El supuesto gulag para homosexuales de Chechenia forma parte de la guerra psicológica

rusiagayLa represión contra los homosexuales en Chechenia ha llenado los noticiarios de los medios de comunicación en todo el mundo. Es un dardo directo contra Rusia y un intento – otro más – de desestabilizar sus fronteras en una región tan sensible como el Cáucaso, además de una continuación de la anterior campaña de 2013 contra la persecución de los homosexuales en la propia Rusia.

La embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley, ha aprovechado para poner el grito en el cielo y en las principales capitales imperialistas se han sucedido las manifestaciones frente a las embajadas rusas, como sucedió el pasado viernes en Madrid, que han tenido un efecto multiplicador de la denuncia. Los movimiento LGTB que están dopados y subsidiados por los imperialistas se han sumado a la campaña como buenos mercenarios que son.

El portavoz oficioso de la CIA, el diario “The Washington Post”, publicó una entrevista con la periodista Elena Milashina, condecorada en 2013 con el Premio Internacional “Mujer Coraje” que otorga el Departamento de Estado de EEUU a (casi) todos aquellos que defienden los derechos humanos (según y cómo). Es el colmo del periodismo: los periodistas entrevistando a otros periodistas.

La campaña no puede cuadrar mejor contra el gobierno de un país islámico como Chechenia, sacudido a su vez desde hace muchos años por el terror yihadista. ¿Qué se puede esperar de los islamistas, de unos u otros? Algunos cretinos llegaron a hablar de gulag, de purgas, de prisiones secretas, de torturas, de otro Guantánamo y de que se había emprendido una “yihad” en el Cáucaso contra los homosexuales.

Todo tuvo su origen en un artículo publicado el 1 de abril en el diario de la oposición rusa “Novaya Gazteta” en el que se hablaba de una represión “masiva” contra los homosexuales en Chechenia. Se hablaba de 100 detenidos y 3 muertos. Un bocado así tuvo un eco inmediato en los medios de siempre, desde el diario vasco “Deia” hasta la CNN, pasando por los medios “progres”, que fue seguido de declaraciones indignadas de los políticos por ese tipo de situaciones que sólo ocurren en países como Rusia.

El portavoz del Gobierno checheno desmintió la información rotundamente y Nikolai Lilin publicó un vídeo en su muro de Facebook en el que desautorizaba la campaña. Pero, como en el bombardeo de Siria, nadie pidió explicaciones, nadie realizó la más mínima comprobación de la noticia porque era funcional a lo que pretende el imperialismo.

Ahora la organización “Gay Russia” ha puesto una querella contra NG por difamación y ocurre lo de siempre: a pesar de que la iniciativa procede de grupos homosexuales, tampoco nos han informado de ella porque se hubieran tenido que desmentir a sí mismos, ya que la campaña previa que habían orquestado era falsa, como no podía ser de otra forma.

FUENTE: “Movimiento Político de Resistencia”

Diversidad y Revolución Cubana

Por Kevin Castro

A día de hoy seguimos escuchando constantes ataques contra la Revolución Cubana, la cual está bajo un embargo económico por parte del Imperio, cuestionan la supuesta falta de libertades, la escasez y el encarcelamiento de disidentes políticos.

A pesar de ello, el Gobierno cubano garantiza la educación y sanidad, no solo a los cubanos, sino también a cientos de extranjeros residentes en Cuba.

Los errores del pasado

En los años 50 existían duras leyes contra el colectivo LGTBI. Por otro lado, la homosexualidad era un componente en la próspera industria de la prostitución en Cuba, con muchos “chaperos” al disfrute de gran parte de los visitantes y militares yanquis.

Cuando triunfó la Revolución supuso un respiro para las clases populares, las cuales se veían asfixiadas por la dictadura de Batista.

En las primeras dos décadas de la Revolución operaban las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), encargadas de perseguir homosexuales, entre otros, acusados hasta la fecha como “contrarrevolucionarios”.

El rol del Gobierno y los activistas

No fue hasta 1979 cuando se crea la Comisión Nacional de Atención Integral a Personas Transexuales, la cual, tras constante lucha, en 2008 consiguió que se regularan todos los procedimientos de atención médica y psicológica a éstas personas, la realización gratuita de cirugías de reasignación sexual, ha permitido una mejora en la calidad de vida de estas personas.

En 1981 se publicó el libro “En defensa del amor” del doctor Sigfriod, donde se aclara que la homosexualidad no es una enfermedad sino una variante de la sexualidad humana.cubalgtb1

En 1986 la Comisión Nacional de Educación Sexual opinó públicamente que la homosexualidad era una orientación sexual y que la homofobia debía ser contrarrestada por la educación

En 1988 el Gobierno derogó la “Ley de Ostentación Pública” de 1938, mientras que la Policía recibió órdenes expresas de no acosar a las personas LGTBI.

En 1989 se crea el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), el cual ha creado espacios con activistas y familias de personas trans, que desde su creación se han formado como activistas. El CENESEX está vinculado con la Federación de Mujeres Cubanas, con políticas destinadas a la emancipación femenina.

Desde 1993 las personas LGTBI pueden servir abiertamente en el Ejército cubano.

Los cubanos con VIH tienen acceso universal y gratuito desde 2001 a la Terapia Antirretroviral de Gran Actividad (TARGA). Desde entonces, la tasa de mortalidad por VIH ha disminuido.

En 2004 Carlos Sánchez, representante de la Asociación de Gays y Lesbianas para la Región de América Latina y el Caribe visitó Cuba e hizo visibles los notables avances por parte del Gobierno y la sociedad cubana respecto a políticas y aceptación de las personas LGTBI.

Hombres por la Diversidad (DxH) es un grupo de hombres que nace en 2010, con distintas tendencias sexuales y abierto a toda persona que respete la diversidad.

Proyecto Arcoiris es otra asociación de personas LGTBI de corte anticapitalista y partidaria de la Revolución Cubana, aunque sostengan sus diferencias y críticas contra el Gobierno.

Fidel Castro, durante una entrevista, decía que fue una gran injusticia: “Una gran injusticia, si la hicimos nosotros pues, nosotros. Estoy tratando de delimitar mi responsabilidad en todo eso, porque desde luego, personalmente, yo no tengo ese tipo de prejuicios”, comentaba en 2010.

Durante un Congreso en 2013 el Partido Comunista de Cuba afirmó como uno de sus objetivos la no discriminación, en particular en lo referido a enfrentar los prejuicios y conductas discriminatorias, por diversos motivos, incluyendo la orientación sexual.

Las Jornadas Cubanas contra la Homofobia y Transfobia

cubalgtb2

Las jornadas son organizadas por el CENESEX. El CENESEX está dirigido por Mariela Castro, diputada y activista por los derechos LGTBI.

Al principio las jornadas dieron pasos muy tímidos, pero año tras año han conseguido transformar conciencias y aportar elementos de análisis y reflexión sobre el respeto a la orientación sexual e identidad de género, como un ejercicio de justicia y equidad social.

En las últimas jornadas se han dedicado al reclamo de espacios laborales libres de homofobia y transfobia.

El rol de Mariela Castro

Mariela Castro es diputada en la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba y directora del CENESEX, que en sus primeras décadas se concentró en acabar con la herencia del machismo, que se expresaba en forma de homofobia.

Muchos pueden pensar que al ser hija de Raúl Castro se le han abierto todas las puertas y, en realidad, eso ha tenido sus ventajas y desventajas, no iban a aceptar al colectivo LGTBI porque a ella se le ocurrió. Desde el CENESEX realizaban una labor importante y de luchas de poder.

La auto-organización colectiva promueve el marco de derechos políticos en Cuba, que ha habilitado el espacio para que ciertos movimientos feministas y LGTBI reivindiquen su lucha y la lleven a las instituciones del Estado cubano, incluyéndola en el imaginario revolucionario.

Margot Feist: la “bruja” que no pidió perdón

Traducción del galego de un artículo de Isca!

margotEl pasado viernes dejó el mundo una mujer olvidada por una izquierda amnésica. Margot Feist murió en Chile, tras 25 años de exilio, a la edad de 89 años. Criada en una familia obrera y con unos padres detenidos en campos de concentración nazis, en su juventud se comprometió con la lucha antifascista y posteriormente en la construcción de la República Democrática Alemana. Con tan solo 22 años Margot llegó a la Cámara Popular (convirtiéndose en la parlamentaria más joven de la RDA); pero fue 14 años después cuando asumió la dirección del Ministerio de Educación Popular, demostrando ser poseedora de una mente brillante y de una magnífica capacidad de gestión.

Heredera de un sistema educativo pobre y desmantelado durante la guerra, llevó a cabo la construcción de la nueva escuela. Esto fue literal en muchos casos, ya que fue necesario desde formar a una nueva generación de docentes comprometidos con el humanismo y la democracia hasta reconstruir los edificios derribados. El resultado final fue una enseñanza unificada y científica, estrechamente relacionada con la vida.

Para eliminar la desigualdad de oportunidades instaurada en el período nacional-socialista, en la que la clase a la que pertenecía la familia determinaba unas opciones de estudio que siempre se dirigían a la población urbana, Margot confía en las escuelas unitarias con gran presencia en el mundo rural. Esto no significó solo una garantía de acceso a la educación, sino que implicó la escolarización obligatoria de 8 años primero, y posteriormente de 10, de todos los niños, haciendo hincapié en las personas discapacitadas físicas o psíquicas, que recibieron una educación adaptada a sus necesidades.

Al final de esta etapa se ofrecía acceso a un sistema de formación profesional multidisciplinar y gratuito, donde en 2 o 3 años se formaba al estudiante en colaboración con empresas o comunas para aprender una profesión de obrero cualificado. Todo estudiante al terminar su formación profesional o universitaria obtenía un puesto de trabajo, pero de querer seguir formándose, podían continuar con el perfeccionamiento en escuelas de especialidades superiores.

La RDA apostó fuerte por la cultura, fomentando siempre los clubes, museos, teatros y conciertos dirigidos al ocio de distintos públicos. Defensora del aborto libre y gratuito (instaurado en 1972 en la RDA), fue también una persona adelantada a su tiempo y comprometida con la lucha de la mujer por la emancipación. Trabajó por facilitar la conciliación laboral-familiar con la apertura de casas cuna y jardines de infancia gratuitos desde los 3 a los 6 años, fomentando siempre los vínculos escuela-hogar. Ofreció también a las mujeres la opción de continuar su formación en escuelas superiores populares y cursos dirigidos especialmente a ellas, con horarios y condiciones cómodas para adaptarlas a su rutina diaria. El objetivo de este ambicioso plan de educación fue potenciar los talentos y aptitudes de cada individuo, fomentando la cooperación en lugar de la competición.

Además de eso, tuvo una gran implicación en la promoción de la política de derechos de la comunidad LGTBI en la RDA, publicando materiales didácticos destinados a promover la tolerancia y la diversidad sexual y logrando en 1968 la despenalización de la homosexualidad.

El éxito logrado es innegable, y en su tiempo fue reconocido con la concesión de la Orden al Mérito por la Patria de Oro y dos Órdenes de Karl Marx, es por eso que sorprende que una de las mujeres más influyentes de su tiempo sea solamente recordada como la mujer de Erich Honecker.

La demonización que sufrió a manos de una izquierda acomplejada tras la caída del bloque socialista fue, si cabe, más cruel que la que sufrió su pareja. Apodada de “bruja morada” o “dama de hierro”, tuvo que exiliarse hasta su muerte por no renegar nunca de las ideas del socialismo y de la experiencia que representó la República Democrática Alemana.

Fue acogida en Chile, país que reconoció y supo agradecer su implicación en el campo internacionalista, en el que trabajó junto al Gobierno de la RDA en la acogida de miles de perseguidos políticos por la salvaje dictadura de Pinochet (1973-1990) el cual contaba con el apoyo del Gobierno de los EEUU o de la misma Margaret Thatcher.

Mujer solidaria durante toda su vida, siguió trabajando en el exilio por la liberación de diversos pueblos de Asia y América Latina. Recibió en 2008 la Orden de la Independencia Cultural “Rubén Darío” por el apoyo a la Cruzada Nacional de Alfabetización en Nicaragua.

Conservó hasta el último momento una mente lúcida, con la que se reafirmaba día tras día en la vigencia de su pensamiento, categorizando recientemente la caída del muro como “el mayor error político de la Historia”.

Lo cierto es que la RDA fue el Estado europeo más avanzado en cuestión de educación y género, y la mujer que apostó por construir el nuevo Estado científico y social murió olvidada, borrada de la Historia, relegada a ser la primera dama, la sombra de su marido.

Desde nuestra perspectiva actual frente a la LOMCE y las dificultades a las que se enfrenta la juventud para incorporarse al mundo laboral, es preciso devolverle a Margot Feist el lugar que merece en la Historia y seguir su ejemplo luchando para forjar un mundo libre y sin explotación.

 

Entrevista a Mariela Castro: “En Cuba no hay femicidios y eso es efecto de la Revolución”

Por “Resumen Latinoamericano”

Mariela Castro es hija del primer mandatario cubano Raúl Castro y es también la principal promotora de la sanción de una ley de matrimonio igualitario para la isla. Desde el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX), que dirige desde hace 15 años, impulsó una reforma en la ley de trabajo para eliminar la discriminación por orientación sexual y fue responsable de una política efectiva para la prevención del VIH. Castro relató el proceso de cambio y precisó: “Hablamos de una ley de igualdad de oportunidades, porque la palabra matrimonio todavía genera muchas emociones.”

¿En qué consiste su modelo de educación sexual?

La sexualidad estuvo desde siempre marcada por relaciones de poder y por ideas, leyes, doctrinas basadas en esas relaciones. No siempre ha estado claro cómo cambiar ese modelo. Ahora, por suerte, lo está cada vez más. Nuestro enfoque de la educación sexual busca mostrar cómo se fue creando esa diferencia en detrimento de otras identidades de género y sexuales.

¿La clase social sigue siendo el principio ordenador?

No es la única, pero es la clave. Porque no la pasa igual un hombre gay pobre que uno rico; un transgénero migrante y uno blanco. En la formación que hacemos con activistas trabajamos esos entrecruzamientos y fomentamos la solidaridad. Por ejemplo, con los activistas LGTB trabajamos para que no se centren en sí mismos, que no se sitúen como únicas víctimas, fomentamos que se articule con otras causas justas y con toda la sociedad cubana. No tiene sentido aislarse, segregarse.

La Revolución era muy conservadora en estos temas, ¿cómo lograron transformar ese rasgo?

A mí me gusta hablar de este tema, no me resulta incómodo. Al contrario, me permite explicar nuestro punto de vista y reconocer lo que hay que reconocer. Todo el mundo quería que la primera revolución de América Latina fuera perfecta, pero no es posible. Los pueblos que quieran hacer revoluciones lo entenderán. No se puede saberlo todo, se cometen errores. Mi papá siempre me decía: “Fue un salto al abismo. Queríamos hacer justicia pero no sabíamos cómo se hacía.” No sabíamos cómo gobernar revolucionariamente, porque no es lo mismo que ser revolucionario. Es una generación que ha hecho un gran esfuerzo, le merecemos un respeto que no podemos obviar. Porque lo nuevo y lo renovador cree que siempre tiene las mejores respuestas, pero las ideas biologicistas o patologizadoras también fueron vanguardia.

¿Este cambio implicó una renovación?

Claro. El día que la Revolución deje de renovarse ya no va a ser una revolución. En estos temas se trabajaba para la renovación pero no se lograba porque no teníamos todas las herramientas. Tuvimos que indagar, estudiar y reflexionar mucho.

¿Cuáles eran los principales obstáculos?

Los prejuicios que aprendimos de nuestros ancestros españoles, y africanos también, y que estaban en el mundo entero. Esos prejuicios no ayudaban a que se defina una política clara. Se proponían reflexiones, pero no propuestas.

¿Cuál es la situación de los derechos de las mujeres en Cuba hoy?

La cosa buena es que las mujeres estamos organizadas, y eso da mucha fuerza. Hay muchas campañas, programas de televisión y radio, espacios científicos… Se ha trabajado en el empoderamiento y hoy somos el tercer o cuarto país con mayor presencia de mujeres parlamentarias, hay mayor número de graduadas universitarias, hay paridad salarial desde 1959… Nosotros no tenemos, por ejemplo, femicidios. Porque Cuba no es un país violento, y eso sí es efecto de la Revolución.

¿Y la prostitución?

No la consideramos trabajo, porque en Cuba hay otras alternativas, pero al que se persigue es al proxeneta. Hay muchas cosas que inciden y hay que tratarlas cuidadosamente para no estigmatizar.