Nazis y sionistas: ¿cuándo acabará el mayor tabú histórico de la posguerra?

Son cosas tan sabidas como calladas. Incluso los propios sionistas lo han reconocido desde hace muchos años, pero es algo que interesa mantener bajo la alfombra, todo un tabú que ya forma parte de la Historia, sobre todo de la Historia de la manipulación.

shamir2
Isaac (Yitzhak, יצחק) Shamir, de tendencias sionistas ultraderechistas, fue Primer Ministro de Israel entre 1986 y 1992.

En 1989, el diario “Jerusalem Post” admitió los vínculos de los sionistas con los nazis porque unos y otros perseguían el mismo objetivo: sacar a los judíos de Alemania para llevarlos (en realidad, deportarlos) a “su sitio” (Palestina).

El diario se refería a un caso concreto: los vínculos establecidos en 1941 entre el Tercer Reich y los terroristas sionistas de Stern Gang, comandados por Isaac Shamir.

En realidad, tales vínculos proceden de la llegada de los nazis a la cancillería alemana en 1933, pero pasaremos por alto este detalle – al menos de momento.

Cuando el “Jerusalem Post” destapó el asunto, la agencia “Reuters” lo reprodujo, calificándolo como “el fin de un tabú nacional”, creyendo que bastaba la divulgación “nacional” en Israel para que los vínculos entre nazis y sionistas fueran conocidos por todo el mundo. Si los israelíes, que estaban implicados de manera directa, los admitía, la Historia de la Segunda Guerra Mundial debería acabar con sus propios mitos.

Obviamente, no ha sido así. Seguimos leyendo toda clase de basura sobre la “Shoah”, el Holocausto (con mayúsculas) judío y demás, con el agravante de que es algo que no se puede poner en duda porque te acusan de “nazi”, de “negacionista” e incluso te meten en la cárcel porque está considerado como un delito.

En el caso concreto de Shamir, que fue Primer Ministro de Israel en la década de 1980, el asunto es harto evidente: además de compartir los mismos objetivos políticos, los nazis y los sionistas utilizaban los mismos métodos terroristas, por lo que no es de extrañar que llegaran a acuerdos entre ellos.

Hay otra conclusión obvia: a los sionistas les importaba un bledo que los nazis asesinaran masivamente a los judíos porque ellos nunca intentaron defenderles, sino defender la creación de un nuevo Estado en territorio palestino a su imagen y semejanza, es decir, terrorista – basado en la deportación y el exterminio de los árabes.

shamir
Cartel de “se busca” de Yitzhak Shamir (izq.) por participación en actos terroristas. Ofrecían 500 shekel por su cabeza.

En 1941, cuando la “Solución Final” ya estaba en marcha en Alemania, Shamir buscaba la cooperación de los asesinos en la creación de lo que 7 años después se convirtió en el Estado de Israel.

Para ocultar sus propios planes, los sionistas divulgaron que en la Segunda Guerra Mundial quienes se aproximaron a los nazis no fueron ellos, sino los árabes.

Se trató de una disputa típica entre potencias imperialistas, donde la hegemonía regional correspondía entonces a los británicos. El plan de Shamir consistía en poner a su banda terrorista al servicio del Tercer Reich contra los británicos y les dio muestras de su eficacia: en 1944 el propio Shamir asesinó a Lord Moyne, virrey inglés en Oriente Medio.

Shamir no sólo era un sionista y un terrorista. No sólo trató de venderse a Hitler, sino también a Mussolini, porque era un fascista. El mundo ha tenido que soportar sin sonrojarse que alguien así estuviera hasta 1992 a la cabeza de un Estado moderno.

Tan moderno que tiene armas nucleares a su disposición. Ahora pensemos, por un momento, en un nazi-sionista como Shamir provisto de tales capacidades armamentísticas…

FUENTE: “Movimiento Político de Resistencia”

Anuncios

Hezbolá denuncia las presiones de EEUU, Israel y Arabia Saudí contra Marruecos

Hezbolá rechazó el pasado martes las alegaciones del Gobierno de Marruecos, que acusó al partido libanés de armar y entrenar a los combatientes del Frente Polisario en el país del norte de África.

polisario1
Combatientes del Frente Polisario marchan durante ejercicios de entrenamiento.

En un comunicado emitido por la Oficina de Relaciones con los Medios de la formación, Hezbolá negó categóricamente las acusaciones.

“Es lamentable que Marruecos recurra, bajo presión de EEUU, Israel y Arabia Saudí, a acusaciones falsas”, dijo el comunicado.

“El Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí podría haber encontrado un pretexto más convincente para cortar sus vínculos diplomáticos con Irán en lugar de fabricar excusas sin fundamento”, continúa el comunicado.

Nasser Bourita, Ministro de Asuntos Exteriores marroquí, acusó a Irán y Hezbolá de entrenar y armar a los combatientes del Frente Polisario, organización que lucha por la independencia del Sahara Occidental desde 1975.

El canciller alauita también anunció que Marruecos cortaría las relaciones diplomáticas con Irán, además de cerrar su embajada en Teherán y expulsar al embajador iraní en Rabat.

FUENTE: Departamento de Medios de Hezbolá

Unos 200.000 israelíes llegarían al Kurdistán en cuanto se proclame la independencia

Según la revista “Israel-Kurd”, que se publica en Erbil, el primer ministro israelí Benyamin Netanyahu y el autoproclamado presidente del futuro Kurdistán independiente, Masud Barzani, tienen un pacto secreto.

En virtud de ese acuerdo, Tel Aviv instalará en Kurdistán a 200.000 israelíes de origen kurdo. Esa información ha encontrado amplia repercusión en la prensa de Turquía, Irán y el mundo árabe.

freedom-to-kurdistan-om-with-love-biji-kurdistan-e29c8c-e29da4-9243162El proyecto de creación de Sudán del Sur y de un Kurdistán independiente constituyen un objetivo militar de Israel a raíz del desarrollo de la tecnología misilística, a finales de la década de 1990. Los territorios de esos nuevos Estados independientes, ampliamente administrados por israelíes, permitirían a la entidad sionista sorprender a Egipto y Siria con un movimiento envolvente.

Entre los 8 millones y medio de personas que hoy viven en Israel se cuentan unos 200.000 judíos de origen kurdo. En marzo de 1951, la Operación Ezra y Nehemías (cuyos nombres hacen referencia a los personajes bíblicos que organizaron la fuga de los judíos de Babilonia) permitió a 11.000 kurdos judíos emigrar de Irak hacia Israel. Aquella operación fue financiada por el “American Jewish Joint Distribution Committee” de Nueva York y los aviones utilizados en el puente aéreo fueron proporcionados por el dictador cubano Fulgencio Batista.

El clan Barzani, que hoy gobierna el Kurdistán iraquí con mano de hierro, ha estado históricamente vinculado a Israel. Mustafa Barzani, padre del actual presidente Masud Barzani, incluso tuvo rango de alto oficial en el Mossad israelí.

El Primer Ministro de Israel es, en este momento, el único jefe de gobierno que se ha pronunciado públicamente a favor de la creación de un Kurdistán independiente fuera de los territorios kurdos históricamente reconocidos y, por consiguiente, en detrimento de las poblaciones autóctonas de los territorios anexados por Erbil.

El pasado 25 de septiembre se celebró un referéndum con vista a la posterior proclamación de un Estado kurdo independiente, a pesar de que la Corte Constitucional de Irak prohibió dicha consulta.

FUENTE: Red “Voltaire”