Conociendo la República Socialista de Vietnam

vietnamLa República Socialista de Vietnam es un país del Sudeste Asiático con una extensión de 331.700 kilómetros cuadrados y una población de aproximadamente 95 millones de habitantes. La lengua oficial es el vietnamita (aunque existen multitud de lenguas minoritarias) y su capital es la ciudad de Hanoi, con 2.688.000 habitantes. Otras ciudades importantes del país son Ciudad Ho Chi Minh (5.285.454 habitantes); Hue (350.000 habitantes); Da Nang; Hai Phong; Nha Trang o Can Tho. Casi una cuarta parte de los 95.000.000 de vietnamitas practican alguna religión. Las principales religiones son el budismo, el cristianismo, el protestantismo, el caodaísmo, el hoahaoísmo y el Islam.

La Historia ha marcado diferencias entre las regiones del norte y del sur, que en algunas ocasiones se hacen notorias por el carácter de los habitantes y, por supuesto, por el clima y el idioma.

Entablar relaciones con el pueblo vietnamita es una experiencia especial ya que notaremos el afán por que todo salga estupendamente, no en vano los vietnamitas son conocidos por esforzarse para que las cosas luzcan con esplendor, por lo que nunca deberíamos cesar en darles la oportunidad de demostrar su esfuerzo.

El campo ha sido el entorno en el que tradicionalmente se ha desarrollado la vida de las familias, proporcionando trabajo, sustento y comunidad basada en la fe. Hoy en día, tras los cambios que la Historia ha marcado en el territorio, las nuevas generaciones se acomodan en las ciudades y desarrollan ahí nuevas actividades.

La sociedad vietnamita gira entorno al valor de la familia, en el más extenso de los sentidos es una sociedad patriarcal donde los ancianos son respetados y la educación es vital. Reuniones que incluyen a primos, parientes y familiares con frecuencia bajo un mismo techo, donde el concepto de privacidad pasa a un segundo término.

La influencia por cercanía de China se halla en diversos ámbitos, pero la sociedad vietnamita tiene un carácter propio y determinado.

Los incondicionales del feng shui se hallarán como en el paraíso, pues para el pueblo de Vietnam todo debe ir acorde al phong thuy (nombre local para el feng shui). Así pues, la decoración, orientación de las casas, pagodas, tumbas, absolutamente todo está en consonancia con el arte de vivir en perfecto equilibrio y armonía con el medio ambiente.

Religión

buda1
En Vietnam conviven 4 religiones principales: el budismo, el confucianismo, el taoísmo y el cristianismo. Sin embargo, el “Tam Giao” es una fe extendida entre la población, pues es un sincretismo de las tres primeras.

Los cultos y las religiones en Vietnam son muy diversos y constituyen prácticas de carácter popular, tradicional y ritual, estrechamente vinculados con su vida económica y sus actividades culturales y espirituales, aunque hay una parte de la población que no profesa ninguna creencia o religión.

En tiempos antiguos se creía que todo ser y objeto del Universo poseía alma. Por ello, se consideraban y veneraban figuras divinas como el Sol, la Luna, los ríos, los mares, la lluvia, la tierra, el arroz… a los que se rogaban ayuda, protección y ventura. En la actualidad, lo que más se practica en Vietnam es el culto a los ancestros. Cada familia posee un altar o lugar sagrado donde en los días 1 y 15 de cada mes según el calendario lunar, o en ocasión de aniversarios de los difuntos, se ponen flores y diferentes flores y se encienden inciensos para rendir homenaje a los antepasados y a los muertos, así como para rogar protección y suerte.

El confucianismo y el taoísmo, introducidos desde China antes de nuestra era, no llegan a ser una creencia o religión, pero sus ideologías tienen bastante influencia en el pensamiento filosófico de muchos vietnamitas. El budismo, que se introdujo en el tiempo de las dinastías feudales invasoras chinas y se ha desarrollado fuertemente, sigue dos corrientes: la del Pequeño Vehículo (Hinayana – Escuela del Sur), introducida en Vietnam en el siglo II, cuando se difunde mediante el intercambio por vía marítima con Tailandia, Laos y Camboya; y la del Gran Vehículo (Mahayana – Escuela del Norte). El catolicismo fue introducido en Vietnam en el siglo XVI por misioneros europeos.

El protestantismo se introdujo en Vietnam en 1911. Al principio se desarrollaba en las concesiones francesas, mientras que estaba prohibido en otros lugares. Hasta 1920, Francia permitió su propaganda en toda la Indochina bajo su dominio. El Islam, de poco desarrollo, se disemina entre las comunidades de los cham durante los siglos X y XI. Actualmente existen dos corrientes musulmanas en Vietnam: una es ortodoxa y la otra no ortodoxa, denominada “Cham Ba Ni”. El caodaísmo es una religión autóctona, fundada en 1926, y tiene su sede en la provincia de Tay Ninh; mientras que el hoahaoísmo, también una religión autóctona, fue fundada en 1939.

En Vietnam hay plena libertad respecto al profesamiento de una religión. La Constitución de la República Socialista de Vietnam estipula que “todo ciudadano tiene derecho a la libertad de creencia y religión, a profesar o no cualquier religión”.

Las religiones son todas iguales ante la ley y los lugares de culto están protegidos. Nadie puede violar la libertad de creencia y de religión, o aprovecharse de las mismas para contravenir la ley y la política del Estado.

FUENTE: Embajada de la República Socialista de Vietnam en España

Anuncios

¿Los chinos son expansionistas?

Por “Red Voltaire”

La Corte Permanente de Arbitraje de La Haya acaba de dar a conocer un decisión favorable a Filipinas y contraria a la República Popular China, cuyas pretensiones territoriales sobre las islas Spratly, en el Mar de China Meridional, condena esa instancia.

Automáticamente, la prensa occidental interpreta esa decisión afirmando que EEUU tiene razón cuando denuncia la existencia de un “expansionismo” chino.

arton192852-280b0
Portada del “China Daily” del pasado 12 de julio, en el que se califica de “no válido” el fallo de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya.

El hecho es que la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya no tiene competencia en materia de diferendos fronterizos. Pronunciarse sobre ese tipo de conflictos es prerrogativa de la Corte Internacional de Justicia (también conocida como Tribunal Internacional de Justicia), que también tiene su sede en La Haya, y es por consiguiente, ante esta última instancia, que Filipinas tendría que haber presentado el caso.

En efecto, la Corte Permanente de Arbitraje no es más que una reunión de árbitros – no de magistrados – que se reúnen a puerta cerrada para “arbitrar” – no para “juzgar” – en casos de diferendos entre organismos privados, ONG, transnacionales o multinacionales y los Estados.

Filipinas presentó el caso de las islas Spratly a esa instancia en 2013 y el resultado de la reclamación tendría que ver única y exclusivamente con la Convención sobre el Derecho del Mar de 1982.

A diferencia de la dinastía Qing, la República Popular China no es firmante de las convenciones de 1899 y 1907, en las que se crea la Corte Permanente de Arbitraje. Es por esa razón que la República Popular China se negó a defender su posición ante dicha instancia, además de señalar que dicha Corte de Arbitraje no es competente en materia de diferendos fronterizos.

Los 5 árbitros que se pronunciaron sobre el caso de las islas Spratly son:

  • Thomas Aboagye Mensah (presidente de la Corte Permanente de Arbitraje), jurista estadounidense originario de Ghana.
  • Jean-Pierre Cot, ex-ministro socialista francés.
  • Stanislaw Pawlak, ex-embajador de Polonia en Siria y ante la ONU.
  • Alfred H. A. Soons, consejero de gobierno en los Países Bajos.
  • Rudiger Wolfrum, jurista alemán.

Todos son, además, miembros del Tribunal Internacional del Derecho del Mar, que no tiene competencia para delimitar los espacios marítimos sino para juzgar sobre la aplicación de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, firmada en Jamaica en 1982, sobre el uso de las banderas o los derechos de pesca.

En la decisión anunciada, estos árbitros cuestionan las pretensiones históricas de China sobre los islotes deshabitados en disputa, a pesar de que estos islotes son chinos desde el siglo XVIII (aunque quedaron abandonados durante la colonización de China) y es evidente que arbitraron en función de este último factor.

Lo que no dice la prensa occidental es que la República Popular China no ha sido la única en rechazar esa decisión – ya que no cabe aquí hablar de “juicio” o de “veredicto”. Además de la República Popular China, que usó el calificativo de “farsa” al referirse a la decisión de los árbitros, también expresó su rechazo la República de China (Taiwán).

Por su parte, otros países como Brunei, Malasia y Vietnam – es decir, tres de los países involucrados en la disputa – ni siquiera habían comentado la decisión en el momento en que se redacta este artículo.

Vietnam celebra el 70º aniversario de la Revolución de Agosto

Por Radio Habana Cuba

Carteles en Hanoi conmemorando los 80 años del Partido Comunista de Indochina (2010)

Vietnam celebra hoy el 70º aniversario de su Revolución de Agosto, acontecimiento que cambió la Historia del país al conducirlo a su independencia, proclamada el 2 de septiembre de 1945.

Esta conmemoración estuvo precedida de un acto por igual efeméride del Congreso de Representantes del Pueblo, realizado los días 16 y 17 de este mes hace 70 años en la provincia norteña de Tuyen Guang, y presidido por su gran líder Ho Chi Minh.

Fue allí donde se dio la orden de insurrección general que libró a Vietnam del colonialismo francés.

Durante el recuerdo del acontecimiento el pasado domingo, el presidente de la Asamblea Nacional, Nguyen Sinh Hung, dijo que el Congreso reflejó la firme voluntad y espíritu de solidaridad de todo el pueblo vietnamita, así como su determinación de eliminar los regímenes coloniales y feudales.

Las actividades de esta efeméride incluyen el homenaje rendido por las autoridades del país al presidente Ho Chi Minh en su mausoleo, así como a los mártires de la Patria.

También se inauguró la exposición “Setenta años del Gobierno de la República Socialista de Vietnam” en la provincia norteña de Ha Nam, dirigida a educar a las nuevas generaciones en el patriotismo y la tradición revolucionaria.

Este período de festejos por las fechas patrias culminará el 2 de septiembre, con un desfile en Hanoi que contará con la participación de 30.000 personas entre veteranos de guerra, trabajadores, campesinos, empresarios, jóvenes y representantes de las minorías étnicas de Vietnam.