Declaración de la FSM con motivo del Primero de Mayo

ob_8754ce_logo-fsm-nova1La Federación Sindical Mundial (FSM) con miras al Día Internacional del Trabajo, el Primero de Mayo, envía sus saludos militantes a los trabajadores de todo el planeta quienes, comprometidos con sus sindicatos, luchan por la satisfacción de sus necesidades contemporáneas.

El Primero de Mayo es un hito para los trabajadores de todo el mundo; desde 1886 las reivindicaciones de los trabajadores inmigrantes de Chicago siguen siendo actuales. Hoy día, su lucha sigue en la batalla de los trabajadores por una vida y un trabajo digno, con derechos, seguridad, educación y salud gratuita. Como entonces en Chicago, cuando los trabajadores inmigrantes de los EEUU estaban en pie en la primera línea de las luchas de clase, también ahora los millones de trabajadores inmigrantes pueden, a través de su participación activa y militante en sus sindicatos, fortalecer la lucha de clases contra la barbarie capitalista.

Este año ha estado marcado por el agravamiento de las rivalidades interimperialistas que no sólo incrementan la explotación de los pueblos, sino también plantean el riesgo de una guerra generalizada. Los acontecimientos en África, Oriente Próximo, Asia y Europa demuestran la agresividad del capital en contra del movimiento obrero, conducen a miles de personas a emigrar a fin de escapar de las guerras y al mismo tiempo la Unión Europea (UE) y los gobiernos europeos fingen que quieren ayudar a la supervivencia de los migrantes.

Los trabajadores de todo el mundo están preocupados por la agresividad del Gobierno de EEUU, de los países de la OTAN y sus aliados que, para ganar nuevos mercados y despojar a todos los países de sus riquezas, bombardean al pueblo de Siria, matan a niños en Palestina, empujan al pueblo de Venezuela a un conflicto civil, amenazan con hacer uso de armas nucleares en Corea… Los que hace unos días lanzaron en Afganistán la bomba no nuclear más potente de su arsenal son los mismos imperialistas que colaboran y apoyan al Gobierno de Ucrania respaldado también por fascistas; son los mismos que apoyan y toleran las políticas de Israel en Oriente Próximo.

Estas rivalidades interimperialistas empeoran todavía más la situación económica de los trabajadores y de los pensionistas. Hay una arremetida generalizada contra los salarios y las pensiones, una ofensiva de privatizaciones de la seguridad social, de la sanidad y de la educación pública, un aumento del desempleo, del trabajo en negro y de las limitaciones de libertades sindicales. En este contexto, la clase trabajadora y los pueblos se están preparando para la celebración militante del Primero de Mayo de 2017.

La FSM hace un llamamiento a todos sus amigos y afiliados en cada rincón del mundo para que conmemoren por cualquier medio y manera el Día Internacional de los Trabajadores, uniendo sus voces y gritando bien fuerte la consigna:

“¡Organizar la lucha en contra de la barbarie imperialista, por las necesidades contemporáneas del pueblo y de la juventud! ¡Por un mundo sin explotación ni guerras!”

La FSM, en representación de 92 millones de trabajadores en todos los continentes, reitera su solidaridad internacionalista con el pueblo heroico de Cuba, que será el anfitrión de la reunión del Consejo Presidencial de la FSM del 3 al 5 de mayo de 2017, así como con todos los trabajadores del mundo que luchan en contra de la agresividad imperialista.

En este año 2017, después de la celebración del XVII Congreso Sindical Mundial, la FSM sale fortalecida con nuevas organizaciones y, sobre todo, con nuevas decisiones.

Organizamos con mayor diligencia e intensidad nuestra acción en cada país y en cada continente por la emancipación de la clase trabajadora; seguimos la lucha por nuestros derechos en contra del sistema explotador que genera pobreza, guerras y olas de refugiados.

“Los invencibles no son los enemigos de los pueblos,

sino los propios pueblos que luchan.”

Homenaje soberanista a Blas Infante en el 80º aniversario de su asesinato

Andalucía Comunista, CAP “Javier Verdejo” (Almería), CAP “Blas Infante” (Granada), CAP “Félix Rodríguez” (Huelva), Nación Andaluza y el Sindicato Unitario ante el 10 de agosto, en el 80º aniversario del asesinato de Blas Infante, Padre de la Patria Andaluza.10-agosto-2016

Las organizaciones soberanistas que convocamos este acto, tanto del mundo político como del sindical o cultural, hemos planteado la conmemoración del asesinato de Blas Infante como una continuidad en el camino que él y los andaluces de su época dejaron inconcluso por la incomprensión de las fuerzas republicanas y por el asesinato y la posterior represión sobre las ideas soberanistas y revolucionarias andaluzas. Represión, que en sus distintas formas, llega a nuestros días, a pesar de la reconversión del franquismo en monarquía borbónica.

La izquierda soberanista continúa con el trabajo encaminado a conseguir la coordinación de las luchas de las organizaciones que tienen objetivos concretos comunes: la liberación nacional y social de Andalucía y del Pueblo Trabajador Andaluz, como único sujeto colectivo sobre el que puede recaer tal acción.

Con este homenaje soberanista a Blas Infante nos reafirmamos en la idea de que la liberación nacional y social de Andalucía solo se puede conseguir mediante la abolición de los poderes centralistas desde organizaciones andaluzas soberanistas, desde un marco nacional de actuación, y desde un proceso constituyente donde el pueblo andaluz sea el único protagonista. El futuro de Andalucía no pasa por las concesiones que pueda hacer el Estado Español ni por la acción política andaluza en Madrid (o en Bruselas); la Historia reciente nos da la razón cuando decimos que el Estado Español es irreformable, por ser un instrumento de la clase capitalista para la defensa de sus intereses, “el amo que nos puso Europa” en palabras del propio Blas Infante. La “unidad de mercados” escondida tras el concepto de “unidad de España” es la idea-fuerza del capitalismo español y base irrenunciable en cualquier reforma del Estado. Soberanía política y soberanía económica de los pueblos están al margen de cualquier proceso de reforma del Estado, haciendo imposible la idea de una Andalucía libre y soberana.

La coordinación de las organizaciones de obediencia andaluza se debe realizar sobre proyectos a medio y largo plazo, sobre el debate ideológico y estratégico; y sobre el desarrollo de dinámicas encaminadas a la consecución de la soberanía política de la nación y la soberanía económica del Pueblo Trabajador Andaluz. Es decir, desde la soberanía municipal y comarcal hasta la soberanía económica que nos libere de la explotación padecida por pertenecer a una nación colonizada y a una clase social explotada.

Entendemos que los pasos hacia la unidad de la izquierda andaluza que deseamos ya se están dando en base a proyectos como las Jornadas por la Constitución Andaluza o a la coordinación cultural de los Centros Andaluces del Pueblo, desde la base de organizaciones nacionales andaluzas que trabajan en un marco geográfico andaluz, renunciando expresamente a participar en proyectos estatales e institucionales que diluyen las luchas de liberación nacional y social de Andalucía.

El Blas Infante desdibujado y caricaturizado que nos presenta el regionalismo andaluz, reformista y timorato, en las cuestiones nacionales y sociales, no puede actuar como aglutinador. Éste no es reconocido por la izquierda soberanista, por ser una caricatura del Blas Infante que leemos en sus obras, sus artículos y entrevistas. La sombra del Blas Infante que fue asesinado por participar en una candidatura “separatista y revolucionaria”.

El próximo 10 de agosto a las 20:00 horas, en el antiguo Cine Jáuregui de Sevilla (actual Plaza Padre Jerónimo de Córdoba) nos daremos cita para rendir homenaje al Blas Infante que se declaraba “separatista y revolucionario”, con todos aquellos y aquellas que se comprometen en continuar el camino que nos señaló Blas Infante hacia la liberación del pueblo andaluz.

¡Por Andalucía libre, los pueblos y la humanidad!

¡Por una Andalucía independiente y socialista!