El FLNC-22 advierte a Daesh que si ataca al pueblo corso, responderán con contundencia

El Frente de Liberación Nacional de Córcega-22 de Octubre (FLNC-22) advirtió en un comunicado a los islamistas radicales de Córcega que cualquier ataque de su parte desataría “una respuesta terminante, sin ningún tipo de consideración”. En este texto transmitido a Corse Matin, el grupo, que había anunciado en mayo su desmilitarización, dirigió también un mensaje al Estado francés, que tendría, “si ocurriera un drama en nuestro hogar, una parte importante de la responsabilidad, porque conoce a los salafistas de Córcega”. Precisando que sería parte de un grupo de 8 personas en total, el FLNC-22 agrega saber con certeza que uno de los imanes de Córcega es informante de la Gendarmería francesa.

“Vuestra filosofía medieval no nos asusta”

“La voluntad de los salafistas es claramente instalar entre nosotros la política de Daesh y nosotros nos estamos preparando”, prosigue el texto. “Vuestra filosofía medieval no nos asusta. La amalgama sólo existe en la mente de los débiles y el pueblo corso se muestra duro ante unas elecciones políticas difíciles que jamás nos hicieron bascular hacia la barbarie como vosotros”, lanza el FLNC-22 dirigiéndose a los radicales.

Por otra parte, volviendo sobre una emboscada tendida a los bomberos en diciembre de 2015 en la ciudad de Ajaccio, que había continuado con manifestaciones plagadas de incidentes racistas, el grupo armado afirma que “se trataba de una estrategia implementada varios días, incluso varias semanas antes, para comprobar la reacción del pueblo corso”.

La operación, agrega, fue orquestada por algunos pseudo-intelectuales malvados ayudados por pequeños sinvergüenzas sin límite”.

“Sepan que cualquier ataque contra nuestro pueblo conocerá una respuesta terminante por nuestra parte, sin ningún tipo de consideración”, agrega además el FLNC-22.

El Estado francés debe dejar de “dar lecciones de democracia”

Dirigiéndose más generalmente “a los musulmanes de Córcega”, el FLNC-22 les llama también a posicionarse y denunciar el islamismo radical. Les pide particularmente señalar “a los jóvenes descarriados tentados por la radicalización” y “no mostrar públicamente signos religiosos ostentosos”.

“Si el Estado Islámico reivindicara acciones sobre nuestro suelo, sólo podremos vencer estando unidos”, prosigue el FLNC-22.

“Faltaría que Francia cesara en su propoensión a intervenir militarmente y a querer dar lecciones de democracia al mundo entero si quieren evitar que los conflictos que siembran a través del mundo vuelvan como un bumerán sobre su suelo”, agrega aún la organización armada y clandestina.

Apelando por último “a la vigilancia y a la calma frente a la barbarie”, el FLNC-22 señala no ser “refugio de los frustrados de una lucha racial o xenófoba” y denuncia “las ideologías fascistas que alimentan las mentes débilñes y las redes sociales”.

Los presidentes del ejecutivo de la colectividad territorial de Córcega y el de la Asamblea de Córcega, los soberanistas Gilles Simeoni y Jean-Guy Talamoni, sometieron el pasado jueves en el Parlamento corso una resolución exigiendo al Estado francés cerrar los lugares de culto islámico que constituyan “cobijos de influencia salafista”, expulsar a los promotores fundamentalistas de esos lugares y reforzar la seguridad en los lugares de gran afluencia de público.