Nación Andaluza ante la marcha a la cárcel de Archidona: ¡Libertad para el preso político andaluz Fran Molero!

Desde hace 5 meses, Fran Molero está secuestrado por el Estado Español en la cárcel de Archidona. El joven Fran, natural de Cuevas de San Marcos (Málaga), tiene una larga trayectoria en los movimientos sociales, políticos y sindicales. Muchas lo conocemos. El grave delito de Molero fue acudir el 25 de abril de 2013 a una de las convocatorias de “Rodea el Congreso” en Madrid. Allí fue detenido durante una carga policial. Durante su detención y traslado, fue maltratado física y verbalmente en múltiples ocasiones.

img-20181011-wa0002Su juicio fue lo más parecido a una farsa. Las únicas pruebas condenatorias han sido el testimonio de las Fuerzas de Seguridad del Estado, que lo identifican de forma vaga por “llevar ropa negra y pañuelo palestino”. No obstante, la Justicia española lo ha condenado a 5 años de cárcel, además de a pagar multas e indemnizaciones por encima de loa 16.000 euros.

Desde Nación Andaluza consideramos que el caso de Fran Molero vuelve a evidenciar el carácter neofranquista del Estado Español. Cuando la clase trabajadora andaluza se rebela contra la injusticia y la opresión, el Estado vuelve a mostrar su verdadero rostro. El castigo impuesto a Fran Molero tiene además un evidente carácter ejemplarizante: el Estado Español quiere enviar un mensaje de miedo a los sectores del Pueblo Trabajador Andaluz que se rebelan.

Para NA, Fran Molero es un preso político andaluz en las mazmorras del Estado. Su situación sólo merece la más profunda solidaridad de todo el Pueblo Trabajador Andaluz, de todas las demócratas y antifascistas. Exigimos la amnistía total y completa para Fran Molero. Animamos a toda nuestra militancia, adheridas y simpatizantes, a acudir el próximo 4 de noviembre a la marcha que saldrá desde la Plaza Ochavada de Archidona hasta la cárcel donde Molero continúa secuestrado 5 meses después.

¡Fran Molero libertad!

¡Amnistía para todas las presas políticas!

¡Hacia la liberación de Andalucía!

Permanente de la CN de Nación Andaluza

Andalucía, 31 de octubre de 2018

Anuncios

Comunicado del PCPE sobre las maniobras “Trident Juncture 2018” de la OTAN

descargaContrariamente a lo que los voceros del sistema difunden, la carrera de armamentos y las maniobras militares no pueden ser entendidas como elementos persuasivos para el mantenimiento de la paz. El imperialismo yanqui y sus aliados, a través de la OTAN como su brazo armado, están en guerra permanente y lo manifiestan de manera cruel contra los pueblos que no disponen de suficiente capacidad militar defensiva, y en forma más diluida con el resto de las potencias con las que compiten por la hegemonía.

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) denuncia como un acto de guerra más las maniobras militares llamadas “Trident Juncture 2018” que la OTAN realiza en Noruega entre el 25 de octubre y el 7 de noviembre con la participación de 50.000 soldados, y que se realizan en el marco de asedio en la zona septentrional europea de Rusia.

La propaganda imperialista se jacta de que estas maniobras son el mayor ejercicio de la OTAN desde el final de la etapa denominada de la “Guerra Fría”, y el PCPE denuncia que estas maniobras se enmarcan en la crisis general y estructural del capitalismo, incapaz de resolverla por métodos pacíficos y en el marco del desarrollo económico que la ciencia y la tecnología pueden poner a disposición del proceso productivo para mejorar las condiciones de vida de las amplias masas explotadas de la Humanidad. Son, por tanto, otra vuelta de tuerca más en la respuesta violenta del capitalismo, hundido en sus propias contradicciones.

El PCPE denuncia que no son casuales las coincidencias que se producen en la enloquecida carrera belicista. El anuncio por parte de EEUU de abandonar el Tratado por la Eliminación de las Armas de Corto y Medio Alcance (INF), la presencia del Ejército de EEUU en el sur de Siria, la guerra de los aranceles lanzada por Trump, y estas maniobras militares, son expresiones de la guerra imperialista que muestran su faz más criminal.

20181025_exploretj18
Cartel propagandístico, realizado por la OTAN, sobre las maniobras “Trident Juncture 2018” que se están llevando a cabo en Noruega.

El PCPE denuncia nuevamente la participación activa del Estado Español a través de su contribución de 2.000 militares y otros medios materiales, colocándose nuevamente su gobierno (en este caso del PSOE) y las instituciones del régimen monárquico-burgués como actores importantes en la dinámica de la guerra. Esta participación, así como el actual debate de la venta de armas a Arabia Saudí, muestran el ADN del régimen de la Constitución de 1978, que siempre se alinea a favor de los opresores y en contra de los oprimidos.

El PCPE hace un llamamiento para fortalecer, organizar y participar en un movimiento anti-imperialista también en los espacios de los propios países agresores, para confrontar con los señores de la guerra y sus instrumentos u organizaciones como la OTAN, para luchar por la paz y el desarrollo de una sociedad justa que sólo los hombres y las mujeres libres pueden crear, erradicando el hambre, la pobreza, la desigualdad, la explotación y todas las formas denigrantes de dominación de unos pocos contra la inmensa mayoría de la Humanidad.

¡Por la salida de España de la OTAN!

¡Por el desmantelamiento de las bases yanquis!

¡¡OTAN NO, BASES FUERA!!

A 25 de Octubre de 2018

Secretariado Político del PCPE

Nación Andaluza ante el 135º aniversario de la Constitución Andaluza

nacion2bandaluza
Pincha aquí para acceder a la web de Nación Andaluza

Los próximos días 27, 28 y 29 de octubre se celebra el 135º aniversario de la reunión y aprobación del primer proyecto constitucional contemporáneo para Andalucía. Frente a la caduca Constitución monárquica y españolista de 1978 – que apuntala el régimen y da oxígeno al Estado – hemos de recordar estas fechas como los días en los que Andalucía aprobó su propio texto constitucional, fundamentado en la soberanía andaluza y las necesidades del Pueblo Trabajador Andaluz.

En 1883 los federales andaluces redactaban en Antequera un proyecto constitucional después de que la reacción de la Primera República Española ahogara la sublevación cantonal andaluza y terminara restaurando a los Borbones. El carácter soberanista de nuestra Constitución es evidente cuando leemos su artículo 1º, que proclama: “Andalucía es soberana”. Y: “no recibe su poder de ninguna otra autoridad exterior”. Su carácter protosocialista también es evidente en otros artículo como el 5ºD, cuando se afirma que la Federación Andaluza tiene por objeto “preparar el advenimiento de la verdadera igualdad social mediante la independencia económica del pueblo”. La Constitución de Antequera reconoce, entre otros, “el derecho al trabajo” (…) “el derecho de instrucción gratuita” (…) “el derecho a la propiedad limitado por los derechos sociales” (…) “el sufragio universal permanente” o “la independencia civil y social de la mujer”.

La Constitución de Antequera es un eslabón más en la lucha por la libertad del Pueblo Trabajador Andaluz. La lucha contra el centralismo y por la libertad de Andalucía recorrió todo el siglo XIX: la Junta de Andújar de 1835, la revolución de Rafael Pérez del Álamo en 1861, la sublevación cantonal de 1874… El testigo lo cogería el andalucismo revolucionario de principios del siglo XX con Blas Infante como principal teórico, asesinado 53 años después de la redacción de la Constitución Andaluza. El “Manifiesto de la Nacionalidad” (1918) afirmaba que la razón del ser del andalucismo era “hacer efectiva la prescripción del artículo 1º de la Constitución Andaluza, votada por la Asamblea Federalista de Antequera en 1883, que aspiró a constituir en Andalucía una democracia soberana y autónoma”.

Pero además, la autonomía perseguida por el andalucismo revolucionario de principios del siglo XX no poseía relación alguna con el sucedáneo que padecemos desde el 28-F. Tal y como narraba el manifiesto de los andalucistas de Granada en 1919: “Andalucía (…) no se conformará con una autonomía administrativa, concedida por quienes nada pueden conceder [el Estado Español]. Andalucía ha de llegar más allá”. En consonancia con el constitucionalismo antequerano, solo se considerará autónoma una Andalucía detentadora y ejercitante de su soberanía, y esta capacidad de autogobierno no se origina por “delegación de competencias” de un Estado Español, sino exclusivamente por delegación voluntaria de la soberanía del Pueblo Trabajador Andaluz.

El régimen ha hecho todo lo posible por ocultar la importancia y el peso de la Constitución de 1883. El Estado Español y sus lacayos de la Junta son enemigos acérrimos de todo aquello que delate la lucha secular por la libertad del Pueblo Trabajador Andaluz. Por todo ello el Sindicato Unitario (SU), los Centros Andaluces del Pueblo (CAP) y Nación Andaluza – junto con otros colectivos – venimos celebrando desde hace 4 años unas jornadas para recordar nuestro texto constituyente contemporáneo.

Para Nación Andaluza, los andaluces y andaluzas ya tenemos nuestra propia Constitución, que es la Constitución Andaluza de 1883 aprobada en Antequera. Reivindicamos el legado de nuestra Constitución de 1883, que apostó sin fisuras por la soberanía popular andaluza, obrera, popular, radicalmente democrática y socialista. Para NA, la Constitución de 1883 es la referencia imprescindible para construir el proyecto de una Andalucía libre en el siglo XXI, ante el derrumbe de España y el aumento del grado de explotación que sufrimos las trabajadoras en manos del capital. Con este objetivo celebraremos el 27 y 28 de octubre las IV Jornadas por la Constitución Andaluza en Huelva. Llamamos a nuestra militancia, adheridas y simpatizantes a asistir y participar en dichas jornadas, que arrancarán con una manifestación por la Constitución Andaluza el sábado a las 12:00 en la Plaza de las Monjas de la capital onubense.

¡Viva la Constitución Andaluza de 1883!

¡Hacia la liberación de Andalucía!

Permanente de la CN de Nación Andaluza

Andalucía, 24 de octubre de 2018

Declaración de la Coordinadora Nacional de Asamblea de Andalucía ante las próximas elecciones autonómicas

11025627_1541782869422542_2527519058105718189_n

Ante la convocatoria de elecciones anticipadas al Parlamento de Andalucía, la Coordinadora Nacional de Asamblea de Andalucía quiere hacer público lo siguiente:

Constatamos como, una vez más, el PSOE – que es el partido que gobierna Andalucía desde la llamada “Transición política” – realiza la convocatoria de elecciones con el único criterio de beneficiar sus intereses de partido intentando perpetuar el régimen clientelar, corrupto y sometido a los intereses de la gran banca y las grandes corporaciones empresariales que ha venido construyendo a lo largo de casi 4 décadas. Un régimen que es el principal responsable de que, más de 35 años después de constituirse la Junta de Andalucía, este país nuestro continúe en la “Tercera División” de las nacionalidades y regiones del Estado Español y de Europa. La elección, además, del domingo inmediatamente anterior al 4 de Diciembre para la celebración de las elecciones denota la intención de apropiarse de esa fecha simbólica, vaciándola de contenido político y reivindicativo.

El régimen pesoísta intenta perpetuarse y, lamentablemente, tiene muchas posibilidades de lograrlo en las próximas elecciones incluso si no consigue la mayoría absoluta. Hasta ahora, siempre que le ha sido necesario al PSOE han acudido a apoyarlo otros partidos (en distintas épocas: PA, IU y Ciudadanos) que actuaron de muleta y “tontos útiles” más allá de la retórica con que cada uno de ellos intentó ocultar su entreguismo y subalternidad. Nada nos hace pensar que ahora será distinto. La declaración de líderes tanto de Ciudadanos como de Adelante Andalucía (la nueva versión de Unidos Podemos con algunos leves toques de andalucismo), afirmando que en ningún caso gobernarán con el PSOE, no garantiza nada: acuerdos de legislatura o, como más probablemente ocurrirá, de investidura, tendrían un resultado muy similar. Y no hay que olvidar que los acuerdos en Andalucía serán muy posiblemente moneda de cambio en las estrategias de todos los partidos estatales de cara a las próximas elecciones generales, municipales y de las comunidades autónomas de segundo nivel.

Por lo que, muy probablemente, volveremos a sufrir varios meses de paralización de la administración andaluza en espera de lo que interese a los partidos a nivel estatal en los ámbitos territoriales no andaluces según sean los resultados en las correspondientes elecciones. A este respecto, volverá a visibilizarse con claridad la subordinación política de Andalucía.

Ante estas elecciones, Asamblea de Andalucía no apoyará y tampoco se involucrará en ninguna opción electoral porque las existentes o no consideran a Andalucía como sujeto político nacional, con derecho a decidir soberanamente sobre sus problemas, o carecen de la solidez y el trabajo previo necesario para constituir un referente capaz de ilusionar a los sectores más conscientes y luchadores de nuestro pueblo. En lo que respecta a Adelante Andalucía, cuya formación fue saludada con esperanza por determinados grupos y personas andalucistas, algunos de los cuales se han incorporado a la coalición aunque en posición claramente subalterna, creemos que no se diferencia en gran cosa de la “Convocatoria por Andalucía” que hace años impulsó IU (en realidad, el PCE). No dudamos que existan en Adelante Andalucía individualidades y grupos de base que aspiren a mejorar las condiciones de vida de los andaluces y sean refractarios a alianzas con el PSOE de Susana Díaz, pero nada nos hace pensar que tengan suficiente fuerza como para quebrar las estrategias estatales de Podemos y de IU; estrategias que pasan por alianzas con el PSOE al que han legitimado no considerándolo ya parte de la “casta” política sino como partido de izquierda (¡!). Evidentemente, esta estrategia no es compatible, más allá de la retórica mitinera, con la definición como objetivo principal en Andalucía de la eliminación del régimen pesoísta, que es el principal responsable de que continuemos en la dependencia económica, la subordinación política y la alienación cultural. Si Ciudadanos no acepta renovar su pacto con Susana Díaz después de las elecciones y, en cambio, pudieran formar una mayoría parlamentaria junto al PP, no dudamos que Adelante Andalucía facilitaría un nuevo gobierno en solitario del PSOE a través de un acuerdo de legislatura o, más probablemente, de investidura, que tratarían de “vender” como el medio de que “no gobierne la derecha”, como si los sucesivos gobiernos pesoístas, y en especial el de Susana Díaz, no practicaran una política de derecha.

Por otra parte, en su manifiesto fundacional es flagrante la ausencia de diagnósticos, definición y ejes programático y conceptos como “nación”, “soberanía política” y otros que consideramos esenciales, lo que se intentó contrapesar con un lenguaje lleno de tópicos y retórica insustancial.

Carencias que tampoco han sido cubiertas por la posterior publicación de un programa de centenares de “medidas concretas” sin apenas conexión entre ellas, la mayoría de las cuales no son otra cosa que expresión de deseos o peticiones al Gobierno de España, ya que en el muy limitado marco de la “autonomía” actual no existen competencias para que pudieran ser acordadas en el Parlamento de Andalucía incluso si existiera la mayoría parlamentaria necesaria, con lo que queda evidente que sin avanzar en la soberanía, sin ampliar el autogobierno andaluz todo lo que fuera necesario, cualquier aspiración a transformar significativamente Andalucía es pura ficción o un engaño (o autoengaño). Y nada, en ninguno de los documentos de Adelante Andalucía se dice explícitamente la necesidad no solo de apear al PSOE de la Junta de Andalucía sino de conquistar los instrumentos jurídico-políticos necesarios para hacer posibles las transformaciones necesarias, es decir, de romper el actual marco de la “autonomía”. Por otra parte, a las elecciones del 2D se presentan, coaligados o en solitario, diversos partidos y organizaciones que se definen como soberanistas (en diversas versiones del soberanismo). Les deseamos suerte, pero creemos que no se dan actualmente las condiciones objetivas ni subjetivas como para que puedan ser consideradas opciones útiles por una parte significativa (o incluso minoritaria) del electorado. En el contexto presente, consideramos que la presentación de estas candidaturas es fruto del voluntarismo o de un análisis no correcto de la situación de nuestro pueblo, por lo que las entendemos como un esfuerzo que puede ser bienintencionado pero que se mostrará estéril, dado, además, los escasos medios para contrarrestar la propaganda de los partidos del sistema, apenas será posible difundir las ideas del soberanismo andaluz más allá de los reducidos círculos ya situados en éste. Por diversas razones no se ha realizado (o no ha sido posible realizar), y en ello asumimos como colectivo nuestra parte de responsabilidad, el suficiente trabajo previo de concienciación, ni las candidaturas que se presentan han sido resultado de asambleas populares en el marco de movilizaciones por parte de movimientos sociales. En estas condiciones, Asamblea de Andalucía decidió no participar en ninguno de estos proyectos, a pesar de las invitaciones que se nos hicieron para ello.

¿Qué proponemos desde Asamblea de Andalucía?

Antes de nada, queremos afirmar que la no participación en proyectos electorales no significa para AdA pasividad ni aplazamiento de tareas hasta que las elecciones tengan lugar. Por el contrario, es nuestra intención intensificar nuestra intervención política y confluir con otros soberanistas – sean o no miembros de organizaciones así definidas – en el seno de movimientos sociales y plataformas sectoriales. Es la confluencia “por abajo” y la influencia real de los soberanistas dentro de los movimientos y organizaciones sociales lo que hará avanzar al soberanismo e incluso, potencialmente, hacer posible contextos en que sea algo más que puramente testimonial el intento de acceder a instituciones políticas mediante comicios electorales. La activación del municipalismo, entendido no solo como lo referido a los ayuntamientos sino a todos los problemas y aspiraciones de ámbito local, es una de nuestras prioridades, así como la de apoyar e involucrarnos en espacios y proyectos, tanto en lo político como en lo económico y cultural, que respondan a una lógica diferente a la del capitalismo y su ideología de la mercantilización globalista. Espacios y proyectos que prefiguren una sociedad andaluza basada en los valores de nuestra cultura y alejada de la que hoy es presentada desde el sistema y el régimen político como la más adecuada e incluso como la única posible. A estas confluencias siempre estará dispuesta Asamblea de Andalucía. Es a esta confluencia a la que invita nuestro colectivo. Y también a estar presente en la organización de movilizaciones soberanistas como las de nuestro Día Nacional de Andalucía (el mismo 4 de Diciembre o en la fecha más adecuada más cercana a éste) y otras que sea conveniente y posible organizar, siempre que tengan como eje la reivindicación de la soberanía y se pueda garantizar en ellas la no manipulación partidista.

Lo hacemos público en Andalucía, a 15 de octubre de 2018

¡Viva Andalucía Libre y Soberana!

Diagnóstico de la situación actual en Catalunya y propuestas para avanzar

El movimiento independentista se encuentra desorientado y dividido. La causa principal es la represión del Estado: la anterior Presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell, está encarcelada; hay diputados del actual Parlament pendientes de juicio; el grueso del anterior Govern se encuentra encarcelado o exiliado. Y todo esto bloquea unas instituciones que, además, continúan económicamente intervenidas, pese a la retirada formal del 155. El esquema “de la ley a la ley” era un error, pero al menos servía para que las instituciones dieran pasos hacia adelante. Ahora mismo, en cambio, la mayoría independentista en el Parlament y el Govern de JxCat y ERC no sirve de gran cosa.

d7a332411e14769f300879cf8b1d4da6_l

La represión también ha impedido un análisis riguroso y la autocrítica de los aciertos y errores de la etapa anterior, la que nos lleva a las victorias del 1-O y el 3-O, que después no se quisieron o pudieron consolidar. En lugar de eso, aumenta el resentimiento entre las fuerzas independentistas.

Atrapado por estos condicionantes, el independentismo se encuentra sin una dirección política que pueda situar un nuevo horizonte para romper con el Estado, ni que despliegue políticas que hagan posible el éxito y la consolidación de esta ruptura. Nos encontramos en un “ir haciendo” en que tan sólo los juicios parece que tomen el papel de revulsivo. Pero sin enfocar el trabajo político (movilizaciones, alianzas, ligazón de estos juicios con la ruptura), también pasará este momento y no habrá servido para avanzar.

Todo esto no se soluciona (solamente) con la propuesta de cambiar los liderazgos vigentes por otros. Compartimos las dudas respecto a la voluntad política de algunos sectores del movimiento, pese a que éstas deberían situarse especialmente en aquellos que, por posición de clase y por acomodamiento institucional, se están limitando a gestionar la autonomía. Pero además de voluntad política, los nuevos liderazgos necesitan de una estrategia sólida y compartida.

Tenemos la certeza de que sin la unidad del independentismo es imposible avanzar y todavía más imposible es ganar. Sin esta unidad también es imposible que la República Catalana gane apoyos entre nuevos sectores sociales y políticos. Pero también sabemos que sin un análisis compartido y, más importante todavía, unos objetivos compartidos, esta llamada a la unidad no tiene sentido.

Hoy por hoy, unas nuevas elecciones no supondrían más que una huida hacia adelante: marchar sin siquiera un principio de coordinación estratégica que dé sentido en el futuro de éstas, ni tan sólo estrategias opuestas que puedan enfrentarse electoralmente, eso sería como jugar a la ruleta.

PROPUESTAS PARA AVANZAR:

Por ello, proponemos:

  1. Crear un espacio unitario que reúna a todas las fuerzas partidarias de la República Catalana – partidos, sindicatos, organizaciones, entidades: el Congrés Nacional del Poble Català (CNPC)
  2. Organizar el trabajo político que haremos, comenzando por demandar a todos los presos y encausados una defensa política y unitaria
  3. Desplegar las herramientas y líneas políticas necesarias para que la ruptura independentista sea irreversible, aquellas que desde Poble Lliure hemos ido apuntando en los últimos meses:
  • Institucionalidad nueva (Consell per la República) y, especialmente, partiendo de la coordinación y el contrapoder municipalista (Assemblea d’Electes)
  • Trabajar desde la base por el Procés Constituent, uniendo diferentes luchas liberadoras (feminismo, liberación LGTBI, ecologismo, derechos laborales, derechos sociales, cultura) con el proyecto de la República de todo el mundo
  • Enfocar las elecciones municipales como una oportunidad para avanzar en las mayorías republicanas, de izquierdas y progresistas, comenzando por tejer confluencias amplias de unidad popular en las áreas metropolitanas y en el conjunto de municipios del país
  • Organizar campañas de boicot contra la oligarquía española del IBEX-35, responsable última del Estado autoritario que padecemos
  • Desplegar una estrategia apropiada en Illes Balears y el País Valencià para hacer emerger sendos movimientos por el derecho a decidir. Una lucha coordinada en el conjunto de los Països Catalans triplica los problemas al Estado autoritario español
  • Profundizar el trabajo de internacionalización y solidaridad, poniendo especial énfasis en la coordinación con otras naciones del Estado Español que luchen por sus repúblicas.

Països Catalans, 11 de Octubre de 2018

POBLE LLIURE

INDEPENDÈNCIA – SOCIALISME – FEMINISME – PAÏSOS CATALANS

Comunicado del SAT ante las noticias aparecidas respecto a las temporeras marroquíes

0hcbfkzg_400x400Ante las noticias aparecidas en diversos medios de comunicación respecto a la situación de las temporeras marroquíes, desde el Sindicato Andaluz de Trabajadores/as (SAT), queremos aclarar:

El SAT lleva décadas realizando un trabajo de asesoramiento, denuncia y apoyo de las trabajadoras/es inmigrantes en Andalucía, especialmente en Almería y Huelva. Un trabajo que ha dado sus frutos en forma de informes, publicaciones, libros, denuncias en juzgados, condenas de abusadores… pero, sobre todo, impulsando la auto-organización y el empoderamiento de las trabajadoras/es inmigrantes frente a las situaciones de injusticia y atropello que en numerosas ocasiones se producen.

A finales de mayo, la Asociación de Usuarios de la Administración de Justicia (AUSAJ) se pone en contacto con este sindicato y se ofrece a ayudar ante las noticias de posibles abusos a un grupo de trabajadoras marroquíes de la fresa en Huelva. Esta asociación compuesta por una abogada llamada Belén Luján y Jesús Díaz, su marido, acude a una fina de Almonte por indicación del SAT, que ya había recibido un aviso de auxilio. A partir de ese momento se producen las denuncias pertinentes y el desalojo de las trabajadoras de dicha finca. El compromiso del SAT con las 10 compañeras que denunciaron dichos abusos fue el de cubrir el alojamiento y la manutención de estas mujeres mientras se tramitaba el procedimiento judicial.

Pese a la situación económica del SAT, asediado a multas, con escaso apoyo institucional y basada toda nuestra financiación en las cuotas de una afiliación mayoritariamente precaria, entendimos que era una obligación atender a estas compañeras en la medida de nuestras posibilidades. Ese compromiso se ha cumplido y, además, se suministró atención psicológica, sanitaria y formación diaria de aprendizaje del castellano, siempre encaminado todo este esfuerzo al empoderamiento de estas trabajadoras. Además de este apoyo, entendimos necesaria – y así lo hicimos – la visibilización de la situación y la denuncia pública y política ante diferentes instancias. Así, organizamos junto a otros movimientos sociales y sindicales una marcha de denuncia de la situación de las temporeras en el campo de Huelva.

Desde junio hasta mediados de septiembre, estas compañeras permanecieron en dos casas habilitadas y financiadas por este sindicato en la localidad malagueña de Cuevas de San Marcos. Es a partir del “crowdfunding” organizado en solitario por Belén Luján en agosto y la denuncia pública de su propio equipo de redes respecto a la ausencia de transparencia en la gestión del dinero recaudado, cuando este sindicato le pide cuentas a AUSAJ sin obtener respuesta. Esta situación, unida a las continuas exigencias de AUSAJ de una mayor contribución económica por parte del SAT provoca una ruptura de relaciones. Consecuencia de todo esto, el 14 de septiembre esta abogada y su marido se llevan a las trabajadoras a Murcia, donde también tuvieron problemas con la red de apoyo, a la que también han denunciado, acabando definitivamente en Albacete.

Lamentamos profundamente la utilización torticera y abusiva de la causa de las temporeras para atacar al sindicalismo andaluz de clase, que tiene las manos limpias y no va a cejar en su lucha por visibilizar los problemas de los de abajo, de las personas vulnerables, de la clase trabajadora y el pueblo andaluz. Es absolutamente inadecuada la utilización del derecho penal unido a campañas mediáticas para resolver conflictos entre colectivos que han estado apoyando esta lucha, que está por encima de siglas y de individuos, porque es la lucha por los derechos humanos. Este sindicato ya conoce el uso del desprestigio mediático (“difama, que algo queda”) y del populismo punitivo, y sabemos que estas tácticas – normalmente usadas por el poder – tienen un recorrido corto porque, al final, siempre aflora la verdad.

Este sindicato se pone a disposición de cualquier colectivo o movimiento social para aclarar todas y cada una de las cuestiones planteadas. Asimismo, disponemos de mecanismos internos para depurar cualquier responsabilidad, en el caso de que se haya producido. Y entendemos que la denuncia interpuesta por esta abogada, Belén Luján, entregada a los medios de comunicación y que no ha sido comunicada oficialmente al SAT, sólo busca tapar su falta de transparencia en una huida hacia adelante mezquina y cobarde.

Declaración del SAT de Cádiz ante el caso de la venta de armas a Arabia Saudí

42084546_2104100822948184_8572085571206250496_nLa Unión Local del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as (SAT) de Cádiz, tras recabar información directa de nuestra sección sindical en Navantia-San Fernando, conociendo la contradictoria y tensa situación vivida en el conjunto de su plantilla, tras ver los diferentes posicionamientos llegados desde diferentes organizaciones (con especial atención a aquellas con las que tenemos una relación de trabajo cotidiano), sabiendo también de las expectativas que sobre nuestra opinión había en diferentes colectivos compañeros del Estado Español, ha considerado que no podía dilatar más un pronunciamiento público al respecto.

En este sentido, lo primero que tenemos que dejar por sentado es que no se nos escapa que este pronunciamiento sale más tarde de lo que realmente correspondería. Y hemos tomado nota autocrítica ante ello y valorado la experiencia desde distintos ángulos para sacar las lecciones organizativas que corresponden, a fin de afrontar situaciones parecidas que sin duda seguirán llegando. Pero al tiempo que nos excusamos antes quienes – sobre todo – desde el compañerismo y la amistad han aguardado a una posición que se ha hecho esperar demasiado, les informamos que esa tardanza no ha sido porque no tuviéramos una postura muy formada y bastante consensuada (y también diferenciada, como se verá) sobre el asunto en cuestión. Una posición, la nuestra, que transmitimos en comunicaciones internas en las que, entre otras cosas, apostábamos por conjugar nuestros principios irrenunciables con la elección de los términos más eficaces para que – especialmente – nuestros compañeros de la sección sindical de Navantia pudieran proseguir en las mejores condiciones posibles el magnífico trabajo, en cuanto a ejemplaridad y concienciación “a largo plazo”, que llevan haciendo desde hace años bajo el lema “Somos clase obrera en (y no de) Navantia”, y a los que en esta nota queremos reiterar nuestro máximo respaldo.

De hecho, esta nota pública no es más que una prolongación de los puntos fundamentales que hemos expuesto en diferentes ámbitos organizativos particulares. También, por supuesto, ha tenido que adaptarse al cambio de la situación tras el “paso atrás” del Gobierno español con respecto a la venta de bombas de precisión a la dictadura ultra-reaccionaria y pro-imperialista de Arabia Saudí, que ejecuta la masacre contra el pueblo yemení; un cambio de criterio que, por cierto, no hace sino confirmar la caracterización que de esa postura gubernamental  hacemos en el primer punto de la declaración que ahora sigue.

En el anuncio proclamado desde las instancias gubernamentales y de sus actuales aliados de no vender armas utilizables directamente en la masacre del pueblo yemení ha habido mucho de “postureo” y oportunismo preelectoral; entre otras cosas, para dar un barniz progresista y elegir temas de los que distinguirse de la derechona, y así eludir “meter el diente” a lo que realmente es el programa del verdadero cambio que se correspondía con las movilizaciones de los últimos años. No ha sido realmente una postura de principio. No ya porque finalmente han echado marcha atrás con declaraciones vergonzosas por parte de diferentes elementos del Gobierno español, sino porque desde el comienzo se vio que se utilizaba como arma arrojadiza entre las diferentes sucursales de las marcas electorales en juego. Unas sucursales interesadas, ante todo, en situarse lo mejor posible ante el largo período electoral que de nuevo se avecina empezando por la primaria confección de sus listas.

Es completamente hipócrita desgajar al régimen ultra-reaccionario de Arabia Saudí del conjunto del bloque guerrero imperialista occidental, sin el cual no se puede entender la destrucción bárbara a la que se viene sometiendo a todo Oriente Medio desde hace años (Irak, Libia, Siria…) y ahora Yemen.

Arabia Saudí es un abominable peón de un bloque imperialista que bajo ningún concepto podemos tildar de acoger democracias ejemplares a los que sí pueden vender armas, como es el caso de una larga lista que encabezan EEUU, Reino Unido, Francia y Alemania en tanto que miembros cualificados de la organización terrorista por excelencia: la OTAN. Así, la negación de ventas a este execrable peón que es Arabia Saudí no puede hacerse sustrayéndolo del tablero imperialista del que el Estado Español es activo jugador, todo él, de forma criminal. Estamos, pues, ante una cuestión de política de altura de proyección revolucionaria que requiere de una prolongada acumulación de fuerzas que acabe con el sistema capitalista e imperialista que está llevando al escenario mundial a una nueva barbarie de la que el régimen saudí no es sino uno de sus peores abortos.

Por tanto, no vemos correcto culpabilizar a quienes trabajan en las empresas fabricantes de material bélico de la clientela a la que se vende este material. Insistimos en que estamos ante una tarea política de alcance en términos de militancia anticapitalista y anti-imperialista a fin de que nuestros compañeros de la clase obrera no tengan que vender su fuerza de trabajo para la producción de mercancías que siembran la muerte; de la misma manera que es un reto estratégico mayor que nuestro pueblo no consuma mercancías realizadas con la superexplotación criminal que nuestras empresas multinacionales “estelares” imponen en los talleres de la ignominia del llamado Tercer Mundo.

Ahora bien, si en un momento dado, por contradicciones en determinadas instancias estatales o incluso a nivel internacional entre bloques imperialistas, se señala de forma parcial a un odioso régimen como el de Arabia Saudí (que ni siquiera guarda las formas para mejor cometer su crimen como sí hacen las viejas potencias “democráticas” imperialistas, de largo e incesante currículo infame de atrocidades), si ese odioso régimen es señalado, aunque sea por intereses espurios, entonces, ¿cómo no aprovechar la coyuntura y contribuir a su aislamiento y destrucción pero siempre desde un discurso y una acción global anti-imperialista? Por eso, apoyaremos toda movilización que dificulte la acción criminal de Arabia Saudí en Yemen.

Expresamos nuestra comprensión por la angustia de los trabajadores y trabajadoras ante la falta de “carga de trabajo” en general, y en particular en la machacada Bahía de Cádiz. Y bajo ningún concepto apoyamos los pronunciamientos militantes que les califican de “reaccionarios”. Caer en eso es completamente contraproducente e impropio de quien pretenda un trabajo paciente de concienciación y de fortalecimiento de la clase obrera. Otra cosa es el tratamiento que se dispense a esos representantes del sindicalismo llamado mayoritario, totalmente integrado en el sistema y que desde hace décadas ha venido aislando, atomizando, dispersando, desmoralizando y dividiendo a la clase trabajadora que, efectivamente, conoció casos gloriosos como cuando se impidió entrar en la misma factoría de San Fernando al buque-centro de torturas chileno “Esmeralda”. Pero aquello fue el resultado de un terreno previamente regado de organización y de cohesión obrera. Y es que la solidaridad y hasta el heroísmo también se organizan con paciencia y humildad militante; lo que incluye cuidar mucho en qué términos nos dirigimos al resto de nuestra clase. Sobre todo, esta es una exigencia para quien tiene el honor de militar sin cálculo personal alguno, al servicio de la causa obrera y popular.

Pero ciertamente todo esto está supeditado a algo más supremo aún. No puede haber “final feliz” ni en la senda del trabajo sindical ni en el de otra índole de concienciación y de organización combativa si el trabajo militante no parte de principios. Estos no bastarán: serán sólo, en el sentido más literal del término, un “comienzo”. Pero un comienzo ineludible para no corromper todo el camino. Toca especialmente a las organizaciones militantes salvaguardar esos principios por mucha (y necesaria) comprensión que tengamos con determinados colectivos laborales.

Por eso:

No avalamos ni pasadas ni futuras movilizaciones que exijan que se vendan armas letales utilizables por una asesina dictadura pro-imperialista y reaccionaria con tal de que no rompa determinados contratos. En consecuencia, por más que sepamos del juego politiquero que rodea todo este asunto, no apoyamos movilizaciones que alimenten chantajes comerciales por parte de Arabia Saudí.

Denunciamos el discurso vomitivo de los portavoces de los “sindicatos mayoritarios” que han impulsado las recientes movilizaciones; una convocatoria que ha tenido por estos lares el apoyo – no hay que sorprenderse – de la caverna político-mediática de siempre. Pero que ha contado también con la connivencia – habrá que sorprenderse cada vez menos – de las llamadas “fuerzas del cambio” más locales que han antepuesto no la lógica prudencia de una concienciación a largo plazo, sino un maniobrerismo cortoplacista electoral lleno de demagogia (otra vez primaria) sin apenas ningún cambio con respecto a la derecha de siempre.

Por último, llamamos a engrosar las filas de quienes apuestan por un cambio de modelo productivo en la Bahía de Cádiz, sostenible en lo energético y alejado de la industria de la guerra. Pero hacemos ese llamamiento desde la convicción de que nada mejor para acercar su materialización que integrar esa justa reivindicación en una estrategia contundente y clara de superación de un sistema que necesita de la precarización industrial que mata. Y de la industria de la muerte que presupone el chantaje de la miseria para asegurarse su infame singladura.

Unión Local del SAT en Cádiz

18 de Septiembre de 2018