Todo vale contra Marinaleda

Todo vale contra Marinaleda, todo vale contra lo que significa el proyecto que representa Juan Manuel Sánchez Gordillo, como todo vale contra Cuba, contra Venezuela, como todo valía contra la Unión Soviética y contra todo lo que significa.

Son proyectos que no caben para el sistema capitalista y sus defensores de distintos tipos y calañas.

Da igual quien haya montado la campaña, da igual si es verdad o no, no importan los argumentos, hay que destruir el símbolo, sí, por lo que significa a todos los niveles, porque para muchos es imperdonable lo que significa.

Es imperdonable para el sistema que haya un pueblo que durante más de 40 años haya sido capaz de demostrar con todas las dificultades e impedimentos que hay otra manera de hacer las cosas, que haya demostrado que “lo público sirve”, donde todavía, pese a todo, se puede palpar que luchar por el bien común tiene sentido.

No le perdonarán nunca a Sánchez Gordillo que se haya enfrentado a todos los poderes fácticos, a cualquier riesgo y pese a todas las consecuencias, día tras día, año tras año, ocupando fincas, marchando a Sevilla, a Madrid o a donde fuera necesario.

No pueden perdonarle que haya demostrado, sin ningún tipo de dudas, que puede haber trabajo para toda la comarca si se le conquista la tierra a los bandidos terratenientes y se pone al servicio del colectivo, dando decenas de miles de jornales donde no se daba ninguno.

Tampoco pueden perdonar que le haya sacado los colores y las vergüenzas al sistema una vez tras otra, de forma reiterada, ininterrumpida y continuada, denunciando las injusticias de forma constante, dando voz a quien nadie escuchaba, tirando abajo los muros de la desigualdad, del racismo, la homofobia o la xenofobia. No, no se lo perdonarán jamás. Pero eso ya lo sabíamos.

También hay otro tipo de traidores que se prestan como quinta columna del sistema, como también los hay contra Cuba y Venezuela, como también los hubo contra la Unión Soviética, porque ya saben, todo vale. Estos traidores son, como mínimo, tan miserables como los anteriores, pero bajo mi punto de vista son peores, porque les puede el odio, la envidia y la frustración, porque Juan Manuel Sánchez Gordillo representa lo que ellos no fueron capaces de hacer. Representa la voz de su conciencia. Y eso tampoco lo pueden perdonar éstos, por ello se prestan al Imperio y se unen frente a todos los anteriores para hacer frente común e intentar derribar lo que a todas luces puede ser una de las experiencias revolucionarias anticapitalistas más importantes en la historia reciente de Europa.

No se dan cuenta, o no se quieren dar cuenta, tan estudiosos y teóricos como siempre han sido, de que la Historia ya habla de este proyecto, y en el futuro, por supuesto, también hablará. Los años – no lo olviden – nos pondrán, pese a todos los ataques y traiciones, a todos en nuestro lugar.

A estos, que necesitan utilizar el apellido de “ex” de lo que llevan mucho sin ser (si es que algún día realmente lo fueron) porque si no no los escuchan ni en su casa a las dos de la tarde, no les da ni para informarse bien de lo que está pasando. Así les fue, así les va y así les irá, cuando el odio le puede a la razón…

Pese a todo, la verdad prevalece porque hay quien no se rinde y usando el camino de la razón, de la verdad, está dispuesto a defenderlas hasta las últimas consecuencias.

Si algo nos ha enseñado con su ejemplo Juan Manuel Sánchez Gordillo y el pueblo de Marinaleda es la firmeza en la defensa de los valores, en defender el fondo, la justicia de la causa, y ese es el camino en el que estamos, frente a quien haga falta, frente a la mentira y el engaño, cueste lo que cueste, desenmascarando a quien haya que desenmascarar.

No vi esta significación pública de muchos de los traidores aludidos en este escrito, hace tan solo una semana, cuando un fascista de un restaurante de Marbella mentía y afirmaba que “no hay mano de obra en la hostelería por culpa de los subsidios y subvenciones”. Por ejemplo.

Tampoco los vi a la mayoría de los aludidos denunciando lo que pasa en Huelva en la recogida de frutos rojos o en los invernaderos de Almería.

Como tampoco los vi luchando en la realidad frente a las detenciones de presos políticos, o en tantas movilizaciones por la sanidad, la educación y los servicios públicos, frente a los desahucios y un largo etcétera de movilizaciones más allá del discurso y la teoría.

Y sí, lo echo en cara a los que no estáis, a quienes os creéis en el poder de la razón sin estar en ningún sitio, o llevando años sin estar.

Porque yo sí estoy en la mayoría, desde hace muchos años, de forma ininterrumpida y he sido 7 veces detenido por ello.

Porque no, no todo vale, no valía contra la Unión Soviética, tampoco vale contra Cuba y Venezuela, como no vale contra Marinaleda.

Infórmense bien antes de significarse, vayan a las fuentes, que razones y argumentos hay de sobra para contrastar y los estamos compartiendo públicamente desde hace bastante tiempo. Pero hay que querer leerlos.

Una vez más, porque hace falta, yo con Sergio Gómez Reyes, con Juan Manuel Sánchez Gordillo y con el pueblo luchador y valiente de Marinaleda. Aquí estamos para lo que haga falta.

¡LEALES SIEMPRE, TRAIDORES NUNCA!

Por Óscar Reina para “Revista La Comuna”

Portavoz Nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s