EEUU vs República Popular China: “guerra comercial”, disputa geopolítica

En el marco de la confrontación global entre unipolaridad y multilateralismo, el imperialismo intensifica su política agresiva sobre la República Popular China y sus aliados. El problema es que enfrente tiene a un coloso, amigo del desarrollo de los pueblos y locomotora de un nuevo orden mundial.

Un cargamento con 68 toneladas de medicamentos enviado por la República Popular China llegó el pasado 28 de mayo a Venezuela, como parte de los acuerdos de cooperación entre ambos países. Caracas ha recibido hasta ahora 269 toneladas de medicamentos e insumos sanitarios por parte del Gigante Asiático. Uno de los principales objetivos del imperialismo es hacer efectiva la tan mentada “crisis humanitaria” en la República Bolivariana de Venezuela.

1087375684

En los últimos 8 años, el intercambio comercial entre China y América Latina aumentó 22 veces, excediendo los 280.000 millones de dólares en 2017. Datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) posicionan al país asiático como el segundo socio comercial más importante para la región, y el primero para América del Sur, suplantando a EEUU.

En 2013 el presidente Xi Jinping anunció el proyecto conocido como Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR), que contempla el fortalecimiento de infraestructuras, comercio e inversiones entre China Popular y aproximadamente 65 países (en particular de América Latina, Asia y África) involucrando al 62% de la población mundial y el 75% de las reservas energéticas conocidas. El desarrollo económico, militar y tecnológico de la República Popular China constituye la principal amenaza a la debilitada hegemonía de EEUU.

Tras varios meses de negociación, Trump informó a través de un tuit que a partir del 10 de mayo de 2019 elevaría los aranceles del 10 al 25% sobre importaciones chinas valoradas en 200.000 millones de dólares. China respondió con impuestos más altos a una serie de productos estadounidenses (fundamentalmente agropecuarios) valorados en 60.000 millones de dólares a partir del 1 de junio.

“Huawei” y cuestión de fondo

Con las últimas medidas de los EEUU, “Huawei Technologies” pasó de la lista negra al veto de los servicios y aplicaciones que provee “Google”, bajo petición y acuerdo con Washington. Desde el punto de vista de la Casa Blanca, la acción está fundamentada en la “seguridad nacional”. Sin embargo, resulta obvio que la trama se debe a la ventaja tecnológica que tiene China sobre su principal competidor.

El auge de China como potencia económica pone en riesgo los postulados de “America First” de Trump. Desde principios de 2017, han entrado en una fase de competencia estratégica que llegó para quedarse y no es casual que “Huawei” sea hoy su principal amenaza. Según analistas, el motivo parece resumirse en tan solo una letra y un número: 5G.

La quinta generación de telefonía móvil – tecnología impulsada por “Huawei” – se ha convertido en la nueva “arma de destrucción masiva” en la guerra declarada por Trump a China, según el diario español “El País”. Los EEUU parecen no tolerar que sea el gigante tecnológico asiático el que lidere la nueva propuesta, que ampliará el espectro de interconexión y facturará, según estimaciones, unos 11.000 millones de dólares en 2022. El presidente estadounidense ya lo dejó claro el pasado mes de abril: “El 5G es una carrera que ganaremos”. Aseguró también que su país no podía dejar que otras potencias pudieran competir en este mercado.

Pero nada frena a “Huawei”. Recientemente, el jefe de la Divisón de Consumo de la empresa asiática dijo que el sistema operativo propio de la compañía estará listo en otoño para usarse en China y el próximo año en el resto del mundo. Informes citados por “RT” señalan que el “Hongmeng”, sistema operativo que “Huawei” está desarrollando – nombrado así en honor a un personaje de la mitología china – actualmente se encuentra en fase de pruebas y se espera que sustituya al sistema de “Google” de forma gradual.

“Huawei” se sigue enfrentando a un bloqueo que demuestra cómo gran parte de la tecnología que el mundo usa día a día está relacionada de alguna manera con EEUU. La “SD Association”, consorcio internacional de la industria de fabricantes de tarjetas de memoria SD y MicroSD, retiró a “Huawei” de la lista de compañías que pueden utilizar este estándar de unidades de memoria, lo cual podría quitarle a la compañía china el derecho a emplearlas en sus dispositivos. Previsoramente, en octubre de 2018, “Huawei” había presentado la nueva NM card (“Nano Memory Card”), con la cual buscaban sustituir a las MicroSD. Estas tarjetas son más pequeñas y con velocidades de transferencia de hasta 90 MB/s, demostrando que está preparada para cualquier escenario. A esto se suma el bloqueo a la “Wi-Fi Alliance”, encargada de establecer los estándares para el uso de la tecnología inalámbrica y cuyos miembros incluyen a “Apple”, “Qualcomm”, “Broadcom” e “Intel”.

“La China de hoy no solo es la China de China. Es la China de Asia y la China del mundo. En el futuro, China adoptará una posición aún más abierta para abrazar al mundo, afirmó días atrás el camarada Xi Jinping. Con paciencia oriental y la sonrisa de la Gioconda, diría Fidel, el gigante socialista avanza.

FUENTE: Partido Comunista (Congreso Extraordinario)ç

Anuncios

El PCCh examina reglas de trabajo de grupos dirigentes y educación de militantes

El Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) revisó, en una reunión sostenida hoy, dos normativas de trabajo: una sobre el trabajo de los grupos dirigentes de miembros del Partido y otra sobre la educación y gestión de miembros del Partido.

chinese-communist-party

La reunión estuvo presidida por Xi Jinping, Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de China.

Los otros grupos dirigentes de miembros del Partido tienen una posición especial en el sistema organizativo del Partido, señala una declaración publicada después de la reunión.

La revisión de la normativa sobre el trabajo de los grupos dirigentes de miembros del Partido ha implementado el Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era y el espíritu del XIX Congreso Nacional del PCCh, y se ha adherido a los Estatutos del Partido como la base fundamental, indica.

En la nueva era, los grupos dirigentes de miembros del Partido deben cumplir completamente su responsabilidad política respecto a la disciplina del Partido y mejorar su capacidad de liderazgo, a fin de garantizar que el Partido siga siendo siempre un núcleo dirigente poderoso de la causa del socialismo con peculiaridades chinas, añade el texto.

Al señalar que el fortalecimiento de la educación y gestión de los miembros del Partido es una tarea básica, fundamental y regular de la construcción del Partido, la declaración pide esfuerzos para desarrollar un contingente de miembros del Partido que sean confiables políticamente, autodisciplinados estrictamente y altamente cualificados, y que también tengan convicciones firmes y desempeñen papeles destacados.

La declaración exige una mejoría de la calidad en la educación y gestión de los miembros del Partido, y enfatiza que fortalecer la construcción política del Partido debe ser considerado como el principio general, y que armar a todo el Partido con el Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era debe ser una misión política primordial.

También pide medidas de educación y gestión específicas y efectivas para los distintos tipos de miembros del Partido, así como una mayor reforma e innovación para modernizar su educación y gestión.

FUENTE: Xinhua en Español

Liu Shaoqi habría querido un acercamiento con la Unión Soviética

En 2015, leyendo la excelente biografía de Mao Zedong escrita por el periodista de la BBC Philip Short (Ed. Crítica, 1999) – nada sospechoso de “filosovietismo” – nos encontramos con el siguiente pasaje, que confirma lo que ya se sabía sobre Liu Shaoqi, Presidente de la República Popular China entre 1959 y 1968. A saber, que había querido retomar contactos con la Unión Soviética cuando ya había caído el grupo de Kruschev (y también antes), al igual que otros dirigentes como Zhou Enlai y Deng Xiaoping. Aquella fue una de las varias razones que sellaron el destino de Liu Shaoqi, mártir de la Revolución Cultural y comunista irreprochable, al igual que tantos otros grandes comunistas que fueron víctimas de la locura de un Mao ensoberbecido por el culto hacia su persona y que había perdido todo contacto con la realidad.

soong252c_liu_and_voroshilov
De izquierda a derecha: Liu Shaoqi, Presidente de la República Popular China (1959-1968); Kliment Voroshilov, Mariscal de la URSS y Presidente del Presidium del Soviet Supremo (1953-1960); Soong Ching Ling, viuda del prócer Sun Yat-sen y Vicepresidenta de la República Popular China (1959-1975)

Refiriéndose al “sistema de contrato por responsabilidad familiar” que ya se estaba experimentando en algunas zonas del campo chino, y que venía a negar la colectivización acelerada de la agricultura después del fracaso del “Gran Salto Adelante”, Short escribe que, en el año 1962:

“La labranza privada no era el único motivo de queja de Mao. Se sentía disgustado por la actitud conciliadora que Liu había adoptado ante EEUU y la Unión Soviética. Esta postura se había puesto de manifiesto en un artículo redactado por Wang Jiaxang, uno de los estudiantes retornados de la URSS que, a finales de la década de 1930, había ayudado a convencer a Stalin de la conveniencia del liderazgo de Mao, y que ahora encabezaba el Departamento de Enlaces Internacionales del Partido. En un período de aguda fatiga interna, había justificado Wang, China debía intentar en la medida de lo posible evitar complicaciones internacionales. Liu y Deng habían estado de acuerdo. La primavera mostró algunos signos de liberación en las tensiones con India y la URSS, y en junio se alcanzó un entendimiento con los estadounidenses para evitar nuevas fricciones sobre la cuestión de Taiwán. Para Mao, aquello apestaba a traición.”

424px-zhou_enlai_came_back_from_bandung_conference
Liu Shaoqi recibe a Zhou Enlai tras el regreso del segundo de la Conferencia de Bandung, en Indonesia (1955)

Cabe señalar que, más allá de una serie de errores (pues Liu Shaoqi no era un ser perfecto e infalible, sino un ser humano) como el apoyo al “Gran Salto Adelante” y la participación en la defenestración política de Peng Dehuai (otro mártir de la Revolución Cultural, que fue el primero en atreverse a criticar el “Gran Salto Adelante”), el autor de “Para ser un buen comunista” es descrito pocas páginas más adelante por Short de una manera que refleja la humildad de aquel gran comunista, dedicado enteramente al pueblo chino y con un gran sentido de la rectitud y la honradez:

“Parece ser que, hasta 1961, Mao no había albergado dudas de que Liu Shaoqi fuese la elección más correcta para actuar como delfín de su propio legado revolucionario. Liu era la organización personificada, un hombre apartado e intimidante, sin auténticos amigos, sin intereses extraños y con apenas sentido del humor; cuya fenomenal energía estaba consagrada en su totalidad al servicio del Partido; lo que en la práctica significaba que era capaz de convertir en realidad cualquier otra cosa que Mao desease. Era exigente consigo mismo y con su familia, rehuía de todo privilegio y cultivaba una imagen pública puritana que hablaba de jornadas de trabajo de 18 horas y un código de conducta tan rígido que, en una ocasión que descubrió que se le pagaba un yuan extra (unos 30 peniques del momento) por haber trabajado hasta pasada la medianoche, insistió en reembolsar hasta el último céntimo mediante deducciones de su salario.”

Perseguido y agredido físicamente por los guardias rojos durante la Revolución Cultural, estuvo bajo arresto domiciliario en su residencia de Zhongnanhai hasta el 17 de octubre de 1968, momento en que decidieron trasladarle hasta Kaifeng, capital de la provincia de Anhui, tras haber contraído una neumonía. Había perdido la capacidad del habla por las lesiones causadas por los guardias rojos y estaba siendo alimentado por vía intravenosa. En Kaifeng estuvo internado en un cuartel del Comité Local del Partido Comunista de China, por lo que recayó en la neumonía. Aquella vez se le denegó un permiso para ser ingresado en un hospital. Murió el 12 de noviembre de 1969. Mao Zedong no movió un sólo dedo para evitarlo.

En febrero de 1980, el XI Comité Central del Partido Comunista de China adoptó una resolución para rehabilitarle, rechazando como erróneas las acusaciones de “renegado, traidor y esquirol”, declarándolo como “un gran marxista y un gran revolucionario proletario”. El 16 de mayo del mismo año, el “Diario del Pueblo” publicó un editorial con el título “Restaurar los verdaderos colores del pensamiento de Mao Zedong que Liu Shaoqi defendió”. El 17 de mayo se celebró una gran ceremonia nacional para honrar su memoria. Sus cenizas fueron esparcidas en la costa de la ciudad de Qingdao, de acuerdo a sus últimos deseos.

FUENTE: “Manos Fuera de China”

Pensamiento y papel histórico del Camarada Mao Zedong (毛泽东) [Tercera parte]

Sobre la construcción del ejército revolucionario y la estrategia militar

El camarada Mao Zedong resolvió metódicamente el problema de cómo convertir un ejército revolucionario, principalmente compuesto por campesinos, en un nuevo tipo de Ejército del Pueblo de carácter proletario, observando una estricta disciplina y manteniendo estrechos vínculos con las masas. Estableció que el único propósito del Ejército del Pueblo es el de servir al pueblo de todo corazón, propuso el principio de que es el Partido quien manda al fusil y no al revés, avanzó las Tres Reglas Cardinales de Disciplina y las Ocho Observancias e hizo hincapié en la práctica de la democracia política, económica y militar, así como los principios de la unidad entre oficiales y soldados, la unidad entre el ejército y el pueblo y la desintegración de las fuerzas enemigas, formulando una suma de un conjunto de políticas y métodos sobre el trabajo político en el ejército.

mao2b6
Stalin y Mao Zedong se dan la mano tras la firma del Tratado Sino-Soviético de Amistad, Alianza y Mutua Asistencia (1950)

En sus escritos militares, como “Sobre la rectificación de las ideas erróneas en el Partido”, “Problemas estratégicos en la Guerra Revolucionaria de China”, “Problemas estratégicos en la guerra de guerrillas contra el Japón”, “Sobre la guerra popular prolongada” y “Problemas de guerra y estrategia”, el camarada Mao Zedong resumió la experiencia de las prolongadas guerras revolucionarias en China y avanzando el concepto integral de la construcción de un ejército popular y de la construcción de las zonas rurales de base y hacer la guerra popular mediante el empleo del ejército popular como la fuerza principal, apoyándose en las masas.

Elevando la guerra de guerrillas al plano estratégico, sostuvo que la guerra de guerrillas y los movimientos de carácter guerrillero prolongados en el tiempo son las principales formas de operación en las guerras revolucionarias de China. Explicó que era necesario proceder a un cambio adecuado en la estrategia militar simultáneamente con el cambiante equilibrio de fuerzas entre el enemigo y nosotros mismos con el progreso de la guerra. Elaboró un conjunto de estrategias y tácticas para el ejército revolucionario en la guerra popular en condiciones cuando el enemigo era fuerte y nosotros éramos débiles.

Estas estrategias y tácticas incluyen la lucha estratégica en una guerra prolongada y las campañas y batallas de decisión rápida, convirtiendo la inferioridad en superioridad estratégica en las campañas y batallas, concentrando una fuerza superior para destruir las unidades enemigas una por una. Durante la Guerra de Liberación, formuló los célebres Diez Principios de Operación. Todas estas ideas constituyen una destacada contribución del camarada Mao Zedong a la teoría militar del marxismo-leninismo. Después de la fundación de la República Popular, presentó la guía importante de que tenemos que fortalecer nuestra defensa nacional y la construcción de modernas Fuerzas Armadas Revolucionarias (incluyendo la Marina, la Fuerza Aérea y las ramas técnicas) y desarrollar la tecnología de defensa moderna (incluida la formación de la energía nuclear y armas para la autodefensa)

En materia de política y tácticas

El camarada Mao Zedong dilucidó de forma penetrante la importancia vital de la política y tácticas en las luchas revolucionarias. Señaló que la política y la táctica es la vida del Partido, que fueron el punto de partida y el resultado final de todas las actividades prácticas del partido revolucionario y que el Partido debe formular sus políticas a la luz de la actual situación política, las relaciones de clase, las circunstancias actuales y los cambios en ellos, la combinación de principios y la flexibilidad. Hizo muchas sugerencias valiosas en materia de política y tácticas en la lucha contra el enemigo, en el Frente Único y otras cuestiones.

Señaló, entre otras cosas, que en virtud de las cambiantes condiciones subjetivas y objetivas, una fuerza revolucionaria débil en última instancia podría derrotar a una fuerza reaccionaria fuerte; que debemos despreciar al enemigo estratégicamente y tomarlo en serio tácticamente; que debemos mantener nuestros ojos en el principal objetivo de la lucha y no golpear a ciegas en todas las direcciones; que debemos diferenciar entre ello y desintegrar a nuestros enemigos, adoptando la táctica de hacer uso de las contradicciones, ganando a la mayoría, oponiéndonos a la minoría para aplastar a los enemigos uno por uno; en las zonas bajo el gobierno reaccionario, debemos combinar la lucha legal e ilegal y, organizativamente, adoptar la política de asignación de los cuadros seleccionados para trabajar en la clandestinidad; para los miembros de las clases reaccionarias una vez derrotados los elementos reaccionarios, debemos darles la oportunidad de ganarse la vida y convertirse en trabajadores que viven de su propio trabajo, siempre y cuando no se rebelen o creen problemas; y que el proletariado y su Partido deben cumplir dos condiciones para ejercer el liderazgo sobre sus aliados: conducir a sus seguidores en la decidida lucha contra el enemigo común y lograr victorias, llevar los beneficios materiales a sus seguidores o al menos no dañar sus intereses y al mismo tiempo darles una educación política.

Estas ideas del camarada Mao Zedong concernientes a la política y la táctica están incorporadas en muchos de sus escritos, sobre todo en obras como “Problemas actuales de la táctica en el Frente Unido Antijaponés”, “Sobre la política”, “Conclusiones sobre el rechazo de la Segunda Ofensiva Anticomunista”, “Sobre algunos problemas importantes de la política actual del Partido”, “No golpear en todas direcciones” y “Sobre la cuestión de si el imperialismo y todos los reaccionarios son tigres auténticos”.

Pensamiento y papel histórico del Camarada Mao Zedong (毛泽东) [Segunda parte]

El pensamiento de Mao Zedong es amplio en su contenido. Se trata de una teoría original que ha enriquecido y desarrollado el marxismo-leninismo en los siguientes aspectos:

La Revolución de Nueva Democracia

Partiendo de las condiciones históricas y sociales de China, el camarada Mao Zedong hizo un estudio profundo de las características y las leyes de la Revolución China, aplicando y desarrollando la tesis marxista-leninista de la dirección del proletariado en la Revolución Democrática – una revolución contra el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático – llevada a cabo por las masas populares sobre la base de la alianza obrero-campesina bajo la dirección del proletariado. Sus obras principales sobre este tema incluyen: “Análisis de las clases de la sociedad china”, “Informe sobre la investigación del movimiento campesino en Hunan”, “Una sola chispa puede incendiar toda la pradera”, “Introducción a El Comunista”, “Nueva Democracia, el gobierno de coalición” y “La situación actual y nuestras tareas”.

Los puntos básicos de esta teoría son:

La burguesía de China comprende dos sectores: la gran burguesía (es decir, la burguesía compradora o burguesía burocrática) que fue dependiente del imperialismo, y la burguesía nacional que tenía inclinaciones revolucionarias, pero vacilante. El proletariado debe esforzarse por conseguir que la burguesía nacional participe en el Frente Único bajo su liderazgo y en circunstancias especiales para incluir incluso parte de la gran burguesía en ese Frente Único, con el fin de aislar al principal enemigo en la mayor medida posible. Cuando se forme un Frente Único con la burguesía, el proletariado debe conservar su propia independencia y mantener la política de “unidad, lucha, unidad a través de la lucha” cuando se vea obligado a enfrentarse a la burguesía, sobre todo a la gran burguesía, y debe tener el valor y la capacidad de librar una lucha armada resuelta contra la gran burguesía, sin dejar de ganarse la simpatía de la burguesía nacional o mantenerla neutral.

Ante la falta de democracia burguesa en China y el hecho de que las clases dominantes reaccionarias ejercían su dictadura terrorista sobre el pueblo mediante la fuerza armada, la revolución no podía tener otra forma que la lucha armada prolongada. La lucha armada en China fue una guerra revolucionaria dirigida por el proletariado con los campesinos como la fuerza principal. El campesinado era el aliado más confiable del proletariado. A través de su vanguardia, ha sido posible y necesario para el proletariado, con su ideología progresista, su sentido de organización y disciplina, elevar la conciencia de las masas campesinas, establecer las zonas rurales de base, librar una guerra revolucionaria prolongada, construir y ampliar las fuerzas revolucionarias. El camarada Mao Zedong señaló que “el Frente Único y la lucha armada son las dos armas básicas para vencer al enemigo”.

LUO-9
El camarada Mao Zedong se dirige a los asistentes a una conferencia durante el Movimiento de Rectificación de Yenan (1942-1944)

Junto con la construcción del Partido, constituyeron las “tres armas mágicas” de la Revolución China. Ellos fueron la base fundamental que permitió al Partido Comunista de China convertirse en el núcleo dirigente de toda la nación y trazar el curso de cercar las ciudades desde el campo y, finalmente, obtener la victoria en las ciudades y el campo.

Sobre la base de las condiciones económicas y políticas para la transición al socialismo

Siguiendo a la victoria en la Revolución de Nueva Democracia, el camarada Mao Zedong y el PCCh siguieron el camino de realizar la industrialización socialista, al mismo tiempo de la transformación socialista y adoptando políticas concretas para la progresiva transformación de la propiedad privada de los medios de producción, proporcionando así una teoría como solución práctica a la difícil tarea de construir el socialismo en un país tan grande como China, un país económica y culturalmente atrasado, contando con una población cercana a la cuarta parte del total del mundo.

Al presentar la tesis de que la combinación de la democracia para el pueblo y la dictadura sobre los reaccionarios constituye la dictadura democrática popular, el camarada Mao enriqueció la teoría marxista-leninista de la dictadura del proletariado. Después del establecimiento del sistema socialista, el camarada Mao Zedong señaló que, bajo el socialismo, el pueblo tenía los mismos intereses fundamentales, pero que todo tipo de contradicciones existían aún en su seno, y que las contradicciones entre el pueblo y los enemigos del pueblo, así como las contradicciones en el seno del pueblo, deben distinguirse estrictamente unas de otras y manejarse correctamente.

Propuso que respecto al pueblo se debe seguir una serie de políticas correctas. Debemos seguir la norma de “unidad-crítica-unidad” en materia política, la política de “coexistencia a largo plazo y supervisión mutua” en las relaciones del PCCh con los partidos democráticos, la política de “dejar que se abran cien flores, dejar que se abran cien escuelas de pensamiento” (百花齐放,百家争鸣; bǎi huā qífàng, bǎi jiā zhēngmíng) en la ciencia y la cultura, y en el ámbito económico la política de mejorar todos los diferentes estratos de la ciudad y el país, teniendo en cuenta los intereses del Estado, de la colectividad y del individuo: los tres.

El camarada Mao subrayó en repetidas ocasiones que no se debe trasplantar mecánicamente la experiencia de otros países, sino que debemos encontrar nuestro propio camino a la industrialización, de manera adaptada a las condiciones de China, procediendo teniendo en cuenta que China es un extenso país agrícola, teniendo la agricultura como la base de la economía, manejar correctamente la relación entre la industria pesada por un lado, y la agricultura y la industria ligera por el otro, otorgando la debida importancia al desarrollo de esta última.

chairman-mao-tse-tung-head1
Busto de piedra gigante del camarada Mao Zedong en Changsha (Hunan), su ciudad natal.

Destacó que en la construcción socialista debemos manejar adecuadamente las relaciones entre la construcción económica y la construcción de la defensa, entre las grandes empresas y las pymes, entre la nacionalidad Han y las minorías nacionales, entre las regiones costeras y el interior; entre la autoridad central y las locales, entre la autonomía y el aprendizaje de otros países, y que deben manejar adecuadamente la relación entre la acumulación y el consumo, prestando más atención al balance total.

Por otra parte, destacó que los trabajadores eran los dueños de sus empresas y que los cuadros deben tomar parte en el trabajo físico y los trabajadores en la gestión, que las normas irracionales y reglamentos deben ser reformados y que la combinación de 3-en-1 de los técnicos, los trabajadores y los cuadros debe llevarse a cabo. Y formó la idea estratégica de poner todos los factores positivos en juego y convertir los factores negativos en positivos, con el fin de unir a todo el pueblo chino y construir un poderoso país socialista.

Las importantes ideas del camarada Mao Zedong relativas a la revolución socialista y la construcción del socialismo se encuentran principalmente en obras tan importantes como “Informe ante la II Sesión Plenaria del VII Comité Central del Partido Comunista de China”, en “Sobre la dictadura democrática popular”, en “Diez principales relaciones”, “Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo” y “Charla en una conferencia de trabajo ampliada convocada por el Comité Central del Partido Comunista de China”.

Pensamiento y papel histórico del Camarada Mao Zedong (毛泽东) [Primera parte]

Resolución sobre ciertas cuestiones en la Historia del Partido Comunista de China desde la fundación de la República Popular China (Aprobada en la VI Sesión Plenaria del XI Comité Central del PCCh, 27 de Junio de 1981)

mao2btse2btung2bg
Mao Zedong dirige a los comunistas chinos durante la Larga Marcha (1934)

El camarada Mao Zedong fue un gran marxista y un gran revolucionario proletario, estratega y teórico. Es cierto que cometió errores graves durante la “Revolución Cultural”, pero si juzgamos sus actividades en su conjunto, sus contribuciones a la Revolución China son muy superiores a sus errores. Sus méritos son lo esencial y sus errores lo secundario. Prestó servicios meritorios e indelebles en la fundación y la construcción de nuestro Partido y el Ejército Popular de Liberación de China, para ganar la victoria para la causa de la liberación del pueblo chino, en la fundación de la República Popular China y en el avance de nuestra causa socialista. Hizo importantes contribuciones a la liberación de las naciones oprimidas del mundo y al progreso de la Humanidad.

Los comunistas chinos, con el camarada Mao Zedong como su exponente principal, hicieron una síntesis teórica de la experiencia única de China en su revolución prolongada de conformidad con los principios básicos del marxismo-leninismo. Esta síntesis ha aportado un sistema científico de las directrices acorde con las condiciones de China, y es esta síntesis que es el pensamiento de Mao Zedong el producto de la integración de los principios universales del marxismo-leninismo con la práctica concreta de la Revolución China.

Hacer la revolución en un gran país oriental, semicolonial y semifeudal, obliga a resolver muchos problemas especiales y complicados que no pueden ser resueltos recitando los principios generales del marxismo-leninismo o copiando la experiencia extranjera en cada detalle. La tendencia errónea de que el marxismo es un dogma y deificar las resoluciones de la Internacional Comunista y la experiencia de la Unión Soviética prevaleció en el Movimiento Comunista Internacional y en nuestro Partido, principalmente en la primera década entre 1921 y 1931, y esta tendencia empujó a la Revolución China al borde del fracaso total.

Fue en el curso de la lucha contra esta tendencia negativa y de hacer una síntesis profunda de nuestra experiencia histórica, es en este sentido que el pensamiento de Mao Zedong tomó forma y se desarrolló. Fue sistematizado y ampliado en una variedad de campos y alcanzaron la madurez en la última parte de la Guerra Revolucionaria Agraria y la Guerra de Resistencia Contra el Japón, y se desarrolló aún más durante la Guerra de Liberación y después de la fundación de la República Popular China. El Pensamiento Mao Zedong es el marxismo-leninismo aplicado y desarrollado en China, constituye una teoría correcta, un cuerpo de principios correctos y un resumen de las experiencias que se han confirmado en la práctica de la Revolución China, una cristalización de la sabiduría colectiva del Partido Comunista de China. Muchos líderes destacados de nuestro Partido hicieron contribuciones importantes a la formación y el desarrollo del pensamiento de Mao Zedong, y que se sintetizan en los trabajos científicos del camarada Mao Zedong.

FUENTE: “Manos Fuera de China”

La democracia consultiva de China en acción

Cada marzo, la comunidad internacional sigue de cerca las “Dos Sesiones” que se celebran en Beijing. El término de “Dos Sesiones” se refiere a las reuniones anuales de la Asamblea Popular Nacional (APN) de la República Popular China y de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh).

Durante las Dos Sesiones, los diputados de la APN y los miembros de la CCPPCh muestran su preocupación por el bienestar de la población, trasladan la opinión pública al Gobierno y garantizan los derechos civiles de las comunidades. La democracia electoral y la democracia consultiva sobresalen en las Dos Sesiones.

democraciaconsultiva
Sello de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh), fundada en 1949 con el encargo inicial de fundar la República Popular China.

Li Junru, miembro del Comité Permanente del XI Comité Nacional de la CCPPCh, señaló que se trata de un patrón democrático que se ajusta a las realidades fundamentales del país y a las demandas del pueblo.

Como expresión autóctona del país, la democracia consultiva garantiza la participación amplia y efectiva en la política a través de las consultas que efectúan los partidos políticos, las Asambleas Populares, los departamentos gubernamentales, los Comités de la CCPPCh, las organizaciones populares, las comunidades y las organizaciones sociales.

La CCPPCh ha estado desempeñando un papel importante en la promoción de la democracia consultiva. En su informe presentado ante el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, el presidente Xi Jinping señaló:

“La CCPPCh constituye una disposición institucional con peculiaridades chinas, así como una importante vía y un organismo consultivo especial de la democracia consultiva socialista.”

Desde el XVIII Congreso Nacional del PCCh, celebrado en 2012, la CCPPCh se ha esforzado por avanzar en el desarrollo extensivo, de múltiples niveles e institucionalizado, de la democracia consultiva. Las ideas y pensamientos desarrollados en las reuniones plenarias han servido como principios rectores. Las reuniones de deliberación del Comité Permanente y las consultas sobre temas específicos son importantes manifestaciones en este sentido. Los foros consultivos quincenales, las reuniones de consultas específicas que involucran a los departamentos pertinentes y las consultas para debatir las propuestas de los miembros de la CCPPCh se han efectuado regularmente.

Apoyado en los fundamentos de la democracia consultiva, la serie de artículos que se presentan en la revista “China Hoy” sobre este tema ponen de manifiesto el éxito de la práctica de este patrón democrático en China.

En 2014, Xi Jinping pidió que la CCPPCh condujera, de manera flexible y regular, consultas exhaustivas sobre asuntos especiales con personas que trabajan en esos temas, con representantes de todos los sectores de la sociedad y con autoridades gubernamentales relevantes en el manejo de propuestas.

La esencia de la democracia socialista es fomentar que la gente discuta sus propios asuntos, con el fin de encontrar el mayor común denominador de las aspiraciones y demandas de toda la sociedad. La plataforma de la CCPPCh es de gran necesidad, así como un entorno libre y armonioso también es importante.

Negociación, interacción y comunicación son características determinantes de estas consultas, y explican también la obtención de resultados sustanciales.

FUENTE: Revista “China Hoy”