UE a “repartirse el pastel mundial”.

Además, los acuerdos económicos entre – por ejemplo – los países africanos y China no han adoptado las formas tomadas históricamente por los imperialistas y colonizadores. Efectivamente, la frontera es notoriamente tenue en este tipo de acuerdos de nuevo tipo, entre exportación de capitales y ayuda al desarrollo. Décadas de ocupación colonial de los países africanos – principalmente por Francia y el Reino Unido – han alimentado a las grandes empresas metropolitanas sin proporcionar jamás a los países avasallados las infraestructuras necesarias para su propio desarrollo. Por ejemplo, se encontrarán hoy junglas africanas sin ninguna ruta asfaltada… ¡pero jalonadas por postes para alimentar la red de “recargas telefónicas” de Orange! En cambio, las obras chinas en estos mismos países desarrollan directamente la economía nacional (carreteras y autopistas, grandes complejos hospitalarios, edificios y estructuras urbanas, infraestructuras que permiten la explotación de nuevos recursos energéticos…) y prevén con la mano de obra local una transferencia tecnológica y de competencias progresiva que interesa evidentemente a los países neocolonizados y bloqueados en su desarrollo por el neocolonialismo y por la deuda con los EEUU o los países imperialistas de la UE.

Finalmente, no hay que olvidar que una parte importante del PIB chino es realizado por empresas privadas extranjeras. Según el razonamiento mecánico según el cual China estaría a la cabeza de los países imperialistas, ¡entonces también está a la cabeza de los países más penetrados por el imperialismo extranjero! No obstante, en este punto, las obras extranjeras que se han instalado en China emplean progresivamente cada vez más a ingenieros y técnicos chinos, lo que permite al país desarrollarse rápidamente mediante una transferencia de tecnología planificada por el Estado.

Por lo tanto, China está económicamente propulsada hacia adelante, con tasas de crecimiento muy importantes (en comparación con las tasas de crecimiento de los países imperialistas, en crisis estructural desde hace tantas décadas) mediante el desarrollo de un capitalismo privado aún dominado por el Estado (capitalismo de Estado) bajo la forma de co-empresas, pero esto no quiere decir que se haya convertido en un país imperialista. No hay que confundir “exportación de mercancías” y “exportación de capitales”: China es uno de los países más industrializados del mundo y, por lo tanto, de los más exportadores en términos de balanza comercial, pero está cada vez más orientada hacia su mercado interior; por lo tanto, es potencialmente uno de los países menos “forzados” a exportar sus capitales dominando a sus vecinos.

sin2bt25c325adtulo
Inversiones Directas Extranjeras (IDE) en China hacia África (en negro) e IDE totales en China (en gris). Se comprueba que las exportaciones de capitales chinos hacia África siguen siendo marginales en comparación con las inversiones hechas hacia otros países – y notablemente en la Unión Europea.

La exportación violenta de capitales por el imperialismo se ha acompañado siempre de un “seguro” militar de las vías comerciales concernidas, y ello desde las primeras transnacionales holandesas en el siglo XVII (por lo tanto, bajo un capitalismo aún muy lejos de alcanzar la fase imperialista desde el punto de vista marxista). ¡Aquí se puede subrayar aún la extrema “timidez” de la seguridad geoestratégica china (que sólo tiene una base militar, en Yibuti) frente a la constelación alucinante de las bases militares de EEUU, Francia y demás en todos los continentes del planeta! Incluso India está construyendo una base militar en el archipiélago africano de las Seychelles: ¿se hablará pronto de un imperialismo indio que molesta “nuestros” intereses?

Existe una diferencia muy clara entre un Estado anti-imperialista que sale del feudalismo, que se desarrolla y se enriquece para sacar – y ello es innegable – a un pueblo extremadamente numeroso y diverso, y un Estado imperialista que para incrementar los dividendos de las finanzas salvajes es capaz de cualquier cosa para alcanzar sus fines, incluyendo librar guerras de sumisión o de anexión en todos los continentes. Para uno, los derechos sociales y las conquistas sociales, adquiridas con la fase de consolidación socialista antes del derrumbe de la Unión Soviética, son garantizados constitucionalmente, y el impacto del capitalismo privado es minimizado sin cesar por el papel preponderante del Estado en el terreno social. Para el otro, estos mismos derechos, concedidos por una patronal atemorizada durante un tiempo por la solidez del campo socialista después de la guerra, se reducen sin cesar a medida que las todopoderosas finanzas se enseñan en su huida hacia adelante para maximizar la tasa de beneficio mediante la guerra, el retroceso de los derechos democráticos y la explotación económica.

sin2bt25c325adtulo-1
Evolución de la tasa de pobreza en China (porcentaje de la población que vive con menos de 1’25$ al día)

Por lo tanto, basta con examinar el lugar y el papel del Estado bajo la dirección del Partido Comunista de China en la economía, su control sobre el comercio exterior, sus esfuerzos por reformar las instituciones de Bretton Woods (el FMI, el Banco Mundial, la OMC), su estrategia de “cesta de monedas incluyendo el yuan” contra el dólar y la máquina de hacer billetes de EEUU para reducir la dependencia monetaria y su trabajo por establecer alianzas y cooperaciones económicas alternativas a la “globalización capitalista” bajo hegemonía estadounidense (el BRICS, Consenso de Shanghai vs. Consenso de Washington, etc.) para concluir que China es la protagonista de una alternativa anti-imperialista que consiste en reorientar las armas de los imperialistas contra ellos mismos.

Esta táctica de China debe ser estudiada y comprendida como el resultado de una lectura de la correlación de fuerzas surgida tras la derrota del campo socialista que ha reducido a los supervivientes a definir una política y una estrategia de erosión progresiva de la dominación secular del imperialismo en el mundo, al tiempo que prepara los combates defensivos finales que siguen siendo inevitables.

sin2bt25c325adtulo-2
Las inversiones de capitales en África de 2003 a 2013: la fantasía de la supuesta “Chináfrica” (rodeado en rojo, China)

Capitalismo de Estado bajo el capitalismo y bajo el socialismo

La Constitución de la República Popular China considera al sistema económico nacional como una imbricación del sector socialista, capitalista de Estado y capitalista privado. Pero el término “capitalismo de Estado” es desde el siglo XIX objeto de controversia: el padre del anarquismo, Bakunin, ya consideraba el socialismo propuesto por Marx como “una forma de capitalismo de Estado”. La “oposición obrera”, camarilla izquierdista de los primeros años del poder soviético, animada en particular por Trotsky, acusaba a la URSS de adoptar “un giro hacia el capitalismo de Estado”. Y hoy se encuentra a muchos comentaristas occidentales acusando al Estado chino de sustituir a la burguesía para convertirse en capitalista “como las demás potencias imperialistas”.

No obstante, el capitalismo de Estado es una forma económica que nunca es “pura” en un sistema económico y se corresponde concretamente con la nacionalización de las principales empresas del país. La existencia de un sector público, que es en sí mismo una pérdida de beneficio para los ávidos especuladores y así aumentar los precios, destruyendo los derechos de los trabajadores, es una opción que en sí no tiene significación fuera de su contexto histórico: los EEUU de Franklin D. Roosevelt se vieron obligados a adoptar temporalmente tal sistema (el “New Deal”) después de la catastrófica crisis de la década de 1930. El propio III Reich nacionalizó los sectores de la economía alemana para preparar al país para la guerra, durante la cual el capitalismo salvaje pudo expandirse sobre nuevas bases.

La URSS de Lenin dejó desarrollarse un sistema mixto (bajo control político obrero) durante la NEP, para permitir así la ruptura definitiva con el feudalismo y acumular las riquezas suficientes para sentar las bases del socialismo, lo que era entonces considerado como un “retroceso táctico” indispensable. Después de la guerra, también hubo muchas nacionalizaciones en Francia, fruto de una necesidad de reconstrucción del país (cosa de la que el capitalismo liberal es incapaz por definición) y de una correlación de fuerzas favorable en la lucha de clases.

Así, el capitalismo de Estado es una opción compleja, de naturaleza antiliberal (del cual uno de los aspectos puede ser keynesiano en los países capitalistas), y cuya orientación política depende de la correlación de fuerzas en la lucha de clases, de las necesidades históricas y materiales, de la clase en el poder, así como el estado de la crisis capitalista mundial, destructora masiva de fuerzas productivas. Es en este sentido que hay que comprender el capitalismo de Estado del sistema económico chino, que en ausencia de un campo socialista amplio en estas últimas décadas, se corresponde con un “retroceso necesario” (como la NEP de Lenin pero con variantes evidentes de forma, amplitud y duración), permitiendo a China perseguir en el plano económico su salida definitiva del Estado feudal inicial y colonial en el interior; al mismo tiempo que desarrolla acuerdos con los Países del Sur que permiten a estos últimos escapar hasta cierto punto del mundo unipolar impuesto por las viejas potencias imperialistas en crisis.

Por “Cercle Henri Barbusse”

Fracasa un intento de golpe de Estado en Gabón

El Gobierno de Gabón aseguró haber desarticulado un intento de golpe de Estado contra el presidente Ali Bongo perpetrado por un grupo de militares y afirmó que varios de los responsables ya se encuentran arrestados.

La detención de los sublevados fue anunciada por el Ministro de Comunicación de la nación africana, Guy Bertrand Mapangou, al que cita la emisora “Radio France International” (RFI).

Bertrand Mapangou aseguró que la situación en el resto de Gabón se normalizará en los próximos 2 o 3 días.

La toma de la radio estatal se produce pocos días después de la llegada de un grupo de militares estadounidenses a Gabón ante una supuesta crisis en la República Democrática del Congo tras las elecciones del pasado 30 de diciembre de 2018.

DwTNH4QXcAAJlrQ
Momento en el que Kelly Ondo Obiang, líder de los militares sublevados en Gabón, lee el comunicado con sus exigencias en la Radio Televisión Gabonesa.

A tempranas horas de este lunes se informó de que un grupo de militares tomó por asalto la Radio Televisión Gabonesa (RTG). El presunto líder de este grupo, teniente Kelly Ondo Obiang, leyó un mensaje en el que cuestionaba el discurso de Año Nuevo del presidente Ali Bongo calificándolo de “triste espectáculo para mantenerse en el poder”.

Obiang anunció la creación de un Consejo Nacional de Restauración contra el gobierno de Bongo. “No podemos abandonar a la patria”, aseguraba el mensaje de los militares. Asimismo, señalaron a las instituciones del país como “ilegítimas e ilegales”.

Horas más tarde las fuerzas militares leales a Bongo retomaron las instalaciones de RTG y detuvieron a los sublevados.

El presidente Ali Bongo, de 59 años de edad, fue hospitalizado el pasado 24 de octubre en Arabia Saudí por un derrame cerebral.

Desde hace dos meses las autoridades de Gabón solo han dado información parcial sobre la salud del presidente, alimentando con ello todo tipo de rumores.

FUENTE: TeleSUR/Agencias

¿Quién quiere desestabilizar Argelia?

Tras la decisión de Argelia de expulsar a varios extremistas sirios, el experto en seguridad Ahmed Mizab dijo que algunos países árabes y occidentales estaban tratando de crear inestabilidad y caos en Argelia a través de la transferencia de elementos terroristas en forma de solicitantes de asilo.

800px-Commune_de_Bir_Chouhada_D8A8D984D8AFD98AD8A9_D8A8D8A6D8B1_D8A7D984D8B4D987D8AFD8A7D8A1_4
Edificio de viviendas decorado con la bandera argelina en la comuna de Bir Chouhada, provincia de Oum El Bouaghi (Argelia)

Algunos países árabes y occidentales están tratando de enviar elementos de grupos terroristas desde zonas de conflicto hacia Argelia, un país árabe poderoso e independiente en sus políticas, para sembrar el caos y lanzar una segunda ola de la “Primavera Árabe”, según afirma Mizab. “Hace aproximadamente un año, la región fue testigo de la transferencia sistemática de elementos de grupos terroristas para llevar a cabo proyectos ideados por países como EEUU o Francia. Usando este tipo de maquinaciones, estos países quieren evaluar primero la factibilidad de otros proyectos más grandes”.

El experto argelino dijo que los grupos terroristas desplegados en la región habían realizado recientemente actividades sospechosas y estaban tratando de establecer nuevos feudos allí.

“Los sucesos en el sur de Libia y en Mali, así como los intentos de los terroristas de irrumpir en Argelia, confirman el hecho de que ha existido un complot que buscaba socavar la seguridad y la estabilidad del país”, dijo Mizab.

El experto pidió una reacción severa frente a tales acciones. “Están involucrados en muchos delitos; deben ser juzgados y castigados”, dijo, refiriéndose a los terroristas que llegan a Argelia como solicitantes de asilo.

En otra parte de sus comentarios, sin embargo, explicó que esta situación no era del todo nueva en Argelia.

Algunas potencias, incluidos los EEUU, han desplegado grupos terroristas en Níger para marcar el terreno de su infiltración en Argelia, pero el Ejército argelino ha dado una “respuesta relámpago” para frustrar sus planes, según afirma Ahmed Mizab.

En los últimos días, funcionarios argelinos han informado sobre la expulsión de varios terroristas procedentes de Siria. “Estos terroristas llegaron a territorio nacional procedentes desde Alepo, en Siria”, agregaron los funcionarios.

Las autoridades del Ministerio del Interior de Argelia subrayaron que no permitirán que tales elementos pongan en peligro la seguridad y la estabilidad del país.

FUENTE: Press TV/Al-Manar

Seamos socialistas

Hay una diferencia fundamental entre la visión de los modelos semi-revolucionarios, que dicen que mientras las clases trabajadoras y la clase obrera sigan atrasadas deben quedarse bajo tutela, pues no es razonable concederles más derechos de los que puedan ejercitar; y entre la visión revolucionaria verdadera, que dice que mientras esta clase sea la inmensa mayoría del pueblo, mientras sea ella la que construye la sociedad, quien lucha y combate cuando sobrevienen los peligros y la agresión exterior, cuando aparecen conspiraciones imperialistas, debemos habilitar todos los medios posibles para que esta clase sea capaz de ejercitar sus derechos y su libertad. Porque la clase obrera no puede llegar al nivel de capacidad y eficacia necesario para construir la Revolución Árabe si no practica sus derechos con libertad. Puede y debe equivocarse para aprender con la práctica, para que surja en nuestra vida un espíritu y un calor nuevos: el calor del pueblo trabajador, el pueblo que está interesado en la independencia y la libertad, en la soberanía y en la unidad, en que se eleve el nivel de vida de nuestros países.

No podemos ser socialistas y proclamar el socialismo si limitamos el papel de la clase obrera, si lo censuramos, si lo miramos como si no fuera parte de nosotros, ni nosotros parte de ella.

Somos parte de la clase obrera. Los socialistas verdaderos se consideran a sí mismos parte de la clase obrera. El verdadero gobierno socialista es el gobierno de la clase obrera, el que atiende más a las posibilidades de esta clase en el futuro que a sus defectos en el presente. El que considera lo que esta clase puede dar, forjar y crear en la vida de la nación, en el combate del destino, antes de los errores en los que pueda caer en la práctica, sus detalles y pormenores. Éste es el salto que se le exige a la revolución, a la Revolución Árabe total y en cada una de sus regiones, porque en el pasado se detuvo a mitad de camino.

Ésta es la corrección radical y decisiva que ha de dejar su impronta en nuestra vida y nuestra actuación en los 10 años próximo, para que nuestra revolución sea profunda y válida, capaz de corresponderse con los medios del enemigo y su enorme fuerza, para que así nos coloquemos en medio del camino de nuestro renacimiento.

bitar2c_atassi2c_nasser_and_aflaq2c_1963
Reunión entre las delegaciones de la República Árabe Unida (Siria y Egipto), encabezada por Gamal Abdel Nasser, en el contexto de las conversaciones tripartitas entre Egipto, Siria e Irak. De izquierda a derecha: Salah al-Din al-Bittar (Primer Ministro de Irak); Luay al-Atassi (Presidente de Irak); Gamal Abdel Nasser (Presidente de la RAU) y Michel Aflaq (Jefe del Comando Nacional del Partido Baath).

Este salto consiste, precisamente, en cambiar la visión que se tiene del proletario y de la clase trabajadora. Reconocer primero sus derechos y exigirle después sus deberes. La clase obrera es consciente de sus responsabilidades históricas, pues no pide beneficios materiales o de consumo solamente, sino que con su instinto y conciencia nuevas siente que es la base de esta patria, de esta nación, que es ella quien va a salir a la calle, la que va a ir al frente el día del peligro. A ella pertenecen los luchadores y combatientes. En tiempos de paz, es ella la que construye con su sudor y esfuerzo los proyectos de desarrollo del país y de su industrialización, para llevarla del atraso al desarrollo y a la civilización.

No digo esto para que los obreros sientan orgullo y se envanezcan. No. No creo que el orgullo conozca el camino que lleva hacia nuestras clases obreras y populares. Las clases trabajadoras y populares son quienes sienten pasión por esta patria, quienes aman esta tierra; ellas son las que se sacrifican en silencio, las que en realidad creen en los valores patrióticos y humanistas, más que en el pan de cada día que luchan por conseguir.

Sacrifican de todo corazón hasta ese pedazo de pan cuando ven a su patria amenazada, sin necesitar consejos ni recomendaciones. Éstos deben dirigirse a las clases que no son capaces de valorar en qué circunstancias estamos, ni estimar que estamos amenazados en nuestra existencia como nación; ni de considerar, por tanto, que éste es un tiempo de privaciones y de preparación al combate, y que lo que debe darse a las clases populares no es comodidad, sino los medios para que puedan construir la patria y defenderla.

Por Michel Aflaq

Fundador del Partido Árabe Socialista Baath

La República del Rif

192px-flag_of_the_republic_of_the_rif-svg
Bandera oficial de la República del Rif (1921-1926)

La República del Rif (en rifeño: “Taguda n Arif”) fue un Estado norteafricano independiente. Algunas tribus confederadas de la región montañosa del Rif adoptaron ese nombre para designar al territorio independizado de España durante la sangrienta guerra que realizaron contra esta potencia entre 1921 y 1926, la conocida como Guerra del Rif. A veces recibe el nombre de República Confederada de las Tribus del Rif, pero esta denominación no fue oficial. La República fue disuelta el 27 de mayo de 1926 por fuerzas españolas y francesas después del Desembarco de Alhucemas.

Antes del establecimiento de los colonizadores españoles y franceses, Marruecos estaba nominalmente bajo el imperio de un sultán que gobernaba a través de una estructura estatal conocida con el nombre de “majzen” (literalmente, “almacén”), que podría traducirse por “corte”. El sultán, aparte de ser un monarca absoluto, poseía el título de “Príncipe de los Creyentes” (“amir al-muminin”), una denominación tradicionalmente reservada a los califas (los reyes de Marruecos, tras la independencia del país en 1956, han conservado este título, que ningún otro gobernante musulmán utiliza). El sultán era, por tanto, jefe político y espiritual de Marruecos.

El Rif, región montañosa de cultura mayoritariamente amazigh en el noroeste del Sultanato, pertenecía de lleno al Bled es-Siba. Como otros territorios independientes del sultán, no tenía una estructura de poder centralizada sino una multitud de alianzas creadas a partir de estructuras tribales y ligas políticas a varios niveles: comunidad, fracción, clan, tribu, confederación, etc.

El órgano de decisión en cada uno de estos niveles era la Asamblea (“ayraw” en rifeño, “yamaa” en árabe), formada por los representantes de la comunidad, que elegían, generalmente por un período anual, a un Jefe (“shaikh” o “amgar”). La tribu más importante del Rif a principios del siglo XX era de los Ait Wariaghel, conocida en la historiografía española como “Beni Urriaguel”.

Los españoles penetraron en el Rif al principio realizando pactos con los jefes locales y estableciéndose en pequeñas posiciones que generalmente tenían la forma de “blocaos”. No se alejaban excesivamente de Melilla, su retaguardia. En 1921 las tribus del Rif Central se sublevaron bajo el mando de Muhammad Abd el-Krim el-Khatabbi, conocido como Abd el-Krim, notable de los Ait Wariaghel, justo en el momento en el que las tropas españolas se aventuraban a establecer posiciones más arriesgadas y desprotegidas.

Varias posiciones fueron duramente atacadas, en una campaña que duró todo el verano de 1921 y que culminó en una grave derrota española en Annual. Esta victoria rifeña dio inicio a una guerra que se prolongó hasta 1926. La rebelión rifeña finalmente fue derrotada gracias a la ayuda de Francia en el Desembarco de Alhucemas.

20170707_abd_al_krim
Muhammad Abd el-Krim el-Khatabbi, conocido popularmente como Abd el-Krim, fue el líder de la República del Rif durante su existencia. Posteriormente deportado a la colonia francesa de Isla Reunión, en el Océano Índico, moriría exiliado junto a su familia en El Cairo en 1963.

Después de la victoria de Annual en el verano de 1921, Abd el-Krim se sintió más seguro de organizar y desarrollar eficazmente el movimiento rifeño, surgido a lo largo de la guerra, por la razón de que el Rif fue liberado por las manos duras del Haraka. La falta de un Ejército regular rifeño coherente y la falta de un organismo que coordinase entre tribus, también la gestión de su propia economía y administración, llevaron a Abd el-Krim a celebrar democráticamente un Congreso General, donde se estudiara y se evaluara la situación después de la victoria y se establecieran nuevas herramientas para un movimiento más sólido.

El planteamiento fue aceptado con un gran entusiasmo por los rifeños, así, fueron invitados a participar los representantes de las cabilas.

La reunión tuvo lugar el 18 de septiembre de 1921. Abd el-Krim empezó con un gran discurso, donde habló de la relación entre el Rif con España y Marruecos, denunciando todo tipo de colonialismo (tanto español como francés), y llamando a no aceptar ningún tratado con el Protectorado Español de Marruecos.

FUENTE: “Plataforma de Apoyo al Rif”