¿Qué se juega en Siria y Yemen?

Por Darío Herchhoren

flag-pins-syria-yemen
Banderas de Siria y Yemen

En el año 2001 se registró el atentado terrorista más grave de la Historia moderna. Fue la caída de las Torres Gemelas de Nueva York, que ocasionó más de 3.000 muertos. Han pasado ya 15 años de esos hechos y lo que se sospechaba ha sido confirmado: los gobiernos de EEUU y Arabia Saudí estaban implicados en ese atentado.

Como consecuencia de ese grave acto terrorista, los EEUU desencadenaron una guerra de agresión contra Afganistán, uno de los países más pobres y desgraciados de la Humanidad, por considerar que la organización criminal Al Qaeda era la responsable de esos crímenes. Y con la lógica simplona del Imperio, como Bin Laden estaba operando con sus talibanes en Afganistán, todo el país debía pagar esa “culpa”.

Luego de la agresión contra Irak, y luego de la guerra contra los talibanes afganos, los EEUU emergieron como la primera potencia militar del mundo de forma indisputable. Sin embargo, Rusia y China, de forma sigilosa, fueron desarrollando una serie de armas que llevaron a que, en este momento, el equilibrio entre los bloques EEUU y Rusia-China se haya roto a favor de estos últimos.

Como telón de fondo de esta situación hay que recordar que la caída de la URSS y del campo socialista significó una situación de caos total en Rusia, con una pérdida de la esperanza de vida de sus ciudadanos, con el cierre de 5.000 escuelas, la venta indiscriminada de material militar por parte de las mafias que crecieron bajo el mandato del corrupto cleptócrata Boris Yeltsin, y con una sensación de derrota por parte de sus ciudadanos.

China, por su parte, se ha convertido en la fábrica del mundo; y eso ha exasperado a los EEUU, al extremo de que se habla ya de un enfrentamiento con armas nucleares entre los dos bloques. Tanto es así que un grupo de 22 senadores estadounidenses se ha dirigido a Barack Obama para solicitarle que los EEUU no sean los primeros en usar la bomba nuclear en caso de una hipotética guerra.

Es entendible que la clase dirigente de los EEUU se resista a aceptar pacíficamente el segundo o quizá el tercer lugar en esta especie de Liga de Campeones, pero la realidad es tozuda, y les guste o no, deberán aceptarlo. Es eso o la guerra. En este momento Rusia ha jugado hábilmente y ha tendido un puente de plata a los EEUU. A saber: una tregua de horas en Siria y un cese de fuego de 72 horas en Yemen; esto último a través del poder vicario del Reino Unido.

Si los EEUU aceptan esto, deberán abandonar a sus aliados como Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, que sin duda “pagarán los gastos de la boda”.

Pero hay algo más, y es lo más importante. En Siria y Yemen se juega la reconstrucción de la histórica Ruta de la Seda, y eso es lo que los EEUU han intentado cortar con el conflicto sirio.

No es extraño que China, un país que no pertenece a la región, envíe buques de guerra para proteger a Siria. Protegiendo a este lejano país protege su propio comercio y su expansión hacia niveles planetarios.

Mientras tanto, Turquía está girando hacia Rusia y alejándose cada vez más de Occidente y de la OTAN. La base de Incirlik ya ha sido abandonada por los militares estadounidenses, que han trasladado (en parte) su arsenal a Rumanía, mientras Rusia ha conseguido que el gasoducto “Blue Stream” pase por Turquía para llevar miles de millones de metros cúbicos de gas ruso a Europa Meridional.

En este complicado ajedrez todavía faltan por jugar muchas partidas, pero hay signos inequívocos de que los EEUU ya han pasado su cuarto de hora. Amén.

Anuncios