Duterte llama a independentistas y comunistas a unirse para combatir a Daesh

640_zzz_duterte_malaysia_4_2016_11_10_10_26_55El presidente filipino Rodrigo Duterte ha hecho un llamamiento a los independentistas musulmanes de Mindanao y a los rebeldes maoístas a unirse a la lucha gubernamental contra el autoproclamado Estado Islámico (conocido como Daesh).

Con el temor creciente de que Daesh esté aumentando su presencia en el país, Duterte se ha ofrecido para financiar e incluso amparar a grupos que durante un largo tiempo se han opuesto al Estado filipino si éstos están dispuestos a derrotar al enemigo común: la milicia Maute (afiliada al Daesh).

Duterte afirmó que la idea de que las milicias y los soldados luchen juntos le fue aconsejada por el líder de una milicia independentista musulmana.

Los militantes de Maute juraron lealtad al Daesh y han estado batallando contra las tropas gubernamentales desde que éstas sitiaron una ciudad al sur del país hace pocos días.

Durante una visita el pasado sábado a unas instalaciones militares en la isla de Joló, donde las fuerzas filipinas combaten a otro grupo salafista – Abu Sayyaf – Duterte dijo que tratará de igual manera a las guerrillas comunistas e independentistas que a las tropas gubernamentales si éstas se incorporan a su lucha.

“Os contrataré como soldados – mismo salario, mismos privilegios – y construiré casas para vosotros en ciertas áreas”, afirmó Duterte, de acuerdo a un vídeo del discurso que pronunció en Joló y hecho público el pasado domingo.

Duterte propuso la poco convencional oferta al Frente Moro Islámico de Liberación (MILF, por sus siglas en inglés) y al Frente Moro de Liberación Nacional (MNLF). También llamó al Nuevo Ejército del Pueblo (NPA, brazo armado del Partido Comunista de Filipinas) a cesar su guerra de guerrillas y trabajar con su gobierno.

El Ejército filipino ha estado utilizando helicópteros de combate, artillería y tropas terrestres desde el pasado domingo tratando de retomar la ciudad de Marawi en la isla de Mindanao, donde los militantes de Maute están ejerciendo una fiera resistencia.

Han muerto ya a causa de la violencia 61 insurgentes, 15 agentes filipinos y 9 civiles, mientras decenas de miles de personas se han visto forzadas a desplazarse.

El MILF y el MNLF han llevado a cabo una rebelión independentista desde finales de la década de 1960 y han firmado acuerdos de paz separados con el Gobierno, pero estos acuerdos todavía deben ser implantados completamente.

La oferta de Duterte a los maoístas viene después de que su gobierno cancelara la última ronda de conversaciones de paz con el brazo político del NPA, acusando a los rebeldes de planear más ataques.

“Si esto cuaja y os queréis unir, apostadlo todo con la República”, dijo Duterte.

No ha habido reacciones inmediatas de los grupos a los que Duterte realizó la oferta. El presidente filipino dijo que el fundador y líder del MNLF, Nur Misuari, le envió una carta afirmando que sus hombres se unirán de manera voluntaria a la batalla en Marawi y otras partes de la provincia de Lanao del Sur.

El presidente dijo que contempla la creación de una nueva división del Ejército para acomodar la incorporación de los rebeldes maoístas y musulmanes, que tienen experiencia de combate y conocen muy bien el terreno sobre el que se combate contra Daesh en Filipinas.

Anuncios