La democracia consultiva de China en acción

Cada marzo, la comunidad internacional sigue de cerca las “Dos Sesiones” que se celebran en Beijing. El término de “Dos Sesiones” se refiere a las reuniones anuales de la Asamblea Popular Nacional (APN) de la República Popular China y de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh).

Durante las Dos Sesiones, los diputados de la APN y los miembros de la CCPPCh muestran su preocupación por el bienestar de la población, trasladan la opinión pública al Gobierno y garantizan los derechos civiles de las comunidades. La democracia electoral y la democracia consultiva sobresalen en las Dos Sesiones.

democraciaconsultiva
Sello de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh), fundada en 1949 con el encargo inicial de fundar la República Popular China.

Li Junru, miembro del Comité Permanente del XI Comité Nacional de la CCPPCh, señaló que se trata de un patrón democrático que se ajusta a las realidades fundamentales del país y a las demandas del pueblo.

Como expresión autóctona del país, la democracia consultiva garantiza la participación amplia y efectiva en la política a través de las consultas que efectúan los partidos políticos, las Asambleas Populares, los departamentos gubernamentales, los Comités de la CCPPCh, las organizaciones populares, las comunidades y las organizaciones sociales.

La CCPPCh ha estado desempeñando un papel importante en la promoción de la democracia consultiva. En su informe presentado ante el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, el presidente Xi Jinping señaló:

“La CCPPCh constituye una disposición institucional con peculiaridades chinas, así como una importante vía y un organismo consultivo especial de la democracia consultiva socialista.”

Desde el XVIII Congreso Nacional del PCCh, celebrado en 2012, la CCPPCh se ha esforzado por avanzar en el desarrollo extensivo, de múltiples niveles e institucionalizado, de la democracia consultiva. Las ideas y pensamientos desarrollados en las reuniones plenarias han servido como principios rectores. Las reuniones de deliberación del Comité Permanente y las consultas sobre temas específicos son importantes manifestaciones en este sentido. Los foros consultivos quincenales, las reuniones de consultas específicas que involucran a los departamentos pertinentes y las consultas para debatir las propuestas de los miembros de la CCPPCh se han efectuado regularmente.

Apoyado en los fundamentos de la democracia consultiva, la serie de artículos que se presentan en la revista “China Hoy” sobre este tema ponen de manifiesto el éxito de la práctica de este patrón democrático en China.

En 2014, Xi Jinping pidió que la CCPPCh condujera, de manera flexible y regular, consultas exhaustivas sobre asuntos especiales con personas que trabajan en esos temas, con representantes de todos los sectores de la sociedad y con autoridades gubernamentales relevantes en el manejo de propuestas.

La esencia de la democracia socialista es fomentar que la gente discuta sus propios asuntos, con el fin de encontrar el mayor común denominador de las aspiraciones y demandas de toda la sociedad. La plataforma de la CCPPCh es de gran necesidad, así como un entorno libre y armonioso también es importante.

Negociación, interacción y comunicación son características determinantes de estas consultas, y explican también la obtención de resultados sustanciales.

FUENTE: Revista “China Hoy”

Anuncios

Buenas noticias desde la Federación Rusa

Noticia importante acerca del proceso de construcción del nuevo movimiento comunista en la Federación Rusa, del cual la aplastante mayoría de la izquierda del Estado Español no tiene ni idea.

La izquierda europea en general y la doméstica (¿domesticada?) “española” en particular basan por lo general sus escasos análisis sobre la política interna de la Federación Rusa en base a la “información” procedente de las fuentes contaminadas de la amplia maquinaria propagandística del “mundo democrático”, es decir, del atlantismo. Esta maquinaria cubre un amplio frente que no sólo viene representado por el trabajo sincronizado con un guion único de la otrora “prensa seria” y las televisiones con sus “reportajes” sumados al Canal Historia y tertulianos “expertos”, sino también entra en el campo del tratamiento informativo deportivo, cultural-artístico, etc., con un tono que claramente persigue la creación de un “peligro ruso” solamente explicable en un contexto de preparación de histeria prebélica. Como la intoxicación es sofisticada y retorcida, genera una automática reacción de rechazo a toda información procedente de los medios liberales en un sector de la población, lo que también puede conducir a la confusión y a callejones ideológicos sin salida que chocan con una realidad compleja de la reintroducción del capitalismo en el conjunto del espacio post-soviético. Por lo general se suele pensar que la oposición comunista está representada exclusivamente por el Partido Comunista de la Federación Rusa (KPRF) de Guennadi Ziugánov con su tímida y zigzagueante oposición parlamentaria sobre asuntos tan cruciales para los trabajadores y sectores populares de la Federación como la reforma de la edad de las pensiones, la reforma educativa, temas salariales o la indefinición con respecto al reconocimiento oficial de las repúblicas populares del Donbass bajo la agresión del régimen oligárquico-fascista de Kiev. Pero la realidad es diferente.

A continuación, presentamos un resumen de Darya Mitina, una de las dirigentes del Partido Comunista Unificado (OKP), sobre el Congreso realizado por dicha formación el pasado 9 de febrero. Esperemos que esta información sea de utilidad para comprender la situación de la izquierda en la Federación Rusa.

Francisco Abad para “Revista La Comuna”

Resumen del III Congreso del Partido Comunista Unificado (OKP) de Rusia

El pasado 9 de febrero tuvo lugar en Moscú el III Congreso del Partido Comunista Unificado (OKP).

El OKP fue fundado en marzo de 2014. La base del Partido la formaron un grupo de militantes procedentes del KPRF que rechazaron el camino derechista y antimarxista de Ziugánov y sus colaboradores, así como militantes de diversos grupos marxistas regionales y sindicalistas combativos. En 2018 ingresan en el OKP representantes del movimiento estatal “Rusia Trabajadora” y del Nuevo Movimiento Comunista (hoy “Rojo Amanecer”, de tendencia maoísta).

Durante el desarrollo del Congreso, la Comisión de Delegados reconoció los mandatos de los 73 delegados escogidos para representar a las principales organizaciones del Distrito Federal del Centro, Distrito Federal del Noroeste, Lejano Oriente (regiones de Vladivostok, Amur y colindantes), los Urales, Volga, Crimea y Siberia.

El Congreso recibió los saludos de los representantes de las delegaciones extranjeras asistentes (Fronte Popolare, Italia; Polo de Renacimiento Comunista en Francia, PRCF; Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV). Se recibieron comunicados de apoyo de organizaciones obreras y de izquierda de Ucrania, Kazajistán, Bielorrusia, República Popular de Lugansk, Turquía, Grecia, Francia, Dinamarca, Siria, Argentina, EEUU y la República Árabe Saharaui Democrática.

Especialmente emocionante para los delegados asistentes fue la intervención de Carlos Rafael Faría Tortosa, Embajador Extraordinario de la República Bolivariana de Venezuela en la Federación Rusa, que explícitamente asistió al Congreso con una exposición de la situación actual, la disposición del pueblo venezolano a confrontar el peligro de una intervención directa del imperialismo y expresó el profundo agradecimiento a las fuerzas progresistas de Rusia por su solidaridad con Venezuela y la Revolución Bolivariana.

1071084740
Carlos Faría, embajador venezolano en Rusia // IMAGEN: Sputnik / Evgueny Biyatov

El III Congreso del OKP también fue saludado por nuestros compatriotas rusos. La intervención del Primer Secretario del Partido Comunista Obrero de Rusia (RKPR), el compañero Viktor Tiulkin, señaló la disposición de su Partido para trabajar en la perspectiva de la unificación con el OKP en un único Partido Comunista. También se hicieron llamamientos para un trabajo unitario más estrecho de la izquierda por parte de Leonid Razvokhzayev (Frente de Izquierda), Yaroslav Sidorov (Comunistas de Rusia) y Oleg Bulayev, del Partido Revolucionario de los Trabajadores (RRP).

El Congreso escuchó el informe del Comité Central y de la Comisión Central de Seguimiento del OKP acerca del balance de trabajo realizado en el período 2016-2019, el cual fue presentado por el camarada V. I. Lakeyev, Secretario General del CC; y por el camarada A. P. Shegolev, Secretario de la Comisión Central de Seguimiento. Tras los debates, en los que tomaron parte numerosos delegados de distintas regiones de Rusia, el trabajo del presente Comité Central fue aprobado como satisfactorio y el informe de la CCS fue aprobado. Como resultado del debate interno, el Congreso introdujo algunos cambios y añadidos en el programa y los estatutos del OKP.

El Congreso aprobó la resolución sobre el momento actual, otra acerca de la unificación futura con el RKPR, y también aprobó una declaración de apoyo y en defensa de los antifascistas lituanos con el título de “¡Libertad para Algirdas Paleckis!”

piketas-uz-apaleckio-paleidima-5c3c79f6aa8af-1024x683
Defensores (izquierda) y detractores (derecha) de Algirdas Paleckis en Lituania. El político fue acusado en 2011 por negar con múltiples pruebas la “agresión soviética” sobre Lituania y fue finalmente detenido en 2018, acusado de “espionaje al servicio de Rusia” (algo que no se ha podido demostrar)

El nuevo Comité Central elegido en el Congreso eligió al nuevo Presidium del órgano central del OKP. En su composición entraron V. I. Lakeyev como nuevo Secretario General, Secretarios – A. Baranov, C. K. E. Vasiliev, D. V. Zommer, I. I. Komolova, D. A. Mitina, A. I. Porotikov, S. A. Ruzanov, I. B. Budkevich, S. F. Dogval, D. S. Zikov, S. Ivannikov, I. D. Finogeyev. Como representante de la Comisión Central de Seguimiento fue elegido V. V. Kalnin, con A. P. Shegolev como adjunto.

Por Darya A. Mitina

(Darya Alexandrovna Mitina es una política de izquierdas y crítica de cine de Rusia. Su madre, Natalia Mitina, era una conocida escritora soviética y su padre, Kasem Iskander Ibrahim Mohammed Yusufzai, fue el fundador de la Red Nacional de Televisión de Afganistán. Su abuelo, Mohammed Yusuf, fue Primer Ministro de Afganistán desde 1963 hasta 1965. Actualmente Darya es militante destacada del Partido Comunista Unificado (OKP) y forma parte de su Comité Central.

 

 

¿Es China imperialista?

arton31393El término “imperialismo” está hoy bastante devaluado y se confunde a menudo con conceptos más antiguos como “expansionismo” o simplemente “Imperio”. Por ejemplo, el Imperio Romano era efectivamente un territorio bajo control político compuesto por regiones avasalladas en el marco del modo de producción esclavista. Igualmente, los imperios feudales como el Sacro Imperio Romano Germánico o el Imperio Otomano oprimieron a los pueblos europeos o africanos durante toda la Edad Media antes de desaparecer ante las embestidas de las fuerzas nacionales contemporáneas que surgieron con el desarrollo de la clase burguesa. Estas formas políticas de dominación pudieron existir en todos los continentes y bajo numerosos modelos de producción distintos.

No obstante, hay una forma del todo específica del desarrollo capitalistas, que para los marxistas-leninistas representa su “fase superior”, y que se llama imperialismo. Éste supone, efectivamente, como las formas precedentes, guerras inter-imperialistas por el reparto de los territorios colonizados o neocolonizados y dependientes, y también representa una fase de desarrollo que históricamente sólo han alcanzado los capitalismos de Europa, América del Norte y Japón, mediante un largo proceso de acumulación del capital nacional, mostrando signos cada vez más agudos de límites de absorción del mercado interior y la necesidad de exportar los capitales fuera de las fronteras en territorios a la vez consumidores y explotables en mano de obra y en recursos.

Existe una definición sencilla del concepto marxista-leninista de imperialismo, resumido por la pluma de Lenin:

“El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en la cual ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido una importancia de primer orden la exportación de capital, ha empezado el reparto del mundo por los cárteles internacionales y ha terminado el reparto de todo el territorio del mismo entre los países capitalistas más importantes.”

V. I. Lenin; El imperialismo, fase superior del capitalismo

sin2bt25c325adtulo
Evolución del salario medio en China (en rojo)

Aquí hay que hacer una primera observación: China, por muy “abierta al desarrollo del capitalismo privado” que sea, sigue poseyendo en su sector estatal los mayores bancos nacionales. El Banco Popular de China sigue siendo el “banco central” del país, controlado directamente por el Estado (contrariamente al Banco Central Europeo, por ejemplo, que es totalmente privado), y los otros 4 grandes bancos, que siguen estando dedicados al financiamiento específico y orientados hacia sectores determinados según lo que marquen los planes gubernamentales, cotizan en bolsa pero siendo siempre controlados por el Estado chino (que posee la mayor parte de las acciones). Por lo tanto, estamos lejos de la hipertrofia vertiginosa del capitalismo financiero salvaje de los EEUU o de la Unión Europea, por ejemplo, en lo que respecta a la fase del desarrollo. Por otra parte, hay que apuntar que en China el propio sector público sigue representando el 25% de la economía nacional – aunque para el FMI sea “deficitaria”, es decir, “costosa”, esta parte pública es financiada voluntariamente por el Estado gracias al desarrollo paralelo del capital privado, muy “rentable”.

Una segunda observación: la cita de Lenin precisa hábilmente que exportar capitales (y por supuesto este es el caso de China en los demás continentes) no “basta” para hacer que un país sea imperialista. Aún hace falta que esta exportación de capitales se convierta en dominante en la economía nacional, y sin embargo aún estamos lejos de las exportaciones gigantescas de capitales que determinan las actuales guerras de rapiña imperialistas en los territorios más jugosos en recursos energéticos, etc. En primer lugar, el mercado interior chino se ha desarrollado tanto – en gran parte por la reabsorción acelerada de la pobreza china – que la producción nacional no alcanza aún en su territorio los límites nacionales que han obligado a los carroñeros de los EEUU y de la UE a “repartirse el pastel mundial”.

Además, los acuerdos económicos entre – por ejemplo – los países africanos y China no han adoptado las formas tomadas históricamente por los imperialistas y colonizadores. Efectivamente, la frontera es notoriamente tenue en este tipo de acuerdos de nuevo tipo, entre exportación de capitales y ayuda al desarrollo. Décadas de ocupación colonial de los países africanos – principalmente por Francia y el Reino Unido – han alimentado a las grandes empresas metropolitanas sin proporcionar jamás a los países avasallados las infraestructuras necesarias para su propio desarrollo. Por ejemplo, se encontrarán hoy junglas africanas sin ninguna ruta asfaltada… ¡pero jalonadas por postes para alimentar la red de “recargas telefónicas” de Orange! En cambio, las obras chinas en estos mismos países desarrollan directamente la economía nacional (carreteras y autopistas, grandes complejos hospitalarios, edificios y estructuras urbanas, infraestructuras que permiten la explotación de nuevos recursos energéticos…) y prevén con la mano de obra local una transferencia tecnológica y de competencias progresiva que interesa evidentemente a los países neocolonizados y bloqueados en su desarrollo por el neocolonialismo y por la deuda con los EEUU o los países imperialistas de la UE.

Finalmente, no hay que olvidar que una parte importante del PIB chino es realizado por empresas privadas extranjeras. Según el razonamiento mecánico según el cual China estaría a la cabeza de los países imperialistas, ¡entonces también está a la cabeza de los países más penetrados por el imperialismo extranjero! No obstante, en este punto, las obras extranjeras que se han instalado en China emplean progresivamente cada vez más a ingenieros y técnicos chinos, lo que permite al país desarrollarse rápidamente mediante una transferencia de tecnología planificada por el Estado.

Por lo tanto, China está económicamente propulsada hacia adelante, con tasas de crecimiento muy importantes (en comparación con las tasas de crecimiento de los países imperialistas, en crisis estructural desde hace tantas décadas) mediante el desarrollo de un capitalismo privado aún dominado por el Estado (capitalismo de Estado) bajo la forma de co-empresas, pero esto no quiere decir que se haya convertido en un país imperialista. No hay que confundir “exportación de mercancías” y “exportación de capitales”: China es uno de los países más industrializados del mundo y, por lo tanto, de los más exportadores en términos de balanza comercial, pero está cada vez más orientada hacia su mercado interior; por lo tanto, es potencialmente uno de los países menos “forzados” a exportar sus capitales dominando a sus vecinos.

sin2bt25c325adtulo
Inversiones Directas Extranjeras (IDE) en China hacia África (en negro) e IDE totales en China (en gris). Se comprueba que las exportaciones de capitales chinos hacia África siguen siendo marginales en comparación con las inversiones hechas hacia otros países – y notablemente en la Unión Europea.

La exportación violenta de capitales por el imperialismo se ha acompañado siempre de un “seguro” militar de las vías comerciales concernidas, y ello desde las primeras transnacionales holandesas en el siglo XVII (por lo tanto, bajo un capitalismo aún muy lejos de alcanzar la fase imperialista desde el punto de vista marxista). ¡Aquí se puede subrayar aún la extrema “timidez” de la seguridad geoestratégica china (que sólo tiene una base militar, en Yibuti) frente a la constelación alucinante de las bases militares de EEUU, Francia y demás en todos los continentes del planeta! Incluso India está construyendo una base militar en el archipiélago africano de las Seychelles: ¿se hablará pronto de un imperialismo indio que molesta “nuestros” intereses?

Existe una diferencia muy clara entre un Estado anti-imperialista que sale del feudalismo, que se desarrolla y se enriquece para sacar – y ello es innegable – a un pueblo extremadamente numeroso y diverso, y un Estado imperialista que para incrementar los dividendos de las finanzas salvajes es capaz de cualquier cosa para alcanzar sus fines, incluyendo librar guerras de sumisión o de anexión en todos los continentes. Para uno, los derechos sociales y las conquistas sociales, adquiridas con la fase de consolidación socialista antes del derrumbe de la Unión Soviética, son garantizados constitucionalmente, y el impacto del capitalismo privado es minimizado sin cesar por el papel preponderante del Estado en el terreno social. Para el otro, estos mismos derechos, concedidos por una patronal atemorizada durante un tiempo por la solidez del campo socialista después de la guerra, se reducen sin cesar a medida que las todopoderosas finanzas se enseñan en su huida hacia adelante para maximizar la tasa de beneficio mediante la guerra, el retroceso de los derechos democráticos y la explotación económica.

sin2bt25c325adtulo-1
Evolución de la tasa de pobreza en China (porcentaje de la población que vive con menos de 1’25$ al día)

Por lo tanto, basta con examinar el lugar y el papel del Estado bajo la dirección del Partido Comunista de China en la economía, su control sobre el comercio exterior, sus esfuerzos por reformar las instituciones de Bretton Woods (el FMI, el Banco Mundial, la OMC), su estrategia de “cesta de monedas incluyendo el yuan” contra el dólar y la máquina de hacer billetes de EEUU para reducir la dependencia monetaria y su trabajo por establecer alianzas y cooperaciones económicas alternativas a la “globalización capitalista” bajo hegemonía estadounidense (el BRICS, Consenso de Shanghai vs. Consenso de Washington, etc.) para concluir que China es la protagonista de una alternativa anti-imperialista que consiste en reorientar las armas de los imperialistas contra ellos mismos.

Esta táctica de China debe ser estudiada y comprendida como el resultado de una lectura de la correlación de fuerzas surgida tras la derrota del campo socialista que ha reducido a los supervivientes a definir una política y una estrategia de erosión progresiva de la dominación secular del imperialismo en el mundo, al tiempo que prepara los combates defensivos finales que siguen siendo inevitables.

sin2bt25c325adtulo-2
Las inversiones de capitales en África de 2003 a 2013: la fantasía de la supuesta “Chináfrica” (rodeado en rojo, China)

Capitalismo de Estado bajo el capitalismo y bajo el socialismo

La Constitución de la República Popular China considera al sistema económico nacional como una imbricación del sector socialista, capitalista de Estado y capitalista privado. Pero el término “capitalismo de Estado” es desde el siglo XIX objeto de controversia: el padre del anarquismo, Bakunin, ya consideraba el socialismo propuesto por Marx como “una forma de capitalismo de Estado”. La “oposición obrera”, camarilla izquierdista de los primeros años del poder soviético, animada en particular por Trotsky, acusaba a la URSS de adoptar “un giro hacia el capitalismo de Estado”. Y hoy se encuentra a muchos comentaristas occidentales acusando al Estado chino de sustituir a la burguesía para convertirse en capitalista “como las demás potencias imperialistas”.

No obstante, el capitalismo de Estado es una forma económica que nunca es “pura” en un sistema económico y se corresponde concretamente con la nacionalización de las principales empresas del país. La existencia de un sector público, que es en sí mismo una pérdida de beneficio para los ávidos especuladores y así aumentar los precios, destruyendo los derechos de los trabajadores, es una opción que en sí no tiene significación fuera de su contexto histórico: los EEUU de Franklin D. Roosevelt se vieron obligados a adoptar temporalmente tal sistema (el “New Deal”) después de la catastrófica crisis de la década de 1930. El propio III Reich nacionalizó los sectores de la economía alemana para preparar al país para la guerra, durante la cual el capitalismo salvaje pudo expandirse sobre nuevas bases.

La URSS de Lenin dejó desarrollarse un sistema mixto (bajo control político obrero) durante la NEP, para permitir así la ruptura definitiva con el feudalismo y acumular las riquezas suficientes para sentar las bases del socialismo, lo que era entonces considerado como un “retroceso táctico” indispensable. Después de la guerra, también hubo muchas nacionalizaciones en Francia, fruto de una necesidad de reconstrucción del país (cosa de la que el capitalismo liberal es incapaz por definición) y de una correlación de fuerzas favorable en la lucha de clases.

Así, el capitalismo de Estado es una opción compleja, de naturaleza antiliberal (del cual uno de los aspectos puede ser keynesiano en los países capitalistas), y cuya orientación política depende de la correlación de fuerzas en la lucha de clases, de las necesidades históricas y materiales, de la clase en el poder, así como el estado de la crisis capitalista mundial, destructora masiva de fuerzas productivas. Es en este sentido que hay que comprender el capitalismo de Estado del sistema económico chino, que en ausencia de un campo socialista amplio en estas últimas décadas, se corresponde con un “retroceso necesario” (como la NEP de Lenin pero con variantes evidentes de forma, amplitud y duración), permitiendo a China perseguir en el plano económico su salida definitiva del Estado feudal inicial y colonial en el interior; al mismo tiempo que desarrolla acuerdos con los Países del Sur que permiten a estos últimos escapar hasta cierto punto del mundo unipolar impuesto por las viejas potencias imperialistas en crisis.

Por “Cercle Henri Barbusse”

China le para los pies a Bolsonaro

Durante la campaña electoral, Bolsonaro se empeñó en atacar a China y la acusó de querer “comprar Brasil”. Fue más lejos al retratar a China, de acuerdo con un portal temático de Defensa brasileño, como un “predador que quiere dominar sectores cruciales de la economía” brasileña. Agregó que los chinos no deberían ser autorizados a comprar tierras en Brasil o a controlar industrias fundamentales.

Según el informe de “Reuters”, una de esas empresas que preocupan al presidente electo es “China Molybdenum”, que adquirió una mina de niobio (usado en el acero por empresas aeroespaciales y automovilísticas) por 1.700 millones de dólares en 2016. Para Bolsonaro, ese tipo de emprendimientos deberían quedar en manos brasileñas, ya que el país controla el 85% del mercado mundial.

bolsonaros-em-taiwan
De izquierda a derecha: Carlos, Flávio, Jair y Eduardo Bolsonaro posan para una foto durante la visita a Taiwán que realizaron en febrero de 2018. Esta visita enfureció y cabreó enormemente a la República Popular China, principal socio comercial de Brasil y uno de sus socios más estratégicos junto a Rusia, India y Sudáfrica en los BRICS.

Los militares que acompañan a Bolsonaro tienen una posición nacionalista, como la que mantuvo el propio Capitán reservista, que desde siempre se opuso a las privatizaciones de empresas estatales. Ahora se opone a la privatización de “Eletrobras”, anunciada ya bajo el saliente gobierno de Michel Temer, ya que sus compradores podrían ser chinos.

En paralelo, Bolsonaro visitó Taiwán el pasado mes de febrero, siendo el primer candidato presidencial del país en dar ese paso desde que Brasil reconoció a la República Popular China en 1974. La embajada china en Brasil emitió un comunicado calificando el viaje como “una afrenta a la soberanía y la integridad territorial de China”.

Las actitudes del ahora presidente electo llamaron la atención de Beijing, al punto que hubo por lo menos dos reuniones entre diplomáticos chinos y algunos de los principales asesores de Bolsonaro. Una de ellas fue con el considerado futuro Ministro de Economía, Paulo Guedes, en septiembre, para debatir la importancia de las relaciones bilaterales. China es un gran comprador de soja y mineral de hierro de Brasil, además de ser el principal mercado de sus exportaciones, muy por encima de EEUU.

El nuevo presidente, que fue saludado con una subida de las bolsas por las reformas planeadas y la prometida reducción del déficit fiscal, tiene escaso margen de negociación, ya que los negocios agrícolas tienen una poderosa bancada en la Cámara de Diputados de Brasilia, que puede llegar al 40%. Aunque la mayor parte de los agricultores apoya a Bolsonaro, quieren mantener buenas relaciones con China, ya que no es sólo el mayor cliente sino que ha crecido su importancia ya que la guerra comercial desatada por Donald Trump está llevando a Beijing a aumentar sus compras en Brasil. “La economía es mucho más importante que la propaganda para conseguir votos”, dijo un ejecutivo a “Reuters”.

Días atrás, Bolsonaro enfatizó que sus aliados internacionales preferidos son Israel, Italia y EEUU. En 2017 atacó a las minorías en una visita al “Club Hebraica” en Río de Janeiro. Según la edición brasileña de “El País”, la visita formaba parte de “un plan exitoso para aproximarse a empresarios y políticos judíos que se sumasen al apoyo a su candidatura”. Pero esta actitud dividió a la comunidad judía, ya que otras instituciones como la Confederación Israelita de Brasil mostraron un apoyo incondicional a las minorías atacadas por Bolsonaro.

El candidato, que se bautizó en el río Jordán en mayo de 2016, afirmó que seguirá los pasos de Trump para trasladar la legación diplomática brasileña de Tel Aviv a Jerusalén. Poco después de ese episodio, en el segundo semestre de 2017, quienes apoyaban a Bolsonaro rompieron con las instituciones judías tradicionales creando la Asociación Sionista “Brasil-Israel”, destacando sus diferencias con las izquierdas.

Otros líderes mostraron su cercanía con Bolsonaro, como Matteo Salvini – Ministro del Interior italiano, y el propio Trump, quien luego de una llamada de apoyo dijo que acordaron que “Brasil y EEUU trabajarán cerca en temas de comercio, militares y todo lo demás”.

Este clima de euforia fue rápidamente enfriado por el editorial de “Global Times” del 29 de octubre, titulado: “¿Revertirá el nuevo Gobierno brasileño la política de China?”. Se trata de una pieza importante, calculada milimétricamente, suave y amenazante a la vez, como suele ser la diplomacia oriental.

Comienza diciendo que Bolsonaro es “un Trump tropical”, recuerda las acusaciones que hizo a China durante la campaña pero, a renglón seguido, destaca que comenzó a cambiar su tono hacia el final, diciendo que “vamos a hacer negocios con todos los países y China es un socio excepcional”. Agrega que es “impensable” que Bolsonaro reemplace el comercio Brasil-China por el comercio EEUU-Brasil.

En primer lugar, el editorial recuerda que Brasil tiene su mayor superávit comercial con China, de unos 20.000 millones de dólares. “La guerra comercial entre China y EEUU ha impulsado aún más las exportaciones de soja brasileña a China”, dice el diario.

En segundo lugar recuerda que el eje de la política de Bolsonaro nunca fueron las cuestiones internacionales sino los asuntos domésticos, para agregar de inmediato que “China nunca interfiere en los asuntos internos de Brasil”, cuestión enteramente cierta.

A partir de ahí, Beijing le blande la espada. “Su viaje a Taiwán durante la campaña presidencial provocó la ira de Beijing. Si sigue haciendo caso omiso del principio básico sobre Taiwán después de asumir el cargo, tendrá un costo evidentemente muy alto para Brasil”.

En el párrafo clave destaca: “Muchos observadores tienden a creer que Bolsonaro, que nunca ha visitado la China continental, no sabe lo suficiente sobre el poder oriental. Beijing debe prestar atención a que atacó a China durante la campaña y creía que una postura hostil hacia el mayor socio comercial de Brasil lo ayudaría a ser elegido”.

En buen romance, la República Popular China está diciendo que no le teme a las amenazas, pero sobre todo asegura que tiene armas mucho más potentes para responder a una eventual ofensiva de Brasil en cualquiera de los terrenos. En efecto, si China dejara de comprar soja y mineral de hierro, la economía brasileña – que ya enfrenta una situación grave – podría verse en un callejón sin salida.

Por Raúl Zibechi, para “Sputnik”

Turquía llama a las puertas de los BRICS

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha expresado su deseo de unirse al grupo de países BRICS, conformado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, según anunció el pasado domingo el diario turco “Hürriyet”.

“Somos parte del G-20 con estos cinco países. Me gustaría que consideraran los pasos necesarios para permitirnos unirnos a este grupo y tomar nuestro lugar entre los BRICS”, dijo Erdogan, quien añadió: “Si nos aceptan en este grupo, se llamará BRICST”.

Los miembros de los BRICS reaccionaron positivamente a la propuesta.

1199546
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante la X Cumbre Anual de los BRICS celebrada en Johannesburgo (Sudáfrica) | FOTO: Mikhail Metzel/TASS

“En particular, China se ha declarado a favor de la ampliación”, prosiguió Erdogan. Según Pekín, existe un inmenso potencial de asociación en el sector económico, la inversión y los proyectos de desarrollo.

El hecho de que Erdogan haya sido invitado a la X Cumbre Anual de los BRICS en Johannesburgo (Sudáfrica) es una prueba de que la posibilidad de ingreso es real.

No obstante, Putin dijo en la cumbre que por el momento no estaba prevista la ampliación, aunque no descartó por completo esta posibilidad.

“No tenemos la intención de aumentar formalmente el número de miembros de los BRICS en este momento porque los formatos actuales muestran su eficacia. Pero eso no significa que la organización esté cerrada y las puertas cerradas. Sencillamente es una cuestión que no puede resolverse espontáneamente. Debe ser analizado cuidadosamente”, dijo Putin.

El ingreso de Ankara al Eje Rusia-China sería un grave revés para EEUU y la Unión Europea, según el periódico ruso “Vzgliad”, porque ningún país es capaz de sustituir el papel que Turquía ha desempeñado en la región desde 1945.

El grupo de los BRICS ha creado un banco de desarrollo y un fondo de reserva de divisas para contrarrestar al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial, y en definitiva, la influencia de EEUU y la Unión Europea.

Turquía no es el único país que muestra su interés por entrar en el grupo. En tiempos de Cristina Fernández de Kirchner, Argentina – la segunda economía más grande de América del Sur – también expresó su deseo de unirse a los BRICS.

FUENTE: “Movimiento Político de Resistencia”

¿Por qué la gente dice que China es capitalista y no socialista?

2401205303Básicamente, porque no piensan en la manera en la que la transformación social toma lugar. Probemos lo siguiente. Abramos el bloc de notas y hagamos dos listas, una para todo lo que conocemos para definir el capitalismo (propiedad privada de los medios de producción, trabajo alienado y explotado, producción de comodidades, economía de mercado, dictadura de la burguesía, etc.), y otra para todo lo que conocemos para definir el socialismo/comunismo (propiedad social de los medios de producción, abolición de las clases y la explotación, humanización del trabajo, economía planificada, dictadura del proletariado, etc.).

Una vez hecho esto, ¿qué tenemos? Tenemos dos modelos de sociedad. Cada uno de ellos es rígido, inamovible; son formas “estáticas” de sociedad. Pero la vida y la vida social nunca se mantienen quietas, nunca existen de forma estática. Están en cambio constante, transformándose constantemente, constantemente “en movimiento”. Así que, debido a que está constantemente en movimiento, debe ser analizada en movimiento.

Nunca en la Historia ha existido ninguna sociedad de una estructura estática a otra estructura estática. En cualquier fase de la transformación las sociedades tienen elementos de lo nuevo y lo viejo. Cuando el capitalismo emergió del feudalismo en Europa, permanecieron elementos del feudalismo (vieja sociedad) con el capitalismo (nueva sociedad). Incluso hoy en día se pueden ver remanentes de las antiguas formaciones sociales en combinación con el capitalismo por todo el mundo. Cierto número de países europeos todavía tienen monarcas y nobles. India todavía tiene un sistema de castas.

Observar a una sociedad como realmente existe significa examinarla en movimiento, en el acto de su transformación. Ambas formas existen simultáneamente, pero una de ellas se sobrepondrá a la otra; una está en desarrollo, la otra en decadencia; una está siendo creada, la otra destruida. Así que si queremos preguntarnos si China es socialista en el carácter, lo más importante que tenemos que preguntar no es si China ha transitado de un sistema estático a otro, sino cuál está siendo creado y cuál está siendo destruido.

Por Dallas Mitchell

La democracia china pone a Occidente en la sombra

En momentos en que las crisis y el caos sacuden la democracia liberal de Occidente, puede ser instructivo examinar la democracia china y preguntarse cómo sale librado el sistema que pone los estándares actuales para el desarrollo y el progreso.

El XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh) es una buena oportunidad para analizar la excepcional organización socialista desde las perspectivas histórica y global. Cada 5 años, los delegados del PCCh se reúnen para proyectar las estrategias tanto para el Partido como para el país en el siguiente lustro. Este año, el objetivo primordial es “Xiaokang”, la primera meta centenaria.

En los 3 años que vienen, es decir, a más tardar en 2020, el establecimiento de una sociedad moderadamente acomodada será la culminación de 100 años de trabajo por parte del PCCh. La segunda meta centenaria, la conmemoración del centenario de la fundación de la República Popular China en 2049, verá la realización del sueño chino de rejuvenecimiento nacional.

En agosto de 2017, el PCCh consultó con otros 8 partidos no comunistas de China y con personajes prominentes sin afiliación partidaria. Sus opiniones y recomendaciones fueron incluidas en un borrador de Informe al Congreso. Esta bien establecida práctica de consulta institucional es sólo una de las formas en que el PCCh garantiza la naturaleza democrática de la toma de decisiones.

Este sistema de cooperación y consulta entre múltiples partidos encabezado por el PCCh, un tipo totalmente nuevo de sistema político fundado en 1949, es muy diferente de los sistemas bipartidistas o multipartidistas de los países occidentales, y del sistema de partido único practicado en otros países.

A diferencia de la política occidental, competitiva y conflictiva, el PCCh y los partidos no comunistas cooperan entre sí, trabajando juntos para impulsar el socialismo y esforzándose por mejorar el nivel de vida del pueblo. Esa relación mantiene la estabilidad política y la armonía social, y además garantiza la eficiencia en la elaboración y la implementación de las políticas.

Siendo el partido dirigente, el PCCh recibe recomendaciones de otros partidos en cuanto a las principales política, planes, revisiones a la ley y otros asuntos, permitiendo a los miembros de otros partidos ostentar puestos oficiales.

La democracia consultiva institucionalizada es importante en China, cuyos sistemas políticos básicos también incluyen las Asambleas Populares y el autogobierno de base, como los Comités de Aldeas.

El sistema chino se dirige hacia la unidad social en vez de hacia las divisiones que vienen como una consecuencia inevitable de la naturaleza belicosa de la democracia occidental de hoy. Las incesantes difamaciones, disputas y reversiones de políticas que componen el sello distintivo de la democracia liberal han retrasado el progreso económico y social, pasando por alto los intereses de la mayoría de los ciudadanos.

La Constitución de la República Popular China declara que “el sistema de cooperación multipartidista y de consulta política bajo el liderazgo del Partido Comunista debe continuar existiendo y desarrollándose durante un largo tiempo que aún está por venir”.

En la política parlamentaria o presidencial, los partidos obtienen su legitimidad por turnos a través de elecciones, causando frecuentes cambios de régimen y, con frecuencia, giros de 180 grados en cuanto a las políticas. Con frecuencia, cualquier progreso logrado se pierde, y por eso reina la ineficiencia.

A sus 96 años, y con 89 millones de militantes, el Partido Comunista de China representa los intereses de la mayoría del pueblo y está dedicado a servir al pueblo, con el desarrollo centrado en el pueblo profundamente arraigado en la cultura del Partido. La diversidad del PCCh está claramente demostrada en la extensiva representación de los diferentes estamentos sociales entre los más de 2.200 delegados al XIX Congreso Nacional.

Puesto que en Occidente los partidos, cada vez más, representan a determinados grupos de interés y estratos sociales, la naturaleza de la democracia capitalista se hace más oligárquica. Las fracturas ya se empiezan a notar, con muchos resultados excéntricos o imprevistos en los últimos plebiscitos. Bajo el liderazgo de un PCCh sobrio y progresista, la democracia de estilo chino nunca ha sido más saludable, y China no tiene en absoluto la necesidad de importar los fallidos sistemas políticos de partidos de otros países.

Tras cientos de años, el modelo occidental ya está mostrando su edad. Es hora de una reflexión profunda sobre los males de una democracia tambaleante que ha precipitado tantas de las enfermedades que padece el mundo y ha resuelto tan pocas. Si la democracia occidental no quiere derrumbarse por completo, debe ser revitalizada, revaluada y reiniciada.

El PCCh ha llevado a la nación china a un crecimiento sin precedentes y a logros asombrosos, particularmente en la reducción de la pobreza. Podría ser descrito justamente como un milagro transformacional que ha traído una prosperidad y un optimismo que eran inimaginables hace apenas 40 años.

Después de 5 años de reforma intensiva, de una lucha anticorrupción sin precedentes y de una maduración del Estado de derecho, un Partido Comunista de China confiado en sí mismo y manteniéndose fiel a sus principios básicos se antoja adecuado para mantener al país en el curso correcto “durante un largo tiempo que aún está por venir”.

FUENTE: Xinhua” en español