El “bando de los yanquis” dentro de las instituciones de la Unión Europea

El Parlamento Europeo acaba de adoptar una resolución que insta a la Unión Europea (UE) a cesar de considerar a Rusia como un socio estratégico y verla como un “enemigo de la Humanidad”. Al mismo tiempo, la Comisión Europea advierte sobre la existencia de una “amenaza china”. Todo sucede como si EEUU utilizara a la UE como un peón de la estrategia supremacista estadounidense.

voltairenet-org_-_1-690-2-e8d29
Desde la independencia de Letonia, Sandra Kalniete (ex-Ministra de Exteriores de ese país y ex-Comisaria Europea de Agricultura) comenzó a actuar contra la Unión Soviética. Kalniete está entre los autores de la “Declaración de Praga” (2008) contra los “crímenes del comunismo”. A través del “Reconciliation of European Histories Group”, Sandra Kalniete asimila el nazismo al comunismo y actualmente sigue trabajando contra Rusia.

“Rusia no puede seguir siendo considerada como un socio estratégico y la Unión Europea debe estar dispuesta a imponerle sanciones si sigue violando el derecho internacional”. Eso estipula la resolución adoptada por el Parlamento Europeo el 12 de marzo de 2019, con 402 votos a favor, 163 en contra y 89 abstenciones. Presentado por la eurodiputada letona Sandra Kalniete, ese texto niega ante todo la legitimidad de las elecciones presidenciales en Rusia, calificándolas de “no democráticas” y presentando así al presidente Putin como un usurpador.

Ese texto acusa a Rusia no sólo de “violación de la integridad territorial de Ucrania y Georgia”, sino también denuncia la “intervención en Siria y la interferencia en países como Libia” y, en Europa, la acusa de “interferencia tendente a influir en las elecciones y a alimentar las tensiones”. Además, acusa a Rusia de “violación de los acuerdos de control de armamentos”, atribuyéndole la responsabilidad de haber enterrado el Tratado INF. Y también habla de “importantes violaciones de los derechos humanos en Rusia, incluyendo torturas y ejecuciones extrajudiciales” y de “asesinatos perpetrados por agentes de la Inteligencia rusa mediante el uso de armas químicas en suelo europeo”.

Después de esas acusaciones y otras más, el Parlamento Europeo declara que Nord Stream 2 – el gasoducto que duplicará el aprovisionamiento de gas ruso a Alemania – “incrementa la dependencia europea del abastecimiento con gas ruso, amenaza al mercado interno europeo y sus intereses estratégicos […] y, por consiguiente, hay que ponerle fin”.

La resolución del Parlamento Europeo repite fielmente no sólo el contenido sino incluso los términos mismos de las acusaciones que EEUU y la OTAN lanzan contra Rusia. Lo más importante es que repite fielmente que hay que bloquear el Nord Stream 2, lo cual constituye un objetivo de la Casa Blanca tendente a reducir el aprovisionamiento energético ruso a los países de la UE para sustituirlos con la venta de hidrocarburos estadounidenses, o en todo caso vendidos por compañías petroleras de EEUU.

En ese mismo marco entra la advertencia que la Comisión Europea dirigió a sus países miembros que – como Italia – tienen intenciones de integrarse a la iniciativa china conocida como la Nueva Ruta de la Seda. La CE les recuerda que China, aunque es un socio, es también un competidor en el plano económico y, más importante aún, “un rival sistémico que promueve modelos alternativos de gobernanza” – en otras palabras, modelos diferentes a la forma de gobernanza que hasta ahora dominaban las potencias occidentales.

La Comisión Europea advierte que ante todo hay que “salvaguardar las infraestructuras digitales críticas ante amenazas potencialmente serias contra la seguridad”, amenazas que supuestamente se derivan de las redes 5G proporcionadas por empresas chinas como “Huawei”, prohibida por EEUU. Otra vez la CE se hace eco de la advertencia de EEUU a sus aliados. El Comandante Supremo de la OTAN en Europa, el general estadounidense Curtis Scaparrotti, ha advertido que las redes sociales ultrarrápidas de quinta generación están llamadas a desempeñar un papel cada vez más importante en las capacidades bélicas de la OTAN y que, debido a ello, no se admiten “ligerezas” de parte de los miembros de ese bloque militar.

Todo lo anterior confirma la presión que ejerce el “bando de los yanquis”, poderoso grupo transversal que orienta las políticas de la Unión Europea en función de los lineamientos estratégicos de EEUU y la OTAN.

Al imponer la idea de que Rusia y China son potencias amenazantes, las instituciones de la Unión Europea preparan a la opinión pública para que ésta acepte lo que EEUU está preparando, supuestamente para “defender” Europa. Según declaró a “CNN” un portavoz del Pentágono, los EEUU se preparan para iniciar ensayos con misiles balísticos terrestres hasta hace poco prohibidos por el Tratado INF que acaban de enterrar. O sea, se trata de nuevos “euromisiles” que volverán a convertir Europa en base nuclear estadounidense, y también en blanco de una hipotética guerra nuclear.

Por Manlio Dinucci

Anuncios

Buenas noticias desde la Federación Rusa

Noticia importante acerca del proceso de construcción del nuevo movimiento comunista en la Federación Rusa, del cual la aplastante mayoría de la izquierda del Estado Español no tiene ni idea.

La izquierda europea en general y la doméstica (¿domesticada?) “española” en particular basan por lo general sus escasos análisis sobre la política interna de la Federación Rusa en base a la “información” procedente de las fuentes contaminadas de la amplia maquinaria propagandística del “mundo democrático”, es decir, del atlantismo. Esta maquinaria cubre un amplio frente que no sólo viene representado por el trabajo sincronizado con un guion único de la otrora “prensa seria” y las televisiones con sus “reportajes” sumados al Canal Historia y tertulianos “expertos”, sino también entra en el campo del tratamiento informativo deportivo, cultural-artístico, etc., con un tono que claramente persigue la creación de un “peligro ruso” solamente explicable en un contexto de preparación de histeria prebélica. Como la intoxicación es sofisticada y retorcida, genera una automática reacción de rechazo a toda información procedente de los medios liberales en un sector de la población, lo que también puede conducir a la confusión y a callejones ideológicos sin salida que chocan con una realidad compleja de la reintroducción del capitalismo en el conjunto del espacio post-soviético. Por lo general se suele pensar que la oposición comunista está representada exclusivamente por el Partido Comunista de la Federación Rusa (KPRF) de Guennadi Ziugánov con su tímida y zigzagueante oposición parlamentaria sobre asuntos tan cruciales para los trabajadores y sectores populares de la Federación como la reforma de la edad de las pensiones, la reforma educativa, temas salariales o la indefinición con respecto al reconocimiento oficial de las repúblicas populares del Donbass bajo la agresión del régimen oligárquico-fascista de Kiev. Pero la realidad es diferente.

A continuación, presentamos un resumen de Darya Mitina, una de las dirigentes del Partido Comunista Unificado (OKP), sobre el Congreso realizado por dicha formación el pasado 9 de febrero. Esperemos que esta información sea de utilidad para comprender la situación de la izquierda en la Federación Rusa.

Francisco Abad para “Revista La Comuna”

Resumen del III Congreso del Partido Comunista Unificado (OKP) de Rusia

El pasado 9 de febrero tuvo lugar en Moscú el III Congreso del Partido Comunista Unificado (OKP).

El OKP fue fundado en marzo de 2014. La base del Partido la formaron un grupo de militantes procedentes del KPRF que rechazaron el camino derechista y antimarxista de Ziugánov y sus colaboradores, así como militantes de diversos grupos marxistas regionales y sindicalistas combativos. En 2018 ingresan en el OKP representantes del movimiento estatal “Rusia Trabajadora” y del Nuevo Movimiento Comunista (hoy “Rojo Amanecer”, de tendencia maoísta).

Durante el desarrollo del Congreso, la Comisión de Delegados reconoció los mandatos de los 73 delegados escogidos para representar a las principales organizaciones del Distrito Federal del Centro, Distrito Federal del Noroeste, Lejano Oriente (regiones de Vladivostok, Amur y colindantes), los Urales, Volga, Crimea y Siberia.

El Congreso recibió los saludos de los representantes de las delegaciones extranjeras asistentes (Fronte Popolare, Italia; Polo de Renacimiento Comunista en Francia, PRCF; Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV). Se recibieron comunicados de apoyo de organizaciones obreras y de izquierda de Ucrania, Kazajistán, Bielorrusia, República Popular de Lugansk, Turquía, Grecia, Francia, Dinamarca, Siria, Argentina, EEUU y la República Árabe Saharaui Democrática.

Especialmente emocionante para los delegados asistentes fue la intervención de Carlos Rafael Faría Tortosa, Embajador Extraordinario de la República Bolivariana de Venezuela en la Federación Rusa, que explícitamente asistió al Congreso con una exposición de la situación actual, la disposición del pueblo venezolano a confrontar el peligro de una intervención directa del imperialismo y expresó el profundo agradecimiento a las fuerzas progresistas de Rusia por su solidaridad con Venezuela y la Revolución Bolivariana.

1071084740
Carlos Faría, embajador venezolano en Rusia // IMAGEN: Sputnik / Evgueny Biyatov

El III Congreso del OKP también fue saludado por nuestros compatriotas rusos. La intervención del Primer Secretario del Partido Comunista Obrero de Rusia (RKPR), el compañero Viktor Tiulkin, señaló la disposición de su Partido para trabajar en la perspectiva de la unificación con el OKP en un único Partido Comunista. También se hicieron llamamientos para un trabajo unitario más estrecho de la izquierda por parte de Leonid Razvokhzayev (Frente de Izquierda), Yaroslav Sidorov (Comunistas de Rusia) y Oleg Bulayev, del Partido Revolucionario de los Trabajadores (RRP).

El Congreso escuchó el informe del Comité Central y de la Comisión Central de Seguimiento del OKP acerca del balance de trabajo realizado en el período 2016-2019, el cual fue presentado por el camarada V. I. Lakeyev, Secretario General del CC; y por el camarada A. P. Shegolev, Secretario de la Comisión Central de Seguimiento. Tras los debates, en los que tomaron parte numerosos delegados de distintas regiones de Rusia, el trabajo del presente Comité Central fue aprobado como satisfactorio y el informe de la CCS fue aprobado. Como resultado del debate interno, el Congreso introdujo algunos cambios y añadidos en el programa y los estatutos del OKP.

El Congreso aprobó la resolución sobre el momento actual, otra acerca de la unificación futura con el RKPR, y también aprobó una declaración de apoyo y en defensa de los antifascistas lituanos con el título de “¡Libertad para Algirdas Paleckis!”

piketas-uz-apaleckio-paleidima-5c3c79f6aa8af-1024x683
Defensores (izquierda) y detractores (derecha) de Algirdas Paleckis en Lituania. El político fue acusado en 2011 por negar con múltiples pruebas la “agresión soviética” sobre Lituania y fue finalmente detenido en 2018, acusado de “espionaje al servicio de Rusia” (algo que no se ha podido demostrar)

El nuevo Comité Central elegido en el Congreso eligió al nuevo Presidium del órgano central del OKP. En su composición entraron V. I. Lakeyev como nuevo Secretario General, Secretarios – A. Baranov, C. K. E. Vasiliev, D. V. Zommer, I. I. Komolova, D. A. Mitina, A. I. Porotikov, S. A. Ruzanov, I. B. Budkevich, S. F. Dogval, D. S. Zikov, S. Ivannikov, I. D. Finogeyev. Como representante de la Comisión Central de Seguimiento fue elegido V. V. Kalnin, con A. P. Shegolev como adjunto.

Por Darya A. Mitina

(Darya Alexandrovna Mitina es una política de izquierdas y crítica de cine de Rusia. Su madre, Natalia Mitina, era una conocida escritora soviética y su padre, Kasem Iskander Ibrahim Mohammed Yusufzai, fue el fundador de la Red Nacional de Televisión de Afganistán. Su abuelo, Mohammed Yusuf, fue Primer Ministro de Afganistán desde 1963 hasta 1965. Actualmente Darya es militante destacada del Partido Comunista Unificado (OKP) y forma parte de su Comité Central.

 

 

La cooperación económica entre Rusia y China, la OCS y el cambio climático global

El Foro Económico Oriental del pasado año 2018, celebrado en Vladivostok (Rusia), contó con la habitual cobertura desdeñosa, si es que existió, de los principales medios de comunicación anglosajones. Visto a través de las burbujas especulativas, no reguladas y febriles que han definido lo que pasa en las finanzas globales del siglo XXI tanto en Nueva York como en Londres, el lento pero constante y enorme desplazamiento hacia la consolidación y la cooperación industrial y de recursos entre Beijing y Moscú está ocurriendo a un paso demasiado lento para captar la imaginación occidental que sufre del síndrome de déficit de atención. Este hecho de no comprender la escala de lo que está pasando es como la fábula de Esopo sobre la tortuga y la liebre. Mientras los dirigentes políticos occidentales, estrategas y financieros piensan en los horarios de los programas de noticias, los presidentes Vladimir Putin y Xi Jinping están pensando en términos de décadas y generaciones.

Dirigentes políticos y comentaristas occidentales creen que la cooperación económica entre Rusia y China ya ha fracasado y que nunca podrá tener éxito porque avanza lentamente. No logran entender que se está moviendo de manera consistente y constante en la misma dirección. Lo que rusos y chinos están haciendo es integrar la dimensión de la seguridad estratégica de la altamente exitosa y ahora bien establecida Organización para la Cooperación de Shanghai (OCS) con la dimensión de las inversiones económicas de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, impulsada por la República Popular China.

9dca4d25-rusia-y-china
Vladimir Putin y Xi Jinping, presidentes de Rusia y China, se saludan durante una visita oficial del mandatario ruso al Gigante Asiático.

Esto se podría comparar con el muy promocionado éxito de las iniciativas combinadas del Plan Marshall y la OTAN, creadas por EEUU a finales de la década de 1940 para integrar a toda la Europa Occidental bajo su dirección y control.

Sin embargo, las iniciativas de la OCS y la cooperación económica entre Rusia y China están en una escala mucho mayor y no exigen una estrecha integración de las naciones, con el corazón de Eurasia como en rígida fila india micoradministrada. Esa es la parte más atractiva del esquema. Una de las acciones donde la OCS ha tenido éxito durante los últimos 17 años es haber garantizado la paz y la seguridad para todos sus Estados miembros, que se extienden a través de Eurasia. El contraste con las interminables guerras que EEUU está librando – e incluso provocando – a través de Asia del Sur, Medio Oriente y África del Norte, esto es, la periferia del mundo euroasiático, no puede ser más evidente.

La OCS dio este año otro gigantesco paso hacia el mantenimiento de la paz en Asia cuando India y Pakistán (enemigos aparentemente irreconciliables durante décadas, que incluso se han llegado a amenazar mutuamente con armas nucleares) se convirtieron a la vez en miembros del organismo. Este movimiento va a generar enormes y altamente positivas inversiones, así como ramificaciones económicas junto a la seguridad.

Incluso el cambio climático global está ahora desempeñando un papel de rápido crecimiento e impulsa enormemente las comunicaciones y la consolidación industrial de las principales naciones de Eurasia. El cambio climático está desbloqueando los recursos de Siberia y de la Cuenca del Ártico en formas inconcebibles hace tan solo una década. Moscú y Beijing son, obviamente, los socios indicados para desarrollar las nuevas oportunidades que se ofrecen.

Enfocarse en el desarrollo económico de Asia Central y Kazajistán, tal como lo hacen tantísimos estudios, es pasar por alto el enfoque a largo plazo o el “schwerpunkt” de la cooperación económica entre Rusia y China, que se encuentra más hacia el este y más allá hacia el norte a través de Siberia y el Ártico, y a lo largo de las fronteras comunes más largas del mundo.

China tiene un creciente apetito por el petróleo ruso, que no está sujeto a las fluctuaciones de precios internacionales y, sobre todo, a las interrupciones debido a guerras y desestabilizaciones generadas por las impredecibles políticas de EEUU.

También para Rusia, enfrascarse en acuerdos energéticos ampliados y a largo plazo con China sería un muy bienvenido amortiguador de nuevas y salvajes fluctuaciones en los precios mundiales de la energía, aunque pareciera muy probable que la inestabilidad en los precios globales del petróleo será fomentada por dos naciones que sufrirán desastrosamente a raíz de esto: EEUU y Arabia Saudí.

Las enormes distancias, la falta de infraestructuras y las duras condiciones climáticas en el norte del Lejano Oriente euroasiático durante gran parte del año han sido siempre los principales factores que impidieron el desarrollo económico de Rusia y China. No obstante, el comercio bilateral ha crecido de manera constante y sustancial desde un relativamente modesto nivel de 15.800 millones de dólares en 2003 a unos 95.300 millones en 2014.

En todo caso, esta cifra es bastante menor que los 500.000 millones de dólares al año del volumen comercial total con la Unión Europea durante 2014 – pero se trata de una UE crecientemente inestable – una vez más a consecuencia de las insensatas políticas de EEUU y el Reino Unido, lo que probablemente supondrá una menor cantidad de importaciones por parte de China dentro de unos pocos años.

Por el contrario, Rusia ha aplicado una cautelosa y responsable política fiscal durante lo que va de siglo bajo el mandato del presidente Putin y actualmente está buscando expandir y diversificar su propia manufactura y base industrial. Como resultado, el mercado ruso posiblemente se vea capaz de generar una inesperada y altamente positiva elasticidad en la demanda de empresas e inversiones chinas en la próxima década.

Las economías de Rusia y China son más complementarias de lo que se supone en Occidente. Una mayor cantidad de inversiones en ambos lados se necesitaría para sacar las ventajas apropiadas de ese potencial. Pero los recursos y la voluntad política para aplicarlos, claramente, existen.

El proceso de cambio climático ya está abriendo perspectivas comerciales y de comunicaciones sin precedentes junto a una confiable y segura tarifa a través de la vasta línea costera ártica de Rusia. Los cambios medioambientales están haciendo que el desarrollo de los casi ilimitados recursos de Siberia sean muchísimo más accesibles e inminentes de lo que jamás se hubiera imaginado.

Este es el verdadero “panorama general” tras el lento pero constante esfuerzo por expandir el comercio y las inversiones bilaterales entre Rusia y China. Los legisladores estadounidenses y analistas de Wall Street siguen estando ciegos ante esto. Pero no hay razón para que los demás también lo estén.

Por Martin Sieff

 

Rusia y China socavan el dominio de EEUU en América Latina

flores12_0
Joaquín Flores, director de “Fort Russ” y autor del artículo.

Los funcionarios de los EEUU están tratando de fortalecer los lazos con los países latinoamericanos al socavar a los gobiernos socialistas y defensores de su soberanía nacional en la región. Al mismo tiempo, señala la revista “Foreign Policy”, la Casa Blanca está muy atenta a las acciones de Rusia y China en esa región, e incluso está tomando medidas de resiliencia en su actividad en el “patio trasero”.

La citada revista es una fuente útil para comprender los puntos de conversación del Imperio Norteamericano, empaquetados para expertos y políticos. El medio que dirijo, “Fort Russ”, entiende lo que términos como “fortalecer” significan, en términos prácticos. Por ejemplo, la revista recuerda que el Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea estadounidense, el general David Goldfein, quien visitó recientemente Colombia, dijo que la administración de Trump está tomando medidas para fortalecer alianzas en América Latina que son parte de una resistencia a Rusia y China en el “patio trasero de los EEUU”.

Al mismo tiempo, éstas son preocupaciones muy reales, y preocupaciones que persistirán mientras los EEUU continúen entrometiéndose en el “patio trasero” de Rusia y China, respectivamente. En particular, el general estadounidense advirtió que los países latinoamericanos corren el riesgo de perder la oportunidad de participar en las operaciones militares de los EEUU y sus aliados si dejan de comprar equipamiento militar estadounidense y se trasladan a otros mercados armamentísticos. Lo que realmente está en discusión aquí no se discute: quien compre armas a Rusia y/o China será el blanco de las armas y operaciones de los EEUU.

rusia_china_america_latina

El problema con el historial de los EEUU es que comprar armas norteamericanas y no comprar armas rusas ni chinas no ha protegido de ser atacados a gran número de Estados por todo el mundo, una vez que los EEUU encontraran la “asociación” como un obstáculo para cualquier razón que surja. Por lo tanto, los gobiernos socialistas y soberanistas en el llamado “mundo en vías de desarrollo”, cuyos gabinetes y personal militar son dirigidos por pensadores críticos independientes, pueden hacer un análisis de coste-beneficio relativamente simple y ver que o se comprometen con los EEUU o se inclinan ante sus deseos no pagando a medio y largo plazo.

Sin embargo, de acuerdo con “Foreign Policy”, el viaje del general Goldfein forma parte de algunos ostensiblemente “grandes esfuerzos” de las autoridades estadounidenses para fortalecer las alianzas con los países de la región, mientras tratan de enfrentar una serie de amenazas a su llamada “seguridad nacional”: el terrorismo, el narcotráfico, la crisis económica en Venezuela y la crisis migratoria.

Hablando sobre las actividades de Moscú y Beijing durante su visita de 2 días a Colombia, el Jefe del Estado Mayor aclaró rápidamente la posición de su país sobre el tema:

“En lo relativo a China y Rusia, estamos buscando cooperación donde podamos y retrocediendo agresivamente donde debemos”, dijo Goldfein. “Mantenemos una estrecha vigilancia sobre sus actividades a nivel mundial, pero ciertamente mantenemos un ojo sobre sus actividades en América Latina.”

Según varios expertos, los EEUU reconocen que China y Rusia están comenzando a influir en los países de América Latina en términos económicos y militares.

Al hablar de China, se indica que utilizan el comercio y la inversión en apoyo de sus intereses geopolíticos, ya que Beijing quiere obtener acceso a las reservas petrolíferas de la región. Hoy en día, el Gigante Asiático ya se ha convertido en el principal importador de “oro negro” de 5 países latinoamericanos. Por lo tanto, frustra completamente los intentos yanquis de imponer sanciones a los países exportadores de petróleo, dado que la demanda de China en términos absolutos es mayor y solo muestra signos de crecimiento.

Sin embargo, Rusia también se considera un actor serio en esta parte del mundo, ya que recibe miles de millones de dólares por vender armas a países de la región. La ironía es esta: los antecedentes de invasión e intervención de los EEUU durante los últimos 100 años en América Latina son bien conocidos. Por lo tanto, han creado el mercado para la compra de armas rusas y chinas como un subproducto de sus intentos de capturar la mano de obra y los recursos naturales de los países latinoamericanos.

Los analistas de “Foreign Policy” afirman que Rusia y China apoyan a los países que, supuestamente, violan los derechos humanos y muestran hostilidad hacia los EEUU: Venezuela, Nicaragua o Bolivia. Así, en resumen, Rusia y China pretenden socavar el dominio estadounidense en Latinoamérica a través del apoyo de los “regímenes que violan los derechos humanos”.

Este es el discurso estándar del “imperialismo de los derechos humanos”, pero debe esperarse de “Foreign Policy”. La revista fue fundada en 1970 por Samuel Huntington, mejor conocido por su “Teoría del Choque de Civilizaciones”, que le dio la apariencia de credibilidad académica o intelectual dentro de la administración crecientemente neoconservadora de George W. Bush. En los últimos años fue comprada por “The Washington Post Company”, ahora conocida como “Graham Holdings Company”, que ha estado en guerra abierta contra “Fort Russ” desde 2016.

En conclusión, podemos ver que los EEUU están realmente preocupados por las consecuencias de sus acciones en América Latina que, en el transcurso de las últimas dos décadas, se convirtieron en un bloque cada vez más soberano de países de mercado común, cuya dependencia de los EEUU continúa disminuyendo. Si bien estas preocupaciones necesariamente estarán enmarcadas en el lenguaje de “fortalecer los lazos” y “combatir los regímenes”, debajo de esta apariencia ideológica podemos ver una tendencia muy real y emergente de que el Imperio percibe algo que debe preocuparles mucho.

Por Joaquín Flores

Pacto de silencio para ocultar el papel de la OTAN en el resurgimiento del fascismo

El año pasado la OTAN promocionó un vídeo de un grupo nazi de Letonia, los llamados “Hermanos del Bosque” que, como en caso de los yihadistas, convirtió en luchadores contra la URSS. Además de una reescritura de la Historia, fue una llamada al terrorismo contra los rusos y contra Rusia.

236293_original
Cinco terroristas de los “Hermanos del Bosque” posan para una fotografía en Lituania, 1950. (Foto: “RBTH”)

Los “Hermanos del Bosque” eran una organización nazi que en 1945, con el apoyo del espionaje de EEUU, se negó a rendirse y pasaron a ejecutar acciones terroristas en el interior de la Unión Soviética durante una década.

El vídeo de la OTAN comienza con una confusión entre los soldados “rusos” y el ejército “soviético” para indicar al espectador que éstos luchaban contra los rusos y no contra los soviéticos – ya que los letones también formaban parte del Ejército Rojo.

La OTAN quería inculcar que unos pocos hombres, civiles inocentes, obligados por la situación, lucharon contra el “ocupante ruso” que, después de la Segunda Guerra Mundial, se había apoderado de Letonia por la fuerza.

En realidad, hay muchos que piensan así: los países de Europa del Este se convirtieron en “satélites” de la URSS a la fuerza, al ser “ocupados” militarmente por el Ejército Rojo al final de la Segunda Guerra Mundial. A los que dicen tales estupideces no se les ha ocurrido pensar en Austria, que también fue liberada y ocupada por el Ejército Rojo.

Como en el caso de los demás países bálticos, la independencia de Letonia tuvo lugar pocos años después de la Revolución de 1917, es decir, que no se debió solo a los letones sino a los revolucionarios que acabaron con el zarismo, de los que la mayor parte eran rusos y entre los cuales también había letones.

El vídeo no explica nada de eso, como es natural. Lo que aparece es una lucha, supuestamente patriótica y nacionalista, de los letones contra los “ocupantes” soviéticos.

Es típico de la propaganda imperialista presentar la lucha de clases como una lucha nacional o religiosa. La OTAN no puede admitir que la Unión Soviética aplastó en la guerra y después de ella a los nazis letones. El carácter nazi desaparece para poner en primer plano la represión, típicamente “estalinista” e indiscriminada, contra la población de Letonia por el sólo hecho de ser letona.

Entre 1941 y 1945 la Legión Letona, una unidad de las Waffen-SS, se componía de dos divisiones de granaderos, la 15 y la 19, que participaron en la persecución de comunistas, tiroteos masivos contra la población civil, pogromos y limpieza étnica contra los judíos.

Sólo en el interior de Letonia entre 1941 y 1945 se crearon exactamente 46 prisiones, 23 campos de concentración y 48 guetos judíos. Las SS letonas y sus colaboradores asesinaron a 313.798 civiles (incluidos 39.835 niños y niñas) y a 330.032 soldados soviéticos.

En el otoño de 1941, las SS formaron batallones de autodefensa en el Báltico, una especie de milicia que ejerció las labores típicas de apoyo a la Policía. En Letonia se formaron 41 batallones con entre 300 y 600 efectivos, 23 en Lituania y 26 en Estonia.

Algunos de ellos fueron enviados a luchar contra los partisanos soviéticos en Bielorrusia y en la región rusa de Pskov.

A medida que avanzaba la guerra, y con ella la derrota nazi, los miembros de los batallones letones se fueron integrando en las unidades diezmadas de las Waffen-SS: brigadas motorizadas, de voluntarios, etc.

Estos matones fueron quienes luego llenaron las filas de los “Hermanos del Bosque”. La OTAN oculta que dicha organización fue creada y financiada por el espionaje imperialista después de la Segunda Guerra Mundial por lo mismo de siempre: para acorralar a la URSS, para impedir que pudiera disfrutar de un minuto de reposo.

El espionaje imperialista subcontrató a los antiguos policías letones, a los colaboracionistas durante la ocupación y a los oficiales (y soldados) letones que trabajaron para las SS.

Hasta mediados de la década de 1950, los “Hermanos del Bosque” llevaron a cabo más de 3.000 atentados terroristas, principalmente contra la población civil.

El vídeo de la OTAN tampoco habla de esto porque no puede vincular al fascismo con el imperialismo y con EEUU. Los papanatas tampoco lo hacen, ni tampoco vinculan a la OTAN con la red Gladio o con los crímenes neofascistas de la década de 1970 en toda Europa Occidental.

Si alguien se cree que estamos hablando de batallitas propias del pasado, se equivoca: cada año, una manifestación neonazi desfila por las calles de Riga (capital de un Estado miembro de la Unión Europea como es Letonia) para homenajear a los fieles servidores del III Reich.

¿Eso no forma parte del auge del fascismo y “la ultraderecha”? ¿Por qué nadie habla de ello, ni la OTAN ni los “alternativos”?

FUENTE: “Movimiento Político de Resistencia”

Cuatro horas de charla con Putin

En los países capitalistas sólo los banqueros, los grandes oligarcas y los grupos de presión tienen acceso a entrevistarse con los ministros y altos cargos político.

Por el contrario, en la Unión Soviética una práctica generalizada fueron las comparecencias periódicas de los cargos políticos en las Asambleas de Trabajadores, de miembros de los Soviets, de koljosianos, de sindicatos o de vecinos para responder a las preguntas que se les formularan en público y, naturalmente, a tomar nota de las críticas en su contra.

La obligación de comparecer en ese tipo de asambleas multitudinarias alcanzaba absolutamente a todos, desde el Jefe del Estado (el más conocido de los cuales fue Mikhail Kalinin) hasta los parlamentarios o gobernadores locales y alcaldes.

putin
Vladimir Putin es Presidente de Rusia desde el año 2000. En las pasadas elecciones del pasado Marzo fue reelegido y ostentará el cargo hasta 2024.

Esa tradición sigue vigente en la Rusia actual. A mediados de Junio se celebró un maratón de casi 4 horas de preguntas y respuestas con Vladimir Putin. Las poblaciones de todos los rincones de Rusia le lanzaron en directo más de 2’3 millones de preguntas por todas las vías imaginables de comunicación, desde por teléfono hasta por correo electrónico.

El acto fue retransmitido en directo por la televisión y a través de videoconferencia estaban presentes todos y cada uno de los ministros junto a 85 gobernadores regionales. Algunas de las preguntas se formularon en directo y con el resto los editores del programa organizaron las preguntas en secciones temáticas.

Algunas de las preguntas se formularon directamente a determinados ministros o a los gobernadores regionales, que siguieron recibiendo preguntas después de terminar el acto. Putin lo llama “personalización de la responsabilidad”, un concepto que repitió tres veces. “La responsabilidad personal debe ser absoluta”, dijo.

El programa acabó cuando, en función de las preguntas, quejas y críticas, Putin creó carpetas de color verde dirigidas a cada uno de los responsables con los aspectos más importantes que la gente había denunciado a fin de que trabajaran sobre ellos, con el compromiso de dar luego cuenta de las medidas adoptadas. “Supongo que todo eso se hará”, dijo Putin con gesto grave.

La pregunta más repetida fue sobre los motivos por los que, tras su reelección, no había limpiado la administración pública sino que seguían las mismas personas en los mismos o diferentes cargos, haciendo referencia expresa al primer ministro Dmitri Medvedev.

La explicación de Putin fue que esas personas eran las que el año anterior habían planificado “el gran salto hacia adelante” que tiene que dar Rusia en los próximos 6 años. En ruso, la “shestiletka” (sexenio) ha sustituido a la “pyatiletka” (planes quinquenales soviéticos). Si hubiera reemplazado a los que han elaborado la “shestiletka” por otros que no han participado en su elaboración desde el principio, se habrían perdido 2 años, dijo Putin. La tarea es conocida, ellos han aceptado el desafío y ellos van a responder de su ejecución, añadió.

A diferencia de los planes quinquenales, que eran fundamentalmente económicos, la “shestiletka” establece patrones de bienestar social y deben ser cumplidos en gran medida por empresas privadas, pero con tanta participación pública como sea necesaria.

Un grupo específico invitado a hacer preguntas fueron los blogueros. Uno de ellos preguntó si, tras la prohibición de Telegram, podrían prohibirse en Rusia otras redes como YouTube o Instagram. Putin dijo que ese no sería el caso. Telegram había sido utilizado por los terroristas que planearon el atentado del Metro de San Petersburgo y la Policía rusa no pudo seguirlos porque las comunicaciones estaban cifradas. Pero, dijo Putin, es fácil prohibir cosas, excepto que no es particularmente efectivo. Es más difícil pero más eficaz encontrar soluciones que no limiten la libertad.

Los refugiados procedentes del Donbass le preguntaron por los problemas que tenían para obtener el permiso de residencia. La ley les obliga a regresar a su país cada 3 meses, un lugar donde hay una guerra y deben marchar con sus familias e hijos pequeños, lo que les supone un gran riesgo personal.

Para pedir el permiso de residencia tienen que recorrer un calvario de papeles burocráticos, que se complican mucho más si lo que piden es la ciudadanía rusa. Eso les supone un enorme gasto económico, que es como la pescadilla que se muerde la cola: tienen que trabajar y ganar algo de dinero, pero no pueden porque para ello necesitan un permiso de residencia.

Putin se refirió a los proyectos de reforma legislativa que se están tramitando en la Duma, tanto en materia de ciudadanía como de emigración, pero acabó dirigiéndose al Ministro del Interior por videoconferencia: “Usted debe emprender ese camino”, le dijo ante 20 millones de espectadores, y acabó asegurando que, de todas maneras, él personalmente tiene la posibilidad de conceder la ciudadanía rusa por vía expeditiva. Si el problema no se resuelve, podría empezar a entregar pasaportes y documentos de identidad sobre la marcha.

Alguien le preguntó por los 6 años de mandato que le quedan por delante: “¿Piensa en su relevo para entonces?”. “A cada momento”, le responde Putin. “Son los votantes los que deciden”, añade.

FUENTE: Movimiento Político de Resistencia

Rusia pierde el juego político por Siria

Permitiendo los ataques de la coalición liderada por EEUU contra Damasco, Rusia ha perdido “de facto” el juego político por Siria. Los EEUU informaron a Rusia con antelación acerca de los ataques para evitar bajas rusas, pero de hecho la administración rusa no persigue sus intereses ni los de sus socios. Esto es una señal de debilidad, que será tenida en cuenta por los poderes occidentales. Rusia no ha sido capaz de impedir a los EEUU que hagan lo que quieran, lo que da luz verde a los poderes occidentales para futuras acciones militares – incluso si esas acciones militares llegan paulatinamente. Tras el ataque, los EEUU han declarado que se quedarán en Siria y que están preparados para atacar de nuevo en cualquier momento, así como han prometido sanciones adicionales contra Rusia.

siriadamasco1
Fotografía de los misiles – lanzados por EEUU, Francia y Reino Unido – que cayeron sobre Damasco durante la madrugada del 14 de Abril de 2018.

¿Cuáles han sido los fallos de la Federación Rusa en el juego político sobre el ataque?

Los EEUU y Rusia han realizado sendas promesas respecto a sus acciones en el conflicto en Siria. Los EEUU han prometido acciones militares contra Siria mediante publicaciones de Trump en las redes sociales. Por el contrario, los rusos también han hecho promesas – finalmente en respuesta a los ataques hostiles contra sus aliados sirios. Rusia ha ido tan lejos que ha llegado a afirmar que responderán con fuego si son atacados.

Respecto a este juego de poder solo puede haber un ganador de la geoestrategia: EEUU o Rusia.

Pese a que no estaba claro hasta el último minuto y parecía que Trump se rendiría, regresó al juego la noche del 14 de Abril y disparó misiles sobre Siria.

¿Pero qué salió mal?

Rusia no es capaz de jugar lo suficiente en el conflicto. Rusia fue presionada de nuevo y trataron de engatusarla con “ayudas económicas” de EEUU. Y tanto Trump como los líderes occidentales llamaron a Putin para comunicarle su decisión de atacar a Siria. Putin les dio luz verde.

¿Cuál debería haber sido entonces su respuesta?

En primer lugar, Putin debería haber perseguido su interés nacional y decirle a los líderes occidentales por teléfono que cualquier ataque contra los aliados de Rusia sería respondido con contraataques de las Fuerzas Armadas rusas. Cualquier debilidad en las negociaciones con los Estados occidentales será utilizada por ellos y guardada para el futuro.

Además, Rusia debería haber amenazado a los EEUU con atacar sus bases militares en las áreas controladas por los kurdos, puesto que están en Siria sin ningún tipo de legitimidad. Una confrontación con ellos es inevitable en cualquier caso, y solamente es cuestión de tiempo.

Rusia debería haber creado también una zona colchón en la costa de Siria con sus buques militares y que los cazas rusos sobrevolaran constantemente sobre los buques estadounidenses para crear una atmósfera de temor.

Y, por supuesto, Rusia ha cometido nuevamente el error de confiar en Occidente respecto a los sistemas S-300 y S-400, que no han sido desplegados en Siria. Mientras países como Turquía o Arabia Saudí (por cierto, junto a los EEUU, responsables del colapso del precio del petróleo y del rublo), quienes de hecho son enemigos geopolíticos de Rusia, han podido desplegar (previa compra) los sistemas S-400, éstos no han sido desplegados en Siria. Los líderes occidentales presionan a Rusia para que no despliegue dichos sistemas. Sin embargo, hemos podido comprobar que ni una sola palabra de ningún líder occidental puede ser tenida en confianza y ellos saben por qué intentan forzar estas políticas.

Con todo, Rusia debería haber desplegado sistemas S-300 y S-400 en Siria para prevenir cualquier ataque a cualquier posición. La cuestión no es acerca de qué posiciones han sido golpeadas, sino que éstas han sido golpeadas y ello debilita la posición rusa. Y esto es una señal a los aliados y posibles aliados de Rusia.

Rusia debería haber desplegado a su personal militar hacia cualquier posición estratégica para generar todavía más miedo a los EEUU en la escalada del conflicto con Rusia si Washington ataca a cualquier soldado ruso. Y, por supuesto, cuando Occidente preguntó por la luz verde para sus objetivos, Putin debió haber dicho que en todas partes hay soldados rusos en el terreno y que no abandonarán sus posiciones, cueste lo que cueste. Por lo tanto, sería su problema si matan a alguien y hacen escalar el conflicto hacia una guerra total con Rusia.

Además, Putin tuvo la posibilidad de jugar la carta de Ucrania en este poker diciendo que cualquier ataque en Siria cancelaría los Acuerdos de Minsk-2 por la parte rusa.

Rusia y Putin han tenido más de una carta para jugar en este poker de la geoestrategia – sin embargo, no han jugado ninguna de ellas. Ahora, la máquina de la propaganda trata de esconder el hecho de que no hubo una respuesta adecuada a las amenazas occidentales mediante los misiles derribados y la falta de un ataque a escala total sobre Siria. Sin embargo, la Historia tiene que ser escrita todavía y el debilitado ajedrez político de Rusia puede hacer todavía más posibles futuros ataques sobre Siria.

Pese al hecho de que Rusia ha perdido el juego político por Siria, siguen siendo capaces de ganar la guerra en Siria con sus aliados del gobierno, pero no saldrán fortalecidos de este conflicto. En su lugar, Rusia ha probado mediante su ausencia de acción militar que no son capaces de actuar como una superpotencia a escala global. En lugar de perseguir sus intereses, Rusia se inclinó ante el enemigo e incluso trató de confiar en las instituciones internacionales, las cuales no merecen la pena, en lo tocante a la geoestrategia. Por lo tanto, debemos reconsiderar la posición de Turquía, indecisa entre una alianza con Rusia y China o con los EEUU. Si Rusia no es capaz de proteger los intereses y el territorio de sus aliados, ¿por qué debería Turquía o cualquier otro socio unirse a una alianza con Rusia?

Por Tobias Nase